Noticia

Las mejores motos custom del mercado'BORN TO BE WILD'

Publicado el 20/11/2014


Vota

0 0

En el universo de la motocicleta hay mucho de estilo de vida, y entre los tipos que marcan tendencia sin duda el “custom” es la expresión más clara de individualismo.

Si tu moto no tiene porqué ser la más rápida, ni la más grande ni tan siquiera la más cómoda, pero tiene que hablar de cómo eres sin que te bajes de ella es muy posible que lo tuyo sea el estilo custom. No es fácil definir en qué consiste “el custom”, más que un estilo se trata de una corriente formada por distintas interpretaciones del concepto de la moto como parte integrante de la personalidad de su conductor. En general podemos decir que una moto custom está pensada para tomarse las cosa con calma, sentir lo más intensamente posible el contacto con el entorno y como no para llamar la atención, con detalles en ocasiones extravagantes e innecesarios pero que “molan”.

Un poco de historia…

Para entender el fenómeno custom hay que volver la vista atrás y retrotraernos a mediados del Siglo XX, cuando los veteranos norteamericanos que volvían de luchar en la II Guerra Mundial y más tarde de la guerra de Corea no eran bien asimilados por la sociedad civil, donde no sólo se sentían fuera de lugar sino que además tenían la impresión de que en vez de tratarles como héroes la gente les miraba con recelo, como temiendo que aquellos hombres acostumbrados a matar, ver morir y sufrir terribles situaciones límite pudieran hacerles daño. Y lo cierto es que una pequeña parte de ellos no fueron capaces de reintegrarse en la sociedad. La rutina les consumía como un veneno y acabaron formando pandillas con un estilo de vida semi-nómada, viviendo de las pensiones militares y dedicándose a pasar el rato con las tóxicas diversiones a las que se acostumbraron en los constantes conflictos bélicos en los que se veían envueltos los Estados Unidos.

Formaron pandillas bien organizadas, heredando en cierto modo las estructuras de funcionamiento aprendidas en el ejército, con jerarquías y mandos. Pero en vez de servir para hacer las cosas bien, las empezaron a utilizar para hacer las cosas mal… Así nacieron los motoclubs fuera de la ley, cuya forma de vida se basaba en el vicio y en gestionar negocios ilícitos para sufragar su estilo de vida. Sus motos, como ellos, también habían hecho la guerra: las viejas Harley-Davidson (en su mayoría) subastadas a buen precio por el ejército al final de los conflictos eran sus monturas ideales, y cuando lo que adquirían era un montón de hierros maltratados acababan arreglándolas mezclando piezas de diversa procedencia. Y así nacieron las “chopper”, algo así como el fruto de cortar, arreglar y juntar piezas.

A las primeras chopper sus rebeldes propietarios las quitaban todo lo que sobraba: nada de adornos o embellecedores ni detallitos fuera de lo estrictamente necesario para rodar. Ese estilo se fue modificando con el tiempo según las tendencias que el movimiento iba adoptando, pasando por las inmensas horquillas de enorme lanzamiento a finales de los 60, muy poco prácticas desde el punto de vista dinámico pero integradas en las corrientes hippies y en sintonía con el rechazo a la guerra de Vietnam, cuyos veteranos una vez más ayudaron a engrosar las filas de los grupos de motoristas. Hay que destacar no obstante que por aquel entonces ya no todos los hombres custom eran forajidos ni herederos de los cuatreros del viejo oeste. La tendencia se había convertido en moda, y las pandillas de motoristas fuera de la ley no constituían más que una reducida minoría, “el 1% de todos los motoristas”, se defendía la AMA (American Motorcyclist Asociation) de las acusaciones desde diversos medios de comunicación… con tanto éxito que los motoclubs más peligrosos hicieron suyo el eslogan e incluso hoy en día lucen ese 1% en sus chalecos. Si no perteneces a uno de estos grupos mejor que no te lo pongas si no quieres meterte en líos, por cierto.

Las motos custom más interesantes del mercado

Actualmente hay una enorme oferta de motos custom que cubren un amplio abanico de necesidades, en todas las cilindradas y precios. Su postura de conducción relajada y bajo asiento las hace ideales para quienes quieren una moto tranquila y agradable de conducir. Hagamos un repaso a los modelos más representativos del mercado:

Daelim Daystar FI Black Plus 125

125 cc.

