Comparativa Suzuki Burgman 400, SYM ALLO 125

Publicado el 17/05/2012


Vota

0 0

El lanzamiento del Maxsym 400i da lugar a uno de los enfrentamientos más interesantes y reñidos de esta temporada. El scooter de Sym, creado a imagen y semejanza del Burgman 400i, pretende desbancar al japonés de su puesto de privilegio. ¿Logrará el taiwanés su objetivo?

El nuevo Maxsym 400 llega para revolucionar una cilindrada que, en los últimos años, había quedado un poco en segundo plano en detrimento de la creciente y cada vez más exitosa cilindrada de 300 cc. A pesar de todo y de todos, el fabricante taiwanés sigue confiando en la cilindrada de los 400 cc, lo que le lleva a competir directamente con el Suzuki Burgman 400, que a pesar de su veteranía sigue siendo todo un referente no sólo en su categoría, sino del mundo del scooter en general.

Si nos fijamos con atención en ambos invitados, resulta obvio que Sym se ha fijado en el buen hacer de la saga Burgman para dar forma a su Maxsym. Desde que el primer prototipo viera la luz a finales de 2009 en el EICMA de Milán, se le ha recriminado cierto parecido con los Burgman, aunque lejos de ser una mera copia, los técnicos taiwaneses han sabido darle su toque particular.

Gran confort

Mecánicamente los dos están muy igualados

Ambos militan en una categoría en la que el lujo, el confort de marcha y el equipamiento son, aparte de su funcionamiento, detalles muy importantes. Valorar su estética es muy complicado, aunque queda muy claro que en ambos casos dispondremos de productos muy bien realizados, con una calidad de acabados notable y algunos detalles ciertamente originales. Salta a la vista que la posición de conducción ha sido un factor determinante en su diseño, de ahí que ambos ofrezcan unos asientos de enormes proporciones y con espacio de sobras tanto para el pasajero como para el acompañante. Lo bueno es que no se ha perdido de vista la funcionalidad y, para facilitar al máximo el control, especialmente en parado, la altura de las banquetas se ha limitado a 710 mm en el Burgman y 770 milímetros en el Maxsym. Gracias a ellas podremos apoyar fácilmente los pies en parado, lo que aumenta la manejabilidad a poca velocidad (especialmente en el caso del Suzuki) y los hace bastante más maniobrables y seguros en situaciones de tráfico denso.

Cómo no, los dos asientos llegan con sus respectivos apoyos lumbares, lo que, sumado a unas plataformas (de tamaños similares) que nos ofrecen la posibilidad de estirar las piernas hasta la parte baja del contraescudo y unos manillares bien situados (especialmente en el caso del Sym colocado un poco más alto y más cerca del cuerpo), dan lugar a dos posiciones de conducción muy relajadas y confortables.

Protección de lujo

Los dos tienen una capacidad de carga extraordinaria

Pero si es de confort de marcha de lo que hablamos, no podemos olvidarnos de un aspecto tan importante como la protección aerodinámica que suele ser una cualidad innata en los scooters de filosofía gran turismo como los que aquí analizamos.

Cabe decir que en este aspecto, el scooter de Hamamatsu se encuentra un paso por delante de su rival; su parabrisas es más ancho en la parte superior, lo que unido a la baja colocación de su asiento nos permite escondernos mejor tras él.

Verdaderamente el Maxsym está muy cerca del Suzuki en este sentido y, como nota positiva, hay que valorar que, aunque con cierta dificultad, nos deja variar la altura de su pantalla para adaptarse mejor a las exigencias y preferencias del conductor.

También hay que destacar las aerodinámicas formas de sus escudos frontales, ya que, gracias a su funcional diseño y amplitud, las piernas gozarán de una protección igual de buena que el tronco o la cabeza.

Y de nuevo resaltaremos las buenas maneras del Burgman, ya que su escudo es el más ancho de los dos y, por si fuera poco, remata su parte superior con unas derivas que desvían con gran efectividad el viento que se dirige hacia nuestras manos.

Diferencia generacional

La similitud de tamaños, configuración y líneas es innegable.

Repasando todo lo anterior, hay que reconocer que te entran ganas de ponerte a los mandos de cualquiera de ellos y comenzar a averiguar de lo que son capaces en marcha. Siendo sinceros, hay que destacar la buena labor de ambos fabricantes en este aspecto, pues nos obsequian con scooters muy agradables de conducir, bien dotados y diseñados para proporcionar a sus propietarios lo mejor en comportamiento.

Aunque los dos son dignos de admirar, la parte ciclo es posiblemente uno de los apartados donde más se nota la diferencia de edad entre nuestros invitados. Mientras el scooter japonés estructuralmente es un vehículo más tradicional, la mayor juventud del taiwanés le ha permitido incluir una serie de avances tecnológicos que, en marcha, marcan las diferencias. Es cierto que fundamentalmente los dos coinciden en muchos elementos, pero el Maxsym disfruta de ventajas como una tija de doble pletina que sujeta las barras de su horquilla y unos neumáticos con tecnología radial que suponen un aliciente extra a la hora de juzgar su comportamiento.

