Vende tu moto GRATIS
Auto10

Comparativa Harley Davidson VRSCA, Honda VTX 1800 C, Kawasaki VN 1500

Hoy las ‘muscle bike', las customs deportivas para tipos duros de verdad, han dejado de ser una anécdota para convertirse en referente de carácter entre las motos cromadas.

Más chulas que un ocho

Ciertamente, hablar de macho bike en unos tiempos en los que cada vez hay menos territorios vedados a las mujeres suena a políticamente incorrecto. Pero, en realidad, más que discriminar al sexo supuestamente débil, a quien discriminan nuestras invitadas con esa denominación es a los conductores alfeñique, sean masculinos o femeninos.

Las tres motos que traemos a colación son customs voluminosas, pesadas, de tacto rudo, prestaciones agresivas y que requieren de una buena dosis de fuerza física y experiencia para ser conducidas.

¿Quieres una?

Más chulas que un ocho

En ese sentido son, efectivamente, motos para machos o para superwomen. No encuentro un equivalente en mujer a macho que no suene peyorativo... así que lo dejaremos en superwomen. No son máquinas prácticas o razonables en términos de estricta polivalencia -tampoco lo son una RR o una supermaxitrail, por ejemplo- , pero los aficionados al género encontrarán en ellas sensaciones únicas que sólo las de su clase pueden dar.

Básicamente aceleraciones apabullantes que las acercan al dragster urbano. No son estrictamente cruiser pero te permiten hacer carretera razonablemente bien. Y no tienen tampoco un look estrictamente clásico pero su imagen no deja lugar a dudas sobre sus referentes. Son las custom sport por antonomasia.

De la nada al todo

Más chulas que un ocho


Hace apenas un lustro las motos así eran una anécdota. Sólo la V-Max respondía al arquetipo de macho bike –en realidad lo inventó- y algo más tarde la Valkyrie. Y no sólo eso; casi nadie aventuraba futuro a un estilo que se entendía únicamente en términos de gustos USA y que era cualquier cosa menos lógico. Pero la globalización –al menos la que se refiere a temas de motor- también es imparable.

Los niños españoles celebran la idiotez del Halloween –ya he visto alguno disfrazado pasando por las casas como si fuera de Wisconsin. Prometo correrlo a escobazos si se le ocurre llamar a mi puerta. Y a la porra si le causó un trauma infantil. Por bobo...- y a los customers nacionales les van las macho bike. La razón del éxito hay que buscarla en la tendencia general a los grandes tamaños y motorizaciones por las que está pasando el mercado.

Lo del burro grande se ha instalado en el subconsciente colectivo. Las marcas han optado por ofrecer motos de gran formato -incluso cuando, por su función, no deberían serlo- que recuerden a quien la conduce que lleva una máquina que justifica el dinero que se ha gastado en ella. Y motores con chicha que se sientan bajo el trasero y no dejen lugar a dudas de que ahí dentro se guarda caballaje. Súmese a eso el auge del custom en todos sus formatos y, ¡voilà!, acabamos de resucitar las macho bike.

Delicatessen custom

Más chulas que un ocho


Decíamos hace un rato que ni la Kawasaki ni la Honda ni la Harley Davidson son motos lógicas. Claro que eso no es necesariamente malo. En realidad, incluso es bueno. Si las motos fueran siempre lógicas, todo el mundo rodaría con SR's y con CB's y la cosa sería bastante más aburrida. La Mean Streak, la VTX y la V-Rod son caprichos que se compran porque son justamente así y ofrecen lo que ofrecen.

Lo que gusta de ellas es, precisamente, que son superlativas, exageradas, brutales, duras y exigentes. Que eligen a su dueño. No al revés. Probablemente sea más lógico salir con una ex novicia abnegada sin más pretensiones que llegar a ser madre y esposa que con una top model caprichosa y con aires de diva. Pero... ¿a quién narices le importa la lógica? Quien sale con una diva ya sabe que tiene ventajas e inconvenientes. Y está dispuesto a asumir muchas cosas a cambio de otras.

Exactamente igual ocurre con quien se compra una de estas tres motos. Son modelos muy peculiares que se escapan, en muchos aspectos, de lo convencional. En ese sentido se lleva la palma la V-Rod. Por muchas razones –carisma Harley, estilo vanguardista...- pero, la principal, por su precio de 23.437 euros que la sitúa en otra órbita respecto a sus compañeras de comparativo.

Casi dobla al de la Mean Streak –13.223 euros- y es un tercio más que la VTX –18.635 euros-. Y es cierto que olvidar este dato no sería justo para sus rivales. Pero tampoco lo sería quedarse sólo en él, dadas las cualidades excepcionales de la americana. Un reloj puede costar 10.000 pesetas y otro 1.000.000, pero ambos deben marcar correctamente la hora. Y eso es lo que tratamos de analizar aquí. El elitismo es otra cuestión...

