Comparativa

ComparativaComparativa BMW R 1200 GS Adventure vs. KTM 1190 Adventure


Vota

0 0

En el sector las grandes trail, la BMW R 1200 GS se enfrenta a la KTM 1190 en un duelo a enorme nivel. Esta comparativa entre dos motos con el mismo apellido no puede tener otro titular que ¡Adventure!

Hace unos lustros, la “moto de referencia” soñada por todos era, lo recuerdas bien, la CBR 600: era la máxima representante de las deportivas, y eso significa que no sólo era la más apetecida por el “motociclista lambda”, sino también la más vendida en la general... Las cosas han cambiado. Las R con manillar bajo han cedido su lugar de privilegio, y ahora las referencias populares entre los modelos de cilindrada alta –descontemos, por favor, los superventas scooter de 125- son, por un lado, la Yamaha TMax entre los scooter grandes, la Kawasaki Z800 entre las naked medias, y, sin ninguna duda, la BMW R 1200 GS en el campo –¡bien empleada esta expresión!- de las maxi-trail.

La BMW acaba de presentar su última generación, la del motor de agua, y, por supuesto, no ha tardado en lanzar su superequipada versión Adventure. Por su lado, KTM sigue con su ataque frontal a su prima bávara –bueno, es que la cosa va entre alemanes y austríacos- y su 1190 representa una clara alternativa, que cuenta igualmente con el añadido de la existencia de una version Adventure que en la unidad presente en esta prueba recibe el añadido de algunas piezas opcionales del catálogo Power Parts.

Personalmente, la primera pregunta que se me ocurre es ¿como es posible que en este mundo de agresivos copyrights ambos modelos se llamen igual?... Bien, olvidemos esto y vayamos a lo importante: desde hace 30 años la GS demostró que una trail podía convertirse en una excelente moto para viajar “hasta el fin del mundo”. A una enorme fiabilidad añadía una robustez ejemplar, una facilidad de conducción en condiciones difíciles enorme –ello incluye carreteras más retorcidas que una cuerda dentro de un saco-... una comodidad fuera del alcance de las motos sport, y una capacidad como deportiva fuera de toda duda por parte de quien, a los mandos de una deportiva con manillares bajos, se haya tenido que esforzar por seguir el ritmo de una GS bien llevada en cualquier tramo revirado.

La KTM sigue el lema “ready to race”, y ha nacido en el Dakar, así que en lo de “ser una buena deportiva”, como el valor a los reclutas, se le supone. Lo sugiere bien a las claras un vistazo a su ficha técnica, donde su motor bicilíndrico de cilindrada, como es el caso de la BMW, muy cercana a los 1.200 cc, supera los 125 CV de la alemana en otros 25 CV añadidos.

KTM la equipa, además, con todo tipo de ayudas electrónicas a la conducción: además del sabido ABS, incorpora modos de motor, suspensiones “eléctricas”, control de tracción... Recuerda que puedes escoger también la versión Adventure “R”, que además monta llanta delantera de 21” y trasera de 18”, lo que la diferencia en cuanto a orientación más campera a la probada hoy, y también a la de su rival alemana, que monta llantas de 19” y 17” más asfálticas. La BMW “de agua” Adventure (que se distingue de la normal por las llantas de radios, las suspensiones y algunos detalles de carrocería), además, dispone en opción del sistema de suspensiones electrónicas Dynamic ESA que permite, al toque de un simple botón, disponer de una amortiguación reglada en varios modos para adaptarla al máximo a un uso confort, touring, sport... o off-road.

Está claro que la rivalidad será elevada... y siguiendo este razonamiento, por suerte la BMW propone un asiento de altura regulable que permite no sólo rozar con las puntas de los pies en el suelo a los que como yo miden 1.70... sino lo más difícil en la anterior versión: conseguir alcanzar la pata de cabra para poder arrancar.

