Comparativa Buell 1125 CR, KTM Superduke 990

Publicado el 03/02/2010


Vota

0 0

Aunque desprovistas de carenados, las dos motos no pueden disimular su deportividad. Partes ciclo de máxima calidad e innovaciones técnicas muy particulares son sus argumentos.

Auténticas deportivas bajo apariencia de naked

Ahora veremos una pelea equilibrada América vs. Europa, pero esta vez con motos especialmente indicadas para ser disfrutadas en carretera. La representante americana es la nueva Buell 1125 Café Racer, que se enfrenta sin ningún tipo de complejo a una más que consolidada KTM Superduke 990. El duelo está servido.

El motor de la KTM 990 Superduke es pura dinamita, contundente en toda la curva de potencia, siempre a punto para darlo todo. La Buell 1125 CR, gracias a una corta distancia entre ejes y un peso concentrado muy bajo, se percibe aplomada y ágil.

Las dos permiten posiciones de conducción buenas y relajadas. Sus manillares anchos posibilitan un buen control y llevar la espalda recta. La Superduke, al tener el depósito más estrecho, hace posible una posición de las piernas más cómoda.

Estilos opuestos

Auténticas deportivas bajo apariencia de naked

A primera vista, estas dos motos no van a dejar indiferente a nadie, sobre todo la Buell, que con sus formas exageradamente redondeadas bien podría tratarse de una estatua de Fernando Botero.

La KTM, por su parte, presenta un estilo completamente opuesto a su rival, líneas rectas y limpias componen todas y cada una de las piezas de la europea.

Las grandes orejas laterales de la 1125 desempeñan una clara función, canalizar el aire hacia su interior, puesto que los radiadores también están alojados ahí, lateralmente. Las cachas de la austríaca, en cambio, son de lo más recataditas, con trazos rectilíneos perfectos que resaltan su estilizada silueta. Las ópticas representan las miradas, y a juzgar por la de la americana, se podría deducir que no está de demasiado buen humor. La Superduke, sin embargo, con su óptica superpuesta nos muestra su cara más amable. No obstante, otra vez nos encontramos que las apariencias engañan, puesto que la bonachona Duke resulta ser más agresiva que la malhumorada CR.

La esencia

Auténticas deportivas bajo apariencia de naked

Los verdaderos protagonistas de la película son, sin duda, los motores. Solamente con arrancarlas ya se intuyen los caracteres de ambos. El BPR-Rotax de 1125 cc se percibe contundente en cada pistonada y deja intuir que el par será generoso. La austríaca también intimida sólo con darle al botón de encendido, el régimen del ralentí es elevado y con unas explosiones no menos contundentes que el de su contrincante.

El corazón de la americana es el mismo que el de su hermana R, no cambian en nada. Éste promete una potencia de 146 CV a 9.800 rpm, mientras que la KTM declara 120 CV a 8.000 rpm.

Sobre el papel parece que los números de la Buell superan a su rival, más caballos y más vueltas. Pero ¿qué sensaciones producen una vez sobre ellas?

En la americana se engrana primera con aceptable suavidad, el generoso par ayuda a arrancar; la primera no es demasiado larga y rápidamente obliga a subir marchas. El carácter a bajas vueltas es bueno y permite estirar el motor sin estrés hasta las 4.000 revoluciones, donde empieza la fiesta.

Es en ese punto y hasta más allá de las 9.000 rpm donde el BRPRotax se gana el favor de cuantos lo prueban, con un carácter contundente pero preciso. Con un tacto muy directo a las demandas del gas, el motor permite ser exprimido de una manera fácil.

La transmisión de la potencia a la rueda trasera se realiza mediante correa dentada, con lo que se gana en tacto al hilar gas en los momentos delicados, como a la salida de las curvas. Es importante este punto, puesto que un propulsor con mucha caballería si no es dosificable, puede llegar a ser complicado de gestionar.

Por el contrario, el motor de la KTM es pura dinamita, agresivo al primer toque de gas y contundente en toda la curva de potencia. Ofrece la misma patada sea cual sea el momento en el que se lo solicites, siempre a punto para darlo todo. Es una gozada enroscarle al puño y sentir cómo empuja de una manera muy poderosa, siempre que se pretendan las máximas prestaciones, claro está. Si buscas un motor amable y tranquilo, éste no te conviene. La caja de cambios también está pensada para ir por faena, rápida y precisa; las marchas parece que entren solas.

¿Clásico o moderno?

Auténticas deportivas bajo apariencia de naked

Muchas veces, las apariencias engañan, y no necesariamente lo más moderno es lo mejor. Los bastidores de estas dos naked reflejan exactamente el contraste entre lo moderno y lo clásico.

El fabricante austríaco sigue fiel a construir todos sus modelos con chasis tubular y, como no podía ser de otra forma, la Superduke goza de uno excelente. La estrechez de un motor bicilíndrico posibilita realizar un bastidor con un tamaño muy ajustado pero, a la vez y, gracias a estar realizado con tubo de acero, permite que sea realmente rígido. Esa rigidez, acompañada de unas excelentes suspensiones WP, desemboca en una moto realmente efectiva y exprimible.

La Café Racer, como todas las Buell, utiliza soluciones realmente innovadoras, como un chasis de fundición de aluminio que a su vez hace las funciones de depósito de gasolina. Dentro del chasis cabrán 20 litros de gasolina, lo que hará cambiar un poco el comportamiento de ir llena a ir vacía. La 1125 CR se caracteriza por ser muy corta entre ejes y con ello se gana en agilidad. Además, el centro de gravedad está muy bajo, ya que todo el silencioso de escape se sitúa justo debajo del motor. Gracias a ello, su punto fuerte son, sin duda, las carreteras de curvas, en las que dibujar las curvas más cerradas será coser y cantar. En las zonas rápidas, la KTM le saca un poco de ventaja, con una impecable estabilidad, lo que le permite tener un paso por curva muy rápido.