A simple vista puede no parecer mucho, pero éstos son de ese tipo de detalles que acaban decantando la balanza hacia un lado o el otro. Y es que gracias a ellos el tren delantero del scooter taiwanés tiene un mejor aplomo, el tacto sobre la rueda anterior es mucho mejor, lo que nos proporciona una mayor confianza, por ejemplo, en la entrada de las curvas.

También se ve notablemente mejorada la estabilidad, en especial gracias a los neumáticos radiales, que se deforman menos a altas velocidades y hacen que el Maxsym pise con mayor precisión y sin balanceos.

 

Difícil de batir

Aunque Sym ha sabido plantar batalla a todo un referente como el Burgman, obviamente, el scooter de Hamamatsu no va a dar su brazo a torcer tan fácilmente. Ser el número uno de la categoría durante tanto tiempo no se logra por casualidad y, a pesar de su veteranía, el japonés todavía puede sorprender a más de uno.

Un dato a destacar es la nobleza de las suspensiones, que actúan con mayor progresividad y, sobre todo, suavidad que las del Sym. Absorben las irregularidades del asfalto de forma impecable, mientras que el Maxsym, con un reglaje de serie bastante más contundente, muestra cierta brusquedad en las mismas condiciones. Debido a ello el confort en marcha se convierte en un muy buen argumento del Burgman, que por si fuera poco nos obsequiaba en esta unidad de pruebas con sistema antibloqueo de frenada, un dispositivo que habrá que esperar unos meses más para verlo en el scooter taiwanés.

Dejando el ABS aparte, los dos GT nos brindan una potencia de frenada impresionante, ambos disponen de los recursos necesarios para que así sea y, aunque existe alguna diferencia en lo que se refiere al tacto, no podemos hacer más que otorgar una excelente nota a nuestros invitados en este aspecto.

Máxima igualdad

Dinámicamente, el Maxsym es el mejor en carretera

Como podréis haber visto en lo que llevamos de comparativo, la igualdad entre ambos scooters es máxima, pero aún puede ser mayor si nos fijamos en el apartado mecánico. Y es que Sym ha calcado prácticamente los movimientos de sus competidores dando a luz un monocilíndrico 4T LC DOHC 4V inyectado, que ofrece unos resultados muy parecidos a los del veterano motor de Suzuki. Si no fuera porque Sym ha incorporado algunos detalles de cosecha propia como el recubrimiento cerámico del cilindro, se diría que existen quizás demasiadas similitudes entre uno y otro…

Pero bueno, puestos a comparar, la veteranía del Burgman se aprecia también en este aspecto, su motor no vibra demasiado, pero deja notar en mayor medida las pistonadas de su monocilíndrico que, todo hay que decirlo, se encuentra en un excelente estado de forma.

Por su parte, el propulsor del Sym funciona como un reloj, con tal finura, que en ocasiones puede parecer que tiene un empuje inferior al de su oponente. En la práctica, esto es algo totalmente incierto, pues circulando codo con codo, ambas mecánicas alcanzan unos resultados sorprendentemente parecidos. Por poneros algunos ejemplos, los dos fabricantes anuncian una potencia que ronda los 34 CV sobre las 7.000 vueltas, extrajimos una media de consumos de 5 litros en los dos y en una aceleración de 0 a 100 km/h calcan sus resultados… Increíble, ¿no?

Si somos especialmente puntillosos, observaremos que el motor del Sym tiene un empuje un poco mejor a altas vueltas y que su desarrollo se estira un poco más, lo que le confiere una velocidad punta final algo mayor y, como podéis imaginar, muy por encima de los límites legales establecidos.

 

De todo un poco

la gran maniobrabilidad del Burgman se impone en ciudad

Está claro que quien se interesa por un scooter como los que hoy comparamos busca algo diferente al resto, aunque el comportamiento es algo muy importante en la valoración final de un vehículo, en el caso de nuestros invitados el nivel de equipamiento ofrecido también toma una importancia vital de cara a atraer a nuevos clientes.

Burgman y Maxsym son unos verdaderos superdotados en lo que a equipamiento de serie se refiere, pero si hay algo en lo que realmente destacan, es, muy especialmente, en capacidad de carga. Los cofres de ambos son auténticos baúles en los que podremos depositar cantidad de objetos diversos; maletines, mochilas de ordenadores portátiles e incluso un trolley de viaje en el caso del Burgman. Mientras, en lo que a cascos se refiere, en los dos tendremos el espacio suficiente para dejar un par de cascos integrales, aunque sólo en el caso del Suzuki caben sobradamente sin la necesidad de hacer malabarismos para que el asiento cierre bien.

En el caso de los habitáculos que hay bajo los asientos, sus creadores han pensado prácticamente en todo, ya que, además de por su capacidad, ambos cofres sobresalen por disponer de un fondo tapizado para evitar rayadas, potentes luces de cortesía, amortiguadores que mantienen el asiento abierto o, en el caso de Sym, dos anclajes para aumentar la seguridad cuando está cerrado.

Como complemento a los cofres se han colocado tres guanteras en cada uno de ellos, justo detrás del escudo y, sorprendentemente, en idéntica disposición.