Reinas del boulevard

Más chulas que un ocho


El uso urbano siempre es un apunte necesario ya que, tarde o temprano, cualquier moto acaba haciendo algo de vida en la ciudad. Pero no deja de ser circunstancial con tres máquinas de las cuales la más ligera pesa 286 kilos. Si como uso ciudadano entendemos el que pueden brindarnos VTX, V-Rod y Mean Streak ratoneando con agilidad entre el tráfico, entonces cualquiera de nuestras invitadas es tan válida para ello como el acorazado Bismarck para hacer esquí náutico.

Pero es que tampoco es ése su hábitat natural. A lo más las avenidas largas, anchas y rápidas; rondas, circunvalaciones y, en general, todo aquel recorrido de la ciudad que necesite más de prestaciones que de parte ciclo. En ese brete las tres se defienden con dignidad, si bien es la Kawa la que mejor se adapta a los continuos cambios de dirección que requiere la ciudad. La Honda es la más pesadota porque es, igualmente, la de más vocación rutera.

En cuanto a la V-Rod, podría superar claramente a la Mean Streak, ya que callejea con relativa soltura pero la penaliza el excesivo calor que emana de su motor cuando éste se calienta rodando a bajo régimen. Eso sí, todas resultan casi exactamente igual de pesadas de mover en parado y a baja velocidad necesitando del concurso de buenas piernas para asegurar la jugada. ¿No habíamos quedado en que eran muscle bikes?

Custom total

Más chulas que un ocho


La carretera es el entorno que permite disfrutar de lo bueno que tiene el concepto. En él resultan sorprendentes porque se muestran mucho más eficaces y divertidas de lo que permitía aventurar la experiencia en ciudad. No olvidemos que estamos hablando, por una parte, de custom. O sea, largas horquillas, neumáticos balón y centros de gravedad bajos. Y por otra, de sport: motores potentes, partes ciclo rígidas y suspensiones duras.

¿Consiguen nuestras invitadas casar ambos conceptos? La respuesta es rotundamente sí. La Mean Streak y la V-Rod están muy cerca dinámicamente. Mucho más de lo que su diferencia de precio permite suponer. Y eso dice mucho de ambas. La Kawasaki era, hasta la llegada de la americana, la mejor custom sport del mercado. El listón estaba alto para Harley. Y superar a una rival de esta dimensión no es moco de pavo de Milwaukee.

La V-Rod corre infinitamente más y su motor es mucho más lleno y vigoroso. Tiene de todo: bajos, medios, altos... nunca se acaba y nunca dice basta. Pero es también más arisca, más ruda y exige muchísimo de quien esté al manillar. Es una moto brutal en aceleración -deja en mantillas al respecto a algunas sport turismo- y que continuamente te da la impresión de que debes agarrarte fuerte para no salir volando cada vez que abres gas. En autopista o carretera amplia uno puede divertirse hasta la exageración con semejante derroche de potencia a la americana.

Unión natural

Más chulas que un ocho


La Kawasaki es bastante menos potente y bastante menos brutal que la yankee pero, por el contrario, de tacto mucho más suave y eléctrico. Eso permite al conductor estar más relajado; hay menos caballería pero llega más domada y uno puede concentrarse en sacarle el máximo partido en vez de cuidar que no se desboque. Acelera con muchísima brillantez, da lo mejor de sí en regímenes medios-altos –en esa franja es realmente muy bueno- y decae bastante cuando la aguja enfila las zonas altas del tacómetro.

Más porque en Kobe lo han querido así –ésa es la franja natural de utilización de cualquier moto- que porque el propulsor no pueda dar más de sí. Tanto una como otra optan por una suspensión durísima, casi seca en algunos momentos y sobre algunos pavimentos, pero de una eficacia absoluta. Pese a los muchos kilos de acero y las inercias, los conjuntos mantienen un aplomo envidiable.

El exagerado lanzamiento de la horquilla (38°) de la de Milwaukee la hace ir sobre raíles en recta y le da un tacto peculiar al enlazar virajes. No le cuesta hacerlo tanto como podría parecer a simple vista pero exige decisión. En ese sentido es muy noble; obedece sin rechistar a la que se da cuenta de quién manda. Pero una vez hecho a ella es tan neutra y tan eficaz que se acaba olvidando que se conduce una custom. Llegan las curvas y el chip cambia casi automáticamente a modo sport turismo...

