MV Agusta Brutale 675: Baby Bomba

Publicado el 10/09/2012


Vota

0 0

Llegó al mercado para convertirse, para muchos, en la más bella y refinada de las naked. No podía ser menos tratándose de una MV Agusta... ni tampoco que fuera, por eso mismo, algo más cara que cualquier otra naked de media cilindrada. Nuestros compañeros de la revista Superbike Italia han tratado de averiguar si solamente hay estética o hay también unas prestaciones detrás de la preciosa Brutale 675...

Nunca me había caído haciendo un caballito. Y ahí estaba yo, bajo el cielo azul del Valle del Trebbia, intentando pensar deprisa mientras recordaba que siempre hay una primera vez. Llevaba apenas diez minutos sobre la Brutale 675 y su cuadro de mandos estaba ya más alto que mi casco -mierd.... mierd.... mierd....- y lo peor es que todo había pasado sin darme cuenta.
Fue uno de esos golpes de gas “liberadores”, que solamente buscan un instante de diversión. Pero no había tenido en cuenta la inaudita reacción al acelerador y la instantanea subida de vueltas del motor dispuesto en el mapeado Sport.
Me sentí mal recogiendo trozos de Brutale y mientras llamaba a MV para disculparme por el desaguisado pensaba en que mi instinto de supervivencia había, pese a todo, funcionado y que un oportuno pisotón al freno trasero había evitado que la cosa fuera más grave... algo así como lo que le ocurrió a Biaggi en el 98 en Brno con aquella Yamaha 500...

Bella por fuera...

Con esta anécdota no pretendía mostrar lo que ocurre -a veces- en este trabajo de probador sino, más bien, transmitir una primera idea de qué puede pasar con una Brutale 675 si es conducida con excesiva confianza. Es una moto muy diferente de lo que se espera de una naked. De hecho redefine literalmente el concepto de “naked de media cilindrada” haciendo tabla rasa con muchos estereotipos de la categoría, como que son motos fáciles dóciles e ideales para debutantes. Esta MV Agusta no es, desde luego, ninguna de estas tres cosas. Pero vayamos por partes.
Estéticamente es una moto bella y muy bien hecha. Su precio de 9.995 euros es el más alto de su segmento pero tampoco tanto como para que no puede competir, dado el altísimo nivel de componentes. Del basculante a los escapes pasando por el encaje de los plásticos o el diseño del depósito parece que ningún detalle se ha dejado sin recibir un toque especial del departamento de diseño de Schiranna. Ciertamente no todo es perfecto. El cuadro de instrumentos LCD, por ejemplo, es poco legible y no está a la altura del resto. Una vez en el asiento la 675 te recuerda inmediatamente que es una MV: su mullido es más duro que el murete de cemento en el que senté a descansar en una pausa. El tarado de la amortiguación parece ajustado para hacer una vuelta rápida en Mugello, el radio de giro es pequeñísimo y el motor, al ralentí, gira irregular como lamentándose de estar ahí perdiendo el tiempo y quemando gasolina sin hacerle hacer nada.
Dicho esto, la posición de conducción es prácticamente perfecta y si no fuera por el asiento de mármol resultaría incluso cómoda. Además, como descubrí en el trayecto de vuelta, el pequeño deflector que cubre el cuadro de instrumentos funciona muy bien y consigue desviar el aire rodando a ritmos legales de autopista. No es una tourer pero, desde luego, mucho mejor en este aspecto que algunas de sus competidoras.

... arisca por dentro

El tres cilindros de 675cc es el mismo que el de la deportiva F3 aunque ha sufrido alguna modificación de cara al nuevo uso. Se han revisado las mariposas de la inyección, los pistones, las válvulas , el árbol de levas y los inyectores, que pasan a ser uno por cilindro en vez de dos. Y todo para obtener una curva de par más llena en bajos y medios sacrificando un poco los caballos arriba, que pasan a ser 110 respecto a los 128 declarados por la F3.
De la rapidez de respuesta del acelerador ride-by-wire y de la aceleración del motor ya he dicho bastante, sólo me queda añadir que después de un buen rato probando la moto aún me costaba creer que realmente fuera una tres cilindros de “solo” 675cc. Y es que la arrogancia del motor subiendo de vueltas es tal que realmente parece más un tetracilíndrico de 600 preparado para carreras... y con más bajos y medios, aún.
Eso significa, también, que el sonido es embriagador; de esos que te entran en vena directamente.

