KYMCO Like 125 (prueba): Elogio de la normalidad


Vota

0 0

Siempre es más difícil escribir sobre lo normal que sobre lo extraordinario. Y en el caso del nuevo KYMCO Like 125 se hace especialmente complicado...

No me malinterpreten; no se trata de un comentario peyorativo hacia el nuevo Like... todo lo contrario.

Lo que ocurre es que todo en el scooter de KYMCO funciona tan bien como debe, todo hace tanto lo que se espera y todo es tan funcional que hay pocos argumentos extemporáneos a los que agarrarse para hilvanar un relato más interesante que el de la absoluta normalidad.

Conviene, en estos tiempos convulsos, elogiar la normalidad como un valor a mantener. Las excentricidades, tan de moda incluso en ámbitos de la vida considerados habitualmente como trascendentes, sólo las hacen atractivas los genios. El resto -o sea, quienes no lo somos- tendemos a caer en el ridículo cuando queremos ir de atrevidos. Porque aún hay algo peor que eso y es la excentricidad gratuita, el intentar ser diferente cuando no lo requiere la situación.

KYMCO suele ser una marca, en este sentido, poco amiga de estridencias..., afortunadamente..., y lo primero que hay que señalar del Like 125 es que se trata de un scooter elegante, de líneas sobrias y discretas y clara inspiración neo-retro. La estética es siempre la primera declaración de intenciones de un nuevo modelo y en ese sentido el Like deja claro que pretende atraer a un público que busca también un componente de 'life style' en su scooter.

¡La normalidad es 'cool'!

En realidad y para ser rigurosos el nuevo Like no es todo lo 'normal' y 'convencional' que parece.

Lo es en lo que ofrece -esa funcionalidad y estética sin extravagancias- pero no en cómo llega hasta ellas porque le da vida un revolucionario nuevo motor -denominado ACC-1- que será la base de la nueva generación de scooters KYMCO.

Se trata de un propulsor 4V EFI SOHC refrigerado por aire y tecnología de de baja fricción que mira ya a la Euro 5 -la normativa que entrará en vigor en 2020- marcando un nuevo referente en la para la casa de Taiwán en lo que respecta a optimización de potencia, emisiones y rumorosidad.

El del Like no es solamente el motor más potente de su segmento, con 11.56 CV a 8.500 -lo cual representa la friolera de 2 CV más respecto a su predecesor- sino que sus emisiones se sitúan, nada más y nada menos, que un 70% por debajo del límite permitido en la Euro 4. El ACC-1 ha sido desarrollado desde cero con la premisa de la máxima ligereza y de hecho hereda buena parte de la experiencia acumulada en materia de reducción de peso y ruido en los propulsores SuperDink, adaptando soluciones como la caja de resonancia en el filtro del aire o un innovador soporte del rodamiento del cigeñal.

La tortura del adoquín

KYMCO nos reunió para conocer su nuevo modelo en la bella Segovia. Aunque siempre es un placer volver a la ciudad del acueducto y el cochinillo -sobre todo por esta última razón, vamos a ser sinceros- la elección resultaba, a priori, confusa. Sus calles pavimentadas con adoquines no parecían el entorno más adecuado para descubrir las bondades de un scooter 100% urbanita. Claro que esa contradicción era, precisamente, la esencia del reto que nos planteaban los responsables de la simpática marca taiwanesa; si el Like 125 era capaz de sentirse cómodo incluso en el castigo inmisericorde del adoquinado segoviano resultaría todavía más fácil imaginar cómo sería en las amplias avenidas de Madrid, Barcelona o Valencia.

Hace tiempo que aprendí a confiar en las huestes de Carlos Wang -Director General de Motocicletas en KYMCO España- así que acepté el desafío y el resultado, ya lo adelanto, fue más que satisfactorio. También pienso, en contrapartida, que el duro escenario no permitió que afloraran otros pequeños detalles igualmente positivos..., pero para eso queda la prueba en profundidad que -sin duda- ofrecerá próximamente Motofan. El caso es que la parte ciclo soportó, efectivamente, la tortura del pavés con la misma capacidad de sacrificio que un fugado en la París-Roubaix -¡referencia pedante para aficionados al ciclismo!- aunque, puestos a matizar, me gustó mucho más la respuesta neutra del conjunto trasero que la más nerviosa del tren delantero, amparado en una horquilla de 33/95. Claramente, el doble amortiguador hidráulico trasero con precarga ajustable en 5 posiciones se hace notar a su favor.