Coincidencias

Auténticas deportivas bajo apariencia de naked

Otra coincidencia entre ambas es que montan manillares anchos, lo que proporciona muy buena sensibilidad del tren delantero –aunque la Buell tiene en opción un manillar bajo, tipo deportiva–. Una horquilla más robusta hace posible que la KTM entre realmente fuerte frenando y se tire con plena seguridad al interior de la curva. Un grupo de frenado radial Brembo la hace impresionante en este punto.

La Buell es bastante particular en ese aspecto; monta un gran disco de freno perimetral delantero de 375 mm, mordido por una gran pinza ZTL (Zero Torsional Load) de ocho pistones, que tiende a influir en las reacciones de la moto debido a la elevada cantidad de fuerza centrífuga que acumula. Esto obliga a adoptar una cierta técnica, que consiste en dejar frenos antes de tumbar la moto.

Esta fuerza cinética en principio no afecta demasiado en una conducción deportiva, pero en una conducción más normal podría ser más delicada, ya que no podremos entrar frenando ni rectificar en plena curva.

Otro punto en que se asemejan estas dos bestias de carretera es en las suspensiones traseras, ya que ninguna de las dos utiliza bieletas progresivas. Ambas usan monoamortiguadores que se anclan directamente al basculante, lo que requiere montar amortiguadores de considerable calidad, ya que la fuerza no se desmultiplica por las bieletas. El amortiguador Showa de la Buell trabaja eficazmente y con él se puede sentir la rueda trasera en las aceleraciones de la salida de las curvas. Es preciso en asfalto liso y nuevo, pero si lo ponemos a prueba en firmes en mal estado, será un poco incómodo.

El fantástico WP de la KTM puede regularse en alta y baja velocidad, lo que permite variar los reglajes incluso en terrenos bacheados, pero donde notaremos su excelente trabajo es sobre asfalto limpio.

Equipadas

Auténticas deportivas bajo apariencia de naked

Un elemento que se tendría que valorar muy positivamente en ambas motos son sus completas instrumentaciones. La americana es un poco más generosa, ya que ofrece consumo medio e instantáneo, cronómetro y cuenta atrás hasta la siguiente revisión. Además, las dos incluyen tacómetros analógicos y velocímetros digitales aparte de doble trip, kilómetros recorridos en reserva y temperatura ambiente.

Son motos bien acabadas, con elementos de calidad, estéticas particulares y prestaciones sobradas para hacer disfrutar a cualquiera en carretera e incluso plantar cara a algunas deportivas en circuito. Una buena manera de distinguirse entre la mayoría con un toque de exclusividad.

Tanto si te agrada el estilo yanqui de la Buell 1125 CR como si te atrapa el toque Ready to Race de la KTM Superduke, estad seguros de que con cualquiera de las dos seréis el centro de todas las miradas y tendréis una auténtica deportiva camuflada bajo piel de naked.


Edu Fernández
Fotos: Juan Pablo Acevedo

Concepto Buell 1125 CRKTM Superduke 990
Marca BuellKTM
Modelo 1125 CRSuperduke 990
Año 20092007
Motor DOHC 2 cilindros en V a 72°, 4 tiempos, 8 válvulas, refrigeración líquidaDOHC 2 cilindros en V a 75°, 4 tiempos, 8 válvulas refrigeración líquida
Cilindrada 1.125 cc999 cc
Diámetro de carrera 103 x 67.5 mm 101 x 64 mm
Compresión 12.3:111.5:1
Potencia 146 CV120 CV
Par 11,3 kgm10,2 kgm
Alimentación Inyección eléctrica DDFI III, 61 mmInyección eléctrica Keihin, 48 mm
Encendido Electrónico digital CDIElectrónico digital CDI
Arranque Motor eléctricoMotor eléctrico
Embrague Multidisco en aceiteMultidisco en aceite
Cambio De 6 relacionesDe 6 relaciones
Transmisión secundaria Por correa dentadaPor cadena sellada
Tipo chasis Doble viga en aluminioMultitubular CrMo, subchasis en aluminio
Basculante Doble brazo en aluminioDoble brazo en aluminio
Geometría 21° y 84 mm23,9º y 100,7 mm de avance
Suspensión delantera Horquilla invertida Showa 47/120 mm, ajustable en compresión, extensión y precargaHorquilla invertida WP de 48/135 mm, multiajustable
Suspensión trasera Monoamortiguador Showa de 127 mm, ajustable en compresión y precargaMonoamortiguador WP directo al basculante de 160 mm, multiajustable
Freno delantero Disco perimetral de 375 mm, pinza de 8 pistones, ZTL2 discos de 320 mm, pinzas Brembo radiales de 4 pistones
Neumáticos 120/70 ZR 17\" y 180/55 ZR 17\"120/70 ZR 17" y 180/55 ZR 17"
Peso en vacío 170 kg186 kg
Largo total 2.066 mm -
Distancia entre ejes 1.385 mm1.450 mm
Altura asiento 775 mm -
Depósito gasolina 20 l18.5 l
Precio 11.990 €12.444 €
Garantía 2 años piezas y mano de obra2 años piezas y mano de obra
Importador Harley-Davidson EspañaKTM Sport Motorcycle Esp., S.L.,
 

Comentarios

Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"