Sin término medio

La otra cara de la moneda es la mapatura “Sport”. Tan salvaje, radical e inabordable que debería llamarse “Guerra Atómica” o “Manejar con precaución” porque con esa respuesta del gas tan instantanea y una entrega de la potencia tan explosiva, la moto se convierte en todo lo contrario al término “fácil”. Giras medio grado el acelerador... y todo empieza a pasar muy deprisa... sin tiempo para pensar.
El mapeado Normal, por otro lado, no resuelve el problema ya que vuelve al motor más irregular. Hasta las 7.000/8.000 vueltas está algo apagadote pero al llegar a ese régimen el empuje aumenta súbitamente. El ideal sería una tercera vía que, afortunadamente, está disponible a través del mapeado “Custom”que permite crearse uno mismo su propio set-up, personalizando factores como la entrega de la potencia, freno motor, respuesta del acelerador y control de tracción. En cualquier caso hubiera sido deseable contar, de serie, con un mapeado que no fuera o todo o nada ya que, seguramente, no todos los usuarios se atreverán a gestionar su proprio mapeado.

Reivindicando la desnudez

Por lo que respecta a la parte ciclo, la 675 confirma gran parte de las soluciones vistas ya en la F3 en cuanto a bastidor y basculante aunque las suspensiones no están al mismo nivel sin que eso signifique que no son óptimas. Delante encontramos una Marzocchi de 43 mm y detrás el clásico Sachs que se emplea en las MV. No es, en absoluto, un mal material... pero la horquilla no es regulable y el mono trasero, solamente en precarga de muelle. El tarado es tan duro que parece estudiado para agradar a quienes quieren hacer de su desplazamiento matutino al trabajo, un pequeño Tourist Trophy. Ironías aparte, con estas suspensiones y una carretera con buen asfalto y curvas de todo tipo, la 675 es un verdadero misil. Y como tal... exige ser manejada con cautela. La moto te obliga a conducirla como una “Race Réplica”, a base de frenadas furiosas, plegadas sin complejos y cambios instantáneos de dirección. Si lo que se busca es una naked para pasear, esta MV Agusta no es la moto adecuada. Si, por el contrario, lo que se pretende es una naked que no desentone en una eventual entrada en circuito y que incluso pueda mojarle las barbas a alguna R... esta MV Agusta sí es la moto adecuada. Aparte de la Triumph Street Triple R, no conozco en este momento ninguna otra naked que pueda competir con ella en agilidad, ligereza y precisión en el paso por curva. Conviene insistir en ello: si lo que se busca es la clásica naked media, con un poquito de carácter sport pero cuya finalidad esencial sea el día a día... esta es la última moto que hay que mirar. Vamos a ver... si se llama “Brutale” por algo será... e incluso en esta versión “Baby” el carácter irascible, la total entrega a la causa de las prestaciones y el nivel de exigencia de la conducción solamente para expertos son las mismas de la hermana mayor.
Respecto a los frenos -con pinzas radiales Brembo de 4 pistones, discos de 320 y bomba Nissin- son óptimos por potencia y modulabilidad y perfectos para el carácter de esta moto. En la práctica lo permiten todo; entrar en la curva con una mano en la leva o hacer una frenada al límite con el tren delantero casi cerrado. El ABS, sin embargo, no está previsto... e incluso esto nos recuerda que no es una moto para principiantes.
¿Tiene defectos la Brutale 675? El cambio no es malo... pero el recorrido de la leva de embrague y del pedal izquierdo son demasiado largos. Es sólo una cuestión de hábito, ciertamente, pero desmerece en una moto que lo hace todo con precisión quirúrgica.  

Grandes expectativas

Antes de probarla imaginaba la Brutale 675 como una naked de media cilindrada al uso, aunque más lujosa, refinada y con mejores acabados. Una especie de Honda Hornet con diseño MV y componentes derivados de la competición. Tras haberla probado solamente puedo decir que es una verdadera Brutale en miniatura. Más pequeña y ligera pero igual de belicosa y salvaje de prestaciones que su hermana mayor. El motor es increíble... y describir como “increíble” un motor de 3 cilindros de 675cc tras haber probado el de la Panigale o la S1000RR significa que es muy, muy especial . Impresiona no tanto su potencia como la inmediatez de la respuesta y la agresividad subiendo de vueltas. ¡¡¡Jamás he visto nada similar en un motor tan pequeño!!!
Incuestionablemente no es una moto fácil de conducir ni de gestionar. La impresión que transmite la Brutale 675 es que fue construida por MV más para ganar en la pista que para hacer divertido y amigable el recorrido hasta el aperitivo.
Dicho esto... es bellísima, bien construida, conserva todo el carácter de la familia y el precio no es descabellado para lo que ofrece.
Si siempre has deseado una Brutale ahora puede ser tu oportunidad... si te sientes capaz de conducirla..
(Adaptado por G. de Martorell)

La alternativa

Lógica pasional por la Kawasaki ER-6n

¿Puede una moto aglutinar términos tan antagonistas como lógica y pasión? La Kawasaki ER-6n, sí. La lógica la firma su vocación eminentemente práctica y la pasión está refrendada por los 60.000 usuarios que han quedado prendados de esta naked desde su aparición en 2006.

 
Da tu opinión

Comentarios (1)

  • manolo13
    manolo13 12-09-2012

    A mí, es una marca que siempre me ha gustado mucho.

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"