Metrakit MKX 50 Pro: Nace una estrella

Aceites castrol

Publicado el 03/02/2010


Vota

0 0

Y lo hace con vocación de servir para que los más pequeños dispongan de una moto a la altura de las mejores, que les sirva para formarse como excelentes pilotos de motocross y enduro.

Metrakit MKX 50 Pro: Nace una estrella

Si ya nos parece una buena noticia la aparición de una nueva moto infantil, todavía nos lo parece más cuando lo hace de la mano de una marca española como Metrakit. La firma de Caldes de Montbui goza de una amplia experiencia en la producción de motocicletas infantiles para carreras de velocidad, con modelos desde los 50 hasta los 125 c.c., y ahora apuesta por trasladar todo su conocimiento en este campo a las motos de off-road. De momento ya podemos disponer de las nuevas MKX 50 en tres versiones diferentes, a las que pronto se unirá una 65 c.c. y posiblemente más adelante también una 85 c.c.Pues bien, este primer modelo de la marca nace con la clara intención de ponerle las cosas muy difíciles a todas sus competidoras. Para empezar, hablaremos de su parte ciclo, en la que por encima de todo destaca el chasis doble viga de aluminio, tanto por su aspecto de solidez como por sus impecables acabados, dignos de las mejores motos para adultos.

Las suspensiones también suponen un avance importante en las motos con ruedas de 10 y 12 pulgadas, y es que la horquilla delantera es una Paioli invertida, mucho más rígida y resistente que las habituales horquillas convencionales. El amortiguador no se queda atrás, pues se trata de un Öhlins regulable en precarga del muelle y en hidráulico de extensión, firma que ya de por sí supone toda una garantía.

La frenada también nos parece muy bien resuelta, con una pinza de cuatro pistones en el freno delantero y una de dos en el trasero. Todos los componentes están firmados por MRD, casa con la que Metrakit comercializa sus preparaciones. Los latiguillos son metálicos, lo que además de aportar una excelente frenada asegura una mayor resistencia.

El depósito de gasolina de 3 litros de capacidad va alojado entre la doble viga del chasis, como es habitual en las motos con este tipo de bastidor. El filtro de aire de espuma presenta un fácil acceso, y es que va situado en el subchasis trasero, bajo el asiento.

Nos parecen dignos de mención elementos como las llantas Faba y los puños y el mando del acelerador Dominó.

Las diferencias entre las tres versiones las encontramos en el tamaño de las ruedas, 10-12 para la Pro y Mongoose y 12-14 para la MKX 50 Pro Big Foot, con el basculante un poco más largo en esta última unidad. La Mongoose es una variante pensada para el mercado americano, ya que equipa unas suspensiones de mayor nivel, con más regulaciones, y un motor un poco más potenciado con una caja de láminas diferente y un escape que consigue una mayor potencia.

La motorización no se queda atrás

Metrakit MKX 50 Pro: Nace una estrella

El propulsor no se queda atrás respecto a la parte ciclo, y es que las soluciones en él aplicadas nos parecen realmente avanzadas para una moto de competición infantil. Se trata de un monocilíndrico 2T de 49 c.c. de cilindrada, para el que la marca vallesana anuncia una impresionante cifra de potencia de 12,5 CV.

Lo más destacable es la utilización de un sistema de embrague centrífugo denominado M.A.C.S. que funciona por medio de dos discos. La principal ventaja de éste frente a los de sus rivales estriba en que aunque su rendimiento se venga abajo, en ningún caso nos va a impedir completar la manga, lo que sin duda es una gran ganancia, pues resulta habitual ver motos de esta cilindrada con averías en el embrague.

El pequeño Metrakit sigue la configuración habitual de estos bloques, con la bomba de agua en la punta del lado izquierdo del cigüeñal. El pedal de arranque, situado en el costado derecho del motor, actúa directamente sobre el cigüeñal y se acciona hacia atrás como en las motos de mayor cilindrada. El carburador es un Dell'Orto PHBG de 19 mm de diámetro de difusor, y el encendido es digital variable fabricado por la propia Metrakit.


Realmente sorprendente

Metrakit MKX 50 Pro: Nace una estrella

Nos ha sorprendido gratamente ver a Nil Pons, nuestro probador de excepción, sobre la MKX Pro. A simple vista, la mecánica desprende la sensación de una enorme potencia, pero sobre todo de un tacto de gas inusual en motorizaciones de esta cilindrada. Con este propulsor resulta relativamente sencillo dosificar la potencia a bajo y medio régimen, pero eso sí, al abrir el gas a tope, saca a relucir toda su potencia en altos, mostrando todo su carácter. Es impresionante el golpe de gas, que permite atacar saltos pensados para motos de mayores dimensiones con una facilidad increíble. Es en las curvas donde su comportamiento nos ha impresionado en mayor medida, pues facilita una conducción convencional, dosificando la potencia del motor con el acelerador, sin que sea para nada el funcionamiento on-off característico de las motorizaciones de pequeña cilindrada.

En la parte ciclo, el chasis y las suspensiones también nos han impactado por su estabilidad y capacidad de absorción. Es impresionante ver la pequeña MKX pasar sobre los enormes baches de un circuito de motocross con el gas abierto a fondo y sin moverse lo más mínimo, y lo decimos por que si es difícil conseguir un buen comportamiento en estas circunstancias con ruedas grandes, imaginad lo complicado que resulta con llantas de 10 y 12 pulgadas.

En los saltos, la capacidad de absorción de los impactos es igualmente muy buena, y en ningún momento la sensación es de pérdida de control. Incluso en los saltos en los que caemos al plano, el comportamiento es neutro, y eso que los impactos son realmente fuertes. Por lo que respecta a los frenos, Nil nos asegura que éstos destacan por su potencia y dosificabilidad, lo que posibilita forzar al máximo retrasando la frenada a la entrada de las curvas.

Tal vez el único aspecto negativo de la parte ciclo viene dado por la anchura del conjunto en la zona de los radiadores. El empleo de dos radiadores laterales debe ser muy bueno para garantizar el correcto funcionamiento del motor, pero en cambio hace muy ancha la zona de contacto con las rodillas, por lo que si además tenemos en cuenta las dimensiones de los pequeños pilotos, resulta difícil adelantar el cuerpo a la entrada de los virajes.

Los más pequeños están de enhorabuena, y es que la llegada de la nueva MKX 50 Pro de Metrakit no sólo supone una aportación de tecnología impresionante para las motos de esta cilindrada, sino que seguro que provocará la reacción de las marcas de la competencia para conseguir un producto de un nivel similar. Ahora sólo falta que los papás de los futuros pilotos se decidan a invertir los casi 3.600 euros necesarios para que la carrera de sus futuros campeones parta desde un inicio con garantías de éxito.


Albert Guerrero
Fotos: Oleguer Serra

 

Comentarios

Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • *No se mostrará
    • Introduce las palabras
    Generar otra imagen

×

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras condiciones legales, sección "5.8 Cookies e IPs"

×

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras condiciones legales, sección "5.8 Cookies e IPs"