Honda CB1000R 2018 (Prueba): retro-futurista y aún más deportiva


Vota

0 0

La nueva Honda CB1000R arriesga ahora con una estética retro-futurista, pero también apuesta por un carácter deportivo... Aún más fuerte.

Fue una de las sensaciones del pasado salón EICMA de Milán y una de las apuestas más rompedoras de Honda para este año. La nueva Honda CB1000R renace con unas prestaciones superiores a su versión anterior, pero, sobre todo, con una imagen retro-futurista que probablemente seducirá a un gran número de amantes de las dos ruedas. Motofan ha acudido a su presentación internacional, que ha tenido lugar este fin de semana en el sur de España, a caballo entre Málaga y el mítico Circuito de Ascari.

Después de la reaparición de la Africa Twin y de la X-ADV, la CB1000R de 2018 es una de las Honda con más encanto de los últimos años. Así lo ha hecho saber el máximo responsable del proyecto, Soya Uchida: "Nuestra intención siempre es mirar al futuro y estar preparados para liderar. Sabíamos que teníamos que ofrecer cosas más allá de la potencia. También queríamos que fuera una moto placentera por el simple hecho de poseerla, de convertirla en una máquina individual. Por eso apostamos por una nueva dirección y estamos muy contentos con el resultado".

Esta nueva versión responde a la tendencia actual del mercado de las dos ruedas, que indica que lo retro y las customizaciones están de moda. Honda nos ha informado de que sus expectativas con esta moto pasan por atraer a usuarios de modelos como la BMW R NineT (por su estilo vintage) o incluso laYamaha MT-10 (por su carácter puramente deportivo).

Neo Sports Café

Y es que no estamos frente a una simple actualización. En términos de prestaciones, las cifras hablan por sí solas: su motor de cuatro cilindros ofreceun 16% más de potencia -por encima de 10.000 rpm-y un 5% más de par motor que se percibe en medios regímenes. La relación de marchas es un 4% más corta para lograr una aceleración más rápida. De hecho, Honda ha avisado de que es incluso más veloz que la CBR1000RR en las tres primeras marchas.
Las mejoras del motor vienen acompañadas de una electrónica que tampoco pasa desapercibida. Y es que la nueva CB1000R cuenta ahora con el sistema Throttle By Wire (TBW), tres modos de conducción predeterminados -más un modo personalizable-. Además, esta naked mejora su relación peso/potencia en un 20%, pues ha logrado bajar hasta 12 kg su peso total. Como ves, Honda ha trazado un cambio de rumbo para este modelo, y lo ha hecho desde lo estético hasta las sensaciones.

Ya en EICMA notamos un fuerte flechazo nada más verla, y aún más ahora que la hemos evaluado a al detalle, especialmente en su versión +. Y es que Honda ha preparado una variante más atractiva que incluye, en primer lugar, un cambio de marchas Quickshift, y que se acompaña de unos accesorios que acentúan su belleza: una tapa de acero pulido para el colín, así como varias piezas de acero pulido encima del faro frontal, en los laterales y en el guardabarros.

De un primer vistazo

Calentando el motor para salir de ruta por las espectaculares carreteras de Ronda, nos fijamos en que la máxima de la nueva Honda CB1000R, a nivel de diseño, es su minimalismo. Por ejemplo, vemos que el propulsor queda prácticamente al descubierto porque tan solo son 6 piezas de plástico las que cubren los laterales de esta naked. Desde el área de I+D han trabajado para que la silueta de la nueva CB sea más trapezoidal. Esto, sumado a su considerable reducción de peso, hacen que su centro de gravedad sea bajo y, así, he percibido una estabilidad notable en las míticas curvas de Ronda, de camino al circuito de Ascari.

El asiento, con su altura de 830 mm libre al suelo, es bastante estrecho, incluso un poco duro, pero propone una gran libertad de movimientos y un buen agarre cuando he buscado un pilotaje más agresivo. El manillar es muy recto y me ayuda a relajar los brazos para un confort óptimo. Pero, al mismo tiempo, me acerca al tren delantero y me ofrece un feeling especial en las frenadas. Por otro lado, el guardabarros trasero está anclado al brazo trasero del basculante, algo que ya vimos en su día en motocicletas como, por ejemplo, la Ducati XDiavel.

Más potencia y par motor

Lo dicho antes: el tetracilíndrico de 998cc de esta CB ha mejorado en muchos sentidos. Ahora cuenta con 143 CV de potencia (+16% respecto a su antecesora). Y lo mismo pasa con el par motor, ahora de 104 Nm y con mucha presencia entre 6.000 y 8.000 rpm. En esta ocasión, la lluvia no nos ha dado tregua y nos ha impedido descubrir todo el potencial del motor.

El único tramo seco que nos hemos encontrado me ha servido para comprobar que, efectivamente,en medios regímenes es cuando más empuja, casi como si se tratara de un turbo de coche. También he notado la rapidez y alegría con la que progresan las primeras marchas, al alcance de pocas motos de calle, y tal y como ha avisado Honda, con más velocidad incluso que la poderosa CB1000RR. ¡Ojo! Y eso se acentúa aún más con el cambio de marchas Quickshift que equipa esta versión +. Cabe decir que la sexta marcha no deja de ser como la quinta, pero más larga. Quizás lo han ideado así para reducir el consumo de combustible en autopista.

