Información sobre seguros de moto

No estamos hablando de encontrar el seguro-chollo, ni el precio del siglo. Hablamos de saber exactamente qué te ofrece –o qué te puede ofrecer- tu seguro y si realmente te sobran o te faltan prestaciones. Evidentemente si deseas un seguro a todo riesgo, o un seguro de robo o incendio, no son muchas las compañías que ofrecen este tipo de cobertura, pero sí las hay, las menos, pero las hay. No te vamos a decir las compañías que ofrecen los precios más baratos o las mejores coberturas porque lo que es válido para hoy puede no ser válido mañana, más que nada porque actualmente la guerra de precios es tan brutal que las políticas de las aseguradoras varían mes a mes.

Aparte que hoy en día todas las pólizas son hechas a medida del cliente, según edad, población, uso del vehículo, lugar de estacionamiento nocturno, kilometraje anual, etc. El objetivo de este artículo es el de elaborar un informe genérico para que conozcas exactamente todas las posibles coberturas que se pueden contratar actualmente, o las que nunca podrás contratar. Repetimos, no todas están disponibles en todas las compañías pero existir, existen. Tanto si ya tienes contratada tu póliza como si la vas a contratar en breve, te conviene leer todo lo que aquí exponemos. Repasemos pues, conceptos, coberturas y modalidades contratables, así como algunos consejos sobre cómo contratar y qué hacer en caso de accidente. Una información, esta última, que te puede ser muy útil, aunque lo mejor es que conduzcas con prudencia y que nunca necesites o hagas servicio de estos consejos…

 

¿A terceros, a todo riesgo…?

A la hora de contratar su seguro puedes escoger un “a terceros”, un seguro a terceros ampliado, o bien un seguro a todo riesgo, normalmente con franquicia en el caso de la moto. Si estás interesado en un seguro simple, el típico a terceros “pelado” sin coberturas extra, en este caso los daños de tu moto no están cubiertos si tú eres el culpable del accidente, la compañía indemniza sólo a terceros afectados –responsabilidad civil obligatoria, con límites monetarios en las indemnizaciones-, tus daños personales y de equipamiento tampoco entran y quizás la asistencia en carretera y la asistencia de ocupantes, tampoco.

La segunda modalidad es un terceros con coberturas extra, como las anteriormente mencionadas, con la inclusión, si te interesa, de robo o incendio –o asistencia en viaje, etc-. En este caso te reintegrarían el valor de la moto que la compañía hubiese especificado en su momento –valor total o parcial, dependiendo de los baremos de cada aseguradora-.

La última modalidad contratable sería la de todo riesgo, aunque hallar una compañía que lo cubra es realmente difícil. Ahora bien contratar un todo riesgo con franquicia sí es posible, aunque, repetimos, son muy, muy pocas aseguradoras las que lo aceptan. Como habrás adivinado, la modalidad más barata es la de terceros, y la más cara la de todo riesgo con franquicia.

Subir

 

¿Están asegurados los daños del vehículo?

Dependiendo de la modalidad contratada deberás saber que los daños de tu moto quedarán cubiertos o no. Con un seguro a todo riesgo, o todo riesgo con franquicia, los daños sufridos por tu moto quedan cubiertos bajo cualquier circunstancia –excepto por agentes meteorológicos-, incluyendo el siniestro total. En este caso las indemnizaciones son por baremo de la compañía. Hay que notar que con un todo riesgo los objetos y equipamiento personales también están cubiertos. Sin embargo los accesorios no declarados no quedan cubiertos.

En el resto de seguros sólo quedarán cubiertos si son culpa de un tercero, causados por un accidente –en la inmensa mayoría incluyendo el siniestro total por accidente, robo o incendio, si se tienen contratadas estas coberturas-. Si tu moto queda dañada por un incendio y tienes este riesgo asegurado, el valor restituido corresponderá al baremo de cada compañía –muy pocas ofrecen el 100% el primer o el segundo año-. Atención porque el posible equipaje, accesorios no declarados o neumáticos quizás no estén cubiertos –casi ninguna compañía los cubre-.

