Harley–Davidson Fat Boy 2018 (Prueba): ¡Brillante!

Aceites castrol

Vota

0 0

La nueva Harley-Davidson Fat Boy es como un brillante. Uno de los máximos placeres es tenerlo…

La Harley-Davidson Softail Fat Boy tocó la fibra sensible de los clientes de la marca en 1990. Tanto, que se convirtió en uno de los modelos más populares de The Motor Company.

Para 2018, el nuevo Fat Boy o chico gordo se aprovecha de las actualizaciones que comparte con toda la familia Softail. Y sigue siendo, claro, espectacular. La veas de lejos, o la mires de cerca, te sabrá mal sacarla un día de lluvia o pasar siquiera unos metros de una pista de tierra.

Brillo, resplandor, fulgor, centello, luz, irradiación, reflejo

Algunos dicen que las Fat Boy gastan más en netol que en gasolina, y yo tengo que reconocer que, por una vez, me llevé una gamuza en la mochila por si los casos tenía que aparcarla sin hacer honor a su estirpe.

No quisiera dejarla sola en una acera estando un poquito sucia.

Tengo que decir que una Harley, y más esta Faty lo veremos cuando expliquemos qué novedades ofrece para 2018- te permite no sólo recorrer el paisaje, sino formar parte de él.

Pero esta Harley no es, en ningún caso, una chica mala para un chico malo, aunque esté delgadito.

Olvídate de una moto ruidosa o que dé imagen gamberra: al contrario, es una moto realmente elegante, que no fuma, ni bebe ni tose

Es cierto que, aún cuando sólo probaba motos deportivas en otros medios por mi pasado carrerista, una de las cosas que me encantaban de las H-D, ya que lo suyo no era correr, era escucharlas al ralentí.

Los dueños, y los mecánicos, de aquellos viejos motores Showelhead (o Panhead o, nunca he sido un experto en las Hog), alimentados por carburadores y con encendido convencional rivalizaban en conseguir que su ralentí fuera lo más lento posible.

Una Harley sonaba, recuerda, potato.po.pota.to.tatopo.to.tatopota., al cabo de unos escapes Screamin Eagle, de manera totalmente irregular y lenta, desacompasada como un corazón a punto de tener un paro, pero a mi modo de ver encantadora, sugestiva, fascinante.

La Fat Boy 2018, en cambio, apenas vibra y, ya lo avanzo, suena como una tricotosa japonesa, lo cual no deja de tener, también, su embrujo.

Ruedas lenticulares y chubbys

La característica definitoria de la Fat Boy sigue siendo sus ruedas de disco o lenticulares, es decir, macizas y sin radios.

Sus 18-inchers se actualizan con un nuevo aspecto acanalado llamado por la marca Lakester, y visten con unas ruedas chubbies, es decir, gorditas: la delantera es nada menos que de 160 mm, y atrás el caucho trasero es sencillamente enorme, de 240 mm.

El estilo sigue siendo reconocidamente el Fat Boy, pero llevado a nuevos límites.

Por ejemplo, el faro redondo de toda la vida es reinterpretado con un faro LED enmarcado por una robusta caja de forma cuadrada y de metal pulido y brillante (¡una de las causas por las que me llevé el trapo limpiamosquitos!) que parece un televisor Westinghouse del siglo veintidós.

Es más bonito y eficaz, sí, tanto que Harley lo llama ¡Daymaker Signature!, o sea, que con él, ¡se hace de día! El cuadro de instrumentos es también nuevo.

Popular Mechanics

A nivel mecánico, como el resto de la nueva línea de modelos Softail 2018, la Fat Boy monta una nueva versión del Milwaukee-Eight 107 ci V-twin de cuatro válvulas por cilindro con doble eje de balance para cancelar la vibración primaria.

Olvídate, pues, de que al hacerle a tu Fat Boy una foto al ralentí el motor salga movido como ocurría antes.

Esto permite que el motor se monte rígidamente en el bastidor, sin silentblocks, lo que una vez en marcha contribuye a aumentar la sensación de rigidez del chasis.

