MV Agusta Brutale 800 RR 2018 (prueba): ¡Refinada!


Vota

0 0

La MV Agusta Brutale 800 RR es pura sofisticación, eficacia y belleza.

Un reloj digital de diez euros marca la misma hora que un Patek Philippe o un Hamilton. Pero ¿da la misma satisfacción llevarlo en la muñeca? Si crees que no, sigue leyendo

Probamos la MV Agusta Brutale 800 RR en las mejores carreteras que nos da Girona, uno de los mejores lugares del mundo para montar en moto.

Y con ella, como diría el emérito, 'nos hemos llenado de hondo orgullo y sofisticación'.

Revisada en el motor, ahora hábil para la Euro4, refinada en la electrónica y en detalles del conjunto, la MV Brutale 800 RR demuestra que a veces lo importante no es sólo el 'cuanto', sino el 'cómo'.

Volvamos a lo del reloj.

Compartí sobre la MV Agusta tramos como la mítica Collada de Toses, el de Sant Jaume de Frontanyà y Alpens-Borredà con motos tan distintas como una Africa Twin 2018 y una Yamaha MT-09.

Y sí, es verdad, en algunos tramos veloces como la Collada, la MV800 fue ejem- imbatible frente a motos menos potentes

Pero también lo es que en Alpens apenas seguí a ritmo a una moto similar en concepto (tres cilindros en línea, chasis deportivos, control de tracción), y mucho menos sofisticada como la 09, aunque muy bien llevada por un rutero incansable como Patrick 'Joes Moto Club'

Y que incluso en tramos tan torturados como Frontanyà o La Vola, un rallyeman tan probado como Jordi Martí (muy rápido en Alpens) tenía que esforzarse a fondo para seguirme, en un tramo tan bien adaptado a una maxi-trail, cuando un servidor de ustedes llevaba esta italiana naked deportiva pura.

¿Qué quiero decir con esto? Me habréis leído decir que al fin y al cabo 'todo se asienta sobre dos huellas de goma del tamaño de una tarjeta de crédito', así que 'todo lo que pongas encima', salvo en pura recta, acaba por ser de importancia sólo relativa.

Efectivamente, durante todo ese día, moteros de muy distintas procedencias y estilos compartimos ritmo y carreteras, pero al cabo, llegamos juntos a meta con la misma sonrisa de satisfacción tras haber vivido una jornada en moto tan completa

Lo mejor que se puede hacer con la ropa puesta.

Al fin, pues, siendo tan diferentes, 'todas nuestras motos dieron la misma hora' en la carretera.

Sin embargo, del mismo modo que mi Decathlon de plástico y 9,95 euros, 'sport' ligero, e irrompible cuando lo uso en mis rutas BTT, puede ser mi cuenta-horas favorito (lo del cuenta-revoluciones es otra cosa, eso se refiere a un aparatito que te cuenta las revoluciones francesa, la bolchevique, y demás ¡perdonad el chiste!) habrá quien se felicite por llevar en su muñeca un Hublot de movimiento perpetuo y un precio fuera de toda consideración en un foro de solidaridad con los más desfavorecidos.

¿Cuál es la diferencia con una moto 'normal'?

En primer lugar, basta con ver las fotos de Sessantuno. Hay quien dice que 'y sin embargo, la vida es bella por poseer la rosa, la estrella y la moto' y yo no puedo sino estar de acuerdo. Con una jarra de 0,0 % (sin alcohol, por supuesto) en la mano, hay pocas motos más bellas que esta MV Agusta.

Y así nos da la primera satisfacción. El cuidado y el refinado en los detalles de esta MV es extraño en otras motos. Más baratas, sí, ¿pero no tenemos todos claro que lo premium cuesta dinero?

En segundo lugar: es cierto que para saber la hora basta con una ojeada y leer, por un poner, las 8.32.

Y que esto mismo lo ves tanto en un display a pilas como en las agujas de un reloj analógico con mecanismo de 17 rubíes.