En cualquier caso, salvo que se viva precisamente en Segovia, el hábitat natural del coquetón Like será el bendito asfalto así que no hay que preocuparse: va sobrado de amortiguación.

El cochinillo mecánico

Además de poner a prueba la ligereza y maniobrabilidad del Like sobre castigadores adoquines, KYMCO pretendía -en nuestro periplo segoviano- demostrar 'in situ' que su ACC-1 había logrado ser más potente sin dejar de ser más sostenible y aún más silencioso. Un factor éste, el del ruido, que será clave en las normativas reguladoras venideras.

Y en marcha, ciertamente, la rumorosidad del Like es mínima. No es que el motor no haga ruido en sí mismo sino que lo hace 'diferente'... como un zumbido apagado que nunca pasa de ahí ni siquiera en la fase de máxima apertura de gas.

Respecto al consumo, KYMCO lo cifra en 2'8 litros/100km y más allá de los márgenes ideales con los que siempre trabajan las marcas, a tenor de la distancia recorrida y el gasto reflejado por el indicador correspondiente, no andará muy lejos.

Las prestaciones me parecieron correctas desde parado y a bajo régimen, muy buenas a medio régimen -a partir de los 60 km/h el motor cambia por completo y se vuelve más alegre- y soberbias a alto régimen, con puntas que sobrepasan por poco los 110 km/h.

El conjunto de frenos es excepcional; discos de freno perforados tanto delante -de 220 mm- como detrás -200 mm- y latiguillos metálicos. Curiosamente -o quizás por ello- prácticamente todos los periodistas desplazados a la presentación coincidimos en que el Like 125 ¡frenaba demasiado!

El freno delantero, efectivamente, se me antojó también demasiado 'todo o nada', poco dosificable y con un tacto agresivo que -a priori- no cuadra en un modelo tan amable. No es en sí mismo un defecto... más bien una cuestión de habituarse... aunque tengo la impresión que se trata del resultado de una frenada desarrollada para un modelo con ABS y que al prescindir KYMCO -al menos por el momento- de este sistema y optar por un CBS ha quedado sobredimensionada.

Estilo por menos de 3.000 euros

Además del nuevo motor de baja rumorosidad y de un ligero conjunto que -en orden de marcha- solamente pesa 128 kilos, el Like 125 ofrece unos acabados que normalmente se encuentran en modelos Premium. Es, por ejemplo, el único modelo de KYMCO junto al astronómico AK 550 en equipar únicamente luces LED tanto en piloto delantero como trasero e intermitentes.

El asiento -situado solamente a 810 mm- ha sido también rediseñado y resulta más amplio, mullido y cómodo que el de la versión anterior. Bajo el mismo dispondremos de un hueco con capacidad para un casco jet y en el plafón delantero, una guantera que alberga la ya imprescindible toma de corriente. Las cerraduras de todo ello, por cierto, centralizadas.

Un detalle ergonómico que no me gustó -por contra- es un inexplicable caballete lateral que se repliega solo y va a propiciar, mucho me temo, algún despiste.

La apuesta de KYMCO por el Like tiene sentido ya que lo sitúa a medio camino entre sus modelos supereconómicos -Agility City a 2.199 euros y Miler a 2.399 euros- y los grandes GT -Grand Dink a 3.699 euros y Super Dink a 4.299 euros- para atraer a un tipo de usuario al que no agrada la austeridad de los primeros pero tampoco los grandes volúmenes de los segundos. El precio no puede ser más ajustado -2.599 euros, incluyendo un año de seguro obligatorio con cobertura de robo- para un modelo que rueda ya en clave de futuro y se presenta en tres colores elegantes y sobrios: blanco, rojo y gris.

Fotos de la Kymco Like 125

Fotografías por: KYMCO Press
 

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"