Harley-Davidson afirma que este nuevo motor hace a las nuevas motos un 10 por ciento más rápidas al acelerar de 0- a 60 que el motor High Output Twin Cam 103 utilizado anteriormente

Nueva gama

Recordemos que Harley Davidson ha presentado su nueva gama de motos 2018.

En ellas, desde luego, destacan ocho nuevos modelos Softail.

Así, se juntan las líneas de producción Dyna y Sofltail, las Dyna, desaparecen.

Esta saga era la línea más deportiva de la firma norteamericana, ya que cubría el hueco entre las pequeñas Sportster (las motos de entrada en el mundo Harley Davidson), y las Softail como las Fat Boy o las Fat y Street Bob, la gama de los pesos medios de Harley.

El chasis tubular de acero también se ha rediseñado y es un 65% más rígido que el Softail saliente.

Este nuevo bastidor tiene un 50 por ciento menos de componentes, un 22 por ciento menos de soldaduras y, con el motor atornillado, proporciona un chasis un 34 por ciento más rígido en general.

Este nuevo chasis (junto con otros cambios) ayuda a reducir el peso de la Fat Boy en unos 14 kilos.

Harley asegura que con ello se consigue mayor agilidad y un mayor ángulo de inclinación, pero no te creas todo lo que te digan: este es un apartado de la prueba en el que entraré más tarde.

Las motocicletas Softail 2018, la Fat entre ellas, incorporan la horquilla Showa Dual Bending Valve (SDBV) Harley-Davidson con elementos con doble válvula flexible, que el año pasado recibió muchas alabanzas en las FL.

Esta horquilla también reduce el peso y tiene una curva de amortiguación más lineal, de manera que proporciona una conducción más cómoda y mejor controlada a nivel del tren delantero.

Davidson (por una vez usaremos el nombre de los dos hermanos, Arthur y Walter, que acompañaron a Bill Harley en la aventura), ha buscado más progresividad en sus 130 mm de recorrido, y mayor precisión en las curvas con nuevos ángulos de lanzamiento del tren delantero. (Idem a lo citado antes, pero no nos adelantemos)

Softail con aspecto hardtail

La Fat-Boy 2018, como el resto de las Harley cola blanda con el nuevo chasis, abandona los amortiguadores gemelos Dyna para montar un monoamortiguador posterior debajo del asiento.

Así mantiene el tradicional aspecto de los chasis hardtail sin amortiguadores traseros.

En este nueva edición, la acción de amortiguación es convencional, es decir, la rueda trasera comprime el muelle al recibir un impacto, mientras que en el diseño anterior de Softail, el resorte se extendía

El nuevo diseño mejora el rendimiento al ofrecer un mayor recorrido la rueda, una mejor amortiguación y una mayor gama de ajuste de la precarga del muelle, que se realiza fácilmente con un pomo que queda a la vista, a la vez que mantiene la apariencia rígida provocada por el triángulo duro del bastidor trasero.

El ABS es de serie

En todo caso, las nuevas Harley Davidson Softail 2018 son 17 kilos más ligeras. Además, se proponen con dos motores distintos.

El Milwaukee Eight 107 (1.745 cc.) es el de serie, pero de modo opcional puede escogerse el Milwaukee Eight 114 (1.868 cc.).

En definitiva, los nuevos chasis Softail han sido diseñados para ser más ágiles, ligeros y fáciles de manejar que sus predecesores Big Twin Cruiser

A los mandos

El resultado en mi opinión es que la Fat Boy 2018 respeta totalmente el ADN de las nuevas Harley, pero con una mecánica siempre, día a día, más suave y cada vez más eficaz en cuanto a rendimiento y sobriedad, aunque no exenta de músculo ni de aceleración, ni de respuesta. Su par motor es, grande: 145 Nm a sólo 3.000 vueltas.

Eso sí, piensa que, al estirar las marchas, se acabará a una cifra de revoluciones que para una japonesa sería casi de ralentí: a poco más de 5.500 vueltas ya deja de empujar y dice basta.

No obstante, habrá llegado ahí con una progresión estupenda y una curva de par casi lineal e inmejorable. Un verdadero encanto.