Bien es verdad, lo admito, Patrick abusó mi ritmo con una moto que vale 5.000 euros menos. Pero también resalto que la Brutale ofrece algo más, algo parecido a 'yo en mi Hamilton tengo a disposición cuatro cuadrantes, y siete minuteros, y tú no' de modo que 'me agrada tanto usarla como ¡admirarla!'.

Esto es, para una moto, sinónimo de disfrutarla, ¿no es verdad?

Eficacia

Pero no pensemos que esta MV es sólo humo, vanidad y vaciedad.

No es sólo una joya, fútil y inútil. Es una moto maravillosa, tan eficaz como bella, tan sofisticada como adaptable a tus necesidades. ¿En qué se mide la eficiencia, las prestaciones y la 'rapidez' en el caso de una deportiva-? ¿En km/h? ¿En segundos?

En mi opinión, el rendimiento de esta MV se mide en 'sonrisas por metro', o en 'sabor por curva', o en 'deseo por tramo' Y en este sentido, ¡colma!

Notar el funcionamiento impecable y sensitivo de la horquilla delantera El tacto inmejorable de freno delantero. La estabilidad imperturbable en curvas amplias. La rapidez en que sigue tus órdenes en la entrada en curva El comportamiento refinado de una mecánica -lo veremos inmediatamente-, que ha lanzado por la borda buena parte de las taras del pasado

Esto no tiene precio. Bueno, sí. El de la MV Agusta Brutale RR es 15.990 €.

Naked sport

Pero hablemos por fin de la moto, 'que ya es hora de pasearnos a cuerpo y mostrar que pues vivimos anunciamos buenas nuevas'

Las novedades se centran principalmente en el motor, ahora Euro4, que ha sido revisado en muchos detalles, incluyendo el engranaje del arranque, el eje primario de la caja de cambios, la culata y el diagrama de distribución (árboles de levas, válvulas), el sistema de escape, la caja de cambios y el sistema de fijación del tres cilindros al chasis para aumentar la rigidez.

Uno de los máximos objetivos ha sido reducir el ruido mecánico del propulsor, uno de los puntos débiles de los modelos anteriores, que a pesar de lo que costaban, sonaban a cascajo. Hay también menos vibraciones.

Por supuesto, todos los componentes electrónicos también se han rediseñado, con nuevos mapas para la unidad central de control y el mantenimiento del cambio rápido o 'quick shifter' en subida y bajada.

La gestión electrónica es la MVICS (Motor and Vehicle Integrated Control System). Basada en la plataforma de 'firmware 6', proporciona una mejor gestión del Ride by Wire, así como muchas características personalizables. Están disponibles tres mapas de motor (lluvia, normal, deportivo) más uno reglable (custom) que permite ajustar 5 parámetros, la sensibilidad del gas, el par del motor, el freno del motor, la respuesta del tres cilindros en la apertura del acelerador, y la intervención del limitador o control de tracción en 8 posiciones.

La potencia y el par han subido ¡mucho!: 140 CV declarados (suma 15 más que el modelo anterior) a 12.300 rpm, y 87 Nm a 10.100 rpm.

A nivel externo, el aspecto, que mantiene la estética debida al mágico lápiz del diseñador catalán Carles Solsona, cambia ligeramente gracias a las nuevas llantas de aleación, de tres radios divididos, y los nuevos gráficos de decoración, todo hecho con una calidad de terminación casi absoluta.

Primeros kilómetros

Desde los primeros metros, tanto en la posición de conducción como en la dinámica, la Brutale 800 RR confirma las características ya conocidas en el modelo anterior. Es una naked extrema, intransigente.

Te recibe un sillín duro y poco mullido, un manillar bajo y ancho que carga los hombros, y unas dimensiones totales realmente contenidas.

Bastan dos curvas para darse cuenta de que esta moto es compacta en extremo, tremendamente reactiva, y muy rápida y apoyada de tren delantero en los cambios de dirección.

