Ducati Scrambler 1100 Special (prueba): La más Ducati de las Scrambler

Aceites castrol

Vota

0 0

Bajo el mismo atuendo neo retro, la última tecnología de Ducati convierte a la nueva Scrambler 1100 en la atracción más estimulante de 'Land of Joy'...

Los responsables de Ducati no se han cansado de insistir desde hace tres años que 'Scrambler' no se trata de un modelo o familia más dentro de su catálogo, sino de una marca con entidad propia desasociada a los clásicos valores de las motos 'rojas', tales como alta tecnología, innovación, diseño y deportividad.

Lo que perseguían con esta gama neoretro era seducir a quienes buscáramos, ante todo, disfrutar placenteramente de la conducción y de las sensaciones de libertad a bordo de una máquina con amplias posibilidades de personalización capaz de convertirse en la expresión de nuestro propio carácter, como lo hace la ropa, el reloj, el peinado o los complementos que elegimos. El nuevo universo 'Land of Joy' de Ducati arrancaba en 2015 con una mecánica de 800 cc y distintas configuraciones, que se fueron ampliando posteriormente -hasta llegar a las ocho que se ofrecen en la actualidad- y en 2016 la familia creció con una Scrambler Sixty2 de 400 cc enfocada al carnet A2.

46 mil unidades vendidas en todo el mundo después, Ducati considera todo un éxito su apuesta..., y la sube presentando una, una Scrambler que se convierte en la tope de gama pues eleva el nivel de prestaciones y de equipamiento alzándose como la versión más adaptada a las necesidades de riders que, además de una estética retrospectiva concreta y una elevada versatilidad para el uso diario, desean una moto más completa para desbocar su experiencia al manillar en una escapada por carretera.

La tercera dimensión

La casa de Borgo Panigale repite su propia historia ampliando a tres las cilindradas de su saga Scrambler, como había hecho en los años '60 cuando también había puesto a disposición de los clientes tres motores diferentes (250, 350 y 450 cc).

En esta ocasión, sin embargo, Ducati no se ha ceñido a incrementar el cubicaje de la última integrante, sino a concebir una motocicleta totalmente nueva que tan sólo comparte con el resto de la familia el aspecto exterior, que sigue protagonizado por unos neumáticos mixtos, un asiento tipo scrambler con línea de boomerang, un depósito en forma de lágrima, un manillar elevado o un faro redondo delantero con anillo alrededor, resultando una moto de fuerte look vintage fácilmente reconocible, diseño limpio y evocador, y un alto nivel de acabados y materiales en uso.

Más allá de la imagen, la nueva Scrambler 1100 casi nada comparte con sus 'hermanas' menores, empezando por el motor -no se 'hincha' el 800, sino que hereda el de la Monster 1100- y pasando por unas suspensiones, depósito (1,5 litros más grande), basculante, asiento, escape y hasta electrónica diferente a la de la versión de 800cc.

Ha sido un trabajo en profundidad en la fábrica italiana para la creación de una moto que, como hemos podido comprobar por nosotros mismos en la presentación nacional organizada por Ducati Ibérica el pasado 3 de mayo en Sitges y las carreteras de curvas que circundan la ciudad costera barcelonesa, da un paso adelante importante a nivel de prestaciones y abandona esa filosofía 'de paseo' que atesoran las versiones menores, vertebrándose entorno a un contundente motor lleno de par, a un bastidor ágil y eficaz con una geometrías destinadas a la acción, a una innovadora tecnología propia de las deportivas de la casa, que suma modos de conducción, ABS en curva, control de tracción y otras ayudas electrónicas listas y preparadas para aumentar la seguridad y la predisposición al puro disfrute en carretera más propio de las 'primas' deportivas que nacen en la fábrica boloñesa.

Ésta es la Scrambler más Ducati que hemos probado hasta el momento, pues por sus venas corre parte de esa genética sport que atesoran las monturas italianas...

