Benelli

En la primera década del siglo XX, cinco hermanos de la Familia Benelli fundaron la compañía. Sin embargo, sólo uno de esos hermanos se especializó en la construcción y producción de motocicletas y ciclomotores de 50cc y 100cc con el nombre de Motobi. No fue hasta la década de los treinta que Benelli empezó a interesarse en el creciente mundillo de la competición de dos ruedas, produciendo específicamente con tales fines una 125cc con árbol de levas en cabeza que más tarde vería evolucionado su diseño con la incorporación de una novedosa distribución por cascada de piñones.

Pilotos como Pasolini, Read, Carruthers o Duke fueron artífices del éxito deportivo en las cilindradas inferiores frente a la superioridad mostrada por su rival MV Agusta en las motos de gran cilindrada. La fama de fiables y rápidas de las Benelli no era en vano, y sobre ellas se escribieron páginas gloriosas de la historia de la marca.

Sin embargo, la marca italiana siempre será recordada por los aficionados españoles como la marca con la que competía Santiago Herreros en el Tourist Trophy que se llevó su vida. Tras pasar por múltiples procesos de suspensión de su actividad y verse envuelta en procesos de compra que casi acabaron con el espíritu de la marca, Benelli consiguió remontar el vuelo dedicándose al mercado de los scooters y ciclomotores de alta calidad, para luego volver a las grandes cilindradas con la mítica Tornado, una moto de mecánica tricilíndrica transversal. Tras ella la TNT Café Racer y la peculiar Trek 1130 acabarían por devolver el prestigio a una marca situada actualmente a la vanguardia del sector.

×

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras condiciones legales, sección "5.8 Cookies e IPs"