La tentación de la grandilocuencia


Vota

2 0

Decir de un determinado personaje que “es el mejor de la historia” nunca me ha gustado. No ignoro que es eficaz como titular -igual que lo del “partido del siglo”... aunque se juegue cinco veces al año- pero es una muletilla de la que huyo como profesional del periodismo. No es una cuestión de gusto o estilo; es que me parece conceptualmente falsa. La palabra “historia” incluye pasado, presente y futuro y exige precaución...

Todo líder es fruto de un tiempo, una circunstancia y una tecnología concretas y extrapolar sus resultados fuera de ese tiempo, esa circunstancia y esa tecnología es tan absurdo como pretender que hoy los ejércitos de Alejandro Magno seguirían usando lanzas o que Leonardo despreciaría los ordenadores para diseñar sus locos vehículos.
¿Fue Napoleón mejor estratega que Julio César o que Rommel?
Porque, claro, el romano no conocía la artillería... y no quiero ni pensar lo que hubiera sido capaz de hacer el pequeño corso con los aviones o los carros de combate modernos de los que dispuso “el zorro del desierto”.
Imposible responder ¿verdad?
Todos ellos fueron consumados maestros en el arte de la guerra QUE LES TOCÓ VIVIR.
Uno ve jugar a Messi o a Cristiano y tiene toda la impresión de que Pelé sería hoy, como mucho, un buen falso delantero o un buen mediapunta para un equipo de primera división... pero poco más. ¿Le quita eso razones para ser considerado uno de los más grandes del balompie?
En absoluto; Edson Arantes do Nascimento fue un genio incomparable del fútbol QUE LE TOCÓ VIVIR.
Julius Erving, el hombre que revolucionó el baloncesto y lo convirtió en el espectáculo que es hoy, sería un segundón condenado al banquillo frente a otros monstruos de la NBA del siglo XXI como LeBron James o Kobe Bryant.
¿Hay que borrar, entonces, el nombre del “Doctor J” de la lista de los mejores baloncestistas de la historia o debemos seguir considerándolo un referente del basket QUE LE TOCÓ VIVIR?

Toda esta perorata viene a propósito de una expresión que, estos días, escucho y leo repetida en infinidad de ocasiones y que asegura que Marc Márquez está llamado a ser el mejor piloto de motos la historia. Así, sin más matices: “el mejor piloto de motos la historia”.
Los españoles -ya lo sabemos- somos así de grandilocuentes pero conviene prudencia ante una afirmación, además, algo arriesgada... teniendo en cuenta las veces que ya la he escuchado antes de Hailwood, de Spencer, de Rossi, de Tarrés...
No me malinterpreten; yo también alucino con el de Cervera y le considero un talento natural superlativo de esos que surgen una vez cada muchos años.
La cosa no va por ahí.
Y digo más; salvo accidentes o averías, Marc se va a aburrir de ganar Mundiales.
Sin embargo -y pese a eso- jamás diría de él que está llamado a ser el mejor de la historia.
Por respeto a los demás pilotos -pretéritos, presentes o venideros- y porque la afirmación no resiste un mínimo contraste con la realidad.
Todos creímos que, después de Freddie, no habría nadie más. 
Y hubo un Valentino.
Y que después de Valentino no llegaría nadie mas en décadas. 
Y llegó Marc Márquez.
Y después de Márquez, llegará también otro.
Es la inexorable ley del deporte.

De todos los hombres que forman la presente parrilla de MotoGP, tengo claro que -probablemente- sólo Valentino Rossi y Jorge Lorenzo podrían competir con garantías sobre una de esas salvajes 500 de los 90. (De hecho, Valentino ya lo hizo y ganó el título con aquella preciosa Nastro Azzuro).
Y Jorge Lorenzo, por su estilo, también se adaptaría a aquellas locas 2T. El resto -incluido Marc Márquez- no durarían dos vueltas encima de la moto. Unos por falta de aptitudes y otros, como el de Cervera, porque -a pesar de su talento imperial- no podría hacer con una NSR 500 lo que hace con su RC214V. Esa moto, simplemente, no lo aceptaría.¿Lo convierte eso en un piloto peor que Doohan o Schwantz?
¡¡¡Pues por supuesto que tampoco!!!
Márquez es el mejor piloto del Mundial QUE LE HA TOCADO VIVIR.
Ni más ni menos.
Tiene la moto que tiene, corre en los circuitos que corre y contra los rivales que le han tocado.
Exactamente igual que a los pilotos de todas las épocas.
En el Campeonato del Mundo de Velocidad siempre se ha ido todo lo máximo de deprisa que se podía con esas mecánicas e infraestructuras.
El resto es deporte-ficción y comparaciones extemporáneas que son divertidas como debate entre amigos y delante de unas cervezas pero carecen absolutamente de sentido si se pretende hacer con ellas un análisis más serio.

 

Comentarios (3)

  • KTM300
    KTM300 22-10-2014

    Bueno, no sé, a mi me parece bastante sencillo. Basta con utilizar criterios objetivos. El mejor piloto de la historia será aquel que más mundiales haya ganado, o el que más carreras haya vencido, o el que más puntos haya obtenido o una combinación de todos estos criterios. No hay mucho más. En cualquier caso, si bien es cierto que lleva camino, a Márquez aún le queda bastante para ser el mejor piloto de la historia.

  • Santiago
    Santiago 22-10-2014

    Me parece un artículo de opinión bastante razonable.

  • Manuel
    Manuel 22-10-2014

    No me parece un artículo de opinión razonable... me parece fantástico.
    Pocas veces se consigue leer un artículo con una raciocinio de este calado...
    Enhorabuena.

Añadir un comentario

  • *No se mostrará
    • Introduce las palabras
    Generar otra imagen
×

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras condiciones legales, sección "5.8 Cookies e IPs"