Goes G 125 TK EFI (Prueba): EFI… ciente


Vota

0 0

¿Qué se puede esperar en pleno 2018 de la Goes G 125 TK, una trail de 2.595 €? Que esté bien hecha, tenga una calidad contrastada y funcione correctamente.

Es cierto que los productos de fabricación oriental han tenido cierta mala fama.

Los todo a cien, desde luego, han contribuido mucho a ello, y tampoco los primeros vehículos made in china que llegaron a nuestros mercados europeos la mejoraron.

Así sigue siendo en ocasiones: algunas motos fabricadas para aquellos mercados tienen standards de calidad insuficientes para los europeos pese a sus precios de derribo.

Sin embargo, aunque aquellos primeros Daewoo eran infames, creo que nadie se atrevería a criticar a un Kia o un Hyundai actual por tener una relación calidad precio muy distinta a un producto, digamos, totalmente europeo.

El hecho es que, aunque fabricados allí, muchos productos de oriente ya están diseñados y fabricados para aquí.

Las KTM hechas en India por Bajaj, las BMW fabricadas en China por Loncin o las Triumph en Tailandia se piensan, desarrollan y controlan con standards mundiales.

¡Goes!

¿También las Goes?

Están importadas aquí por Jets Marivent, y su origen es oriental, sí, concretamente del fabricante chino Senke, pero la marca es francesa.

Así, no nos debe extrañar que en su ficha técnica figuren suspensiones Showa las usadas por buena parte de las firmas niponas-, o que el motor cumpla perfectamente la Euro 4.

Es un clásico 125 cuatro tiempos de dos válvulas y refrigeración por aire SOHC (conducible con carnet de coche y A1), pero equipa un nuevo sistema de inyección electrónica firmado por Delphi.

Su rendimiento es el habitual en este tipo de 125s: 12.7 CV a 9.500 vueltas, con arranque eléctrico, 5 marchas

Suficiente para impulsar sus 135 kg declarados en seco a una velocidad casi máxima, (claro, la máxima legal sería solo diez kilómetros superior), de 110 km/h.

Trail

A diferencia de las Goes naked ya probadas aquí, esta TK apuesta por el estilo trail.

La G 125 TK EFI es una moto con un diseño atractivo. No es especialmente pequeña, pero tampoco se ha sobredimensionado para su cilindrada y potencia.

Además de una carrocería de estética puntera, (aunque con algunas exageraciones, como las grandes tapas laterales) y unos acabados correctos (no hay en especial malas holguras, ajustes deficientes o fallos notables de terminación de la pintura) y un equipamiento notable en este segmento del mercado, monta suspensiones de largo recorrido (repetimos, Showa), con 845 mm delante y 375 mm atrás.

Su posición de conducción queda garantizada por su amplio manillar, su espacioso asiento bien mullido y con tapicería antideslizante, y un buen acomodo para el pasajero gracias a disponer de reposapiés y buenas asideras forradas en goma.

Además, intermitentes y piloto tasero son LED, y el eficaz doble silencioso de escape, con un aspecto idéntico al de la Yamaha XYZ660, amortigua perfectamente el escaso ruido procedente del propulsor.

Simple y útil

A nivel de parte ciclo, la moto cuenta con un chasis de tubo de acero simple cuna. El motor atornillado abajo, lo cierra por la parte inferior.

El basculante, también en tubo redondo, equipa una suspensión con un mono- amortiguador central con bieletas.

Los frenos, de calidad comercial, son dos discos alveolados, uno delante y otro detrás, de suficiente diámetro para soportar los esfuerzos propuestos por esta ligera trail.

Si bien las motos Euto-4 de más de 125 cc deben apostar por el ABS de modo obligado, la 125 TK equipa una frenada combinada CBS que le permite cumplir la norma.

Si accionamos el pedal de freno, además del pistón de la pinza trasera, la conexión mediante un latiguillo con los dos pistones de la pinza delantera causa una interacción excesivamente intrusiva, pues se notan claramente en la maneta delantera las pulsiones enviadas desde el freno posterior.

Doble vocación

Como se trata de una moto dual pourpose, los neumáticos, pese a mantener las 17 pulgadas que no alejan a la moto de una consistencia entre estabilidad y manejabilidad propia de las motos de asfalto, son mixtos.

Se trata de unos Manlung en medidas 110/90-17 y 130/80-17 delante y detrás, de suficiente eficacia tanto en carretera como en tierra.

Dado que se trata de una moto definitivamente compacta (su batalla no supera los 1.350 mm), su agilidad es siempre sobresaliente.

Aunque la altura del asiento no es, sin embargo, especialmente baja, sus 820 mm no representarán problema alguno si te acercas al 1,70

En todo caso, la maniobrabilidad y reactividad de la moto hace que se comporte en los cambios de dirección de manera noble.

Las suspensiones están equilibradas delante y detrás, -donde equipa unas bieletas articuladas que le dan progresividad-, y la moto amortigua de forma homogénea.

La Goes TK 125 es una moto perfecta para introducirse en el mundo de la moto más allá de los clásicos modelos de carretera.

Equipamiento y uso

Ciertamente, la TK se redondea con un equipamiento muy correcto.

Incorpora un cuadro de instrumentos analógico-digital con bastante información (velocímetro, tacómetro, odómetro) y en la que tampoco falta, superando a la mayoría de sus rivales en este aspecto, el indicador de marcha engranada y punto muerto, un reloj horario y el nivel de combustible. Las piñas del manillar son sencillas, y los puños de goma demasiado gruesos, pero su calidad es correcta para su precio.

Las líneas son agresivas, y no falta el pico-pato bajo el faro que complementa el guardabarros y le aporta al modelo el toque trail de moda en la actualidad.

Cabe citar el tapón de gasolina con llave y que el depósito, de 12,5 litros garantiza una amplia autonomía.

Lástima que esta Goes abandone el caballete central que en la NK acompaña al lateral... y que éste, aunque el motor esté en punto muerto, apague el motor al extenderlo (lleva un interruptor al estilo clásico) y quede algo separado del basculante una vez plegado. La moto reacciona al botón de arranque con toda facilidad y no hay ruidos mecánicos ni vibraciones exageradas.

En cualquier caso, su relación calidad-precio es sorprendente. La Goes G 125 TK EFI, a 2.295 €, es una buena opción entre las trail de 125 destinadas al público novel.

Es una moto de diseño atractivo, y correctamente acabada en general.

Esta Goes demuestra con suficiencia que puede ser una buena alternativa para el mercado más joven.

HIGHLIGHTS TÉCNICOS Goes G125TK EFI

1. Motor monocilíndrico SOHC 4T, AC.

2. Cilindrada: 124,3 cc .

3. Potencia: 12,7 CV a 9.500 rpm.

4. Cambio de 5 relaciones.

5. Embrague multidisco en aceite.

6. Chasis simple cuna tubular de acero, basculante de tubo de acero.

6. Suspensión delantera por horquilla invertida.

7. Monoamortiguador con bieletas.

8. Frenada combinada CBS.

9. Instrumentación por diplay digital.

10. Alimentación por inyección, refrigeración por aire.

11. Transmisión secundaria por cadena.

12. Ruedas de 110/80-17 y 130/70-17 .

13. Peso en seco 135kilos.

14. 1 Discos delantero, pinza 2 pistones, y trasero de 220 mm, pinza 1 pistón combinados.

Fotos de la Goes G 125 TK EFI

Fotografías por: Sessantuno (Guillem Hernández) - Acción: Solid
 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"