BMW Motorrad Days 2017. Los mejores días de BMW


Vota

0 0

Entre bucólicas postales alpinas emerge el apacible pueblo alemán Garmisch, que canaliza tres días al año el fervor de 40.000 personas entorno a BMW.

Con el cambio de milenio, la división de motocicletas de BMW organizaba la primera edición de sus "días", una reunión planteada para juntar durante un fin de semana a todos aquellos motoristas europeos atraídos por la firma alemana, y que pudieran disfrutar en la localidad bávara de Garmisch-Partenkirchen y cercanías no sólo de unos paisajes alpinos de maravillosa creación sembrados de carreteras de montaña para el ocio, si no también de un completo universo BMW (actividades, pruebas, expositores, música...) y de la compañía de otros riders con el fin de afianzar poco a poco una estable comunidad bemeuvista.


Han pasado 17 años desde aquella primera cita y los BMW Motorrad Days, que no han dejado de crecer, se han convertido en una multitudinaria fiesta que congrega a más de 40.000 personas en este apacible y estratégico pueblo situado a tan sólo una hora de la ciudad germana de Múnich, cuartel general de BMW. Durante tres días al año, Garmisch-Partenkirchen deja de ser la conocida estación donde se celebran cada día de Año Nuevo los saltos de esquí (televisados por TVE1 hasta 2010) para convertirse en un lugar de peregrinación y culto que canaliza el fervor entorno a la marca de la hélice.


No nos pudimos resistir a aceptar la invitación de BMW Motorrad España a viajar y vivir desde dentro por primera vez su evento por excelencia a nivel mundial, así que hicimos la maleta (con casco incluido) y volamos el pasado 7 de julio hasta Múnich para recoger allí, en las instalaciones de BMW, una R 1200 RS con la que desplazarnos hasta la población situada a los pies del monte Hausberg. 

Ich mag Deutschland

Me gusta Alemania. Cada vez que viajo al país centroeuropeo regreso con la misma sensación. Valoro el orden y desarrollo que transmiten sus ciudades tanto como la disciplina y la cultura del esfuerzo que proyectan sus gentes. Generalizando, obvio está. Suele decirse de los germanos que son personas de mentes “cuadriculadas”..., aludiendo a su estilo de vida organizado. Una sociedad educada en la rectitud sin embargo, paradójicamente, las curvas son una de sus grandes debilidades, tanto, que siempre han buscado la mejor y más rápida forma de trazarlas. Ese afán les ha llevado a situarse históricamente a la vanguardia industrial siendo una de las principales potencias mundiales en la construcción de automóviles y motocicletas, paradigmas de fiabilidad y deportividad... BMW, una de las marcas más representativas de este país, tiene mucha culpa de esa fama.


La distancia entre Múnich y Garmisch-Partenkirchen es de 100 km, un recorrido mayoritariamente por autopista que en España nos llevaría una hora aprox., pero que en Alemania se completa legalmente en mucho menos tiempo, y es que, como muy bien sabéis, las Autobahn disponen de muchos tramos que no imponen velocidad máxima de ningún tipo, así que los tiempos de viaje se "acortan". La RS que conducía es una Sport Touring de cómoda ergonomía con la que -y aquí viene una de las cosas por las que más me gusta Alemania- superaba sin pestañear los 200 km/h sin sentirme un delincuente. 

A medida que nos acercábamos a nuestro destino el paisaje dejaba atrás las llanuras para elevarse de forma imperial e inundar de frescura y verdor nuestros sentidos. El último tramo discurrió por carreteras secundarias cruzando pintorescos y tranquilos pueblos de montaña: sus casas con tejados y balcones de madera, decoradas con orquídeas e inmensos murales, se salpicaban entre extensos campos y saludables arboledas. Poco a poco, la compañía de moteros conduciendo BMWs, todos en la misma dirección, aumentaba en la carretera...


Con 25.000 habitantes, Garmisch-Partenkirchen, que puede llegar a triplicar su población durante los BMW Motorrad Days, es una localidad "viva" durante todo el año, incluso en verano, dando acogida con sus hoteles, restaurantes y negocios a los miles de motoristas que llegan la primera semana de julio desde el año 2000 para celebrar su pasión común. Esta edición 2017 cumplió las expectativas y volvió a ofrecer un variado programa para el disfrute de todos los visitantes. En el recinto, que ya desde el viernes se convierte en un hervidero de humanos y máquinas, se pueden visitar un gran número de stands donde se exponen toda clase de productos de equipamiento y accesorios específicos para modelos BMW. La ropa y el aftermarket que se puede encontrar allí (baúles, escapes, asientos...), la mayoría de ellos enfocados a la reina de la marca, la R 1200 GS, hace las delicias de los más viajeros.