Los diseñadores también han incrementado el nivel de refinamiento de su última criatura, una montura premium que convencerá a los más exigentes, donde no hay piezas de plástico (depósito de acero; paneles laterales, tapas de la correa de distribución, basculante, subchasis, silenciador, manetas, contrapesos, soportes de guardabarros, etc. son de aluminio) y donde no falta detalle como el sistema DRL (Daytime Running Light) en el faro redondo con parábola de cristal, tecnología led en el piloto trasero, intermitentes y luz de matrícula, o un panel de instrumentos 'old school' pero moderno de dos elementos LCD con información mucho más completa, que ahora añade, entre otras cosas, marcha engranada, nivel de gasolina, los modos de conducción y nivel de control de tracción seleccionado o la autonomía. Encontramos asimismo bajo el asiento una toma de corriente USB para recargar dispositivos móviles.

Big Italian Café Racer

En este segmento donde, por cierto, sólo faltaba Ducati -recordemos que en la categoría de grandes Café Racer, la boloñesa se enfrentará a rivales como la BMW R Nine T, la Triumph Thruxton, la Honda CB1100 RS, la Yamaha XSR900, la Kawasaki Z900RS o la Harley-Davidson Sportster 1200 Roadster- la Scrambler 1100 cumple el guión y se pone al nivel de sus competidores equipando ayudas electrónicas como distintos modos de conducción (Active -el más deportivo-, Journey y City), control de tracción (la primera de su familia en incluirlo, desconectable y ajustable en 4 niveles diferentes, donde el nivel 1 es el menos intrusivo) o sistema de aceleración Ride by Wire.

Donde la italiana se queda sola es en la inclusión de la plataforma inercial, la exclusiva IMU que instalan las motos más deportivas de la casa, un sistema que, mediante 5 parámetros de análisis, permite conocer la posición y qué está sucediendo con la moto en todo momento (inclinación, inercias, aceleración o deceleración longitudinal, lateral y vertical) permitiendo disponer de sistemas como el ABS con asistencia en curva -frenos Brembo con ABS Bosch 9.1 MP-, e intermitentes anulables automáticamente, incrementando exponencialmente no solamente la funcionalidad y comodidad de uso, si no también la seguridad activa a bordo.

Añade además la preinstalación para incluir como accesorio los puños calefactables, el Ducati Media System y el módulo bluetooth para conectar la centralita de la moto con tu smartphone.

Estamos sin duda ante una moto que, bebiendo de toda la experiencia de Ducati en los mundiales de velocidad, se alza en su categoría como uno de los modelos más tecnológicos, con las mejores ayudas del momento a su servicio..., en este caso 'envolviendo' un gran y clásico motor.

¡Maxi Scrambler!

Y es que Ducati sigue optando por equipar su gama Scrambler con motores de larga trayectoria, y en esta nueva Scrambler ha recurrido a un 'viejo conocido' de la casa, el bicilíndrico en L, de distribución desmodrómica, de dos válvulas por cilindro, refrigerado por aire con 1.079 cc, heredado del que equipaba la Monster 1100, un propulsor que, en esta ocasión ha sido convenientemente actualizado a la normativa Euro 4 y sobre el que se han aplicado cambios -diagrama de distribución, embrague, electrónicas, procesos de fabricación...- para que logre ofrecer a su usuario un tacto más moderno y suavizado.

Su potencia máxima es de 86 CV a 7.500 rpm y un par motor máximo de 88,4 Nm a 4.750 rpm -contra los 73 CV y 67 Nm de la versión 800- y se puede limitar para el A2. Como novedad, cuenta además con embrague con función anti-rebote asistido por servo, que evita esos 'trompicones' de la rueda trasera en fases de fuertes reducciones.

Respecto a la Scrambler 800, encontramos además una parte ciclo más contundente, empezando por el nuevo bastidor de doble viga multitubular y continuando por una horquilla más gruesa -pasa de 41 a 45 mm- firmada por Marzocchi y ajustable (el monoamortiguador Kayaba ajustable en precarga y extensión se mantiene).

La frenada, además de contar en esta versión con el ABS en curva comentado, ha sido bastante potenciada sustituyendo el disco delantero de 330 mm de la versión 800, por dos discos de 320 mm -igualmente con pinzas radiales de 4 pistones-, por lo que la potencia de detención es mucho más enérgica y adaptada a la mayor corpulencia y capacidades de esta retro italiana. El freno trasero sigue a las órdenes de un disco de 245 mm.

