Prueba

Honda CB 650 F - Prueba¿CUÁL ES EL SITIO DE LA HONDA CB650F?

Aceites castrol

Vota

0 0

La Honda CB650F se integra en una categoría, la de las motos roadster-naked-polivalentes medias, donde la oferta es ya muy nutrida. ¿Donde se sitúa la sucesora de la Hornet 600? ¿En qué es posible destacar a la Honda CB650F si la comparas con la Aprilia Shiver 750, la Kawasaki ER-6N, la Yamaha MT-07 o la XJ-6, la Suzuki GSX650F... por no hablar de la Monster 696... o las propias Honda NC 750? ¿Qué novedades aporta?

Bien, como a todas las Honda del mundo mundial –o eso se dice-, a la CB 650 F es difícil, francamente difícil, “encontrarle defectos” claros. Si lo miras bien, en cierta medida, esta moto puede incluso ser calificada de irreprochable tanto desde el punto de vista dinámico como de dar a su dueño placer de “posesión”: en esto entra también, claro, su capacidad como utilitaria, su fiabilidad, su confort, el “orgullo de marca”...

Para rizar el rizo, los acabados, y hasta el aspecto general, son igualmente destacables, ejemplares. No tardé mucho en llegar a la conclusión final de esta prueba: “la Honda CB650 F irá como anillo al dedo a doce de cada diez motociclistas medios”. 

De entrada, es una moto que se lleva de manera... evidente. Sobran, a su manillar, noventa de los primeros cien metros para sentir que esta “ha sido tu moto de toda la vida, la de siempre”. Como ha sido así desde los últimos treinta años en las Honda, la ergonomía conviene perfectamente a todos, y sienta como un guante. Igualmente, cabe calificar la dulzura y precisión, -ese famoso tacto Honda que aún hoy algunas (no todas) de sus marcas rivales han podido igualar-, de sus mandos. Su mecánica es una santa: esta moto ni fuma, ni bebe... ni de sus mecanismos nacen palabras soeces al accionarlos. Todo cae, estupendamente, a la primera.

Además, su estética es... no podía ser de otro modo, una “passepartout” o “gustaatodos”, pues ha sido dibujada con una buena dosis de dinamismo de líneas y una pose elegante y nada extremada. Combina, a mi entender acertadamente, una decoración en los colores clásicos Honda (la tricolor en blanco/rojo/azul) con una careta delantera bastante afilada en unas líneas que se continúan hacia atrás, en el lado derecho, por la “sinfonía” de los cuatro colectores inoxidables acabados en un silencioso muy bien escondido, y por unas tapas laterales bien conjuntadas que siguen las líneas de los perfilados flancos del tanque. Las preciosas llantas doradas de radios dobles –que incluyen el soporte de los discos alveolados de manera que suprimen la araña-, la estilizada carrocería, el aparente basculante de aluminio fundido... todo da una impresión deportiva que se ve atemperada al comprobar que sus elementos mecánicos y su equipamiento de parte ciclo –por ejemplo las pinzas son de doble pistón paralelo- no son precisamente “racing”. 

En ciudad, la Honda se mueve de manera casi almibarada, su motor es un canto a la elasticidad, y se deja conducir usando apenas la punta de los dedos sin pedir jamás ni fuerza –se doblega a tus pretensiones como si quisiera casarse contigo- ni paciencia: lo hace sin rechistar y al momento. Su motor de cuatro cilindros es impresionantemente redondo, y tanto en bajos como medios regímenes se comporta de un modo tan civilizado que parece alimentado por dulce de leche. Y su respuesta al acelerador, sea cual sea el régimen al que estés circulando, parece tan omnipresente como encontrar al pequeño nicolás en los círculos del poder.

Al salir de la ciudad, y encarar las carreteritas que si tienes suerte te llevarán a tu casa, de nuevo la CB 650 F es una partitura sin una sola nota en falso. Perfectamente equilibrada, da una espectacular confianza en todos los ambientes, y su chasis de doble viga de acero se enfrenta con todo el rigor que puedas desear, y sin quejarse, a cualquier ritmo de conducción.

Es verdad que al ataque se mueve un poco más que una supersport, porque esta moto no es una deportiva y tanto sus suspensiones, -la horquilla delantera es estupenda en el día a día, y se comporta bastante bien en lo deportivo- como sus geometrías, como su propia rigidez general se han puesto al servicio de una gran comodidad, pero sin perder por ello su comportamiento noble y seguro. Suficientemente rápida a ritmo alto, esta moto se muestra siempre tremendamente sana, aunque es también cierto que algo perezosa, de acuerdo a su carácter polivalente y multiuso. Está muy bien “balanceada” –o equilibrada, perdonad el anglicismo puesto de moda en las carreras-, y se mofa de todas las maniobras intempestivas a la que la enfrentes con una gallardía remarcable. 

Lo mismo cabe decir de los frenos, dos discos de 320 mm, que recitan su papel en la obra con toda rotundidad y sin necesidad de que nadie le chiste ni le apunte la siguiente frase. El doble disco es suficientemente potente, perfectamente dosificable y, para desrizar el rizo, su ABS no es excesivamente intrusivo como ocurre a veces en otras rivales, que confunden el dar mayor seguridad al conductor con el quitarle el mando de las operaciones.