Electrónica pura

La nueva Honda CB1000R dispone de cuatro modos de conducción con los que podremos regular la entrega de potencia, de freno motor y el control de tracción, todo a nuestro gusto. El modo Sport es el más agresivo, con toda la potencia a nuestro servicio y con poca intervención tanto del control de tracción como del freno motor. El modo Standard es el más equilibrado de todos, ideal para nuestros desplazamientos diarios y para disfrutar relajadamente de nuestras rutas. El modo Rain -el que más hemos utilizado- nos garantiza el máximo control electrónico para sentirnos seguros encima de la moto con el asfalto mojado. Por último, el modo User nos permite ajustar los parámetros de potencia, freno motor y control de tracción Al gusto del consumidor. Es decir, que contaremos con un modo completamente personalizado y que podremos guardar de forma permanente.
En Málaga nos acompañó Takuya Matsunaga, ingeniero de pruebas de Honda y la persona clave en el desarrollo del sistemaThrottle By Wirecon el que cuenta la CB1000R de 2018. Con el TBW, esta naked nos asegura unas aceleraciones potentes, pero siempre controladas. En curvas enlazadas, hemos sido testigos de que este sistema supone un antes y un después en la conducción deportiva. Dicho de otro modo, hará que todos parezcamos unos cracks encima de la moto. Gracias al TBW, podemos acelerar sin miedo a perder el tren trasero, pues su tacto es milimétrico y entiende a la perfección cuánta potencia le estamos pidiendo en cada aceleración. Este, en cuanto a prestaciones, este sistema me ha parecido uno de los puntos más fuertes de la moto.

Parte ciclo: todo en su sitio

La nueva generación de CB1000R llega con un chasis que ha sido fabricado desde cero. Desde el área de diseño de Honda lo han dotado de un minimalismo que deja el motor totalmente a la vista, y también de esa silueta trapezoidal de la que hablaba antes. En el apartado de suspensiones, nos encontramos con una horquilla delantera Showa Big Piston. Su rendimiento en frenadas fuertes es espectacular y también nos da un aplomo óptimo para encarar los vértices de cada curva. Detrás, un monoamortiguador ajustable hace delicias en zonas bacheadas, pues mantiene la estabilidad en todo momento y solo he percibido cómo amortigua cuando conducimos al límite. Como se dice, y en este caso en relación al chasis y las suspensiones, todo está en su sitio. Sin duda, otro aspecto muy positivo a tener en cuenta en este modelo.
Esta CB monta un doble disco delantero de 310 mm y 4 pistones radiales firmados por Tokico que nos detienen donde queramos y que además lo hace con suma sutileza, y que se acompañan de un ABS poco intrusivo. De serie, la nueva CB1000R calza neumáticos Bridgestone Battlax S21 R para unas llantas de 17 pulgadas.

Retro-futurista

Habrás detectado que uno de sus rasgos más personales es su faro delantero redondo, de estilo vintage, que nos recuerda a aquellas café racer de los años 70. Destaca su sistema de luces LED en los bordes del faro, que le aportan un aspecto realmente futurista.

Tampoco pasa desapercibido su nuevo panel de instrumentos digital con pantalla LCD, en el que obtendremos toda la información necesaria: modo de conducción seleccionado, velocímetro, cuentarrevoluciones, marcha engranada, indicador de combustible, selección de control de tracción, de freno motor y de potencia, distancia recorrida, reloj y más.
Pero también resulta interesante el led que hay ubicado en el lateral derecho del panel, en el que podremos configurar si queremos que cambie de color para saber qué modo estamos usando, cuándo deberíamos subir de marcha, o incluso para saber si estamos consumiendo mucho o poco combustible.

También habrás visto que la Honda CB1000R + se presenta con el acabado Graphite Black, en el que predomina el color negro, así como varios detalles en plata pulido. Honda ha aplicado este nuevo y elegante look, no únicamente a la versión de 1000cc, sino también a las de 125 y 300cc, creando así una nueva identidad a la familia CB para que todo el mundo pueda deleitarse con su elegancia. Sin embargo, su versión estándar también cuenta con losacabados Matt Bullet Silver Metallic y Candy Chromosphere Red.

La nueva CB1000R llegará el próximo mes de abril a nuestro mercado, y lo haráen su versión estándar a un precio de 14.600 euros, y en su versión + por 16.100 euros.Sí, Honda ha apostado fuerte con la nueva generación de la CB, y lo ha hecho a través de esta estética retro-futurista que tanto gusta últimamente en el sector de las dos ruedas, pero sin renunciar a las altísimas prestaciones que siempre han acompañado a esta naked.

'Highlights' técnicos de la Honda CB1000R

- Nuevo motor: +16% de potencia y +5% de par motor
- Peso ligero: 12 kg menos que la versión anterior
- Modos de conducción: Sport, Standard, Rain y User
- Sistema de aceleración Throttle by Wire (TBW)
- Versión '+' disponible con cambio Quickshift
- Diseño retro-futurista
- Acabados: Graphite Black, Matt Bullet Silver Metallic y Candy Chromosphere Red
-Precios: 14.600€ la estándar, 16.100€ la '+'.

EQUIPAMIENTO DEL PROBADOR

Fotos de la Honda CB 1000 R

Fotografías por: Francesc Montero (Honda Press)

La alternativa

Prueba Kawasaki Z 1000 2017: Retoques 'hacia la pole'

Ante la decena de nuevos modelos presentados últimamente por Kawasaki, la Z1000 se renueva para 2017... ¡Motofan la prueba en Portimao!

 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"