Noticia

Polaris inaugura su primera fábrica en EuropaEl fabricante de Indian y Victory se instala en Polonia


Vota

0 0

La empresa americana Polaris Industries Inc. acaba de poner en funcionamiento en la localidad polaca de Opole su primera fábrica en suelo europeo, unas modernas instalaciones que se encargarán de producir vehículos off-road. Las motocicletas Indian y Victory seguirán fabricándose exclusivamente en las plantas de Norteamérica.

Una apacible y pequeña ciudad del sur de Polonia llamada Opole se ha convertido en el nuevo punto estratégico europeo para el gigante Polaris, grupo empresarial estadounidense conocido por fabricar una completa gama de vehículos todo terreno tales como quads, side-by-side o motos de nieve, así como las motocicletas Victory y, más recientemente, las renacidas Indian. Esta nueva factoría es la primera de Polaris en el viejo continente y tendrá como cometido producir hasta 35 modelos de su gama y distribuirlos por la llamada zona EMEA, es decir, Europa, Oriente Medio y África (EMEA). 

Esta nueva línea de montaje polaca, sin embargo, no recibirá el encargo de la construcción de motocicletas Indian o Victory, que seguirá centralizada en las plantas estadounidenses con el propósito de seguir conservando su sello 'Made in America'. A Opole, Polaris derivará inicialmente tan sólo la fabricación de ATV's y vehículos side-by-side, como los Ranger o los RZR. "Con un objetivo declarado de cubrir un tercio de las ventas totales de la compañía fuera de Norteamérica, las instalaciones de Opole son una piedra angular en nuestros planes de crecimiento internacional, ya que proporcionan un incremento de nuestras capacidades y de nuestra presencia localizada que nos permite ofrecer la mejor experiencia posible para nuestros clientes en toda Europa, Oriente Medio y África", dijo Scott Wine, presidente y CEO de Polaris, durante la inauguración celebrada el pasado 23 de septiembre en el interior de la nueva planta, que se levantó de la nada en apenas 12 meses – desde agosto de 2013 a septiembre de 2014- sobre unos terrenos de más de 12 hectáreas, conformando unas imponentes y modernas instalaciones que cuentan no sólo con el edificio de la fábrica si no también con una pista de pruebas de 2.500 metros.  

Tras las fallidas negociaciones con la Generalitat de Cataluña y el Grupo Sesé para ubicar esta nueva sede de Polaris en las antiguas instalaciones de la fábrica de Yamaha en Palau de Plegamans (Barcelona), el grupo americano dirigió sus miradas a esta localidad polaca dada su buena posición geográfica y cercanía con uno de sus principales compradores de vehículos todo terreno y motos de nieve: Rusia. La ciudad catalana, por tanto, no fue la afortunada y Polaris se llevó los “bártulos” a Opole, en donde realizó una inversión de más de 50 millones de dólares y creó 150 puestos de empleo -más otros 150 que prevé crear a lo largo de 2015-. Este medio ha tenido el privilegio de ser invitado a visitar las nueva planta polaca y atestiguar la gran apuesta de Polaris en suelo europeo: las instalaciones de 32.500 metros cuadrados han sido equipadas con la más avanzada tecnología y, aunque en la actualidad tiene una capacidad de fabricación de 40.000 vehículos anuales, han sido concebidas con un diseño que permita la ampliación del equipamiento para llegar a duplicar esta cifra en caso de que la demanda aumente. 

Además de los departamentos de Almacén, Soldadura, Pintura, Mantenimiento, Ensamblaje y Control de calidad, cuentan con uno de I+D que permite proceder con las pertinentes homologaciones de los vehículos a las normativas europeas. Sus responsables nos comentaban que, posiblemente, en un futuro este departamento pueda diseñar y desarrollar productos específicos para el mercado europeo. "Con nuestros recursos de ingeniería y fabricación en Polonia, vamos a ser capaces de desarrollar y fabricar productos específicos para este mercado. Vamos a reducir los tiempos de entrega y ofrecer un mejor servicio al cliente", declaraba Suresh Krishna, vicepresidente de Europa, Oriente Medio y África, que además reconocía que prácticamente la totalidad de componentes usados en los procesos de fabricación los adquirirán a proveedores europeos, con todos los beneficios que eso conlleva para la región. Asimismo, la nueva cadena de montaje permitirá a las filiales de cada país acceder a un sistema informático interno que facilite la petición de stock sobre la propia producción, recortando así los plazos de entrega y optimizando todos los procesos de distribución y venta. 

LO QUE NOS PERDIMOS

Ha sido una lástima que finalmente Polaris no haya desembarcado en Barcelona. Los responsables del conglomerado americano, que en 2013 facturó unos ingresos superiores a los 3.800 millones de euros, tenían en las instalaciones de la antigua fábrica de Yamaha en Palau de Plegamans una de sus opciones predilectas para ubicar su primera línea de montaje en Europa. Sin embargo, las negociaciones no llegaron a buen puerto y finalmente se decantaron por Opole, una localidad en la que, como explicábamos anteriormente, la firma americana acaba de invertir 52 millones de dólares y va a crear más de 300 empleos directos -y muchos más indirectos-... sin necesidad de entrar a explicar el fuerte impulso económico que este desembarco supone para la región. 

Los directivos de Polaris Industries, a través de su filial en España, habían intentado en un principio llegar a un acuerdo con la Generalitat de Catalunya para adquirir las instalaciones barcelonesas, un interés que además de satisfacer los planes estratégicos de Polaris daba salida a la complicada situación de los 350 ex-trabajadores que Yamaha dejó tras el cierre de su planta. Sin embargo, la compañía americana no encontró en los despachos institucionales el amparo y facilidades que intermediasen en un acuerdo con la casa japonesa de motocicletas, que finalmente cerró el trato con la empresa logística Grupo Sesé, dueña en la actualidad de la factoría de Palau de Plegamans. De esta manera, Polaris se vio obligado a cambiar de interlocutor y empezar a negociar con Grupo Sesé, que le ofreció unas condiciones en régimen de alquiler. A los señores de Polaris no les convenía el contrato y decidieron coger las maletas y trasladarse a la remota localidad polaca.    

 

Comentarios (1)

  • lok
    lok 01-10-2014

    Mentira,tuvieron miedo por la independencia,ya que quedarían fuera de la Unión Europea

Añadir un comentario

  • *No se mostrará
    • Introduce las palabras
    Generar otra imagen
×

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras condiciones legales, sección "5.8 Cookies e IPs"