Honda PCX 125 2019 (prueba): Clarividencia urbana


Vota

0 0

Las capacidades del exitoso Honda PCX para encajar en el trasiego urbano se elevan en esta cuarta generación renovada en imagen, equipamiento y dinamismo.

Sus ocho años de vida son simplemente impecables a nivel comercial. El PCX 125 levantó más de una incrédula ceja cuando fue desvelado en 2010 por su diseño asiático en exceso y su formato de GT compacto hasta aquel momento poco demandado en nuestro mercado.

Sin embargo, sus ventas enseguida silenciaron las dudas y acabaron por convertirlo, año a año, en un auténtico 'best-seller' europeo, una de las motocicletas más despachadas en en el continente (más de 140.000 unidades) demostrando no solo que con su precio contenido encajaba a la perfección en las maltrechas economías de estos últimos años, si no que además ofrecía al amparo del sello de ala fiabilidad y calidad constructiva y era capaz de cumplir sobradamente con su cometido urbano, ofreciendo un paquete básico de prácticas soluciones para el día a día y una manejabilidad y ligereza al alcance de muy pocos scooters.

El éxito, obviamente, lo asentó en nuestro mercado y Honda le ha ido 'dando cuerda' para mantener su buen ritmo: en 2012 incorporó el eficiente motor eSP; en 2014 revisó estética, mecánica, luces y autonomía; en 2016, se adaptó a la norma Euro 4; y ahora en 2018 hemos conocido la última actualización, sin duda la más profunda recibida que, desde varios frentes (nuevo bastidor y estética, motor, frenos, suspensiones, llantas, neumáticos y equipamiento mejorados), trata de afianzar esa clarividencia urbana que siempre le ha acompañado y colocado en posición líder en un segmento donde quieren 'pisarle los talones' el Yamaha Nmax 125 y el SYM Jet 14, recientemente renovados.

Esta cuarta generación del PCX 125 esconde tantas novedades como las que exterioriza. Y lo decimos recién llegados de la presentación internacional organizada por Honda el pasado 4 de julio en la encantadora ciudad portuguesa de Oporto, en donde nos desvelaron primero la teoría de cada detalle que estrena y, posteriormente, la práctica con un ruta mixta (urbana y carretera) de casi 100 km con la que anotar las optimizadas capacidades a nivel dinámico que emanan de todas las intervenciones menos llamativas, es decir, el nuevo chasis reforzado, sus gomas más anchas, su amortiguación trasera retocada y su frenada potenciada con ABS.

NUEVA 'PIEL'

Pero empecemos por fuera. Se aprecia enseguida el remozamiento estético que afecta, principalmente, a sus conjuntos ópticos con tecnología full LED. Tanto la delantera como la trasera evolucionan con un nuevo diseño y, aunque conservan 'los aires' de la anterior versión, logran modernizar su fachada y reforzar su personal imagen. El resto de la carrocería, sin variaciones en cuanto a dimensiones ni peso, también ha sido remodelada con sutileza en un intento por refrescar el aspecto de un scooter fabricado en Italia y cada vez más europeizado.

Otros elementos son de nueva factura como las llantas más deportivas (diseño de 8 palos en lugar de 5), las estriberas del pasajero más elegantes, el nuevo silenciador del escape y las nuevas tapas del motor y entrada del airbox, contribuyendo a esa actualización general de un vehículo cuyos plásticos ahora están disponibles en cuatro colores: negro brillo, negro mate, rojo y blanco.

Con un equipamiento que ya lo situaba como el modelo más premium de su categoría, pues incluía -y sigue incluyendo- soluciones como el Idle Stop (paro al ralentí), los interruptores eléctricos para abrir el asiento o la tapa de la gasolina, bisagra amortiguada para la cómoda apertura del sillín, o toma de corriente en el interior de la guantera para enchufar dispositivos móviles, el nuevo PCX crece tecnológicamente con un nuevo cuadro de instrumentos totalmente digital de buena visibilidad y gran cantidad de información (velocímetro odómetro, contador parcial, reloj de gasolina, consumo medio de gasolina e indicador Idling Stop) que le dona una imagen más sofisticada.

