Noticia

Ganar y ganar; o ganar así: ésa es la cuestiónTres párrafos para un Domingo de Gran Premio


Vota

0 0

El motociclismo español cosechó en Assen un resultado muy diferente al del fútbol en Moscú. Pero no vengo a hablar de eso.

Este domingo de fracaso futbolero, que voy a utilizar con mi estilo ventajista y torticero, para armar (de nuevo) uno de mis particulares argumentos, ha tenido, en otro deporte, el que toca en este medio y el que apasiona a mi parroquia, un ejemplo de actitud totalmente contrario al visto en el fiasco del balón. Los tres de la foto de arriba son mucho más que los pobladores del podio del Gran Premio de los Países Bajos. Pasarán a la historia por ser los tres que se llevaron los honores de una de las mejores carreras de toda la historia de MotoGP. Y se lo merecen porque se lo ganaron en tierras holandesas, precisamente, haciendo lo contrario de los que desertaron en la capital rusa.

La carrera de MotoGP de Assen fue mucho más que un episodio de locura colectiva por parte de un tercio de la parrilla, líder de la clasificación y líderes (también) de sus respectivos equipos de fábrica, incluidos. Nadie se rindió en ninguna curva. Todos se vaciaron para cumplir con una de las "golden-rules", una norma de oro del deporte del motociclismo: la moto que tienes delante es la moto que tienes que adelantar. Aunque el adelantamiento no sea "inteligente" en ese momento. Aunque te juegues tu caída y la de algún rival. Lo que me ha enamorado del deporte del que escribo (y no del otro) es eso, la actitud de los que estaban convocados a comparecer en un Gran Premio. Ellos han hecho afición. Y el tópico que he visto inundando twitter lo compro: hoy ha ganado el motociclismo. Pero me van a permitir, que le dedique el tercer párrafo, el largo, al que ha ganado la carrera. Porque este editorial tiene un titular. Y es por algo. 

Marc Márquez es el deportista de élite que es por su hambre de triunfos. Es indiscutible. Y está revolucionando el deporte en el que compite cada temporada. Hoy se la ha jugado (y le ha salido bien, y se podía haber caído cien veces) en un escenario no propicio por tres razones: porque "debería" haber mirado por conservar el liderato antes de caer en la tentación de aumentarlo, porque Assen era un circuito donde había demasiadas motos que iban mejor que su Honda y porque se ha dado una carrera en la que han aparecido demasiados pilotos con la misma ambición que la suya.
Pero una vez más, Marc ha corrido con el corazón y ha avalado de nuevo mi teoría de lo que tiene, ahora mismo en la cabeza. No se trata de ganar y ganar títulos; que se da por descontado. Marc Márquez los quiere ganar así. Adora ganar así y odia hacerlo como lo hizo en 2016. Y el destino premia su ambición muchas más veces que castiga su osadía.
Olvídense de declaraciones del piloto y observen su actitud ante cada nuevo reto cuando se apaga el semáforo de una parrilla de salida. Y, si les gusta el fútbol, o conocen a alguien que no comprenda el desastre perpetrado este domingo en Moscú, pónganles el vídeo de la carrera de Assen. Y explíquenles, con Márquez; pero también con Rins, con Viñales, con Dovizioso, con Rossi, con Crutchlow y con Lorenzo; lo que significa tener hambre de victoria.

Fotos de 'Ganar y ganar; o ganar así: ésa es la cuestión'

 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"