12 CV

Inyección electrónica

2.249 euros

Empezando por las pequeñas 125 que se pueden conducir con carnet de coche nos quedamos con esta Daelim Daystar, que representa a la perfección las virtudes de una sencilla y cómoda moto urbana asequible para cualquier conductor, adornada con detalles atractivos y una línea de moto más grande. Su decoración eminentemente negro mate sustituye a los cromados, una tendencia bastante generalizada hoy en día. La mecánica es de lo más sencilla pero también robusta, y no obstante cuenta con alimentación por inyección electrónica que ayuda a mantener unos consumo muy bajos. Sus 12 caballos son suficientes para ir y venir incluso por autovías en trayectos no muy largos.

Leonart Daytona 125

125 cc.

15 CV

4 válvulas

Refrigeración líquida

3.760 euros

La marca catalana Leonart ofrece motos especiales, con un toque artesanal y de calidad impropio de su pequeño tamaño y de hecho sus motos llaman a confusión en este sentido por su empaque y acabados. La Daytona está disponible en cilindradas de 125 y 350 cc. La pequeña de ellas dispone de un motor muy moderno, fabricado por Piaggio y dotado de doble árbol de levas, cuatro válvulas y refrigeración líquida. Su potencia es de 15 caballos. Aunque no se trate de una custom básica y sencilla como otras 125, lo que evidentemente se refleja en el precio, es imposible ser más exclusivo a no ser que podamos aspirar a máquinas mucho más poderosas y caras.

Hyosung Aquila GV 250i

250 cc.

25 CV

Bicilíndrica en V

Inyección electrónica

3.329 euros

Entre las custom de baja cilindrada las Hyosung merecen una mención especial. No son novedad en absoluto, de hecho llevan ya unos cuantos años a la venta, pero son de los pocos en ofrecer actualmente motores bicilíndricos en V desde tan sólo 125 cc. Hemos elegido la 250 como representante de la gama, pero la Aquila está también disponible en versiones de 125 y 650 cc. En todos los casos con una fiabilidad de sobra probada y acabados más que convincentes para su precio.

Harley Davidson Street 750

750 cc.

60 Nm de par

Bicilíndrica en V

Inyección electrónica

7.300 euros

La gran novedad de la temporada pasada llegó de la mano de la legendaria Harley-Davidson. Con la Street 750 el mítico fabricante se adentró en el mundo de las custom de peso medio, abriendo el abanico de opciones para que más motoristas puedan acceder a la leyenda americana, ya que se puede conducir con carnet A2. Estrena un motor clásico en configuración, por supuesto un V2, pero moderno en tecnología. Con refrigeración líquida, doble árbol de levas e inyección electrónica el Revolution X, que es como se denomina, puede considerarse de lo más interesante en su cilindrada, porque además el precio sorprendentemente juega a su favor.

Yamaha XV 950R

Bobber

80 Nm de par

Bicilíndrico en V a 60º

5 velocidades

9.599 euros

La marca de los diapasones lo tenía claro. Después de décadas construyendo excelentes pero poco carismáticas motos custom, réplicas de calidad pero sin personalidad de las motos americanas, había que dar un nuevo rumbo a su particular interpretación del concepto con un modelo que recordase por estilo y tradición a las de siempre pero que actualizase el contenido estético y dinámico típico de la categoría. Así nació la XV 950R, una moto estilo “bobber”, que no abusa de cromados y sugiere un estilo dinámico y juvenil, en cierto sentido hasta “deportivo” y sobre todo supone un soplo de aire fresco. Nacida para ser transformada, se trata de una de las custom ideales para quienes valoren una estética a la última.

Triumph America

865 cc.

61 CV

72 Nm de par

Bicilíndrico en línea

9.396 euros

No se le puede pedir más personalidad a esta moto dotada de motor bicilíndrico en línea que “pasa” de seguir los cánones de la categoría. Máxima calidad en los acabados y referencias clásicas no sólo al mundo custom sino también a la tradición de las motos inglesas, como el propio motor, identificable inmediatamente como Triumph, y detalles como las almohadillas para las rodillas en el depósito. Existe una versión LT dotada de parabrisas y alforjas para disfrutar al máximo de viajar a ritmo custom.

Harley-Davidson Sportster Seventy-Two

1.200 cc.

