Gilera Fuoco 500: Hummer urbanita

Publicado el 03/02/2010


Vota

0 0

Aquellos a los que les gustan las innovaciones tecnológicas y además no les importa que todo el mundo se les quede mirando al pasar, seguro que ya le habrán echado el ojo al Fuoco.

Gilera Fuoco 500: Hummer urbanita

El Fuoco es el más grande de toda la saga de triciclos creados por el grupo italiano y es el único representante de esta particular familia firmado por Gilera, lo que le permite desmarcarse un poco de sus primos pequeños los MP3, tanto en estética como en cilindrada. Para propulsarlo se ha equipado con la última versión del Master, que ya adopta doble bujía para optimizar el rendimiento; de esta forma se consigue un caballo más de potencia y mejoras notables en emisiones respecto al modelo anterior. El rendimiento que consigue con los 492,7 cc son 40 cv a 7.000 rpm, con una transmisión suave y progresiva que empuja muy bien desde bajas vueltas.

El peso del Fuoco está en los 245 kg, ya que su enorme frontal, donde está todo el sistema de dirección y suspensión de doble rueda, tiene un lastre considerable. Esto implica unas reacciones un tanto más pesadas que en un scooter convencional de su misma cilindrada, pero no es muy exagerada la diferencia. También se ha de tener en cuenta que, aun sintiéndose un poco más lenta, el aplomo es muy superior y por tanto es posible tener un paso por curva más rápido que con una moto convencional.También exclusivo del modelo Gilera es la rueda posterior en medida de 14 pulgadas, una más que los MP3 (triciclos Piaggio), lo que permite tumbar un poco más, algo que se agradece porque los Piaggio pecan de rozar exageradamente pronto con el caballete central en el asfalto. Las dos ruedas delanteras son de 12 pulgadas y van asistidas cada una por un freno de disco de 240 mm con pinzas de doble pistón que garantizan una frenada poderosa y efectiva. En la rueda trasera monta un disco de 280 mm con pinza también de doble pistón que actúa a la vez que las delanteras mediante el sistema de frenada combinada.

Especial

Gilera Fuoco 500: Hummer urbanita

La comodidad del Fuoco está asegurada; un gran asiento donde acomodarse y una posición de los brazos natural permiten realizar bastantes kilómetros sin demasiadas fatigas. El manillar es al estilo off-road, dejando al descubierto su estructura metálica en sintonía con la estética robusta del Fuoco y su parrilla delantera de TT urbano. El sitio para el pasajero está realmente cuidado: un gran espacio en la parte trasera del asiento y unas grandes asas donde agarrarse harán que el acompañante se sienta realmente a gusto sobre él. El comportamiento con una o dos personas no varía demasiado; su gran estabilidad, junto con un motor lleno de potencia, permite tener unas reacciones similares. Sólo en las tumbadas el caballete central toca el suelo con facilidad; por tanto, si se quiere inclinar con ganas, habrá que aumentar la precarga de los muelles traseros.

El tren delantero se mantiene inalterado con su sistema de suspensión independiente, por lo que ninguna imperfección se resiste; incluso las tapas de alcantarilla por debajo del nivel del asfalto serán superadas sin más complicaciones. De hecho, su estética se acerca más a la de un todoterreno que a un scooter. Sus barras de acero en la parte delantera recuerdan las defensas de un 4x4 a la delantera de un poderoso Hummer, el famoso todoterreno yanqui. Sus cuatro focos enfocan amenazantes, aunque sólo dos de ellos a la vez; los otros dos se reservan a las largas y hay un quinto para la luz de posición.

Para la parte trasera se ha recurrido a un doble piloto redondo. En acabado negro mate recuerda a los reactores de un avión caza. Toda la pintura de la moto en esta tonalidad hace que se parezca al famoso avión invisible americano Night Hawk F-117.

Particular

Gilera Fuoco 500: Hummer urbanita

El Fuoco ofrece de serie el sistema bloqueador de la parte delantera. De esta forma, y mediante un botón, no hará falta ni poner el pie en el suelo; la moto se aguantará sola.

Este sistema sólo entra en funcionamiento cuando se circula a una velocidad realmente baja, lo que garantiza que no se activará en marcha, con el peligro que ello representaría. Otro componente interesante, y más en un modelo de tres ruedas, es el freno de estacionamiento, que permite aparcar y dejar la moto frenada. Además, si bloqueamos la dirección, el freno también queda bloqueado; otro elemento más de seguridad. Toda esta tecnología tiene un precio, 7.859 euros; importe similar al de la Kawasaki ER-6, la Yamaha FZ6 o la Honda Hornet, motos superventas y referentes en las listas de ventas. Lo que está claro es que el Fuoco es un concepto completamente nuevo e innovador de disfrutar de las dos ruedas, perdón, tres ruedas...


Eduard Fernández
Fotos: Xavier Pladellorens

 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"