Dos primicias mundiales

A nuestra llegada, los periodistas de diferentes países estábamos convocados en la carpa de prensa para conocer de mano de los responsables de BMW Motorrad dos primicias mundiales. Por un lado, la nueva gama de individualización 'BMW Motorrad Spezial' que propone a todos los clientes (de momento, de los modelos Touring y Heritage) una serie de exclusivos productos con los que personalizar el diseño y mejorar el rendimiento de sus modelos, bien mediante el equipamiento opcional de fábrica Spezial o de la actual gama de Accesorios Originales.

La segunda noticia allí anunciada giraba entorno al nuevo equipamiento opcional Connected Ride de BMW Motorrad, que ahora cuenta con una exclusivo cuadro de instrumentos multifunción con pantalla TFT en color de 6,5 pulgadas para que los usuarios puedan acceder a la información (teléfono, multimedia, información de la motocicleta...) con mucha más claridad y facilidad. La nueva opción de conectividad se lanzará en otoño de 2017 para las R1200 GS y R 1200 GS Adventure. Se anunciarán más modelos con posterioridad.

La noche va cayendo en la ladera norte de los Alpes, a escasos km de la frontera con Austria, y el lado más lúdico-festivo de los Days comienza a despertar. La gran carpa del evento acoge un mini Octoberfest donde camareras de atuendos regionales transportan frenéticamente de aquí para allá codillos de cerdo con ensalada de patata, Pretzels y embutido, pollo con Chucrut y enormes jarras de espumosa cerveza, mientras la música en directo anima la sala. Es el momento de compartir experiencias, entre vaso y vaso, con bemeuvistas, aficionados y profesionales, de todas partes del mundo: además de la representación de gran parte de Europa, el evento germano recibe a cientos de personas del resto del mundo, desde Argentina a Japón, desde Sudáfrica a Filipinas... Un crisol de nacionalidades unidas por la pasión hacia BMW. El ambiente es fantástico y sano. Se baila, se canta y se festeja hasta altas horas de la madrugada... 17.000 litros de cerveza, 14.000 litros de refrescos, 3.500 porciones de pollo, 2.000 porciones de salchichas al curry y 1.800 hamburguesas son las ingentes cantidades que se consumen por los asistentes durante el fin de semana. 

Amanece el sábado en Garmisch. Desde la habitación del hotel, todavía con las cortinas echadas, los primeros "cantos" que se escuchan son los graves sonidos de varios bóxer dirigiéndose hacia el centro. Durante toda la mañana el sol cayó a plomo, dandole a esta edición el buen tiempo que no acompañó la de 2016. Aprovechamos las primeras horas del sábado para seguir descubriendo cada rincón del recinto, disfrutando en el Event Arena de las espectaculares acrobacias del piloto free style Mattie Griffin o del show de Car Drift a cargo del equipo Ritzmann Motorsport; distrayéndonos con las BMW de todas las clases, años y modelos que formaban parte del Desfile Principal y el Desfile Clásico, visitando los puestos oficiales donde se exponía la gama actual al completo de BMW Motorrad, incluyendo accesorios, equipamiento motorista y, por supuesto, las novedades 2017 como las R Nine T Racer, la exclusiva HP4 Race o la G 310 GS. Este año, por primera vez, cuatro BMW R25 estaban presentes simultáneamente, un verdadero estreno mundial.

La marca alemana aprovechó la ocasión para exponer además el impresionante prototipo Concept Link, un futurista scooter eléctrico, así como su nuevo patinete con motor eléctrico auxiliar, el X2City, del que había disponibles varias unidades para que los visitantes que así lo desearan pudieran realizar una toma de contacto. Y es que la posibilidad de probar vehículos es uno de los grandes reclamos del BMW Motorrad Days, tanto on-road como off-road, utilizando la actual gama de modelos, para disfrutar además de paseos panorámicos por pistas de tierra y por el bosque (gracias al trazado Enduro, para realizar prácticas bajo la supervisión de monitores) o por carretera. 