96 Nm de par

Rueda delantera de 21”

ABS de serie

12.400 euros

La representante de las auténticas chopper en la actual gama Harey-Davidson, esta atractiva Seventy-Two destaca por su peculiar y estrecha rueda delantera de 21 pulgadas. Derrocha personalidad por los cuatro costados, especialmente si está decorada con la exclusiva pintura metal-flake, caracterizada por un metalizado de partículas especialmente gruesas que generan un efecto de destellos muy llamativo. Tanto el motor como el bastidor es el de las Sportster en cilindrada 1.200, con cinco velocidades y buenas dosis de par, competente tanto en carretera como en ciudad, aunque con un depósito diminuto con menos de 8 litros de capacidad las paradas para repostar en viajes largos pueden ser un poco engorrosas.

Suzuki Intruder C1500T

1.500 cc.

Bicilíndrico en V a 54º

Llanta delantera de 17”

363 Kg.

Maletas y parabrisas de serie

13.499 euros

Su negra apariencia nos recuerda una vez más que los cromados ya no están tan de moda, aunque por lo demás es una custom cruiser y pensada para viajar muy clásica. Es una moto perfecta para realizar viajes a ritmo tranquilo, pero en la más absoluta comodidad. Su llanta delantera de 17 pulgadas ofrece la agilidad que necesita una moto que en orden de marcha está en torno a los 400 kilos. La gama Intruder de Suzuki es una de las más valoradas desde hace décadas en el mundo del “custom japonés”, y esta enorme moto no deja de ser la opción intermedia: por encima de ella hay una Intruder 1800 si esta se queda corta…

Victory Vegas 8 Ball

1.731 cc.

Bicilíndrico en V

Horquilla invertida

Amortiguador central trasero

12.900 euros

La marca creada por Polaris Industries para hacer la competencia a Harley-Davidson no ha perdido atractivo pese a la llegada de la mítica Indian al mismo grupo industrial. Victory representa un estilo más iconoclasta y esta Vegas 8 Ball con su negra decoración, asiento monoplaza de serie y gran motor de vigorosa respuesta sorprenderá a quien tenga la suerte de probarla. Tiene un comportamiento dinámico por encima de lo habitual en la categoría custom, unos acabados de calidad y una manejabilidad inusitada para su tamaño. Una moto muy interesante, que además es la más económica de la marca sin ser por ello inferior a su competencia… quizá todo lo contrario.

Triumph Rocket III

2.300 cc.

Tricilíndrico en línea

221 Nm de par

18.995 euros

Es la moto con mayor cilindrada del mercado y lo consigue con sólo tres cilindros en línea y cigüeñal en posición longitudinal, una colosal máquina excesiva en todo, tanto en peso (330 kilos), como en tamaño (2,5 metros de longitud) como en rendimiento, con 140 caballos de potencia máxima pero sobretodo nada menos que 221 Nm de par, una cifra que permite rodar con ella sin preocuparse del cambio de marchas. Pero pese a lo que pueda parecer la Rocket III es una moto muy agradable de conducir, con una manejabilidad razonable y extraordinaria suavidad… a no ser que quieras enroscar el puño, claro. Totalmente diferente a cualquier otra, hay dos versiones, Roadster con doble faro y Touring con clásico parabrisas envolvente, maletas laterales y respaldo para el pasajero.

Moto Guzzi California 1400

1.400 cc.

Bicilíndrico en V

120 Nm de par

Transmisión por cardán

18.999 euros

La Moto Guzzi California fue una de las primeras “custom” creadas fuera de los Estados Unidos, si bien su propia génesis tuvo lugar a petición del importador estadounidense de la marca, para servir en los cuerpos de policía del país de las barras y estrellas. El éxito de la California la convirtió en un modelo fijo de la marca desde principios de los años 70 y hace tan sólo dos temporada recibió un cambio completo, manteniendo el espíritu pero modernizando todo el contenido, tanto estético como tecnológico. La nueva California 1400 es por tanto una moto de última generación que conserva la clásica arquitectura del bicilíndrico de Mandello del Lario pero incorpora alta tecnología para seguir siendo diferente y al mismo tiempo exquisita por comportamiento de bastidor y respuesta del poderoso motor. Para pasear en los bulevares se ofrece la versión Custom, mientras que para un público más rutero la Touring es perfecta por sus maletas, amplio asiento y generoso parabrisas.

