Comparativa

Publicado el 17/12/2012


Vota

0 0

Desde que probé la primera Duke siento una especial predilección por esta KTM; ya sea por su diseño, por su comportamiento o por su fuerte personalidad, este modelo siempre me ha causado una magnífica impresión.

KTM Duke 125 y 200: Lobo con piel de lobo Pero he de confesar que cuando surgió la posibilidad de probar las versiones pequeñas de la carismática moto austriaca tenía la sensación de que la cosa cambiaría y que subirme a las Duke de 125 y 200cc iba a hacer desaparecer el mito. Sin embargo, desde el momento en que engrané la primera marcha todo fueron sorpresas; mis temores no tardaron en desaparecer comprobando de primera mano que tanto la Duke 125 como la 200cc tienen argumentos sobrados para lucir con orgullo su apellido. Su diseño transmite fiereza y fiereza encontrarás en su interior; dos auténticos lobos con piel de lobo.

DUKE 125, EL COMIENZO DE UNA NUEVA ERA

KTM Duke 125 y 200: Lobo con piel de lobo KTM es una marca que tiene sus orígenes en el mundo del Off-Road y que se adentró a mediados de los años 90 en el mundo de las motos de calle transformando una de sus motos “de tacos”. Aquel experimento se denominó GS Duke 620 y no sólo fue el comienzo de la carismática saga de motos sino que marcó el comienzo de una nueva y exitosa época para la marca austriaca. Ahora, la llegada de la Duke 125 está siendo para KTM un hito tan importante como lo fue el modelo lanzado en 1996; un modelo con el que se ha adentrado en el mercado de las motos de pequeña cilindrada y lo ha hecho asociándose con la marca India Bajaj que le ha abierto de par en par las puertas del mercado asiático. La más pequeña de la saga Duke ha sido desarrollada conservando todos y cada uno de los argumentos que caracterizan a las motos que nacieron a mediados de los 90 y esto se ha hecho notar cuando este modelo se ha puesto en circulación. La Duke 125 ha entrado por la puerta grande del segmento de las motos del octavo de litro midiéndose de tú a tú con lo más granado de la categoría y poniendo sobre la mesa cualidades que la gran mayoría de las motos de la categoría no han sido capaces de rebatir. La Duke está demostrando que en el mercado de las 125 también hay cabida para modelos con componentes de primera calidad, comportamiento de moto grande y un atractivo diseño que atrape miradas. En resumen, esta moto está marcando un hito internacional en el octavo de litro. ¡Bienvenidos a la era Duke!

READY TO RACE

KTM Duke 125 y 200: Lobo con piel de lobo

Puede parecer que el eslogan de KTM le queda un poco grande a esta 125 y no vamos a negar que una moto con un propulsor de un octavo de litro no es un paradigma de prestaciones pero entendiendo las limitaciones de un modelo como este y analizándolo desde una perspectiva acorde a sus pretensiones, es de recibo reconocer que esta moto está un paso por delante de sus rivales y que no ha perdido ni un ápice del espíritu Ready to Race de las motos de la casa austriaca.

Pero basta con echar un vistazo rápido a esta moto para darse cuenta de que está preparada para dar mucha “guerra”; su chasis multitubular, las suspensiones, los frenos, el basculante...

Con solo ponerse a sus mandos se puede sentir a través de su posición de conducción toda la fuerza de una KTM; asiento duro y elevado, manillar ancho y estriberas bajas. Antes incluso de arrancar el motor ya sabes que esta moto te va a permitir moverte con gran agilidad y que cuanto más revirado sea el camino, más divertido será recorrerlo. Y así es, el chasis de  esta moto, una parte ciclo muy bien “parida” y su enérgico propulsor son capaces de hacer de cada trayecto una aventura. Esto, que parecía reservado para motos de más cubicaje, es posible gracias a un excelente motor que de no ser por las limitaciones legales podría ofrecer algún caballo más lo que además le confiere un extra en fiabilidad pues, al no estar al límite de sus posibilidades aguantará muy bien el paso de los kilómetros.

El amortiguador sin bieletas que tanto éxito ha dado a KTM y la horquilla invertida de Xx mm logran que esta moto tenga un gran aplomo y transmita una gran seguridad en marcha, aunque es tan ágil como te puedas imaginar. Sólo echaras en falta un poco dureza en el tren anterior si buscas los límites en fuertes frenadas en las que la rueda trasera empieza a despegar del suelo. Con una horquilla regulable seguro que esto se podría solventar pero llegados a este punto hay que pararse a pensar que estamos hablando de una moto de iniciación y que hablar de reglaje es subir dos o tres peldaños más de los que deberíamos...

Con los frenos pasa lo mismo que con la horquilla, el sistema es tan eficaz que sólo podrás echar en falta un poco de mordiente si empiezas a emular al stuntman Rok Bagoros... Quizá una bomba de freno radial lograría poner el sistema de frenos a la altura del de una moto de gran cilindrada pero con sólo mirar la pinza de freno que monta la Duke, pensar en mejorarla es rizar el rizo.