En el caso de robo si has contratado esta cobertura la indemnización será por baremo –igual que en incendio o a todo riesgo, dependiendo de cada compañía-. Al igual que en el riesgo de incendio, el valor del equipaje, enseres personales y accesorios no declarados no se te restituirán. Mencionar que si tienes contratada la modalidad de robo algunas compañías también te indemnizan en caso de daños por intento de robo o si te han ocasionado daños a los neumáticos.

Subir

 

¿Tengo asistencia en viaje?

La asistencia en viaje –para moto, conductor o bien ocupantes- suele ser en la inmensa mayoría de seguros un extra contratable a voluntad del cliente, aunque algunas compañías lo incluyen de serie con un sobrecoste, y sin avisar al contratante. Por lo tanto si no deseas esta cobertura deberás asegurarte que no te la incluyan de serie, porque ello encarecerá innecesariamente el coste de la póliza. Si eres socio de un motoclub o autoclub de asistencia, esta cobertura no es necesaria.

Si contratas la asistencia en viaje cada compañía tiene un servicio diferente –nacional o extranjero, distancia cubierta, etc-, por lo que deberías de saber qué te ofrece tu aseguradora. Algunas compañías sólo cubren esta circunstancia si estás a cierta distancia de tu domicilio y otras desde “kilómetro cero”. Este último caso significa que te remolcan desde tu propio domicilio hasta donde tú desees –respetando el límite kilométrico que te impone la aseguradora; en caso de sobrepasar este límite deberás pagar el kilometraje extra de tu bolsillo-.

Otro tema que deberás saber es si tienes cobertura para el territorio nacional y en el extranjero, y las distancias cubiertas gratuitamente. En el caso de asistencia en territorio nacional algunas te ofrecen traslado con coche grúa con un máximo de kilómetros a realizar desde el lugar del incidente hasta tu domicilio o taller, que pueden oscilar entre cincuenta y hasta un máximo de 100 kilómetros en algunos casos. También pueden ofrecerse servicios de envío de piezas de recambio o de un chófer profesional.

En el caso de remolcado en el extranjero, en las compañías que te lo ofrecen no hay límite de kilómetros pero sí de países cubiertos. En la prestación de asistencia en algunas aseguradoras incluyen estancia en hotel para el conductor si fuese necesario, en caso de accidente grave repatriación o traslado al hospital más cercano, o incluso traslado del cadáver. Las coberturas son verdaderamente extensas.

Subir

 

¿Y la asistencia de ocupantes?

En caso de accidente o avería el ocupante nunca está cubierto si no se contrata una asistencia especial para ellos. En caso de avería o accidente la cobertura de ocupantes –que varía si es nacional o en el extranjero y según las compañías- cubriría desde los gastos de traslado hasta donde elija el asegurado –hotel, domicilio, etc-, hasta gastos hospitalarios si los hubiere, pasando por repatriación en caso de accidente grave, rehabilitación y hasta, en casos extremos, gastos de cirugía plástica. Algunas aseguradoras ofrecen incluso opcionalmente muchos más servicios, eso sí, pagando un extra sobre el gasto estándar.

Subir

 

¿Qué es la Responsabilidad Civil?

Cualquier persona es responsable de los daños que pueda ocasionarle a un tercero –involuntariamente, por lo que en este caso quedarían cubiertos por un seguro; si es voluntariamente ya se considera “dolo” y pasa a ser un delito-, sea a pie, en coche, en moto o, simplemente, los daños que una de tus propiedades pueda infligir a un tercero. Por ello toda póliza de seguros –de moto, coche o bien de hogar o personal- incluye un apartado que se denomina de responsabilidad civil. En el caso que involuntariamente dañes a un tercero –o a una de sus propiedades-, deberás indemnizarlo. Los costes de esta indemnización deben cubrir las costas del juicio, los daños físicos y morales, más lo que dictamine el juez –si se llega a juicio-. En este último caso no hay un baremo fijo por lo que si los daños y la imprudencia del conductor han sido notables, el juez puede imponer una indemnización millonaria. Por lo tanto sería recomendable que supieras el gasto máximo que tu compañía incluye en el apartado “Responsabilidad Civil” tanto para daños físicos a la persona como daños materiales. La gran mayoría de aseguradoras cubren indemnizaciones hasta unos 70 millones de euros para daños físicos a las personas, y de unos 15 millones de euros para daños materiales, cifras realmente impensables de alcanzar, pero que más vale tener escritas en la letra pequeña… Esta cobertura de responsabilidad civil es de contratación obligatoria y el asegurado no puede en ningún caso pedirle a su aseguradora que la elimine de su póliza.

