Honda CB 1000 R ‘11, el reencuentro con una moto excelente

Aceites castrol

Publicado el 22/07/2011


Vota

0 0

Por si no tuviera ya suficientes argumentos a favor, la excelente CB 1000 R se actualiza en pequeños detalles que la hacen aún más apetecible, si cabe

Moto del Año de la SWA en 2009, la CB 1000 R significó la vuelta de Honda a las grandes realizaciones a las que nos había acostumbrado años atrás, esas motos que rozan la perfección tanto en el plano dinámico como de acabados o ergonomía. En definitiva, aquellas motos que distinguen al gigante japonés del resto de constructores, si bien es cierto que éstos hace ya algunos años que se han puesto las pilas.

Y es que realmente cuesta encontrarle una sola pega a una moto del nivel de la CB 1000 R, y en todo caso y si se encuentra, no es nada relevante. Ha sido difícil hallar puntos negativos para nuestra sección “Pros / Contras” y veréis que son inocuos. En cambio sí que es fácil encontrar virtudes a la CB, ya antes de subirse a su lomo. Los acabados son de primer orden, desde la pintura hasta las estriberas, pasando por las bellas llantas o el basculante monobrazo. Las fibras están bien ajustadas, y desde el puente de mando, la vista del manillar y la instrumentación (que parece sacada directamente del caza imperial de Darth Vader) es excelente.

Poco había pues que mejorar, así que el simple manillar anterior, ya en acabado anodizado, ha sido sustituido por uno de doble grosor. El piloto delantero de posición, que era de cinco leds, pasa a tener siete, y se ofrece la bella decoración tricolor Honda-HRC con un aumento de 200 € respecto al precio base, pero que creemos plenamente justificado. Manillar y llantas vienen terminados en un elegante color dorado.

No son grandes cambios, desde luego, pero sirven como perfecta excusa para reencontrarnos con una excelente moto.

Como un guante

Pocas o ninguna marca elabora el aspecto de la ergonomía como Honda. No hay modelo de este fabricante, por sencillo que sea, que no goce de un perfecto estudio ergonómico. La CB 1000 R es una naked deportiva, pero todo cae en su sitio. La zona de las rodillas es estrecha y permite acoplarse muy bien. El cuerpo carga ligeramente el peso en el manillar, sin cansar; las estriberas están ligeramente retrasadas y se adopta una posición que carga algo de peso en la rueda delantera pero que es al mismo tiempo es muy relajada. Podemos ajustar la posición de ambas manetas según nuestras medidas y gusto. La instrumentación es muy completa y clara, y si queremos encontrarle alguna pega, podríamos decir que a pleno sol cuesta un poco de ver.

El pasajero no dispone de un espacio muy grande, ésa es la verdad, pero al menos hay un par de asas bien escamoteadas bajo el colín donde sujetarse. No olvidemos que se trata de una naked deportiva. Para el que quiera mayor confort existe la CBF…

Su vertiente deportiva no la excluye en absoluto para un uso cotidiano en ciudad. Sin ser excesivamente baja de asiento, el que sea estrecha en la zona de rodillas permite llegar bien al suelo, aunque no se sea muy alto –mi caso, por ejemplo-. Todos los mandos son muy suaves, así como el cambio, que sólo genera el clásico clonc de todos los motores deportivos al introducir la 1ª velocidad, pero luego el funcionamiento es exquisito. El motor es muy elástico, tanto como para permitir arrancar en 2ª sin problemas, y luego acelerar de manera uniforme y consistente.

Las suspensiones son totalmente ajustables, aunque vienen de serie bastante blandas, en un tarado que busca cierto grado de confort. En ciudad van perfectas, y para los que tengan un espíritu más deportivo, se pueden regular en todas las posibilidades, tanto en la horquilla como en el amortiguador.


 

Con uniforme de batalla

A salir a carretera, la CB se olvida de ser una ciudadana modélica y saca su lado más salvaje. Sus más de 120 elásticos CV son muy aprovechables en curvas, ya que es capaz de salir desde pocas vueltas sin titubeos, acelerando con fuerza. Pero no sólo es potente y elástica. Endureciendo un poco las suspensiones –tanto de precarga como de extensión- desde el ajuste de serie, la naked deportiva de Honda es precisa y muy rápida. Entra muy fácilmente en curva, con muy poco esfuerzo. Parece más una 600 que una 1000, comparada con otras motos similares.

Con los ajustes de serie se muestra excesivamente blanda para andar fuerte, más si la carretera no está en perfecto estado, pudiendo generar algún tope atrás. Delante, la horquilla tiende a hundirse en frenadas a tope, pero todo esto es fácilmente subsanable con un sencillo ajuste en ambas suspensiones. ¡Ojo! Estamos hablando de moverse a un ritmo deportivo fuerte. En una conducción ligera, con los ajustes de serie circularemos perfectamente.

En lo tocante a frenos, las pinzas radiales de cuatro pistones (tres, la versión con ABS) muerden con fuerza pero con buen tacto. Nuestra unidad equipaba ABS, un sistema que permite –por suerte- una conducción deportiva y se puede apurar bien la frenada. Sólo cuando realmente la rueda resbale empezará a actuar y no antes. En unas pruebas de frenada que realizamos hace algunos meses en las pistas del HIS de Honda, prácticamente no había diferencia -en seco- en frenadas a muerte entre una CB 1000 R con ABS y otra sin este sistema. En mojado no había color, por supuesto…

Sin duda ésta es una buena ocasión para volver a pensar en la CB 1000 R, una moto excelente, merecedora de varios premios, aunque con la mala suerte para todas las motos de alta cilindrada de aparecer en plena crisis económica. Esta bella naked de Honda disfruta de unos excelentes acabados, un muy buen equipamiento y un motor y parte ciclo de lo mejor que se puede encontrar en el mercado. Los cambios son pocos y meramente estéticos, pero es que tampoco le hacía falta nada más. Esta Honda es de las motos más fáciles y equilibradas que se pueden encontrar en el mercado, pero también es eficaz y divertida. Un producto excelente.


 

Fotos de la Honda CB 1000 R

Fotografías por: Juan Pablo Acevedo

La alternativa

Kawasaki Z 1000: Muscle Z

Con una personalidad propia, la Z 1000 pretende plantar cara con su renovación total a la gran oferta de nakeds que están surgiendo en el mercado actual.

 

Comentarios

Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • *No se mostrará
    • Introduce las palabras
    Generar otra imagen

×

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras condiciones legales, sección "5.8 Cookies e IPs"

×

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras condiciones legales, sección "5.8 Cookies e IPs"