Honda CB125R Neo Sports Café (prueba): ¡Honda se rejuvenece!


Vota

0 0

La nueva Honda CB125R es una moto fresca, atractiva y rompedora de esquemas en la marca… ¡Para jóvenes de todo el mundo!

La línea Neo Sports Café, de la que forma parte esta CB125R junto a las CB300R y CB1000R, significa la quebradura de Honda con el carácter neo-conservador de algunos de sus productos destinados tanto a los mercados emergentes como a los europeos tradicionales.

La marca alada, en mi opinión, ha tomado nota de las tendencias que mejor están funcionando actualmente en el mercado y ha apostado con su nueva gama por una restauración tanto comercial como espiritual. Aún sin ser una moto 'revolucionaria', esta CB125R se dirige a los más jóvenes con mayor mordacidad y talante

¿El precio? Por supuesto, la marca alada sabe que no puede competir directamente en precio con las 'copias' orientales de sus monocilíndricos de aire, de los años ochenta del siglo XX, que llegan a Europa, a miles de euros menos, pero ya en su mayoría pasadas por el cedazo de estilos clásicos, pero atrayentes.

Sus rivales en este segmento, el de las 125 naked 'de agua', debieran ser modelos como la Yamaha MT-125, que entra en nuestro mercado por 4.849.-

Bien, en este aspecto, la Honda CB125R Neo Sports Café, está bien armada ya que su PVP es de 4.274 €

Honda CB125R, Neo Sports Café

Así, la operación Honda 'neo' es un intento de reunir dos mundos.

El moderno-clásico, certificado por su faro redondo, contrasta con las líneas cortadas y una amplia colección de tecnología punta, detalles bien cuidados, y unas excelentes prestaciones.

Partiendo de esta CB125R, la gama Neo Sports Café se ve acompañada por una preciosa 300 y, claro, la espectacular CB1000R .

Pero aquí probamos la pequeña de la colección, y antes que nada cabe aclarar que, por supuesto, se deben esperar de ella unas prestaciones acordadas a su cilindrada, limitada a 15 CV por ley.

En este sentido, anotemos también que no estamos delante de una de las 'superdepor' 125 '2 tiempos' estilo Aprilia RS 125 inspiradas en los mundiales de antaño, sino que precisamente su comportamiento en marcha incide ante todo en la búsqueda de una respuesta al acelerador tipo '4 tiempos', aunque en este caso, muy vigorosa en el primer cuarto de gas.

Sin ser una deportiva como la KTM Duke 125 'cuatro válvulas', de mejores prestaciones puras, esta Honda puede manejarse a sus anchas, y con toda rotundidad, tanto a ritmo moderado en circulación abierta como en conducción sport.

Clase

¿Es esta la mejor manera de acercar a los jóvenes al uso de la moto frente a la practicidad del scooter? Probablemente sí, porque esta moto es bella y llamativa, pero no agresiva e incómoda.

Tiene personalidad, estilo, diseño y buenos acabados, siempre al nivel de lo que se espera en una Honda: los jóvenes de hoy saben buscar por Internet y de ahí que sabrán encontrar en la CB, entre el pelotón de modelos a la venta, una buena moto, guapa y fácil de llevar.

Diseño

La CB125R aguza su diseño mediante un moderno faro redondo, como los intermitentes, a base de LED. Las luces frontales actúan también como de posición, siempre manteniendo una luz ámbar encendida.

Y todo ello sin perder de vista un diseño grácil y ligero de todos los componentes, lo que, sin duda, se notará después en la báscula

En cuanto a líneas, mejor comprobar en las fotos de Sessantuno 'si sí o no' Pero a nivel mecánico, la mirada se vierte indudablemente en la horquilla invertida Showa de 41 mm, el basculante de fundición con medidas definidas por ordenador, o el disco delantero flotante, tipo 'flor', de 296 mm, por 220 mm el trasero. La pinza delantera, nada menos que una Nissin de 4 pistones y anclaje radial

Y, en pro de ser una Honda -y viceversa-, esta CB125R monta de modo algo inusual en una 125 (que suelen montar una frenada combinada muy poco convincente), el ABS de dos canales con plataforma inercial: la centralita IMU verifica la posición de la moto ¡cien veces por segundo! y distribuye la presión de frenada de manera homogénea entre los trenes delantero y trasero. Como en las motos tipo 'persona mayor'...

Ligera

La CB es, además, una moto ligera, puesto que su peso en seco llega apenas a los 126 kilos, bastante menos que en la competencia, gracias a un enorme cuidado del diseño.

Ello no significa que sea una moto 'liliput' inapta para los jóvenes modernos. Su ergonomía básica es parecida a la de nakeds de cilindrada mayor: el manillar es ancho, el asiento cómodo, y los estribos paran en su sitio.

Abundando en la búsqueda de ligereza y manejabilidad, la mayor parte de las piezas pesadas (batería, monoamortiguador, centralita ABS) se ha colocado en posiciones bajas para amplificar la sensación de liviandad de la moto.