El asegurado puede ampliar esta responsabilidad civil obligatoria con la “responsabilidad voluntaria” –previo pago-, en cuyo caso puede ampliar los daños producidos por los pasajeros a propiedades o terceras personas, por hijos menores y un largo etcétera. Casi nadie suele gastarse el dinero en este apartado, a no ser que realmente quiera estar cubierto por alguna circunstancia especial.

Subir

 

¿Tengo cubierta la defensa jurídica?

Todas las compañías ofrecen defensa jurídica, es decir, gastos de abogados y procuradores a cargo de la compañía en caso de un juicio por accidente, pero no todas las aseguradoras cubren este apartado con la misma cuantía. Por ejemplo, en algunas los gastos y honorarios están cubiertos hasta 6.000 euros con el abogado que designe la aseguradora, mientras que en otras es ilimitado. Y si se te permite escoger abogado –no todas ofrecen esta opción-, los gastos se reducen y sólo cubren 600 y 1.500 euros. Hay diversidad.

En cuanto a fianzas, no todas las compañías cubren este apartado. Si te condenan a cárcel y debes pagar una fianza para no ingresar, algunas no cubren este apartado, otras tienen un límite según la Responsabilidad Civil contratada, algunas lo fijan en 25.000 euros y otras sólo hasta 3.000. Depende de cada aseguradora, por lo tanto como no hay un baremo ojo a la letra pequeña.

Subir

 

¿Me pagan mis lesiones?

Existe un riesgo que algunas compañías incluyen -y otras no, la gran mayoría, a no ser que pagues un extra- y es el asegurar el estado del conductor –y también ocupantes, según compañías- tras un accidente, por si muere, queda inválido o con graves lesiones permanentes o temporales. En este caso se le pagaría un tanto por cada día que estuviese imposibilitado una cantidad fija en caso de muerte o invalidez permanente, sea o no sea culpable del accidente. Si en la póliza se incluye este riesgo también podrían incluirse –depende de cada aseguradora- los gastos de asistencia sanitaria hasta un máximo de tiempo y la elección del centro sanitario. En cada compañía aplican una política distinta, así que habrá que saber si nuestra póliza cumple con este cometido y, si los tiene, los importes máximos asignados para cada caso. Hablar de cuantías no tiene sentido puesto que, como hemos comentado, cada empresa tiene sus baremos. Por último comentar que en algunos casos incluso se incluye la posibilidad que la compañía adelante al asegurado la indemnización que le haya asignado el juez –ya que el pago suele demorarse meses en algunos casos a pesar de haber ganado el juico-.

Subir

 

¿Y si me quitan el carné, me pagan?

Con el endurecimiento de la Ley de Tráfico y la implantación del carné por puntos ha llevado a las compañías a ofrecer una cobertura extra para recurrir multas o bien indemnizar al cliente en caso de que le sea retirado el permiso de conducir –denominado técnicamente subsidio de privación de carné-. En el caso de reclamación de multas queda cubierto el uso de personal administrativo, elevación de pliegos de descargo y uso de abogados concertados por la compañía, y hasta contenciosos administrativos. En caso de pérdida del carné, algunas compañías pagan hasta 360 euros al mes durante seis meses como máximo, y también los gastos derivados de la realización del cursillo de reciclaje para obtener de nuevo el carné.

Subir

 

¿Puedo contratar otros extras?

Otras coberturas extra o servicios que pueden ofrecer las compañías versan sobre el fraccionamiento del pago de la póliza, concesión de un préstamo para la reparación de la motocicleta y compensación económica por el equipamiento motorista dañado. Por desgracia podemos asegurar que estos servicios prácticamente son imposibles de encontrar, siquiera pagando un importe razonable.

Subir

 

 

Por: Por Antonio Regidor

×

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras condiciones legales, sección "5.8 Cookies e IPs"

×

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras condiciones legales, sección "5.8 Cookies e IPs"