La KTM es más alta, y aunque podrás retocar la posición de manillar y estribos, no la del asiento... Tampoco gira tanto en giros redondos, pero por lo menos tiene “marcha atrás”, algo de lo que carece en maniobras en parado la BMW por su suspensión Telelever que al batirla no devuelve el retroceso. Además, aunque es más voluminosa en general, “toda llena” es 30 kilos más ligera que la BMW... y mucho más estrecha en la zona de los estribos. En la BMW estás “dentro de la moto”, mientras que en la KTM estás más “sobre ella”.

Ambas instrumentaciones están realmente bien equipadas, y sería prolijo citar aquí todas las informaciones que lucen sus pantallas y displays. Efectivamente, la electrónica es omnipresente. Como decía, BMW ha incorporado los modos de motor, el Dynamic (opcional), Road, Rain y Enduro (opcional), que se asocian a los modos del ESA y al control de tracción DTC... La potencia máxima es siempre la misma, 125 CV, pero en cambio sí varía la manera en que la BMW los entrega al abrir el acelerador. La KTM igualmente ofrece modos de motor: Sport, Street,Rain y Off-Road, combinados también con el ABS y el control de tracción MTC.

La Adventure permite montar suspensiones electrónicas, - la versión “R” con ruedas altas no-... así que puede pues adaptarse maravillosamente a los diferentes ambientes al cambiar de modo “automático”, evitando que las suspensiones resulten demasiado duras para “hacer enduro”. Por otro lado, aún sin las llantas de medidas “de campo” de su hermana “R”, tiene un comportamiento por pistas más convencional o más parecido a una enduro tradicional. La BMW en este ámbito es muy sólida y hasta noble, pero se comporta más como un panzer -el mayor peso la desaventaja- y requiere una conducción más sensata. Sin embargo, como ocurre con su rival austríaca, la actuación del ESA, mediante un pulsador en la piña izquierda, es muy notable en la dureza de la suspensión. Para asfalto concreto, el modo Sport es netamente deportivo, pero si hay muchos baches –y lo mismo ocurre sobre pistas, claro- el modo Enduro es suficientemente blando para conducir con garantías de comodidad. El control de tracción no es exageradamente intrusivo, al igual que el ABS, que permite hasta clavar un poco el tren trasero.

Las grandes diferencias vienen con el comportamiento de los propulsores. El KTM es claramente más potente, y las prestaciones de su bicilíndrico en V longitudinal a 75º de 1.195 cc son siempre más brillantes, sobre todo cuando gira alto de vueltas. En cambio, por su motor boxer, la BMW es más musculoso y, ahora en la nueva versión, hasta suave en bajos. Hasta medio régimen, la BMW es capaz de avanzar a su rival, pero cuando las agujas del cuentarrevoluciones se alegran, la KTM se escapa. 

La KTM sí varía las cifras de potencia máxima, de 150 CV, a través de los diferentes modos motor que escojas. En versión Rain se queda en algo menos de 100 CV... El cambio, el embrague y hasta la rumorosidad del motor, pese al gran avance que representa el nuevo motor líquido de la GS, son más civilizados y dulces en la austríaca... Ambas motos equipan amortiguador de dirección.

La KTM es más “sport”, igualmente por comportamiento de la parte ciclo, más ligera (los 30 kilos se notan) y reactiva, pero la BMW sorprende por como sus suspensiones alternativas le siguen confiriendo, como es tradición en las GS, una capacidad dinámica tan excepcional que permite seguir sin problemas a su rival incluso en conducción agresiva en asfalto. Las suspensiones Telelever (que impiden grandes transferencias de pesos en frenadas y mantienen la efectividad de la amortiguación ante baches tomados con los frenos apretados a fondo) y Paralever, que casi no tiene reacciones de transmisión), son fenomenalmente efectivas por cuanto resguardan el mayestático equilibrio de la moto en toda condición.

Precisamente aquí, en la transmisión, llega uno de los grandes argumentos para convertir a la BMW (su rival carece de ello, puesto que monta el tradicional kit de piñón-cadena-corona) en una viajera excepcional, sobre todo en terrenos recónditos y hasta arenosos, puesto que elimina totalmente el engorroso y ruinoso mantenimiento de la cadena... Una gran ventaja que contrarresta la KTM por su menor precio.