De alguna manera, pareces tener el eje de rueda delantera justo bajo las manos.

Es verdad que tanta reactividad podría dar mucha notoriedad a las reacciones que pudiera transmitir la dirección, pero por si los casos el amortiguador de dirección -regulable fácilmente a mano enguantada, y situado de modo totalmente visible junto a la tija superior-, hace su trabajo.

Las suspensiones son multiajustables. Es cierto que al cabo acabarás eligiendo un reglaje medio, que no irás toqueteando a cada tramo en una salida motera, y que una vez elegido éste puede coincidir, si los probadores de la marca han hecho bien su trabajo, con los 'standard' de una moto más barata sin suspensiones tan sofisticadas.

En todo caso, el ajuste de la horquilla delantera -una Marzocchi de 43 mm multivías y con tratamiento DLC en negro en las barras- por suerte se ha buscado en pro de una comodidad 'recia' para todo tipo de escenarios, de manera que garantiza una buena estabilidad a cambio de ser, a la larga, algo rígida en general aunque muy eficaz en frenadas duras.

Motor

El sonido motor es atractivo: un rugir que en cuanto el 800 sube de vueltas emana de las tres salidas laterales como un profundo aullido.

El tres cilindros es realmente expresivo, tanto que para ciudad acabé aprobando las palabras de Carles López, el 'jefeprensa' de Bordoy/MV: 'al llegar a ciudad coloco el mapa 'rain', que convierte a la moto en mucho más dulce y menos nerviosa en cuanto a respuesta a motor, lo que la hace más cómoda en general para pasear despreocupadamente entre el tráfico'. Eso sí, en Normal el suministro de potencia se fortalece hasta límites en que el motor es una verdadera furia entre 7 y 12.000 vueltas a pesar de una primera y un desarrollo general bastante largo.

Evidentemente, en Sport, la moto es todavía más alegre, de manera que se disfruta de caballitos largos sin dificultad. En el modo más deportivo, Custom aparte, el conductor debe dosificar la potencia al abrir a la salida de los garrotes, aunque a cambio el tres cilindros se convierte en verdaderamente excitante.

Es cierto que a bajas vueltas y en marchas largas la respuesta del tricilíndrico es más abrupta que en uno de cuatro estándar japonés.

Sin embargo, trabajando en el mando del gas electrónico personalizado puedes suavizarla para resolver el problema.

Puedes toquetear el control de tracción, que de tan... 'refinado', a veces parece que no funciona. En realidad está actuando como se le espera, de modo que apenas lo notas En el modo más intrusivo o invasivo, en la posición 7 -u 8-, el sistema corta el par de modo notable, pero a partir de la 6 actúa 'sin que se note su cuidado'.

El motor es ahora mucho más potente arriba. 15 caballos más que en la anterior R, y 25 más que en la Brutale standard, se aprecian, sin duda, cuando el cielo se abre ante ti en forma de trazados abiertos entre curvas.

El Track debe reservarse en mi opinión para circuito o para afinar mucho la moto una vez ya la conozcas bien.

En modo Sport, la motricidad, aunque muy buena, no es espectacular.

Desde luego, la Brutale no es una bicilíndrica, con pulsión y patada abajo, de manera que la entrega de potencia aparece más en forma de un llamativo y largo estirón que en una patada inmediata y directa.

Piense que el motor... ¡gira al revés! (sí, ¡como la M1 de Rossi!), y la moto entra en curva sin ningún esfuerzo, ya que no padece los efectos giroscópicos de las masas internas que en las motos en las que el cigeñal gira hacia delante 'empujan' la moto hacia delante haciéndola subvirar...

El motor ofrece, pues, más un empellón continuado que una pegada 'brutale', pero aún así es realmente pasmoso como la moto negocia los trazados más torturados con una eficiencia sorprendente, agilidad completa, buenos bajos, y una respuesta dosificable del gas incluso en el citado modo Sport.

