BMW Motorrad Days 2017: Formigal, länder por un día


Vota

0 0

Nos elevamos a las alturas pirenaicas de Sallent de Gàllego para empaparnos, en todos los sentidos, de la cultura aventurera que ventila la hélice.

Las marcas de motos convertidas en una auténtica religión para sus seguidores se cuentan con los dedos de una mano. Harley-Davidson, Ducati y BMW son los tres mejores representantes. Podríamos añadir también a Triumph y Moto Guzzi. En realidad son algo más que fabricantes de motocicletas pues han sabido unificar, con tiempo, el sentimiento visceral de quienes las conducen hasta el punto de crear una comunidad hermanada, una familia de fieles acérrimos que surcan carreteras de todo el mundo a bordo de sus monturas no como un mero transporte o solución de movilidad, si no como un estilo de vida. Son moteros antes que motoristas que han decidido seguir los preceptos de una marca porque les aporta un valor -leyenda, exclusividad, aventura...- y porque les hace formar parte de algo más grande. Además, como buenos creyentes, acuden a sus reuniones y concentraciones como un buen cristiano a misa los domingos, juntándose para afianzar su credo.

La fe se trabaja, se afianza, se alimenta. BMW Motorrad tomó hace años esta estrategia y apostó fuerte por la creación de una comunidad de bemeuvistas que han ido creciendo exponencialmente atraídos por la personalidad de una marca que maduró sus productos hasta convertirlos en sinónimo de viaje sobre dos ruedas. Entrados en el siglo 21 , la firma bávara comenzó a construir las paredes de su iglesia organizando sus Days en Garmisch-Partenkirchen (estación alpina cercana a su sede en Munich), una cita anual que aglutina en tres días el universo de la marca reuniendo en las últimas ediciones a más de 40.000 fieles. Y poco después se sumarían a esta labor de evangelización filiales como la española, que desde 2003 también convocan a sus seguidores a principios de septiembre en las alturas pirenaicas de la estación de Formigal, Huesca, donde por unos días sus instalaciones y preciosas laderas verdes se convierten en el patio de recreo de miles de moteros llegados principalmente de la península. Los telesillas y las pistas descansan hasta la llegada de la nieve dejando el protagonismo a las serpenteantes carreteras de la zona y a la gran explanada de Sallent de Gàllego donde la diversión y el entretenimiento están aseguradas gracias al programa de actividades que los responsables de BMW Motorrad España cada año amplían y renuevan. 

No hay que dejar pasar la oportunidad, a pesar de que cada año la amenaza de lluvias planee y descargue sobre los Days, para acercarse en moto hasta esta localidad oscense situada a pocos minutos de la frontera con Francia, y en Motofan aceptamos la invitación de BMW para acudir a la 15ª edición de este evento celebrada del 8 al 10 de septiembre. Con las maletas de una R 1200 RT cargadas viajamos desde Barcelona -cuestión de 3-4 horas de ruta- para vivir de cerca una fiesta que el año pasado congregó a 6.500 visitantes. El viaje en sí ya merece la pena, sobre todo cuando te vas acercando a la cordillera, y en el camino los peregrinos a bordo de sus G, sus F, sus R, sus K o sus C, se van saludando y acompañando hacia Formigal. Las carreteras funcionan como un sistema arterial que bombean motoristas hacia el corazón de los Days.

El evento dura tres días arrancando el viernes por la mañana y se tiene su centro neurálgico en una gran planicie donde suceden todo el fin de semana muchas cosas. El primer entretenimiento arranca en la zona de parking, donde en las hileras de cientos de motos aparcadas uno ya puede pasar un rato distraído observando una enorme variedad de modelos de todos los años y categorías, así como las peculiaridades que cada dueño ha añadido a su montura. Una vez dentro del recinto, hay que estar atento a los horarios de las actividades programadas, si no quieres perderte nada como el virtuoso show del stuntman Narcís Roca, un clásico del evento que llena media hora el Fun Park de peripecias imposibles y deja a los espectadores agolpados con la boca abierta; o el peligroso espectáculo llegado desde el otro lado del Atlántico 'La Esfera de la muerte' -una pequeña esfera metálica en cuyo interior circulan a toda velocidad hasta tres especialistas a la vez, desafiando toda lógica-. Además, este año la organización propuso dos adrenalínicas actividades, la lanzadera o 'tirachinas' de personas y el looping bike, en ambos casos, no aptas para personas con problemas cardíacos. 

