EICMA 2017 y sus novedades: Café para todos en Milán


Vota

0 0

La azafata acaba de comunicar a los pasajeros por la megafonía que el avión que me lleva de Milán a Barcelona, y en el que ya estoy sentado, despegará con una hora de retraso, así que aprovecho para sacarme el portátil y escribir en caliente algunas de las reflexiones que la última edición del salón de la moto más relevante del mundo, el EICMA, ha aparcado en mi mente, las claves de un escaparate internacional donde los fabricantes grandes, medianos y pequeños desvelan esos productos en los que llevan trabajando tiempo, y con los que se la juegan en los próximos años.

Hace apenas unas horas salía por la puerta de la feria italiana... Para que os hagáis una idea quienes no habéis acudido nunca: siete inmensos pabellones con miles de metros cuadrados repletos de una ingente y embriagadora cantidad de motocicletas de nueva factura que a lo largo de 2018 llegarán a los concesionarios de medio planeta; un universo infinito de marcas de accesorios y ropa motorista; una marea humana de profesionales de la industria de las dos ruedas que avanza sin descanso por sus alfombras rojas, con los ojos como platos, fotografiando, comentando, informándose, analizando, compartiendo, viralizando y todos los gerundios que un periodista puede hacer allí metido durante dos días maratonianos.

Me gasté unas 40 tarjetas de visita. Mantuve horas de conversaciones con viejos conocidos y nuevos colegas. Recorrí una media de 12 kilómetros tanto el martes como el miércoles, días exclusivos para prensa y profesionales. “No siento las piernas” es lo único que se me ocurre para explicar el destruido estado físico y mental en el que me encuentro... Pero al mismo tiempo, como una droga, el salón milanés me anestesia con sus recuerdos, pues allí, un apasionado de la moto como un servidor, no hace más que experimentar un continuo éxtasis personal, profesional y existencial. Es trabajo, ok, pero no niego que es un auténtico privilegio y un placer conocer en primicia los nuevos vehículos.

Ahora, después de haberlo publicado todo en Motofan y diversas plataformas en donde ya podéis encontrar la información objetiva de las novedades 2018, intento pensar en el titular que mejor defina esta reciente edición y que resuma las expectativas que tienen los fabricantes de la próxima temporada, y que no es otro que la absoluta rebelión de las neo-Café Racer... 

“Suben en bolsa” las acciones de los faros redondos

Sin duda, ha sido el salón de las 'cafeteras' de nueva hornada. En los últimos años ha estallado esta moda retrospectiva basada en aquellas motocicletas del siglo pasado, revalorizando marcas como Triumph, Harley, Moto Guzzi o Royal Enfield que nunca habían renunciado a la esencia clásica de sus monturas (y que aprovecharon la tendencia para reforzarse), ofreciendo segundas oportunidades a monturas de toda la vida (dígase Yamaha XJR1300 u Honda CB1100) y dando la bienvenida a gamas de nueva generación, como las XSR de Yamaha, las Scrambler de Ducati, o las R Nine T de BMW, las llamadas neo-retro por su combinación de tecnología actual y diseños añejos. El éxito no se hizo esperar y el segmento no ha parado de crecer y crecer...

Tanto que ya prácticamente no queda marca que no haya colocado alguna en su catálogo. Así entendemos el boom de los faros redondos con el que será recordado el EICMA 2017. Honda ha presentado una gama 'Neo Sports Café' -compuesta por la C1000R, la CB300R, la CB125R-, Kawasaki presentó las nuevas Z900RS y RS Café, Husqvarna lanza definitivamente sus Vitpilen y Svarpilen, Royal Enfield avanza con un nuevo motor bicilíndrico que se estrena en dos nuevos modelos (Interceptor y Continental GT), Triumph insiste con una renovada Speedmaster, Benelli se rejuvenece con modelos como las Leoncino 500 y 250, Suzuki desvela su SV650X, Moto Guzzi redobla su apuesta con nuevos acabados de su V7... ¿Qué tienen todas estas motos en común? Efectivamente... Ser moderno pasa por colocar delante del manillar esa óptica circular (se acepta iluminación LED) y por moldear depósitos sinuosos. No hace mucho, todas las naked que querían considerarse actuales, debían instalar faros triangulares, afilados, y exhibir carrocerías agresivas, con amenazantes trazos. Las reglas han dejado paso a los compases, que dibujan motos mirando de reojo a los años 60', 70'... Pero sin dejar de realizar máquinas provistas de tecnología completamente vanguardista. Vintage pero moderno. Retro pero futuristas. Vivimos en la era de los oxímoron sobre ruedas... 

La resaca de la Euro 4

Tras el increíble aluvión de novedades que inundó el EICMA del año pasado debido al paso de la Euro 3 a la Euro 4, y que obligó a todos los fabricantes a adaptar sus catálogos a la nueva normativa europea de contaminación y seguridad que entraba en vigor el uno de enero, se esperaba que esta edición del salón milanés estuviera de resaca. Y así fue. La cantidad de novedades fue mucho menor, y asistimos en la mayoría de los casos a actualizaciones, revisiones, nuevas versiones... Una manera de refrescar la gama sin entrar en fuertes inversiones. Hemos visto la renovación de las Honda Goldwing, Africa Twin, X-ADV; de las Yamaha Tracer 900, MT-09 y MT-07, de las BMW F 750 y 850 GS, de la Kawasaki ZX-10R, de las Triumph Tiger 800 y 1200, las Ducati Multistrada y Monster, KYMCO Xciting 400, Vespas Primavera y Sprint, Piaggio MP3, etc. 

Póker de “estrellas”

A nuestro juicio, más allá de los lanzamientos en clave retro anteriormente citados, los focos de Fiera Rho iluminaron con más intensidad algunos modelos completamente nuevos que emergieron como las 'celebrity' de esta edición, y de las que destacamos cuatro.

Ducati ha apostado fuerte en el segmento de las superbike lanzando su nueva Panigale V4, un motor de cuatro cilindros en V que bebe de toda la tecnología de MotoGP de la casa italiana y está marcado a ser un referente en el segmento de las deportivas 'pata negra'; KTM aporta al olimpo de este año su 790 Duke, una naked explosiva que dará mucho que hablar; Yamaha tiene el honor de aparcar en los concesionarios en 2018 la primera moto de la historia con tres ruedas, dos delanteras (scooters ya había), la Niken, todo un ejercicio irreverente que promete grandes emociones; y BMW amplía su gama de scooters con el nuevo C400X, un conmuter que amplía la cada vez más trasversal gama bávara. 

Fotos de 'EICMA 2017 y sus novedades: Café para todos en Milán'

 

Comentarios

Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • *No se mostrará
    • Introduce las palabras
    Generar otra imagen
×

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras condiciones legales, sección "5.8 Cookies e IPs"

×

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras condiciones legales, sección "5.8 Cookies e IPs"