Noticia

Venía pensando en la motoEFERVESCENCIA SPORT Y TOURER


Vota

0 0

Con la llegada del otoño, los proyectos ya maduros de los fabricantes de motocicletas comienzan a soltarse de las ramas. Es la época de cosechas, cuando las novedades caen con un suave balanceo sobre el suelo de Milán creando un mediático manto de expectación. Allí, en la ciudad italiana, cada primera semana de noviembre se dan cita en el salón de la moto más influyente del planeta, el EICMA, las principales marcas de la industria de las dos ruedas para mostrar sus recién nacidas motos y scooters.

Cámara, bolígrafo y tarjeta de visita en mano, durante dos maratonianas jornadas miles de periodistas provenientes de todo el mundo se “patean” los ocho inmensos pabellones, corriendo si hace falta para llegar a las pomposas presentaciones que se suceden a ritmo frenético en los stands de las marcas. Tras el discurso del máximo responsable en la sala, las bellas azafatas levantan el velo y dejan a la luz las inéditas máquinas: las tarjetas de memoria se hinchan. Y a por la siguiente... las mochilas se van llenando de catálogos, pen-drives y toda clase de folletos informativos. Después, el trabajo se agolpa en el teclado.

Pero la cita lombarda no sólo es la fuente más caudalosa de novedades del año. Es además una flecha que indica el rumbo tomado por las marcas a medio plazo. En sus alfombras rojas, los fabricantes aparcan sus modas y tendencias, esos nuevos capítulos en sus libros de ruta. Leyendo entre líneas, el EICMA nos deja cada año las intenciones que han motivado el trabajo de los ingenieros y diseñadores. La pasada edición no fue distinta y escenificó la nítida voluntad de reabrir una batalla en un segmento denostado durante años: el de las deportivas. Las marcas vuelven a batir el cobre en el banco de potencia tratando de lograr cifras de infarto, como si de una exhibición de culturistas vigoréxicos se tratara, sacando músculo para demostrar quién es el más fuerte y tecnológico. De ahí que hemos encontrado en el salón motos como la Kawasaki H2, la Yamaha YZF-R1, la Honda RC213V o la Ducati 1299 Panigale, todas ellas por encima de los 200 caballos. La otrora encarnizada guerra de las prestaciones donde las marcas se “medían” la ficha técnica, vuelve a ser portada. Son la máxima expresión de esta industria, motos de fábula con precios desorbitados que no supondrán fuertes ingresos en las arcas de sus respectivos dueños, pues todos sabemos que en la actualidad la RR están castigadas en el rincón de la clase. Sin embargo, nadie duda que son los modelos que mejor empuñan el estandarte de una marca: sus sobredosis de potencia, esos intimidantes diseños de toro Miura y la inigualable sensación que produce estar ante a una moto de carreras son el afrodisíaco más potente para un amante de las dos ruedas. De hecho, no había espacio más concurrido en los stands del EICMA que los reservados a estas deportivas. Como ya no se ven en la calle, la gente se agolpa para verlas en la palestra...

Pero la efervescencia sport no vino sola. En los pabellones del recinto Fiera Milano fuimos testigos además de una interesante partida de “naipes” tourer que se jugará en los concesionarios a partir de 2015. Si la firma de Iwata sorprendía con su nueva MT-09 Tracer y KTM desvelaba una nueva Adventure 1050, Triumph, Kawasaki y Ducati no han perdido el tiempo y han actualizado en profundidad sus gamas Tiger, Versys y Multistrada respectivamente; Honda se ha reforzado con en esta categoría con la nueva VFR800X Crossrunner y BMW lo ha hecho con la S1000RX. Aprilia no ha querido ser menos y ha presentado una renovada Caponord. Estos ocho ejemplos sumados a las poderosas deportivas anteriormente citadas dejan constancia del giro que la industria ha querido realizar hacia el circuito y la carretera, hacia la pasión por competir y viajar, y no sólo por servir productos diseñados exclusivamente a cubrir necesidades de movilidad urbana como veníamos presenciando en los últimos años. La era de los scooters, que todavía siguen suponiendo el 60% de las ventas en Europa, no ha llegado a su fin al menos en los concesionarios; sin embargo, por primera vez en muchos años, parece que los departamentos de desarrollo hayan volcado sus esfuerzos e inversión en diseñar turísticas de largo recorrido o motos de aceleraciones escalofriantes en lugar de utilitarios cómodos y funcionales para los desplazamientos en la ciudad. El scooter se ha quedado en un segundo plano.

Esta reacción puede ser una mera tregua. Son tantos y diversos los modelos que saturan los catálogos de scooters en la actualidad que quizás las marcas se hayan tomado un merecido “descanso” para dar rienda suelta a sus egos y a sus ingenieros más avezados. O quizás está todo calculado y tras estos años de hibernación que la crisis ha causado los marcas hayan percibido con sus análisis que los motoristas -y sus bolsillos- comienzan a desperezarse con más ganas de viajar y pilotar que nunca. En cualquier caso, damos la bienvenida a esta nueva generación de motos sport y tourer que el evento milanés nos ha traído en tromba. Sólo el tiempo nos dirá si vuelve a haber un hueco para fans de las “pesas”...    

Fotos de 'Venía pensando en la moto'

 

Comentarios

Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • *No se mostrará
    • Introduce las palabras
    Generar otra imagen
×

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras condiciones legales, sección "5.8 Cookies e IPs"