Brío nipón

Más chulas que un ocho


La Mean Streak es de las que se conduce desde el asiento a golpe de trasero, aceptando el juego del izquierda-derecha-izquierda con naturalidad. Su amortiguación es casi modélica. Lo acepta todo y lo permite todo cuando hay que rodar en ritmo alegre. Si la Harley y la Kawa son, por decirlo de un modo más gráfico que científico, un 40 % custom y un 60 % sport, la Honda sería un 60 % custom y un 40 % sport.

Las primeras han buscado tanto el límite de la deportividad dentro de su categoría que han dejado sola a la tercera como representante rutera. La VTX busca más un compromiso, una cierta polivalencia dentro de su volumen y prestaciones. Es la más cómoda de postura de conducción y la que más a gusto se deja llevar rodando a cruceros tranquilos. En consecuencia opta por una amortiguación menos dura –nótese que no escribo más blanda, sino menos dura- que la hace mucho más confortable pero también un poco más movida en virajes rápidos. Sólo un poco más, no hay que espantarse por ello...

La conclusión de todo ello es clara: como decíamos al principio, los tres modelos están realmente muy cerca en lo esencial. La V-Rod es una custom-sport casi perfecta en prestaciones y comportamiento. Sin duda un nuevo referente en el segmento y una moto increíble a la que sólo cabe apuntar dos defectillos menores: las llantas lenticulares se muestran muy sensibles a la presencia de fuerte viento y el excesivo calor que emana de su tubo de escape.

La Honda, impresionante por tamaño –es la más grande e imponente-, es, paradójicamente, la más todo uso dentro de su especialísima forma de ser. Y la Kawasaki se muestra la más divertida y joven si se trata de buscar realmente una conducción deportiva.


Gonzalo de Martorell
Fotos: Félix Romero

Expandir tabla
Concepto Harley Davidson VRSCAHonda VTX 1800 CKawasaki VN 1500
Marca Harley DavidsonHondaKawasaki
Modelo VRSCAVTX 1800 CVN 1500
Año 200520052005
Motor 2 cilindros en V 60º Twin 4T DOHC 8 Válvulas2 cilindros V a 52º, 4 Tiempos, SOHC 8 Válvulas2 cilindros en V a 50º 4T Liquid Cooled SOHC 8 Válvulas
Cilindrada 1.131 cc1.795 cc1.470 cc
Diámetro de carrera 100 x 72mm x 2101 x 112mm x 2102 x 90 mm x 2
Compresión 11.3:19:19.0:1
Potencia 117 CV107 CV72 CV
Par 10,70 kgm16,60 kgm11,60 kgm
Alimentación Inyección ElectrónicaInyección electrónica PGM-FiInyección electrónica
Encendido Electrónico DigitalElectrónico Digital CDIElectrónico digital
Arranque Motor eléctricoMotor eléctricoMotor eléctrico
Embrague Multidisco en baño de aceiteMultidisco en baño de aceiteMultidisco en baño de aceite
Cambio De 5 relacionesDe 5 relacionesDe 5 relaciones
Transmisión secundaria Por correaPor árbol cardánicoPor árbol cardánico
Tipo chasis Doble viga en tubo de aceroDoble viga en tubo de aceroDoble viga en tubo de acero
Basculante En aluminioTubo de acero y cardanTubo de acero y cardan
Geometría 34º y 99mm de avance32º32º y 144mm.
Suspensión delantera Horquilla telescópica con barras de 49/100mm.Horquilla telehidráulica invertida de 45/130mm de recorridoHorquilla invertida de tipo cartucho de 43/150mm. de recorrido
Suspensión trasera 2 amortiguadores de 70mm de recorridoDos amortiguadores de 100mm.Dos amortiguadores ajustables de 86mm de recorrido
Freno delantero 2 discos de 292mm, 4 pistones2 discos de 296mm, pinza de 3 pistonesDos discos de 320mm, 6 pistones
Neumáticos 120/70ZR x 19" y 180/55ZR x 18"130/70 x 18" y 180/70 x 16"130/70 x 17" y 170/60 x 17"
Peso en vacío 270 kg329 kg269 kg
Largo total 2.375 mm2.456 mm2.410 mm
Distancia entre ejes 1.713 mm1.715 mm1.704 mm
Altura asiento 689 mm693 mm701 mm
Depósito gasolina 14 l17 l17 l
Precio 23.437 €18.635 €13.321 €
Garantía 2 años piezas y Mano de Obra2 años piezas y Mano de Obra2 años piezas y Mano de Obra
Importador Harley Davidson EspañaMontesa-Honda S.A.Derbi Nacional Motor. S.A.
 

Comentarios

Se el primero en comentar
  • *No se mostrará
    • Introduce las palabras
    Generar otra imagen
Cerrar Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras condiciones legales, sección "5.8 Cookies e IPs"