El chasis es tubular de acero. Y el motor, un monocilíndrico 4 tiempos líquido, un monoárbol de levas en culata con dos válvulas.

La cilindrada de este motor es de 124,7 cc y la potencia de 13,3 CV a 10.000 vueltas.

Si bien no destaca especialmente por su cifra máxima ni por su pegada en aceleración, es uno de los mejores de la categoría en cuanto a la respuesta al gas.

Además de un sonido amortiguado y grave que emana del silencioso con dos cámaras por debajo de la CB, la mejor cualidad de este motor, como hemos avanzado, es su respuesta en conducción 'a punta de gas' o, mejor dicho, 'en la zona buena de par'.

A partir de pocas vueltas, ya a 3-4.000 rpm, el motor sale y recupera sin problemas en marchas largas, y desde allí, se encarama hasta las 10.000 vueltas con suficiente poder como para moverse sin penar entre el resto del tráfico rodado.

Ágil

¿Y cómo va? La CB es una moto corta, no pasa de dos metros de longitud total, apenas con 820 mm de anchura, y una vez sobre el asiento (que está a 816 mm del suelo, apto para todos los públicos), su peso pluma se acompaña de una postura erguida y bien casada con el tanque

Gusta inmediatamente el cuadro de instrumentos, simple, completo y lleno de indicaciones útiles.

Aunque en mi opinión se preferiría que se dispusiera de un reloj horario, incorpora cuenta vueltas, velocímetro, nivel de combustible, dos trip, indicador de marcha insertada y del caballete lateral dispuesto.

Por si fuera poco, al acelerar se ilumina un flash en la parte superior del tablier que aconseja el cambio de marcha a una superior en orden a obtener consumos moderados.

Puede ajustarse al rango de rpm preferido entre 4.000 y 7.500 vueltas, y se mantiene encendido si se supera el régimen elegido.

La luminosidad del display puede regularse en cinco intensidades.

Así, los datos disponibles son siempre legibles bajo cualquier condición de día o noche.

Fácil

La sensación a los mandos de esta moto es de total facilidad.

Como en todas las Honda desde siempre, estás enseguida 'como en casa', los mandos son dúctiles, y la mecánica fina. Una vez pones los neumáticos a rodar en ciudad descubres que la moto está en su hábitat favorito, que gira en redondo con un radio muy reducido, y que sus consumos son igualmente parcos. De hecho, esta moto gastará menos que un scooter de la misma cilindrada, apenas 2 litros y poco a los cien, dado que el embrague centrífugo es siempre poco ahorrativo. Con los 10 litros de capacidad del tanque se podrán recorrer más o menos 400 km, no está mal

Así, la moto es una verdadera alternativa a los scooter. Por supuesto, no a nivel de practicidad: esta CB125R no tiene espacio para cascos bajo el asiento, ni carenado, ni tal

Sin embargo ¡es una moto! con ruedas de 17', y a pesar de su falta de caballería, y de su goma de 150 atrás -por cierto, unos buenos Dunlop Sportmax en lugar de unos marca 'todo a cien'- se maneja con un dinamismo de primer orden tanto entre las de su clase como entre las otras posibilidades urbanas.

Hay que dar una gran nota a la frenada. No sólo es poderosa y dosificable, sino también segura al cien por cien gracias a su ABS inercial, y además sus mandos ofrecen buen tacto tanto delante como atrás.

Evidentemente, en una moto con estas expectativas dinámicas, no pueden esperarse una suspensiones 'de MotoGP', y el monoamortiguador trasero no es regulable en vistas a la posibilidad de adaptar mejor la moto al uso a dúo.

Neo Sports Café

La 'moto de entrada en gama' para este segmento 'neo retro' Honda es una buena alternativa al scooter para las generaciones más jóvenes.

No por ello pierde el respeto de los mayores que deseen seguir montando en moto en ciudad en su vuelta al carnet-moto gracias a la equivalencia con la licencia B-125 cc Su precio de 4.275 € está de lleno en la pelea, y su diseño pone a esta Honda en primera línea para una moto a la altura de su nivel de marca.

HIGHLIGHTS TÉCNICOS Honda CB125R Neo Sports Café

1. Motor Monocilíndrico, 124 cc, 58 mm x 47.2 mm

2. Potencia: 13,3 CV a 10.000 rpm

3. Cambio de 6 relaciones

4. Embrague multidisco en aceite

5. Chasis tubular de acero, basculante monobrazo de aluminio fundido.

6. Suspensión delantera por horquilla invertida de 41 mm no regulable

7. Monoamortiguador no progresivo

8. ABS IMU de serie

9. Instrumentación por display digital

10. Alimentación por inyección, refrigeración por líquido

11. Tanque de 10 l.

12. Ruedas de 110/70 17' y 150/60 17'

13. Peso sin gasolina 126 kilos

14. Disco delantero de 296 mm, pinza 4 pistones radial, y trasero de 220 mm, pinza 2 pistones, ABS de serie.

Fotos de la Honda CB125R

Fotografías por: Sessantuno (Guillem Hernández) - Acción: Solid
 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"