Harley Davidson V-Rod

1.250 cc.

Bicilíndrico en V

115 Nm de par

Refrigerada por agua

4 válvulas por cilindro

20.250 euros

Cuando hace ya más de 10 años Harley-Davidson presentó la V-Rod muchos pensaron que sería el principio del fin del clásico “big twin” refrigerado por aire, pero no ha sido así ni mucho menos. Su difusión ha sido siempre bastante limitada y parece no encajar del todo con las preferencias del público objetivo de la marca de Milwauke e. No obstante ahí sigue como una de las motos más refinadas y sofisticadas de la legendaria marca, y como muestra de lo que H-D es capaz de hacer en materia tecnológica. Una custom con un acento deportivo que llama la atención allá por donde pasa tanto por estética y sofisticación como por calidad de fabricación. ¡Y que corre mucho!

Kawasaki VN 1700 Voyager Custom

1.700 cc.

Bicilíndrico en V

136 Nm de par

Refrigerado por aire

4 válvulas por cilindro

21.450 euros

Perfecta representante de una de las más pujantes corrientes custom que llegan desde los Estados Unidos, esta gran y turística custom es una auténtica “bagger”, estilo de moto caracterizado por las maletas laterales rígidas, un carenado frontal envolvente pero bajo para proteger el pecho pero sentir el viento en la cara y todo el equipamiento de confort posible. Sus casi 400 kilos de peso en vacío no son problema para un motor de casi 1.700 centímetro cúbicos. 

Harley-Davidson Softail Slim

1.700 cc.

Bicilíndrico en V

Refrigerado por aire

Distribución por varillas y balancines

132Nm

Falso bastidor rígido

21.000 euros

El bastidor Softail fue una gran idea de los años 80 y supuso el relanzamiento de Harley tras unos años de pobres ventas. Si característica más destacada es que parece que no tiene amortiguación trasera, pero en realidad esconde dos amortiguadores inferiores que quedan ocultos tras los escapes. Un detalle estético que dio en la diana y sigue siendo santo y seña de la marca, que sitúa la gama Softail en el corazón de su catálogo. Entre las muchas variaciones disponibles encontramos la Slim, una de las más clásicas y bonitas a nuestro juicio, moto que nunca pasará de moda por su estética equilibrada y bien definidas proporciones. El motor es la última evolución del “big block” con 1.688 cc, inyección electrónica -por supuesto- y un funcionamiento rudo como su sonido en apariencia, pero ajustado en su punto exacto para ofrecer las sensaciones que caben esperar de él sin menoscabar la suavidad y progresividad de su interminable respuesta desde el más bajo régimen. 

Indian Chief

1.800 cc

Bicilíndrico en V

Refrigerado por agua

156 Nm de par

24.795 euros

Tras la adquisición de “la otra” marca americana clásica de motocicletas por parte de Polaris, que ya tenía su propia marca de nuevo cuño Victory, Indian se ha convertido en un duro rival de las motos de gama alta de Milwaukee por calidad de fabricación, acabados, detalles, equipamiento y por supuesto tradición. Su estética tira claramente de diseños vintage, pero no nos engañemos, detrás se esconden altas dosis de tecnología para convertirla en una moto dotada de sistemas de ayuda a la conducción como el control de crucero o el sistema ABS así como una gestión del motor muy sofisticada que convierte su precioso bicilíndrico refrigerado por aire en un propulsor suave pero enérgico, creado para ser el mejor de la clase.  

Honda Goldwin F6B

1.800 cc.

6 cilindros horizontales

167 Nm de par

Transmisión por cardán

Completo equipo multimedia

25.749 euros

Hasta la turística por excelencia, la Honda Goldwing, se apunta a la moda “bagger” con esta versión F6B de parabrisas recortado, maletas laterales estilizadas y sin baúl posterior para hacer que su línea resulte más esbelta. El origen de la Goldwing está en Estados Unidos, país en el que se fabrica para todo el mundo, y por ello no es de extrañar que la marca del ala dorada haya decidido lanzar esta versión pensando en el mercado americano, aunque también está a la venta en Europa.

Fotos de 'Las mejores motos custom del mercado'

 

Comentarios

Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • *No se mostrará
    • Introduce las palabras
    Generar otra imagen
×

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras condiciones legales, sección "5.8 Cookies e IPs"