Tampoco cambian las medidas del neumático trasero, un 180/55 de 17 pulgadas, pero sí las del delantero, que pasa de 110/80 a 120/70 (en ambos casos de 18''), con gomas de serie tipo enduro MT60 RS firmadas por Pirelli. Otra de las diferencias es que el subchasis trasero de aluminio está separado del bastidor para facilitar la personalización, y que el sistema del escape es en este caso un 2-1-2, con los silenciadores saliendo por debajo de los laterales del asiento. Otra seña de identidad de la Scrambler 'grande' es el portamatrículas, que deja de estar anclado en el basculante para instalarse en el guardabarros trasero.

La Scrambler 1100 se comercializará en tres versiones: la estándar (13.190 euros), disponible en colores 62 Yellow -con bastidor negro y asiento negro- y Shining Black -con bastidor negro y asiento negro-; la Special (14.490 euros), disponible en Custom Grey con bastidor negro y llantas de radios negros; y la Sport (15.190 euros), disponible en Viper Black con laterales del depósito en amarillo y doble banda amarilla en el medio del depósito y guardabarros, con bastidor y llantas negras. Además, en comparación con la estándar, la Special se distingue por las llantas con radios negros, escapes cromados y guardabarros delantero/ trasero de aluminio, el basculante con efecto pulido y la horquilla delantera con barras anodizadas en tono dorado, el manillar bajo de conicidad variable y un asiento marrón con tapizado especial. Los elementos que distinguen, por su parte, a la Sport son su horquilla y monoamortiguador ajustable hlins, sus llantas de aluminio con radios de acabado mecanizado, manillar de conicidad variable y un asiento con tapizado exclusivo.

Retro deportiva, cómoda y polivalente

A nuestra llegada al hotel donde los responsables de Ducati Ibérica plantaron el 'cuartel general' de la presentación, una hilera de Scrambler 1100 nos esperaban para arrancar una intensa ruta de 2 horas por carreteras donde no había cabida para el aburrimiento... Más a bordo de una moto como ésta.

La versión elegida para este evento nacional era la Special, por lo que todas las unidades lucían ese color gris en sus depósitos, asiento marrón y llantas de radios, logrando, a nuestro juicio, una acertada estética de estilo neo retro.

Aunque se trata de una moto algo más robusta y voluminosa que las otras Scrambler, sigue tratándose de un vehículo compacto y accesible. La altura del asiento es de 810 mm (por 790 mm de la versión 800) y sin embargo, gracias también a la estrechez del conjunto, se pasa la pierna fácilmente por encima del asiento para acomodarnos a bordo y los pies llegan sin problemas al suelo para la mayoría de conductores.

Una vez subidos, la postura es bastante erguida, con las piernas ligeramente encogidas en posición central -estilo naked, aunque algo más relajadas gracias a la mayor distancia entre el asiento y las estriberas-, y con los brazos más abiertos sobre un manillar que es más ancho, más adelantado y bajo. Por cierto, encontramos ahora unas manetas de freno y embrague regulables.

El cuerpo se sitúa bastante cercano al 'morro' de la moto, sin llegar a inclinarse, en una posición propicia para el gobierno directo del tren delantero, y sin embargo no acusamos nada de cansancio durante toda la mañana. El asiento es generoso (algo más que la anterior versión) aunque de mullido algo duro. Los mandos en los puños con cómodos de usar, y la instrumentación de fácil lectura.

La guinda de Land of Joy

Las proporciones en general crecen, con una distancias que se incrementa en 69 mm hasta los 1.514 mm (debido al nuevo basculante), y un peso 19 kg mayor que la Scrambler 800 (para un total de 189 kg en vacío), erigiéndose como un vehículo algo más exigente.

De todas formas, en marcha, la sensación que invade al conductor sigue siendo la de una moto de gran agilidad y, a nuestro juicio, la más equilibrada de la saga. Su chasis trabaja con bastante rigidez y sus suspensiones se acoplan con una sorprendente eficacia para permitirnos disfrutar de las curvas como no nos habíamos imaginado en una moto de este aspecto.