Volvamos al motor. El tetracilíndrico de 650 cc -649 cc en realidad- de 87 CV es sano, poderoso, y hasta musculoso, pero jamás violento ni malhablado. Recoge desde muy abajo, sube convincente y rápidamente hacia unos medios notables, y desde las 8.000 rpm, su mejor zona, te lleva bien hasta la zona roja, corta a las 12.000 rpm, que abandona de manera suave y dulzona generando siempre buenos reprises incluso en marchas largas...

La CB650F es la sucesora de la Hornet 600, una de las creadoras del segmento de las naked medias. Con aquellas “desnudas” de 600 cc se trató de civilizar y abaratar las anteriores supersport, -puesto que las mecánicas procedían de las CBR 600 F de los años 90-, en busca un usuario de corazón tranquilo, pensando incluso en los límites que imponen hoy los carnets A2. Así, con 87 CV declarados, a un régimen bastante contenido de 11.000 vueltas, su sensatez se impone con claridad, puesto que es suficientemente potente como para dar el máximo rendimiento sin intimidar a su conductor, no necesariamente un piloto superexperto.

Bien, entonces, ¿es esta la moto perfecta? ¿Es esta la mejor compra posible? ¿Te convencerá seguro a ti en particular si sacas la chequera por ella? 

Por un lado, tiene tres defectos. Uno, su precio superior -7.988 euros, por 6.599 € (con ABS) para la bicilíndrica MT-07, por ejemplo- en referencia a su equipamiento general. Por otro, ya no ofrece las versiones con mayores posibilidades de reglaje de su antecesora la Hornet 600, ni tampoco los 106 CV anteriores... aunque supera a los ochenta de la CBF600. Y su mecánica estaría, ciertamente, perfectamente amortizada.

Por otro, claro, a cambio de su estrepitosa falta de defectos... puede decirse también que esta CB 650 F puede carecer cruelmente de... encanto. Su carácter, de tan estupendo, carece de vida propia. Aunque acepta los juegos, no lo hace de corazón... ¿Acaso montar en moto no es, ante todo un placer, y esto exige que los sentidos se amaren de sensaciones... algunas buenas... pero otras no tanto gracias ¡precisamente! a sacrificar el contentar a todos a cambio de ofrecer algo especial?

Todo va tan bien, y todo es tan plano, que a veces a esta Honda le echarías unos polvos de pimienta. De tanto que encanta, es fácil de olvidar por... impersonal, porque es una moto excelente, que, en comparativa frente a todas sus rivales, ganaría seguro la “clasificación a los puntos globales”.

Algunas de sus rivales tienen defectos, y esto les da una personalidad cierta. Lástima que por carecer de ellos, la Honda pueda llegar a ser... ejem... hasta aburrida de tan... ¡perfecta!

Recuerdo un anuncio de un automóvil cuyo lema incidía en que “si la carretera es aburrida, el coche XX pondrá la diversión”. En mi opinión, la CB650F es todo lo contrario: ¡te permitirá encontrar toda la diversión, precisamente, en tus carreteras favoritas!

HIGHLIGHTS TÉCNICOS

1. Motor tetracilíndrico en línea de 649 cc, 67 x 46 mm

2. Potencia: 87 CV a 11.000 rpm

3. Cambio de 6 relaciones

4. Embrague multididisco en aceite

5. Chasis doble viga de acero

6. Suspensión delantera por horquilla convencional de 41 mm

7. Suspensión trasera por monoamortiguador con muelle sin progresividad

8. Basculante posterior doble brazo de aluminio fundido

9. Depósito de gasolina de 17,3 litros

10. Alimentación por inyección

11. Transmisión secundaria por cadena

12. Ruedas de 120/70 17” y 180/55 17”

13. Peso con gasolina 211 kilos

14. Doble disco delantero de 320 mm, pinza 2 pistones paralelos, y trasero de 240 mm, pinza simple pistón. ABS.

Fotos de la Honda CB600F ABS

Fotografías por: Santi Díaz
 

Comentarios (4)

  • julijavier
    julijavier 01-02-2015

    Uf, comparar esta moto con la MT07, que es una bicilíndrica, y por cierto con ABS son 6.600 euros, solo 1.300 menos que la Honda y los acabados mejor no hablamos. O compararla con la Suzuki, que está totalmente carenada y pesa casi 30 kilos más. A mí esta moto me parece muy equilibrada, la única pega que le pondría es que no se pueda regular la horquilla, por lo demás no necesito horquillas invertidas, ni pinzas radiales, ni mapas de motor: con la finura y la fiabilidad de una Honda de cuatro cilindros soy feliz.

  • Mario
    Mario 05-02-2015

    Colores horripilantes, no tiene parabrisa, abs=?, el tablero insulso y demasiado costosa!

  • julijavier
    julijavier 05-02-2015

    Los colores van en gustos (también la hay en negro), ABS de serie, las naked no llevan "parabrisas", el tablero... sí es feo, y en cuanto al precio es una cuestión de calidades.

  • Santi
    Santi 18-02-2015

    Caramba.Pere Casas probando motos y Santi Díaz a cargo de las fotos. Uno de los mejores tándems del periodismo deportivo.
    Felicidades!

Añadir un comentario

  • *No se mostrará
    • Introduce las palabras
    Generar otra imagen

×

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras condiciones legales, sección "5.8 Cookies e IPs"