Si la nueva GS es ahora mucho más moderna y efectiva en todo, la KTM ha alcanzado igualmente un enorme nivel y hasta logra superarla en algunos puntos: comportamiento en tierra... y en sport gracias a su motor mucho más potente. Empero, ambas exceden en cuanto a su capacidad para viajar hasta el fin del mundo “abandonando la negra cinta de asfalto para seguir los senderos de tu libertad”. En esto, ambas motos están por el derecho a decidir, porque el destino a donde te lleve la imaginación dependerá sólo de tu voluntad.

Ficha técnica BMW R 1200 GS

1. Motor bicilíndrico paralelo de 1.170 cc.

2. Potencia: 125 CV a 7.750 rpm

3. Cambio de 6 relaciones

4. Embrague multidisco en aceite con limitador de par

5. Chasis multitubular de acero con motor portante

6. Suspensión delantera Telelever, 37 mm de barras, 190 mm de recorrido

7. Suspensión trasera por monomortiguador con bieletas y monobrazo de aluminio.

8. Sistema de control electrónico de tarado de suspensión ESA, tres posiciones, opcional.

9. Instrumentación analógica más diplay digital

10. Alimentación por inyección

11. Refrigeración por líquido

12. Ruedas de 120/70 19” y 170/60 17”

13. Peso con gasolina 246 kilos.

14. Frenada con ABS. Discos delanteros de 305 mm, pinza 4 pistones, y trasero de 267 mm, pinza 2 pistones.

Ficha técnica de la KTM 1190 Adventure

1. Motor bicilíndrico en V, 1.195 cc, 105 x 69 mm

2. Potencia: 150 CV a 9.500 rpm

3. Cambio de 6 relaciones

4. Embrague multidisco en aceite

5. Chasis tubular de acero, basculante de aluminio.

6. Suspensión delantera por horquilla invertida regulable de 48 mm, regulaciones electrónicas

7. Monoamortiguador regulable en precarga remota y tres vías, regulaciones electrónicas

8. Control de tracción, de mapa de motor y de acción de ABS

9. Instrumentación analógica más diplay digital

10. Alimentación por inyección, refrigeración por líquido

11. ABS de serie

12. Ruedas de 120/70 19” y 170/60 17”

13. Peso con gasolina 240 kilos

14. Discos delanteros de 320 mm, pinza 4 pistones, y trasero de 267 mm, pinza 2 pistones, ABS desconectable.

Fotos de la comparativa "Comparativa Maxitrail Adventure"

Fotografías por: Manu Lozano. Acción: Iván Bolaño, Pere Casas
 
Da tu opinión

Comentarios (2)

  • Dibi
    Dibi 10-12-2014

    Hola Pere, permíteme un par de puntualizaciones respecto de la BMW, este modelo concreto no acaba de ser presentado, se comercializa desde 2013. Por otro lado no se trata de la Adventure sino de la GS a secas.

    Saludos.

  • info.motospace1815de90
    info.motospace1815de90 10-12-2014

    He tenido una 1190 (me la robaron hace 3 meses) y alquilé en Munich una GS de agua. Puedo decir que, en zonas de curvas cerradas, la BMW es claramente mejor, mucho más manejable y con respuesta mucho más contundente desde bajo régimen. Si la carretera se estira, los 25 cv extra de la KTM hacen maravillas, pero siempre que seas capaz de mantener el gas abierto más tiempo, porque en salida de curva la BMW no tiene nada que envidiar a la KTM. Además no olvidar que, en la KTM mantener el gas a fondo significa doblar la velocidad máxima permitida, lo que no siempre es una buena idea....
    Otro tema son los neumáticos. Estas motos equipan de serie gomas trail, que dan buen resultado, sin más. A mi KTM le puse unas de carretera (hoy en dia hay buenos neumáticos para llanta 19) y mejoró radicalmente.

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"