También su comportamiento dinámico mantiene la voluntad de la marca de no forzar la conducción.

Lo cierto es que su horquilla delantera responde con una mayor eficacia, que la moto acepta los esfuerzos de frenada sobre baches con menor afectación a su estabilidad, y que su estabilidad a velocidades medias es excelente.

También lo es, empero, que la moto pesa 317 kg llena, y que se dispara al pie con unas plataformas que rozan al suelo con una ligera inclinación (según la marca, acepta 26.5 grados a cada lado), y que los enormes neumáticos minimizan los esfuerzos para darle toda la agilidad posible.

Tanta rueda hace inevitable que las líneas de pisada de ambos trenes sobre las huellas de apoyo de los neumáticos queden desplazadas

El comportamiento en curva de la Fat Boy al acelerar es, digamos, subvirador, y la moto tiende a empujar un tren delantero algo pesadote.

No te preocupes. Como el ritmo de marcha no puede ser otra cosa que dulce, esto queda perfectamente compensado con un look tremendamente dramático en su acepción inglesa, es decir, espectacular.

Por otro lado, aunque el embrague es suave, el cambio es lento y ruidoso, y pone bastante difícil algo tan sencillo como encontrar el punto muerto en un semáforo.

Esperemos que los kilómetros en nuestra moto de pruebas acaben por afinarlo, porque, por lo demás, la Fat Boy es una moto encantadora y refulgente.

No corre demasiado. Pero este es un dato totalmente irrelevante en una moto en la que, decíamos, no importa la cantidad, o la velocidad, sino el empaque de cada metro recorrido...

Dejémonos, como te decía, de zarandajas y de detalles nimios y prescindibles, y vayamos a lo principal para el apasionado comprador de una Harley, siempre que no sea como el más famoso y alto- cantante de rock español

Bueno, el tal no tiene carnet, pero como buen rockero, por mucho que anuncie seguros y bancos, y apueste por opciones de derechas, tenía que tener una H-D.

Así que se compró una para aparecer en público. Eso sí, de pasajero: su buen amigo Carlos Segarra de Los Rebeldes ¡era quien tenía que conducir! ¡qué loco, ¿verdad?!

En todo caso, si sabes apreciarla, celebrarás la inigualable sensación que esta moto te dejará en el estómago una vez la hayas dejado en tu garaje, soltado en casco en el recibidor, y te hayas sentado el sofá para abrir una cervecita mientras pones un disco de claro, blues.

Steve Ray Vaughan, por ejemplo Genial.

Por cierto, empieza a ahorrar para abrillantador, porque tendrás que añadirlo a tu presupuesto para mantener como se debe y en plena forma a los 23.600 € que cuesta en color Vivid Black, los 23.850 € en monocolor, y 24.350 € si la escoges en dos tonos.

HIGHLIGHTS TÉCNICOS Harley Davidson Fatboy 2018

1. Motor bicilíndrico en V a 75 de 1.745 cc (107 x 111,1 mm)

2. Potencia: N.D.

3. Cambio de 5 relaciones

4. Embrague multidisco en aceite

5. Chasis doble cuna de acero

6. Suspensión delantera por horquilla telescópica

7. Suspensión trasera por monoamortiguador

8. Transmisión trasera por correa dentada de neopreno

9. Instrumentación analógica más diplay digital

10. Alimentación por inyección

11. Refrigeración por aire

12. Ruedas de 160/60 18 y 240/40 18

13. Peso con gasolina 317 kilos

14. Disco delantero de 292 mm, pinza 2 pistones, y trasero de 260 mm, pinza 1 pistón

Fotos de la Harley Davidson Softail Fat Boy

Fotografías por: Sessantuno (Guillem Hernández) - Acción: Solid
 

Comentarios (1)

  • Carlos
    Carlos 07-12-2017

    Lo mismo de siempre...
    Aburrido...

Añadir un comentario

  • *No se mostrará
    • Introduce las palabras
    Generar otra imagen

×

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras condiciones legales, sección "5.8 Cookies e IPs"

×

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras condiciones legales, sección "5.8 Cookies e IPs"