Y NUEVO 'ESQUELETO'

Por dentro, el nuevo PCX 125 esconde la que, según los responsables de Honda, es su principal novedad: un nuevo bastidor tubular de acero -ahora de doble cuna en lugar de columna baja- lo 'vertebra' y le otorga una rigidez claramente superior a la de su antecesor. Una operación interna, de las que generan poco marketing, pero de gran calado en términos dinámicos pues logra que el nuevo Honda ofrezca una mayor estabilidad de marcha, sobre todo pensando en recorridos interurbanos, sin mermar su consagrada agilidad en la ciudad.

Aunque ahora el scooter tiene un 'esqueleto' mucho más robusto, los ingenieros han logrado que el peso del conjunto no subiera ni un gramo -se queda en 130 kg- gracias a ciertas intervenciones de aligeramiento en la fijación del carenado (por primera vez en un scooter Honda, se sustituyó el soporte de acero por uno de plástico), o a unas llantas más estrechas y ligeras (-7% la delantera y -11% la trasera).

No son las únicas novedades que descubrimos en su revolucionada parte ciclo. Los amortiguadores traseros, por ejemplo, han ganado recorrido (de 75 a 84 mm), utilizan muelles de triple constante en lugar de doble, y han sido reposicionados hacia atrás, modificaciones enfocadas a incrementar principalmente la capacidad de absorción trasera del vehículo y el confort en el habitáculo, sobre todo del pasajero, ante las irregularidades del asfalto urbano. La horquilla convencional mantiene su grosor de 31 mm pero también cambia su recorrido, que decrece de 100 a 89 mm.

Todavía en el conjunto ciclo, el japonés evoluciona en los neumáticos, ambos de 14 pulgadas pero ahora de mayor medida (100/80 y 120/70 en lugar de 90/90 y 100/90, delante y detrás respectivamente) y el nuevo sistema ABS de un solo canal que actúa sobre el freno delantero y que deja atrás el anterior de frenada combinada CBS.

EL 'MEJOR AMIGO DEL HOMBRE'... EN LA CIUDAD

Estamos ante uno de esos vehículos comprometidos con el uso diario, ideal para usuarios y usuarias que valoren ante todo la alta maniobrabilidad -para aparcarlo, para zigzaguear en el tráfico...- y perfecto para desplazamientos cortos o de proximidad (como veremos más adelante). Por unos 3.000 €, poco más se le podía pedir...

Pero Honda insistió en afinar, casi por el mismo precio, su práctico vehículo. Por ejemplo, la capacidad de carga bajo el asiento para un casco integral se mantiene, pero se ha incrementado un litro el volumen del hueco (ahora 28 litros) para facilitar ligeramente su colocación en el interior. Es un almacenaje inmejorable dadas sus dimensiones (sus competidores ofrecen lo mismo), si bien la guantera cerrada que ofrece es de las más generosas, con profundidad suficiente para meter hasta una lata de refrescos. La apertura de su nueva tapa es cómoda mediante un clic, y dentro incluye la citada toma de 12V tipo mechero para recargar smartphones. Al disponer de túnel central en lugar de suelo plano, no tenemos posibilidad de transportar tras el escudo grandes bultos como maletas o mochilas.

EN MARCHA

La prensa española fue convocada a las orillas del Duero a su paso por Oporto para asistir a la presentación de la primera novedad 2019 de la marca japonesa. Como veis en las fotos, la desembocadura del famoso río se convirtió en un perfecto escenario no sólo por la belleza y el encanto de sus 'decorados', si no también porque sus estrechas calles, tráfico denso y empedrados pavimentos supusieron un idóneo 'campo de tiro' para probar la nueva puntería urbana del pequeño Honda que, tal y como sucede en Barcelona con el Scoopy, tiene en la urbe portuguesa un auténtico feudo.