Con el motor, más de lo mismo; es tan eficaz que para mejorarlo necesitaríamos más cilindrada y más potencia... Funciona de forma impecable, acelera con contundencia y su velocidad punta  te hace dudar si lo que hay escondido en el chasis es un propulsor de sólo 125cc. La pequeña de las Duke es una moto de calidad superior que llega dispuesta a desafiar a los modelos de más prestigio del segmento y, ya podemos avanzar, que no dará muchas opciones a sus rivales.

DUKE 200. MÁS CILINDRADA, MISMO RESULTADO

KTM Duke 125 y 200: Lobo con piel de lobo

Si has leído la prueba de la Duke 125, ya te habrá quedado claro que la única forma que se nos ocurre de mejorar ese modelo es con más cilindrada y potencia, así que ya te podrás hacer una idea de lo que nos gustó la 200. Pero antes de hablar de las maravillas de esta moto, vamos a ponernos un poco en situación.

Si la KTM Duke 125 fue el germen de la unión entre la marca austriaca y la india Bajaj, el desarrollo y lanzamiento del modelo de 200cc es consecuencia directa de esta “joint venture”. En la India y otros países asiáticos las cilindradas más populares oscilan entre los 150 y los 250cc por lo que con un pequeño incremento de cilindrada respecto a la 125, esta moto se mete de lleno en el mercado asiático y sus argumentos –diseño, calidad de componentes e imagen de marca– se suman al de un excelente propulsor que se puede medir de tú a tú con motos de cilindrada superior.

Aquí en una Europa en la que las 125cc están reservadas por los que no tiene carné de moto y las 250cc parecen ser un mero trámite para aprender a montar en moto, una 200cc parece estar un poco fuera de contexto aunque, gracias a Dios, KTM no ha querido negarnos la posibilidad de comercializar en España un modelo que en otros países es un “top hit”. Sea como sea, esta moto tiene tantos y tan buenos argumentos como su hermana menor y a ellos hay que añadir un extra de potencia que convierte esta Duke en una perfecta moto de extrarradio.

DUKE 200. LA PRUEBA

KTM Duke 125 y 200: Lobo con piel de lobo

Para realizar esta comparativa tuvimos que ir en busca de zonas restringidas a la circulación en las que pudiésemos poner a prueba las cualidades más “gamberras” de esta moto y para llegar a una de las localizaciones nuestro fotógrafo cargó sus cámaras a la espalda y se subió como pasajero en la Duke 200. Cabe destacar que Óscar es un tiarrón metro ochenta y junto con el equipo superaríamos con facilidad los 100 Kg de carga extra en la moto. Pensé que la Duke se calaría con facilidad si no subía de régimen mucho más de lo habitual pero aún así probé una salida normal y para mi sorpresa respondió con tanta agilidad como en solitario.

Con sólo 75cc más que su hermana pequeña esta moto logra una respuesta que sorprende en todo su rango de revoluciones. A bajas vueltas ofrece la potencia suficiente como para circular acompañado, el medio régimen es capaz de recuperar en marchas largas sin exigir reducciones y en la parte alta del cuentavueltas es capaz de desarrollar una excelente velocidad punta. La 125 también sorprendía en este último aspecto pero lo que era velocidad máxima en la hermana pequeña, en esta es una perfecta velocidad de crucero que amplía el radio de acción mucho más de lo que a priori podría parecer.

En cuanto al comportamiento dinámico conserva todas y cada una de las cualidades que hacen que la versión de octavo de litro sea excepcional. Es ágil, divertida, fácil de manejar, muy atractiva y, tal y como sucede con la 125, tiene un propulsor que sorprende por su excelente comportamiento. Los 4.099€ que cuesta, un precio que está en línea con los modelos “premium” de 125 y con los de 250cc, quizá no sea precisamente económico, pero los 50cc menos que tiene su motor respecto a otros modelos de la competencia aseguran unas cifras de consumo que sí puede ser un argumento importante para los que dan importancia al ahorro.

Al inicio de este artículo mencionaba que tenía cierto reparo a probar las versiones pequeñas de la Duke pues, siendo un incondicional de este modelo, no quería llevarme un chasco pero ahora que he tenido la oportunidad de probar ambas motos me declaro un enamorado de la familia Duke.

No te pierdas el último número de MOTOFAN MAGAZINE

Motofan Magazine 03 Esta prueba aparecen en el último número de Motofan Magazine donde podrás disfrutar de toda la interactivdad que permiten las publicaciones digitales. Este contenido, vídeos, multitud de imágenes y mucho más en Motofan Magazine.

Puedes ver el artículo en: 
 

Comentarios (1)

  • Iris
    Iris 09-05-2013

    Rach!Hey there! it's Messy Sprays! looks like your having a bit of fun. wish I could have seen you berfoe you left, but it came and went and I didn't . . . so i'm coming to France! i don't know where you will be or what, but I'm flying into Paris tomorrow (Aug 9) with my mom just for the week. Just thought I would holla and see if you were in that hood! Holla back at if you get this. Hope you are having a blast! can't wait to hear from you.Messy

Añadir un comentario

  • *No se mostrará
    • Introduce las palabras
    Generar otra imagen
×

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras condiciones legales, sección "5.8 Cookies e IPs"

×

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras condiciones legales, sección "5.8 Cookies e IPs"