BMW S 1000 RR 2012. Probamos la hiperdeportiva más potente del momento 2012

Aceites castrol

Publicado el 13/03/2012


Vota

2 0

La increíble S 1000 RR, la hipersport alemana de casi 200 CV, la moto que ha puesto en jaque a las japonesas, la que vence en múltiples campeonatos… esa misma maravilla se ha afinado para este 2012, con sutiles pero sensibles cambios que la hacen aún mejor si cabe.Ahora su poderío está (casi) controlado

Hay cambios estéticos, pero los más importantes están en las suspensiones, geometrías y en la gestió

La S 1000 RR nunca será una moto de masas, ni BMW lo pretende. De hecho, ninguna hiperdeportiva puede serlo en estos tiempos de crisis y restricciones, aunque si alguna se ha vendido dignamente estos dos últimos años, ha sido precisamente la superbike de Múnich, tanto como para representar un 30 % de la cuota de mercado en su categoría, que no es precisamente poco. Pero en la fábrica de Bavaria no están por la labor de buscar todavía más potencia y crear una aureola de mito alrededor de su moto, sino de hacer más conducible su bestia, conseguir que sea más controlable y eficaz.

Así que no se ha buscado ningún CV más de esos 200 que el poderoso tetracilíndrico entregó en nuestro banco en su momento, sino que se ha trabajado para que éstos no se nos escapen de las manos… dentro de lo posible.

Otro tema que se ha modificado en la BMW es la parte ciclo. En la S 1000 RR se primó la estabilidad a la agilidad pura, y ahora se han modificado las suspensiones, con nuevos ajustes tanto en horquilla como en amortiguador. No sólo eso, sino que además las geometrías se han variado respecto a la versión anterior: el ángulo de dirección se ha cerrado más y la distancia entre ejes es de 1.422,7 mm. Por su parte, el avance ha aumentado en 2,6 mm. Otro elemento que ha mejorado su funcionalidad es el amortiguador de dirección, ajustable ahora en 10 puntos.

La instrumentación es más completa, con una interesante función speedwarning, que nos avisa si superamos la velocidad máxima que le hayamos programado. Y es que con lo que corre esta moto, para carretera es un gran accesorio. También cuenta ahora con la función bestlap, que mediante un GPS nos indica si estamos mejorando nuestra vuelta rápida en circuito. En la pantalla aparece también un indicador de puños calefactables activados, si adquirimos esta opción. Por cierto es la primera deportiva en ofrecerlos, por si salimos con ella en invierno.

En cuanto a la estética, ésta ha variado ligeramente, con un colín más estilizado, unas tapas laterales más pequeñas y unos pequeños estabilizadores aerodinámicos en los flancos.

¿Nueva?

La agilidad ha mejorado notablemente con los nuevos ajustes.

Nueva, nueva, no del todo… pero mejor, sí. No nos atreveríamos a hablar de un modelo nuevo, ya que no hay cambios radicales, sino una serie de mejoras que convierten la S 1000 RR de 2012 en una moto mejor que la anterior. Dejando de lado las aportaciones estéticas o de equipamiento, lo más destacable son las mejoras dinámicas, tanto las de la parte ciclo como las del motor. La 2012 es una evolución, una buena evolución.

El que haya probado -y la haya probado de verdad...- una S 1000 RR anteriormente seguro que habrá experimentado sensaciones inexploradas hasta el momento. Si consideramos que una hipersport japonesa o italiana ya corre una animalada, imaginaos con unos 20 CV más. Exprimir a fondo esta BMW en segunda o tercera es algo realmente impresionante y que seguramente no puede explicarse con palabras. La sensación de aceleración, de potencia, de bestialidad, sólo pueden gozarse o sufrir, según el caso, pero difícilmente narrar. Si añadimos que la respuesta era más bien brusca, las emociones estaban garantizadas

Para humanizar -dentro de lo posible- tamaña bestia se han modificado tanto la respuesta del gas como los modos de potencia. Así, en lo que respecta al acelerador hay dos modalidades: una suave cuando se usa el modo Rain y otra más directa para el resto de modos. Para los propios modos en sí, en el caso del de lluvia o Rain, disponemos ahora de 11 CV más que antes, mientras que se han variado las curvas de los modos Sport, Race y Slick. En el Sport, la curva es ahora inicialmente igual a la del modo Rain, para luego desmarcarse de ésta hasta alcanzar la potencia máxima, pero siempre con una entrega más suave que las Race y Slick. Con ello, las dos primeras -las más utilizadas en carretera- suavizan y equilibran su respuesta para hacer la conducción más fácil y fluida.Nuestra unidad equipaba el DTC-ABS y el quickshifter opcionales. El cambio, que ya es rápido y preciso de por sí, aumenta su eficacia con este último accesorio, muy indicado si vamos a darle un uso muy racing a la BMW.

El DTC-ABS nos parece una opción casi imprescindible para semejante bestia y nosotros lo agradecimos especialmente al rodar estos días por las carreteras catalanas, llenas de escarcha y sal, con un agarre más que precario. Saber que no vas a hacer un high-side al abrir gas con 11 kgm de par aplicados sobre un asfalto cubierto de sal da cierta tranquilidad.