La primera parte de la ruta nos introdujo en el caótico centro de la ciudad, en donde comenzamos a descubrir esas meridianas mejoras que nacen de los cambios en la parte ciclo. El PCX, con su robusto y compacto aspecto, disfruta de un centro de gravedad bastante bajo pues el vehículo está planteado para clientes de talla media o baja que busquen un scooter accesible y sin compromisos. El nipón destaca, por tanto, por una reducida altura de asiento (764 mm, crece unos imperceptibles 4 mm) que facilita a cualquiera apoyar los pies en el suelo, y por un comportamiento 'a ras de suelo' que le permite ser gobernado con mucha suavidad y estabilidad, sin el más mínimo esfuerzo.

PCX: PERSONAL COMFORT X

Ya en la prueba de la anterior versión pusimos en acento de este modelo en su cómoda postura y en la espaciosidad del habitáculo incluso para conductores altos, pues el espacio entre las rodillas y la parte interna del escudo es amplio. La postura es confortable y relajada, con el manillar bajo y cercano; el asiento es algo estrecho y de mullido resistente; las plataformas, debido al túnel central, no son muy generosas para acomodar los pies, aunque su diseño es ergonómico y dispone un segundo nivel en caso de querer estirar ligeramente las piernas.

En Oporto sacamos a la luz, desde el acelerador, más novedades que afectan y mejoran el comportamiento del menudo PCX. El motor es el mismo (monocilíndrico, 125 cc, 4 tiempos, 2 válvulas, SOHC, refrigeración líquida), una mecánica muy eficiente, silenciosa y de suave y despierto funcionamiento perfectamente adaptada a la vida en la ciudad gracias a sus solventes arrancadas y buen impulso en medios. En esta versión los ingenieros han 'madurado' este propulsor con ciertas optimizaciones en la carcasa del filtro de aire, airbox, la inyección y silenciador: el resultado es que la potencia máxima ha crecido una pizca (0,3 kW), pasando de 11,5 a 11,9 CV a 8.500 rpm, mientras el par motor se mantiene en unos 12 Nm a 5.000 rpm. En la práctica, el nuevo PCX, que también incluye mejoras en la transmisión, ofreció en nuestro recorrido luso un despliegue de prestaciones ligeramente superior, no tanto a bajo régimen donde conserva su buena salida desde parado, como en medias y altas vueltas, mostrando una capacidad de aceleración más lineal y enérgica que la anterior versión.

El bajo consumo sigue siendo uno de los principales highlights de este modelo, que tan sólo 'bebe' unos escasos 2 litros y pico a los 100 km, de los más bajos que existen en el mercado para una moto de más de 125cc. Las cuentas, con su depósito de 8 litros, salen a una increíble autonomía que puede rondar los 400 km.

Los movimientos del PCX son ágiles, fáciles, reactivos. Tiene un cerradísimo radio de giro para dar la vuelta 'en una baldosa'. En el denso tráfico portuense, donde gran parte de las calles cuentan con un abrupto adoquinado, el Honda nos mostró nuevamente su alta capacidad de ratoneo, entre coches, su facilidad de aparcamiento y que sus suspensiones, aunque siguen siendo algo cortas de recorrido, trabajan con mayor suavidad para ofrecer confort al habitáculo, minimizando los obstáculos habituales del tráfico urbano para fluir en la circulación y agradar la vida diaria. Dispone de caballete central o pata lateral para estacionarlo.

La gran maniobrabilidad y agilidad del PCX en las situaciones más congestionadas de tráfico urbano, algo mejorada gracias a una distancia entre ejes todavía más corta, son las cualidades más destacables de este modelo, en las que influye mucho sus ruedas de 14'', que ofrecen un 'punto intermedio' ideal entre estabilidad y agilidad.

El Idling Stop nos volvió a demostrar su buen funcionamiento: detiene automáticamente el motor después de tres segundos de estar parado y, sin pestañear, lo pone en marcha nuevamente al mínimo golpe de gas. Este sistema ofrece beneficios en el consumo de combustible y silencia la mecánica.

Conserva su freno de disco de 2 pistones y 220 mm delantero, que actúa con eficacia y a través de un tacto dosificable en la maneta, y también su freno trasero por tambor (aquí pierde frente a sus rivales que usan discos traseros más efectivos) de menor mordiente. En cualquier caso, la frenada entre ambos es correcta y suficiente para un vehículo de 'peso pluma' como es éste. Además, ahora esta mejor apoyada por un sistema ABS que, aunque sea sólo de un canal actuando sobre el tren delantero, reduce sin duda las posibilidades de deslizar y perder adherencia en la goma frontal, gracias a su funcionamiento bien modulado.