Este año, los visitantes podían participar en un concurso de habilidades, 'enfrentándose' nada más y nada menos que al campeón del mundo de Supermoto Bernd Hiemer. La región Zugspitze, cerca de Garmisch, es una de las zonas más pintorescas de Alemania y podía ser explorada en tours de medio día o un día completo, e incluso con la posibilidad de excursiones con guías locales. No faltaba un espacio para el entretenimiento de los más pequeños, el Kinderland, donde dar sus “primeros pasos” sobre dos ruedas. Y como enanos disfrutamos nosotros en la carpa Classic, donde pasado y futuro de la casa germana convivían, con la exposición de legendarios modelos como la K1 o la Futura, hasta las últimas y revolucionarias propuestas como la moto voladora -la R 1200 GS desarrollada en colaboración con LEGO-.

Siempre hay VIPs en los Days de BMW. Entre las celebridades que había presentes esta 17ª edición se encontraban los actores Hannes Jaenicke y Daniel Roesner y también el cantante Wincent Weiss, además de trotamundos y leyendas del motociclismo como Michael Martin, Rolf Lange, Christoph Köhler de MotorCircus o Lei Jona, que contaron sus experiencias en el BMW Motorrad Cine, donde por las noches se proyectaban interesantes documentales y películas. 

Las tendencias neo-retro ocupan cada vez más espacio en los departamentos de desarrollo de fabricantes como BMW, en los gustos de los usuarios y, por supuesto, en este tipo de eventos motoristas. La gama R Nine T, lanzada en 2014 y compuesta actualmente por cinco modelos (estándar, Racer, Pure, Scrambler y Urban GS), se ha convertido en todo un fenómeno de ventas en el continente y su protagonismo en los Days era total: impresionantes preparaciones tomando como base esta customizable saga, accesorios enfocados a su personalización, merchandising específico, etc.

En la Custom Village, zona para barbas largas y tatuajes, expositores y conversiones especiales, pudimos constatar y apreciar la enorme cultura que se está formando alrededor de esta familia, que ya se sitúa, solo por detrás de la GS, como modelo icónico de BMW. Los amantes de los modernos estilos custom (Café Racer, Brat Style, Bobber...) tenían este rincón reservado donde preparadores de renombre exponían sus últimas creaciones, marcas de ropa y cascos vintage nos ponían los dientes largos y, en definitiva, la cultura hipster que rememora las épocas iniciales del motociclismo se adueña con su esencia underground, y que alcanza su máximo exponente con el legendario Original Motodrom –el muro de la muerte más antiguo del mundo-, un viejo espectáculo circense donde varios pilotos desafían la gravedad rodando velozmente sobre una pared vertical y circular de madera.

Hasta el año que viene...

Sus pies perdieron la cabeza. Comenzó a sonar buen blues en directo a cargo de los Pure & Crafted bajo una enorme carpa en la que rebotaba la lluvia. El cuerpo de aquella joven, cerveza en mano, se dejó llevar. Sus ojos se cerraron. Su media melena morena se balanceaba en todas direcciones, mientras sus piernas se arqueaban y sus pies reptaban sin mucho ritmo sobre un metro cuadrado de barro y gravilla. El poder de la música la transportaba, como al resto de las cientos de personas que rodeaban a los tres intérpretes. Llovía pero a nadie le importaba nada más que las notas de aquella banda.

Quedó una noche de sábado templada y húmeda en el BMW Motorrad Days. La oscuridad tenuemente iluminada a los pies del 'Muro de la Muerte' congregó al animado público entorno a un concierto sin reglas, con gente bailando poseída y otra sentada golpeando el tacón, pero todos reconociendo el buen gusto de los temas. Allí no había nacionalidades ni idiomas. No había profesiones. No había nombres, ni clases y ni siquiera importaba tu aspecto o tu compañía. Había gente... pero no importaba quién eras. No importaba nadie. Sólo que eres de los que van en moto.... Puro espíritu BMW. 

Fotos de 'BMW Motorrad Days 2017. Los mejores días de BMW'

 

Comentarios

Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • *No se mostrará
    • Introduce las palabras
    Generar otra imagen
×

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras condiciones legales, sección "5.8 Cookies e IPs"