Los usuarios de BMW tienen entre ceja y ceja la aventura, los viajes sin límites (como decíamos, el mayor rasgo de la personalidad de la marca alemana), de ahí que siempre forme parte del programa una nutrida cantidad de ponencias llevadas a cabo en la Carpa Social por algunos de los embajadores y riders más relevantes del panorama internacional. Esta edición permitió la oportunidad de escuchar las historias y consejos de aventureros como Miquel Silvestre, que habló sobre el documental sobre su vida presentado en el Motorcycle Film Festival; de Charly Sineman, que compartió su última ruta por Latinoamérica; de Isaac Feliú; de Sonia Barbosa; y de Elsi Ryder.

La competición también corre por las venas de la casa germana, que siempre le guarda un hueco en sus Days. Este año estuvo invitado Jordi Torres, el piloto BMW del campeonato que contó parte de sus experiencias y trayectoria sobre dos ruedas. Además, volvió a montarse la zona racing donde los asistentes podían conversar con los miembros del equipo oficial en CEV EasyRace y ver sus motos de cerca. 

Entre charlas, espectáculos y actividades, uno tiene tiempo para tomar algo o pasear por el recinto, para acercarse a la gama al completo de motocicletas BMW expuesta en la carpa central, así como de lo último en equipamiento y accesorios oficiales, para admirar las customizaciones Café Racer sobre modelos BMW, visitar las numerosas empresas organizadoras de viajes o incluso para cortarse el pelo en la Barbería Chamberí, si así lo desea. Pero lo que, desde luego, es la actividad favorita de los asistentes (como se suele decir, la cabra tira al monte) es la prueba de vehículos: como cada año, BMW ofrece la posibilidad de realizar una toma de contacto por las carreteras aledañas (Pirineos Franceses, Estación de Canfranc, Lourdes, Col de Mary Blanc, Ainsa, Valles de Anso y Echo...) de las últimas novedades de su catálogo. Los bóxer retumban entre las montañas oscenses durante todo el fin de semana, y así los participantes pueden acabar de redondear entre curva y curva un fin de semana completo, a lomos de su moto soñada. Están previstas escuelas off-road, rutas temáticas y hasta circuitos de habilidad para públicos de todos los niveles de pilotaje. 

La comitiva de prensa tuvimos la ocasión de probar la última integrante en engrosar las filas alemanas. BMW aprovechó el marco de sus Days para organizar la presentación nacional de la nueva K 1600 B, su particular interpretación de una Bagger equipada con el motor de 6 cilindros en línea de la casa con una potencia de 160 CV. Tuvimos una unidad en nuestro poder durante poco más de una hora para extraer unas primeras impresiones a bordo de la que, sin duda, es una moto diseñada para devorar kilómetros acogiendo con un gran confort, una estética de línea descendente tan venerada por los motoristas americanos, y la tecnología más vanguardista del mercado (asistente para marcha atrás, llamada de emergencia inteligente, suspensiones ajustadas electrónicamente, cambio rápido, etc.) a sus ocupantes. Era la primera vez que se podía ver y probar en España este modelo. Para responder a todas las cuestiones de los periodistas, contamos con la presencia de Edgar Heinrich, Director de Diseño a Nivel Mundial de BMW Motorrad (“padre” de modelos BMW como la K 1200 S, la HP2 Enduro, la R 1150 GS, la nueva R 1200 GS, la S 1000 RR, la K 1600 GT y GTL y los Maxi-Scooter C 600 Sport, C 650 GT y C Evolution), a quien pudimos realizar una entrevista que en próximas fechas podréis leer aquí en Motofan, así como nuestra toma de contacto con la nueva K 1600 B. 

El ambiente de la gente apasionada por el mundo de las dos ruedas que acude a este tipo de eventos es siempre uno de los mejores reclamos, pues durante tres días los asistentes -y así lo hemos podido vivir nosotros mismos- comparten experiencias, conviven en ruta y disfrutan de las actividades en las que, una vez aparcada la moto, fluye la cerveza, la música y el buen rollo. Puro espíritu motero en los 'Days' que hay que experimentar al menos una vez en la vida... Y que te fusiona e integra en una comunidad, la bemeuvista, que goza como pocas de la carretera. En esta edición número 15, y a pesar de las malas previsiones meteorológicas, los Motorrad Days han recibido más de 5.000 visitantes durante todo el fin de semana, quienes han realizado más de 2.000 pruebas de producto. Cifras “pasadas por agua” que, obviamente no igualan las del año pasado (que estuvo amparado por el sol), pero que demuestran la solidez de la “fe” entre los entusiastas de la casa centroeuropea, dispuestos acudir a su “meca” ibérica contra viento y marea para disfrutar en familia del Formigal-länder... 

Fotos de 'BMW Motorrad Days 2017: Formigal, länder por un día'

 

Comentarios

Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • *No se mostrará
    • Introduce las palabras
    Generar otra imagen
×

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras condiciones legales, sección "5.8 Cookies e IPs"

×

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras condiciones legales, sección "5.8 Cookies e IPs"