PROXIMIDAD

Eso no quiere decir que el PCX no pueda 'escaparse' de vez en cuando de la ciudad. La segunda parte de la ruta nos permitió descubrir, en una carretera de curvas y vías rápidas, que este pequeño GT no 'le asustan' los desplazamientos de extrarradio. Su mecánica se estira con cierta alegría y progresividad en medios, alcanzando fácilmente los 80 km/h hasta donde se muestra muy enérgico, y llegando a alcanzar con algo más de apuros los 105 km/h. De ahí que no es que estemos ante un vehículo idóneo para desplazamientos de media distancia, pero en caso de necesidad, puede acometerlos ahora con algo más de solvencia gracias a sus mejoras dinámicas en bastidor, frenada y neumáticos.

La protección aerodinámica no es uno de sus puntos fuertes pero ofrece algo más, gracias a su escueta cúpula frontal, que la mayoría de scooters urbanos de octavo de litro. En zonas reviradas nos agradó, y mucho, la estabilidad que se genera desde su renovada parte ciclo, la alta manejabilidad y cambios de dirección realmente ligeros y rápidos. Los neumáticos de mayor sección apoyan el resto de cambios ciclísticos con una mayor superficie de contacto que asegura no solo un mejor agarre, sino también una mejor absorción y un comportamiento más aplomado del vehículo en cualquier situación. Además, el amortiguador trasero parece ofrecer ahora una respuesta más progresiva en los continuos maltratos urbanos.

CON LA CIUDAD BAJO EL BRAZO

El PCX llegó en 2010 con una combinación de cualidades urbanas, precio contenido (tanto en la compra como mantenimiento) y fiabilidad general 'bajo el brazo' que lo han situado, año a año, en el podio de las motocicletas más vendidas de nuestro país con una media de matriculaciones de 4.000 unidades al año.

Ahora, Honda interviene para ofrecerle, por cuarta ocasión, una renovación que le perpetúe en lo más alto. Ideal para ciudad, para público femenino, pasa usuarios sin más pretensiones que el desplazamiento ágil y práctico en la ciudad, el Honda PCX es ahora un vehículo todavía más efectivo, pues gana en respuesta motor en medios y altos, así como una rigidez general gracias a su reforzado bastidor y un confort incrementado con las mejoras en las suspensiones y frenada que mejorarán todavía más la experiencia a bordo para discurrir en el trasiego urbano. La marca de ala le ha 'mudado la piel' para rejuvenecerlo con un restyling estético que afecta a todo el vehículo, y con un equipamiento que añade una instrumentación más cualitativa. Crece así la facultad para comprender y discernir claramente los desplazamientos en ciudad del nuevo PCX...

HIGHLIGHTS TÉCNICOS HONDA PCX 125 2018

- Precio: 3.075 euros

- Motor monocilíndrico 125 cc refrigeración líquida

- Potencia de 11,9 Cv a 8.500 rpm

- Sistema Idle Stop de paro al ralentí

- Capacidad bajo asiento para un casco integral

- Generosa guantera con toma 12V

- Llantas de 14 pulgadas

- Sistema de frenada ABS de un canal sobre el freno delantero

- Iluminación full led

- Colores: negro mate, negro brillo, blanco y rojo

EQUIPAMIENTO DEL PROBADOR

Fotos de la Honda PCX 125i

Fotografías por: Honda Motor Europe Press

La alternativa

Prueba Suzuki Burgman 125 ABS

Tras los cambios estéticos celebrados por la versión 2014, la Burgman 125 recibe un ABS optativo que lo hace todavía mas funcional... y seguro.

 
Da tu opinión

Comentarios (1)

  • Paco
    Paco 11-07-2018

    Eres periodista o periodisto....no le des patadas al diccionario, lo digo por lo de…"usuarios y usuarias". USUARIOS engloba a ambos sexos...uy!...sex

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"