Consejos en la compra de una moto de segunda mano

Publicado el 30/07/2014


Vota

0 0

Lo primero es dedicarle tiempo, todo el que sea necesario porque sólo así nos garantizamos acertar con la compra. Es casi imposible que a la primera demos con la moto ideal para nosotros. Esto te obligará tanto a rastrear mucho en Internet como a quedar con varios propietarios de tus motos candidatas. No hay que escatimar tiempo en esto porque sólo el que busca encuentra.

Para ello hay que tener claro la moto o scooter que quieres o necesitas: saber exactamente el uso que le vas a dar, los kilómetros que vas a hacerle y el presupuesto máximo que estas dispuesto a gastarte en tu “nueva” moto. Sólo así sabrás cuál te interesa más en función por ejemplo del mantenimiento, algo muy a tener en cuenta al comprar una moto. También el consumo será determinante en todo esto y para que una moto consuma lo justo, tiene que estar en muy buen estado. Esto nos lleva directamente al siguiente punto en el campo de los consejos de compra de moto. 

Revisar la moto cuidadosamente

Para el que entienda de motos será relativamente sencillo percatarse del estado de la moto y el uso que se le ha dado.

Otro buen consejo en la compra de una moto es revisar el chasis, el basculante y el estado de la cadena. Los neumáticos dan una pista muy fiable del tipo de piloto ya que una degradación del flanco muy acusada querrá decir que es un poco quemadillo, incluso podría ser que hubiese entrado en circuito.

Los frenos también son otro punto a mirar con cuidado para ver si le quedan pastillas. También debemos mirar los discos y repasarlo con el dedo en busca de surcos o marcas que indicarían que pueden estar rayados. Y no nos olvidemos de buscar golpes por si los hubiese en las llantas.

Si el motor tiene buen aspecto mucho mejor porque hay que revisarlo en busca de fugas o golpes por caídas. Echar también un ojo al radiador que no tenga pérdidas visibles.

El kilometraje es muy importante pero lo malo es que se pueden manipular con facilidad. Si te dicen que tiene muy pocos kilómetros pero la matrícula ya tiene unos años, mosquéate. Puede que sea verdad pero mejor mirar partes como por ejemplo los puños a ver qué desgaste tienen. Si están lisos te darán una pista inequívoca de que ésa moto se ha usado mucho aunque el cuentakilómetros diga otra cosa. En este punto revisar también las manetas y lo contrapesos que son muy chivatos a la hora de indicar que ha podido haber una caída.

En el caso de los scooters es importante prestar atención al encaje de los plásticos porque cuando se tiene un accidente importante es complicado que encajen a la perfección, como cuando salió de fábrica.

Igual que en el caso de los puños, unos estribos muy desgastados indican que la moto tiene mucho uso, y si los kilómetros son pocos algo no cuadra. También los avisadores raspados de unos estribos indicarán que, o la moto se ha caído, o su usuario es de los “quemados” que van todo el día con la rodilla por el suelo.

El asiento es otro de lo indicadores del uso de la moto, igual que los puños y los reposapiés. La horquilla también dice cosas si no está bien cuidada y muestra pérdidas de aceite por los retenes.

Es importante arrancar la moto sin hacer falta que estemos subidos en ella y comprobar que aguanta bien el ralentí, suena bien al acelerar suavemente, arranca a la primera y no transmite vibraciones excesivas. 

Prueba la moto

Desconfía de quien no te deje probarla, aunque pueden tener sus motivos porque no es el primer ladrón que aprovecha esta situación para dejar al vendedor sin moto.

En marcha se observan cosas que en parado no es posible como por ejemplo comprobar si el bastidor está descuadrado debido a un golpe fuerte. Para ello cerciórate de que frena de forma equilibrada cuando tires a fondo de la maneta. El tacto de las suspensiones también te darán alguna pista sobre su estado; comprueba que no hagan tope fácilmente.

Por último...

- Verifica que la moto está libre de cargas. Es decir de embargos o multas. Esto lo puedes hacer en Tráfico para quedarte más tranquilo.

- Regatea: es un punto inevitable en toda compra y de hecho muchos anuncios están puestos con un precio al que se prevé hacer una rebaja, dependiendo de la situación. Así que si no presionas no podrás rebajar ése extra que la mayoría acaban rebajando, siempre y cuando tu demanda sea razonable, claro.

- Para evitar cualquier complicación, la entrega del dinero y la moto debe hacerse de forma simultánea. Adelantarlo o retrasarlo puede ser una complicación para el comprador o vendedor.

Fotos de 'Consejos en la compra de una moto de segunda mano'

 

Comentarios

Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • *No se mostrará
    • Introduce las palabras
    Generar otra imagen
×

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras condiciones legales, sección "5.8 Cookies e IPs"