Aun así no deja de impresionar la tremenda potencia de este motor. Ya al ralentí suena como algo serio, como a motor preparado. No engaña: al acelerar en 1ª la rueda delantera quiere despegar, pero el antiwheelie lo impide, y de igual modo cuando engranamos la 2ª. Si queremos hacer un caballito, siempre podremos desconectar el sistema. De todos modos, si quieres notar de verdad el empuje de este tetracilíndrico, es mejor apurar la 2ª ó 3ª velocidad, y entonces tendrás la sensación de saltar al hiperspacio… porque si crees que cualquier otra hiperdeportiva corre mucho, al lado de la BMW te parecerán lentas.

Sí es cierto que ahora la entrega es menos brusca y más lineal, pero nunca debemos olvidar que con tanta potencia la S 1000 RR corre mucho… pero mucho. En una autovía circulaba en 4ª , bajé dos marchas y aceleré a fondo… los coches del carril de la derecha parecieron detenerse de golpe, mientras los adelantaba como una exhalación y cortaba pocos segundos después, ya que en un instante circulaba a velocidades prohibitivas. Tremendo… Y por otro lado, es capaz de acelerar en 6ª sin traqueteos por debajo de las 4.000 rpm, y es que el motor no sólo es potente, sino que está lleno de par, ya que a ese régimen ya entrega unos 7 kgm, con unos impresionantes 11,5 kgm de máximo empuje. Lo dicho: tremendo.

 

Más ágil, más fácil

Con el agarre precario por la sal se agradece el DTC-ABS.

Los cambios en la parte ciclo no son radicales, pero sirven para dar otro carácter a la hiperdeportiva alemana. La versión 2010 era muy estable, pero algo dura de meter en curva, lejos de motos como la Honda CBR o la Aprilia RSV4, quizás las más ágiles y equilibradas de las 1000.

La S 1000 RR 2012 no tiene la inmensa naturalidad y facilidad de éstas, pero sí que ha mejorado claramente respecto a la versión anterior. Sigue teniendo una excelente pisada y buen tacto en el tren anterior, pero ahora la entrada en curva es más inmediata y progresiva, precisando menor esfuerzo. Los ángulos cerrados se le atragantan mucho menos ahora, y la prueba de ello es que la presentación del modelo 2012 fue en un circuito tan técnico y virado como es el de Cheste. El ajuste de las suspensiones es duro, no tanto de precarga como de hidráulicos. La respuesta es muy buena y consiguen mantener las ruedas pegadas al suelo, pero en asfaltos bacheados nuestros riñones sufrirán…

Mención especial para el ABS, que recordemos que se suministra de manera opcional junto al DTC, nunca por separado. Como no podía ser menos, el ajuste es muy deportivo, y si bien en el tren trasero el sistema actúa como en casi la mayoría (aunque de manera menos brusca, con pulsos más suaves) delante permite frenar muy tarde, incluso bloquear ligeramente la rueda (no más de un palmo, aproximadamente), justo para notar cómo chilla el neumático antes de que el sistema desbloquee la rueda y evite la caída. Y es que los frenos, con las pinzas radiales Brembo, son muy potentes ya desde los primeros milímetros de recorrido de la maneta. Unos frenos de superdeportiva.

 

¡Compro, compro!

La BMW es más suave ahora, pero su motor sigue impresionando al más pintado…

La S 1000 RR sigue siendo la hiperdeportiva que más me ha impresionado hasta el momento. A nivel personal adoro la facilidad de la RSV4, la respuesta de motor de la R1, el conseguido equilibrio de la CBR y la efectividad de la Ninja –y me muero por probar la nueva Panigale de Ducati-, pero la capacidad que tiene la BMW para ponerme la piel de gallina, de extasiarme… uuufffff...

Lo bueno de la S 1000 RR es no sólo su potencia –inigualada hasta el momento- sino también cómo la entrega, especialmente esta 2012; eso, y la cantidad de par que genera desde muy pocas vueltas. Encima, ahora es más ágil y fácil de conducir que antes.

Si no tienes el dinero para comprarla, mejor que no la pruebes, o te verás haciendo lo imposible para conseguir el dinero. El problema es que en BMW lo están poniendo fácil con sus planes de financiación… ¡Ay, qué tentación!


La alternativa

KTM RC8 R 1190 IDM. Ganar en tierra hostil

Alcanzar un objetivo no siempre es fácil, pero si se persevera, es muy probable que se consiga, aunque por el camino haya que aportar grandes dosis de convicción, ilusión, trabajo y esfuerzo. Esto es lo que ha llevado a KTM a tener una moto ganadora en el IDM.

 

Comentarios (2)

  • Angelito_cc
    Angelito_cc 14-03-2012

    otro pasote de moto más para el club, realmente cada vez será más difícil elegir una moto de 1000cc

  • manolo13
    manolo13 17-03-2012

    Es una moto estupenda.Yo siempre he sido un gran admirador de la BMW,lástima que estas motos ya no valen la pena comprarlas para la calle,en los tiempos que estamos.

Añadir un comentario

  • *No se mostrará
    • Introduce las palabras
    Generar otra imagen

×

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras condiciones legales, sección "5.8 Cookies e IPs"

×

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras condiciones legales, sección "5.8 Cookies e IPs"