La más grande de ellas la encontramos frente a las rodillas y, por seguridad, dispone de cerradura. Aunque son muy similares, la del Suzuki cuenta con algo más de capacidad, además, también en los dos se ubica una toma de 12 V para recargar dispositivos móviles y, sólo en el caso del Maxsym, una toma de 12 V de tipo USB.

Para terminar, de nuevo en ambos se han instalado un par de guanteras en los extremos superiores del contraescudo destinadas a objetos de menor tamaño. Aunque a priori parecen iguales, el mecanismo de cierre con tapas basculantes del Burgman ofrece una mejor accesibilidad una vez abiertas, algo que se agradece sobre todo con los guantes puestos.

Elección complicada

Resulta sorprendente la competitividad del Burgman frente al recién llegado Maxsym. El japonés soporta bastante bien los envites del taiwanés, a pesar de la diferencia de edad.

De todos modos, si hay algo por lo que destacan los scooters de Sym, es precisamente por el equipamiento de serie que ofrecen, lo que, unido a su mayor novedad, da como resultado un equipamiento algo más actual y nutrido que el de su rival.

Y es que el Maxsym incluye componentes tan funcionales como el sistema eléctrico para abrir el cofre, las estriberas del pasajero automáticas, la regulación de ambas manetas de freno o el botón para bloquear el encendido que hay bajo el asiento.

Al mismo tiempo, junto con el Burgman, también comparte elementos como el freno de estacionamiento, la piña de contacto con bloqueo magnético o caballetes laterales con desconectadores de seguridad que no por ser elementos más comunes son menos interesantes.

Sea como sea, el Maxsym ha logrado poner en serios apuros a todo un veterano como el Burgman. Para ello sólo le ha bastado seguir su ejemplo y, en la medida de lo posible, mejorar la oferta de Suzuki con un modelo más actual y moderno.

Por si fuera poco, Sym también echa mano de uno de sus sobradamente conocidos puntos fuertes, como a su habitualmente equilibrada relación calidad-precio que, a pesar de ser la gran novedad de la categoría, le lleva a esgrimir un precio aún más bajo que el del GT de Suzuki… El Sym se estrena con un precio de promoción de 5.199 euros hasta final de mes o de existencias, mientras que Suzuki ofrece hasta abril gratuitamente una ampliación de la garantía hasta los cuatro años, o bien los gastos de matriculación. ¡Esto es la guerra!


 

Concepto Suzuki Burgman 400SYM ALLO 125
Marca SuzukiSYM
Modelo Burgman 400ALLO 125
Año 20122012
Motor DOHC, 1 cilindro, 4 valvulas, 4 tiempos1 cil. 4T Aire DOHC 4V
Cilindrada 400 cc399 cc
Diámetro de carrera 81,0 x 77,6 mm83 x 73.8
Compresión 11,5:110:5.1
Potencia 34 CV34 CV
Par 3,72 kgm10,2 kgm
Alimentación Inyección electrónica 38 mmInyección electrónica Keihin
Encendido Electrónico digital CDIElectrónico digital CDI
Arranque Motor eléctricoMotor eléctrico
Embrague Automático centrífugo en secoAutomático centrífugo en seco
Cambio Variador automático CVTVariador automático CVT
Transmisión secundaria Por correa trapezoidalPor correa trapezoidal
Tipo chasis Monocuna desdoblada en tubo de acero redondoMultitubular en acero de sección redondeada
Basculante Grupo motopropulsor oscilanteGrupo motopropulsor oscilante
Geometría 26°, 105 mm de avance
Suspensión delantera Horquilla telescópica hidráulica con barras de 41 mmHorquilla telescópica hidráulica con doble tija con barras de 41 mm
Suspensión trasera Amortiguador de 110 mm bieletas Link Type ajustable en precargaDos amortiguadores hidráulicos, ajustables en precarga
Freno delantero 2 discos de 260 mm, pinza de 2 pistones, ABS opcional2 discos de 275 mm, pinzas radiales de 4 pistones CBS de serie
Neumáticos 120/80-14” y 150/70-13”120/70 x 15” y 160/60 x 14”
Peso en vacío 211 kg210 kg
Largo total 2.265 mm2.270 mm
Distancia entre ejes 1.590 mm1.555 mm
Altura asiento 710 mm770 mm
Depósito gasolina 14 l15 l
Precio 6.899 €5.399 €
Garantía 2 años piezas y Mano de obra2 años
Importador Suzuki Motor España 985 307 061Motos Bordoy, S.L. 902 125 100
 

Comentarios (1)

  • Martin
    Martin 01-02-2013

    Buenos dias:
    En esta comparativa hay un pequeño error, decis que ambos motores son "calcados".
    Hay que alcarar que el motor del maxsym es un SOCH no un DOCH.
    Saludos

Añadir un comentario

  • *No se mostrará
    • Introduce las palabras
    Generar otra imagen
×

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras condiciones legales, sección "5.8 Cookies e IPs"

×

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras condiciones legales, sección "5.8 Cookies e IPs"