Ducati ha optado por un motor cuyo argumento no es la potencia máxima, sino el par. Se trata de uno de los propulsores más apreciados por los Ducatistas, que representa para muchos la auténtica esencia de la marca, una mecánica doble válvula -para quienes requieren potencia a raudales, Ducati ya dispone de motores de 4 válvulas- muy completa en bajos y medios, que disfruta entre las 3 y las 4.000 rpm de un empuje realmente contundente, y con una entrega de potencia siempre presente gracias a ese elevado par motor. Se ha dulcificado su funcionamiento en todo el abanico de revoluciones, más fino y sin muchos traqueteos en recuperaciones a bajas vueltas, y la curva de par se ha aplanado para un empuje más constante.

Es una mecánica representante de la clásica filosofía de menos es más, donde no priman las prestaciones puras sino las sensaciones (las detonaciones en retención son una delicia para los sentido)..., y permite además aligerar el conjunto ya que este propulsor es más ligero. La Scrambler 1100 devora curvas como si de una naked deportiva se tratara. Con unas geometrías casi idénticas a las de la versión 800, pero con

. La estabilidad también es mayor, pues la batalla crece considerablemente. En la práctica, la sentimos como una moto muy reactiva, y con un comportamiento en curva sobresaliente, pero sin perder en gran medidas esas cualidades de polivalencia que le sirven para enfrentarse al trasiego urbano.

¿Qué hay de nuevo, viejo?

Ducati ha puesto al servicio de un 'viejo' motor 'que ha escrito algunas de las páginas más doradas de la marca de Borgo Panigale' -palabras de Pablo Silván, responsable de comunicación de Ducati Ibérica-, y de una estética de familia en clave vintage, el mayor derroche tecnológico que se haya visto en su segmento, en el que el resto de modelos Big Café Racer disponen de sofisticación tecnológica, pero que ninguno llega a los niveles de esta Scrambler 1100, que además de ser seductora, versátil y cómoda para un uso diario en ciudad, cuando la sumerges en una carretera revirada te dejará boquiabierto con la desenvoltura y eficacia con la que se desenvuelve.

Principales características de serie

Ducati Scrambler 1100

- Colores: 62 Yellow, con bastidor negro y asiento negro; Shining Black, con bastidor negro y asiento negro

- Depósito de gasolina en acero con forma de lágrima y paneles laterales de aluminio intercambiables

- Asiento bajo (810 mm) para una perfecta maniobrabilidad en parado

- Manillar ancho para una postura de conducción más relajada

- Faro redondo con parábola de cristal y sistema DRL

- Piloto trasero con luz LED difusa

- Panel de instrumentos de dos elementos LCD

- Motor bicilíndrico en L refrigerado por aire con 1.079 cm

- Tapas de la correa de distribución en aluminio con acabado mecanizado.

- Bastidor de doble viga tubular en acero y subchasis de aluminio

- Basculante en fundición de aluminio pulido

- Llantas de aleación de 10 radios con acabado mecanizado, 18" en la rueda delantera y 17" en la trasera

- Neumáticos Pirelli derivados de Enduro y optimizados para la Ducati Scrambler

- ABS con asistencia en curvas Bosch

- Traction Control

- 3 Riding Modes (Active, Journey y City)

- Toma de corriente USB bajo el asiento para recargar dispositivos móviles

Ducati Scrambler Special

- Precio: 14.490 euros

- Colores Custom Grey con bastidor negro y llantas de radios negros.

- Manillar bajo de conicidad variable

- Horquilla y amortiguador ajustables

- Llantas de radios, 18" en la rueda delantera y 17" en la trasera

- Guardabarros delantero/trasero en aluminio

- Tapizado especial del asiento

- Tubos de escape cromados

- Botellas de horquilla anodizadas en tono dorado

Ducati Scrambler Sport

- Precio: 15.190 euros

- Colores Viper Black con laterales del depósito en amarillo y doble banda amarilla en el medio del depósito y guardabarros, con bastidor y llantas negras

- Manillar bajo de aluminio con conicidad variable

- Llantas de radios, 18" en la rueda delantera y 17" en la trasera

- Tapizado especial del asiento

- Horquilla Multi-ajustable hlins

- Amortiguador Multi-ajustable hlins

EQUIPAMIENTO PROBADOR

Fotos de la Ducati Scrambler 1100

Fotografías por: Ducati Ibérica (Lluís Llurba)
 

Comentarios

Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"