Invertir en camelina


Vota

0 0

Les aseguro que no había oído hablar en mi vida de la camelina hasta que un conocido, químico especializado en combustibles, me la mencionó hace unos días definiéndola como el cultivo del futuro. Incluso se atrevió a predecir que, como mucho en cinco años, comenzaremos a ver amplias zonas de nuestro campo teñidas del amarillo de esta pequeña -y aparentemente insignificante- planta emparentada con la mostaza.

Están siendo tiempos duros y es normal que aumente el consumo de infusiones, pensé yo en mi ignorancia, hasta que me di cuenta de que mi amigo el químico -que siempre fue un poco raro y tendía a olvidar con frecuencia que uno es de letras... todo el día con sus percloratos y sus hidróxidos...- me miraba con compasión.
Y no era para menos porque resulta que, según algunos expertos, la camelina es el futuro... ¡¡¡de los combustibles!!!
Resulta que la plantita en cuestión, la camelina sativa, es resistente en extremo a sequías y heladas, tiene un ciclo de cultivo muy corto, es barata de producir ya que puede crecer prácticamente en cualquier terreno y de su semilla se extrae un aceite perfecto como compuesto de biocombustibles ya que reduce las emisiones cerca del 60% con respecto a los actuales.
No es una excentricidad hippy. Tecleen “camelina” en su buscador favorito y comprobarán la ingente cantidad de artículos que hablan de ella y las muchas empresas que ya están trabajando en la plantucha de marras. Si se deciden a invertir algunos ahorros y se hacen ricos, mándenme un jamón... ahí lo dejo...

El caso es que la apuesta de las energéticas por la camelina como biocombustible para el próximo cuarto de siglo es definitiva... y se lleva con bastante discreción... como todo lo que tiene que ver con combustibles. Su uso en aviación -como aditivo al queroseno- está en fase de pruebas y se estudia ya su desarrollo para automoción, que podría ser una realidad en 2020.
El "descubrimiento" de la camelina me hizo caer en la cuenta de mi total desconocimiento sobre los nuevos biocombustibles que vienen y me hizo preguntarme cómo se está preparando -si es que lo está haciendo- la industria de la moto para cuando llegue el momento de adoptarlos.
Más allá de lo que tenga que ver con los motores eléctricos -con sus ventajas e inconvenientes; para mí, todavía más de los segundos que de los primeros- no conozco ningún proyecto, a más o menos largo plazo, que se refiera a biocombustibles para la moto. No digo que no existan... digo que no los conozco... y que estaría bien que las marcas comenzaran a hablarnos de ello... hasta donde puedan.
¿Apuestan por los motores híbridos, igual que los automóviles? ¿Por propulsores biodiesel ligeros como los de algunas motos militares? ¿Por biogasolinas?

Honda, por ejemplo, anunció en 2009 el lanzamiento de una moto alimentada por Flex Fuel -capaz de funcionar tanto con gasolina como etanol o la mezcla de ambos- pero se trataba de un modelo utilitario, una CG150, exclusivamente pensado para Brasil y que no ha tenido vuelo más allá del país carioca. También algunas marcas pequeñas han presentado proyectos de motos biodiesel enfocadas a usos profesionales o militares... pero ninguna de las grandes se ha manifestado todavía al respecto.
La razón fundamental para ese silencio es que las marcas, simplemente, no tienen ni idea de por dónde van a ir los tiros y prefieren esperar. Nadie lo sabe, en realidad, así que no se lo podemos reprochar.
Y otra razón muy importante es que no pueden comenzar a hablarnos de biocombustibles y etanoles justo cuando están intentando convencernos a todos de que la moto eléctrica es el futuro, hay que rentabilizar la inversión y demostrar que su apuesta por la electricidad es algo más que un mero argumento de imagen...

 

Comentarios

Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • *No se mostrará
    • Introduce las palabras
    Generar otra imagen
×

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras condiciones legales, sección "5.8 Cookies e IPs"