Por suerte, el embrague es anti-rebotes, y el quick shifter MV EAS 2.0 una delicia tanto en multiplicación como en reducción, de modo que el neumático trasero no sufre repercusiones en forma de pérdidas de adherencia, botes si el amortiguador posterior Sachs con nuevos tarados internos- recibe demasiado trabajo, o saltos en pisos rizados.

Refinada

Envuelto en el sonido rauco y vigoroso del tres cilindros, en tus carreteras favoritas debes contar con que la moto tiene un carácter especial.

Aunque se trate de un motor 'revolucionado', que se estira muy bien arriba y que sube de vueltas como si le fuera la vida, no olvides que es un tricilíndrico, es decir, un buen compendio entre las características de un twin y un cuatro cilindros. Cortas para entrar en una curva, y luego abres gas para encontrar una entrega poderosa pero afortunadamente suavizada por la electrónica.

Lo cierto es que la nueva MV Agusta Brutale 800 RR 2018 es ahora más gentil, menos ruidosa.

Antes, como decíamos, había sido 'ruda' y poco lineal a bajas revoluciones, pero para luego ponerse a gritar escandalosamente a altas.

Ahora se comporta como un verdadero tres cilindros y puede enfrentarse a las rotondas, incluso en cuarta, sin parecer un gato escaldado.

De 7 a 12.500 rpm empuja con mucha, mucha fuerza, sin agujeros ni incertidumbres.

El efecto al 'abrir cerrar', que en los primeros modelos 'engañaba' al control de tracción en caso de 'entrar el ABS' cortando el gas, y con ello la respuesta que esperabas al reacelerar debido a una gestión Ride By Wire mejorable, ahora prácticamente ha desaparecido por completo.

El quickshifter, combinado con el embrague y la contundente respuesta del motor, hacen que cada acelerón sea una verdadera delicia

Bueno, está claro que esta MV es ya tanto una 'joya para llevarla en la muñeca derecha' como una moto realmente efectiva en carretera siempre que la lleves a base de doma, lazo y rienda poco suelta.

El chasis está bien equilibrado, y frenos y suspensiones ahora igualmente más dóciles- impresionan por su calidad. Sus Pirelli Diablo Rosso II están de acuerdo a la calidad debida al precio de la moto, y son de primera.

Antes, al darle rienda a modelos anteriores, te parecía 'sacar a pasear un galgo' que caminaba muy a disgusto a tu lado. Tanto que obligaba a estar siempre pendiente de que no escapara de tu mano a todo correr. Sin control. Como la querencia que llevaba en la sangre.

Ahora la 800 RR da siempre la buena hora, y además, lo hace con un rendimiento que está totalmente de acuerdo a su depurada sofisticación.

¿Acaso es esto malo para una moto, por mucho que se llame Brutale?

HIGHLIGHTS TÉCNICOS MV AGUSTA BRUTALE 800 RR

1. Motor tricilíndrico en línea de 798 cc, 79 x 54,3 mm

2. Potencia: 140 CV a 13.100 rpm

3. Cambio de 6 relaciones

4. Embrague multidisco en aceite

5. Chasis multitubular de acero

6. Suspensión delantera por horquilla invertida de 43 mm regulable en tres vías

7. Suspensión trasera por monoamortiguador regulable en tres vías con bieletas.

8. Basculante posterior monobrazo de aluminio fundido

9. Depósito de gasolina de 16,6 litros

10. Alimentación por inyección con 4 modos de motor ajustables y DTC en 8 modos

11. Transmisión secundaria por cadena

12. Ruedas de 120/70 17' y 180/55 17'

13. Peso lleno 187 kilos

14. Disco delantero de 320 mm, pinza 4 pistones radial, y trasero de 220 mm, pinza doble pistón. ABS regulable y desconectable.

Fotos de la MV Agusta Brutale 800 RR

Fotografías por: Sessantuno (Guillem Hernández) - Acción: Solid
 
Da tu opinión

Comentarios (1)

  • Javi
    Javi 20-06-2018

    La indumentaria del piloto deja mucho que desear

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"