Tito Rabat, un campeón ejemplar

Publicado el 26/10/2014


Vota

0 0

Tito Rabat se proclamaba Campeón del Mundo de Moto2 en Malasia tras una temporada brillante. El piloto barcelonés conseguía así el premio por el que había luchado desde pequeño. Su trabajo, su determinación y su constancia se convirtieron en los ingredientes principales en su evolución hasta lograr un título más que merecido.

Cruzó exhausto la meta del circuito de Sepang. No sólo se debía al asfixiante calor malayo, también reflejaba el incesante trabajo que se escondía detrás de un premio que había perseguido con insistencia.

Tito es tímido y humilde. Alguien muy exigente consigo mismo, un currante. Su vida no se concibe sin una moto cerca. Es piloto del Mundial de Motociclismo desde 2007, un profesional, pero para él el motociclismo no es una profesión sino una forma de vida. “Tito es un loco del motociclismo”, así lo define el mismísimo Valentino Rossi, alguien que de pasión por las dos ruedas sabe bastante. Tras esa forma de vida, como en el caso de todos los pilotos, se esconde un sueño. Ese que sólo unos cuantos elegidos saborean. Ese que otros rozan y anhelan. Ese que Tito Rabat cumplió en Sepang; él ya es Campeón del Mundo.

Y lo es después de una carrera deportiva difícil. Todo aquel que ha trabajado con él en el paddock coincide en señalar su evolución a lo largo de los años, algo que ha conseguido sobre todo a base de trabajo. La ecuación hacia la victoria sólo se entendía así, luchando para conseguirla. Durmiendo en una roulotte al lado del circuito de Almería y rodando día tras día con una CBR 600, su compañera en el trazado andaluz antes de que esta temporada el Marc VDS le proporcionase una Kalex para sus constantes entrenamientos. Sacrificio en la soledad, éxito entre la muchedumbre.

De padre joyero, Tito es un diamante que aprendió a pulirse a sí mismo. No era el que más brillaba cuando empezó, quizá porque estaba a la sombra de otros compañeros de su generación como Espargaró, Márquez o Redding, pero sabía perfectamente la fórmula que debía seguir para poder llegar a la cima. El objetivo era superarse a sí mismo para acabar posteriormente superando a los demás pilotos de la parrilla de Moto2.

Deslumbró con un podio en su cuarta carrera en el Campeonato del Mundo –China 2007–, pero le costó encontrar el punto de lucidez exacto. Tardó tres años volver a subir al podio y cuando dio el salto a Moto2 en 2011 saboreó el champán con cuentagotas. Llegó entonces el momento de la verdad; un paso adelante con el Pons Racing en 2012 para dar un salto de gigante al año siguiente. La temporada 2013 descubrió una versión de Rabat que hasta entonces era desconocida. Ganó tres carreras y luchó por el título pese a que los focos en aquella temporada apuntaban a su compañero de equipo.

Buscó cambiar el rumbo hacia un equipo que apostó fuerte por él para hacerse con el número 1 de la categoría. Con la firmeza que le caracteriza, arrancó la temporada dejando clara su intención de ser campeón. Era el favorito y tenía que reafirmarlo, estaba ante su gran oportunidad. Con 10 poles, siete victorias y un total de 13 podios certificó el objetivo de la temporada. Mientras tanto no cesaba su rutina en Almería entre Grandes Premios, ni los entrenamientos con los Márquez. Algo que junto a la excelente atmósfera que ha creado con el Marc VDS, su círculo más cercano y la labor con su psicóloga deportiva Eva Molleja, ha constituido un cóctel con los complementos perfectos para un éxito del que Rabat es, sin lugar a dudas, el mayor responsable.

Atravesó la línea de meta en Malasia con los brazos en alto y saboreó el sueño que había perseguido desde pequeño. Un premio más que merecido. Tito estaba tocando el cielo, el lugar desde el que Cuca, su madre, ha empujado carrera a carrera para ver a su hijo llegar a lo más alto y convertirse en lo que ya es, un campeón ejemplar

Fotos de 'Tito Rabat, un campeón ejemplar'

 

Comentarios

Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • *No se mostrará
    • Introduce las palabras
    Generar otra imagen
×

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras condiciones legales, sección "5.8 Cookies e IPs"