La guerra de las Highway: Japón contra América


Vota

0 0

Aunque la imagen icónica de la policía norteamericana es la del agente en Harley, la marca de Milwaukee está en minoría en los servicios de uniforme...

La policía descubrió muy pronto las ventajas de la moto como vehículo de patrulla. Permitía pasar por los mismos lugares por los que antes se pasaba en bicicleta, moverse mucho más deprisa y hacerlo además con un poder intimidatorio del que carecían hasta la fecha los agentes. Incluso hoy en día sigue impactando la presencia de un policía detenido junto su potente moto en un arcén.

La primera moto policial norteamericana fue, lógicamente, una Harley-Davidson entregada al Departamento de Policía de Detroit en 1908 aunque todavía no existía ninguna sección motorizada y no se creó hasta 1911.

Pero más allá de su eficacia policial, lo que resulta incuestionable es que el cine y posteriormente la televisión han convertido a las motos blancas y negras de las “Highway Patrol” en un icono más de la carretera estadounidense, junto a los camiones “con morro” Peterbilt, los moteles con parpadeantes luces de neón o los autobuses escolares de color amarillo chillón.

Las marcas se dieron cuenta casi de inmediato del filón que representaban estas máquinas. En primer lugar como negocio; un contrato para suministrar motos a la policía no implica únicamente la venta de un determinado número de unidades sino también el mantenimiento y los recambios durante un montón de años. Pero, también y en algunos casos sobre todo, como imagen de marca. Equipar a las patrullas de carretera con modelos de una determinada marca es un permanente anuncio rodante de fiabilidad... y no hace falta vivir en Utah o Alabama para darse cuenta de ello. En España, todavía hoy, las Sanglas y las BMW son “las motos de la Guardia Civil”.

KawaUSAki

Cuando en 1974 Kawasaki instaló su factoría en Lincoln -Nebraska- sus responsables tenían por delante un reto formidable: conseguir que el celoso público americano “sintiera” las Kawasaki hechas en América como americanas. La verdad es que fueron muy astutos porque de inmediato tuvieron claro que equipar a la policía con sus motos era una inmejorable manera de lograrlo.

Aquello sentó como un tiro a Harley-Davidson que, hasta entonces, disfrutaba de una posición de privilegio en este segmento tan especial de mercado. Sobre todo porque -eran los 70 y se hilaba menos fino en estas cuestiones- las malas lenguas afirman que Kawasaki rozó el “dumping” y vendió por debajo de coste con tal de arrebatarle una porción del negocio.

Fuera como fuese, el hecho es que lo logró, el primer modelo fue entregado a la California Highway Patrol en 1977 y la moto policial más popular en los Estados Unidos fue, durante años, la Kawasaki KZ “Police” tetracilíndrica de 998 cc con refrigeración mixta aire/aceite y una potencia de 88 CV.

De hecho su popularidad fue tal que dio pie incluso a una mítica serie de TV titulada CHIPS que narraba las aventuras de una par de agentes de carretera al manillar de sus Kawasaki.

Si las prácticas comerciales de Kawasaki fueron o no laxas queda para la duda, pero lo que está fuera de ella es que las KZ-P eran rápidas, potentes, baratas de producir y mantener y resistentes hasta extremos legendarios. Se sabe de motores KZ que arrancaron después de haber sido embestidos por un camión o de haber recibido un impacto directo de bala en el bloque central.

Su producción cesó en 2005 aunque todavía se pueden ver muchas en activo que van a parar a manos de ávidos coleccionistas en cuanto van siendo retiradas del servicio.

Más invitados a la fiesta

Que durante tres décadas la unidad policial de carretera más emblemática del país como era la californiana paseara con sus Kawasaki arriba y abajo tuvo un efecto añadido: otras unidades policiales rompieron el tabú de comprar “only american” y máquinas alemanas, japonesas e incluso italianas se unieron a los concursos públicos. De hecho BMW es la marca que -en este momento- vende más motos de policía en Estados Unidos. Su R1200 RTP bóxer de 1170 cc y 109 CV de potencia está presente en más de 225 unidades policiales, incluyendo algunas tan carismáticas como la mencionada California Highway Patrol o el propio servicio de escolta presidencial. Y al margen de la germana podemos encontrar repartidos por los diferentes condados -en mayor o menor medida- modelos de prácticamente todos los grandes fabricantes, ya que todos disponen en sus catálogos de versiones adaptadas para uso policial: desde Honda con la impresionante ST 1300P a Yamaha con su FJR 1300P y hasta Moto Guzzi ha logrado penetrar en este peculiar mercado con su preciosa California 1400. Incluso resulta cada vez más frecuente ver en las grandes ciudades norteamericanas a los policías patrullando por el centro en scooters; una imagen habitual desde hace años en Europa y Asia pero todavía novedosa para muchos americanos.

La respuesta de Milwaukee

Obviamente Harley-Davidson no se quedó quieta ante este inesperado cambio de escenario pero la guerra comercial por equipar a la policía tuvo su punto álgido a principios de los 80 y no pilló a la casa americana en su mejor momento económico. Cuando quisieron recuperar el terreno perdido era demasiado tarde y la mayoría de cuerpos policiales importantes tenían ya contratos firmados con BMW, Honda, Yamaha o la propia Kawasaki.

En Milwaukee decidieron entonces utilizar una carta que siempre es ganadora en el país del Tío Sam: el patriotismo. Y hacerlo, además, en un juego en el que resultan imbatibles: el de la carga simbólica y la imagen. De acuerdo... quizás sus motos no podían competir en prestaciones o agilidad con europeas o niponas pero sus Electra Glide y sus Road King eran y siguen siendo las motos más reclamadas para servicios de protocolo y acompañamiento de Monarcas y Jefes de Estado de todo el mundo.

El mensaje era claro... Y eficaz: mientras en Europa los más altos mandatarios consideraban un honor ser escoltados por Harleys, en América se las reemplazaba por europeas y japonesas.

Era cuestión de tiempo y paciencia que la idea calara y los concursos fueran llegando porque, ¿qué americano de bien no quiere que su policía parezca más americana y más patriota que la del vecino?

La estrategia dio resultado y buena prueba de ello es que en 2014 -aunque sin renunciar a sus prácticas BMW, que una cosa es el patriotismo y la otra la realidad del servicio en la carretera- la referente California Highway Patrol decidió, claramente por imagen, encargar de nuevo a Milwaukee 121 unidades de Harley-Davison para “servicios especiales”.  

Fotos de 'La guerra de las Highway: Japón contra América'

 
Da tu opinión

Comentarios (1)

  • Angeluxe
    Angeluxe 25-11-2017

    Ni que decir tiene que ambos paises fabrican motos fiables e imponentes pero en este caso en concreto, America fabrica las mas fiables e imponentes.

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"