Prueba

Nueva Ducati Monster 821¡Desnúdame despacio, que llevo prisa!

Aceites castrol

Vota

0 0

Venía el segmento de las nakeds de media cilindrada de abrirle las puertas a muchas caras nuevas y otras remozadas, cada cual en su estilo pero todas con sólidos argumentos para intentar convertirse en la “reina de la fiesta nudista”. La última en llegar -suelen decir que es la que más miradas acapara- es la Ducati Monster 821, la tercera generación de una saga asidua a este sarao sin trapos desde hace más de dos décadas...

Marca el protocolo de las 'divinitys' que no hay que llegar puntual a una fiesta. Más bien con un poco de retraso, para que a tu llegada todo el mundo se fije en ti. La “fiesta” de las nakeds medias es sin duda una de las más bulliciosas de los últimos tiempos en el mundo de las dos ruedas, y en menos de un año ha dado la bienvenida a ilustres invitadas como las MT de Yamaha, la Street 750 de Harley o la NC750S de Honda, que se unieron a “viejas” conocidas como la BMW F800R, la MV Agusta Brutale 800, la Kawasaki Z800, la Aprilia Shiver 750 o la Suzuki GSR750. No faltaba Ducati, presente en la pista de baile desde hace años con sus míticas Monster 696 y 796... Sin embargo, la casa italiana no quiere perder protagonismo en su terreno favorito y más propicio, y ha decidido contraatacar sustituyéndola con una nueva generación que pasa a denominarse Monster 821, un modelo completamente nuevo pero respetuoso con su linaje pues mantiene inalterados los genes que le han servido con éxito durante más de dos décadas, y que al mismo tiempo da un paso en su evolución para mostrarse como una moto más disfrutable, cómoda y potente. 

Para elaborar esta 821 -que se convierte en la Monster de acceso, las 696 y 796 se seguirán despachando hasta finalizar stock- los ingenieros de Borgo Panigale han partido de su 'hermana' mayor, la 1200, presentada hace escasos meses y cuyas bellas facciones la encumbraron como la moto más bonita del pasado EICMA. A nivel de estética y dimensiones son como dos gotas de agua -comparten todo: chasis, suspensión delantera, depósito, faros y demás elementos exteriores como retrovisores, asiento, etc.-, aunque la 821 es ligeramente más corta ya que el basculante es diferente (doble brazo en lugar del monobrazo de la 1200) y las terminaciones del escape cambian. 

Para el motor, y como la mayoría de ducatistas ya se habrán percatado, la firma transalpina ha escogido el de 821cc estrenado por la Hypermotard e Hyperstrada que tantos piropos se está ganando, el testastretta 11º refrigerado por líquido con anclaje directo al chasis (como en la Oanigale), con la clásica configuración bicilíndrica en L y distribución desmodrómica de la marca. Su potencia máxima es de 112 CV a 9.250 rpm, lo que supone un aumento de 25 CV y 1.000 rpm respecto a la anterior 796; de la misma manera, el par máximo crece casi 12 Nm, para un total de 89,4 Nm a 7.750 rpm. Sobre las capacidades dinámicas de este nuevo propulsor, nos extenderemos más adelante...

Finalmente en esta introducción de las principales novedades de la nueva Monster 821 -y según sus responsables, uno de los leitmotiv de la llegada de esta tercera generación- son las considerables mejoras en el triángulo ergonómico que, en la misma forma que la 1200, dulcifican mucho la posición de conducción en comparación con las anteriores Monster: el manillar ha sido elevado y retrasado 40 mm, por lo que ni la espalda del conductor se inclina tanto hacia delante ni sus muñecas son tan castigadas; además, Ducati ofrece ahora la posibilidad de ajustar la altura del asiento (de 785 a 810 mm) para que cada usuario encuentre su postura óptima. No es una cuestión baladí, y menos en el caso de esta familia de nakeds, que siempre han arrastrado la fama de “acostar” demasiado a sus ocupantes sobre el manillar. Viajar en la nueva 821 deja de ser una especie de ejercicio “masoquista”...

Por tanto y como gruesa pincelada, resumir que la nueva Monster 821 es, respecto a su predecesora 796, un vehículo más confortable, con unas prestaciones mucho más enérgicas gracias a un incremento de la potencia de un 28%, y que ha recibido una actualización estética tan sutil como efectiva, manteniendo los estándares más altos en la calidad de fabricación. Y es que la nueva Monster sigue siendo una de las naked deportivas más premium del mercado que incluye en su equipamiento de serie el control de tracción de 6 niveles, sistema Ride by Wire, ABS con tres tipos de intervención, embrague en aceite con “anti-rebote” y servo-asistido, horquilla firmada por Kayaba y unidad Sachs trasera... 

Pero en esta ocasión no nos vamos a extender más en las pinceladas finas, es decir, las pormenorizadas características técnicas que exhibe esta naked-sport italiana, ya que precisamente nuestro experto probador Pere Casas estuvo invitado a la presentación internacional que la firma organizó hace escasas semanas en Bolonia; Pere nos detallaba en su artículo las cualidades que definen a la nueva Monster 821 y -con el fin de no repetirnos- invitamos a todos aquellos que quieran ampliar su información a leer su texto en el siguiente enlace. Quienes ya hayáis decidido comprar la nueva Ducati media, deciros que está disponible en los concesionarios desde el pasado mes de julio en tres versiones: la Dark en negro mate (10.490 euros) con chasis y llantas en negro; la Rojo Ducati (10.990 euros) con chasis rojo y llantas negras; o la blanco star silk (10.990 euros) con chasis rojo y llantas mate rojas. Estas dos últimas incluyen tapa de colín pintada a juego. El nuevo modelo está disponible en versión de 35kw apta para el carnet A2.

¿Todavía deseas conocerla un poco más? Continúa leyendo, pues Motofan tuvo una segunda oportunidad que no ha desaprovechado para subirse nuevamente a la Monster 821; fue hace unos días en Valencia, invitados por Ducati Ibérica, y gracias a esta segunda toma de contacto hemos ampliado nuestras impresiones acerca de la “desnuda” media más ‘bella’… ¡y más ‘bestia’!

MUCHO SOL, MUCHAS CURVAS... ¡MUCHA MONSTER!

En la ciudad mediterránea nos esperaba el pasado 28 de julio el Jefe de Ventas de Ducati Ibérica, Pablo Silván, acompañado de cinco Monster 821 -una para cada periodista- y un sol demoledor que nos castigó sin compasión durante toda la jornada de pruebas, en la que llegamos a realizar más de 150 km por toda clase de vías, desde autopistas y circuito urbano hasta carreteras de montaña con mucha enjundia. Lo cierto es que, para quienes no conozcan todavía este modelo, la Monster es una moto compacta y equilibrada que te permite enfrentarte sin alardes pero sin complejos a cada uno de estos diferentes hábitats: en la ciudad se mueve con soltura gracias a sus contenidas dimensiones y su peso de apenas 200 kg, que te permiten llegar con facilidad al suelo (la altura mínima del asiento es de 785 mm) y manejarla con mucha confianza en el tráfico urbano. La única pega proviene del intenso calor que emana de su bicilíndrico expuesto, sobre todo cuando permanecemos parados en un semáforo y más en un día caluroso de verano. 

Obviamente la autopista no es su escenario idóneo, pues se trata de una naked y su ausencia absoluta de carenado provoca que a altas velocidades el impacto del viento en el conductor sea bastante incómodo y que las tan “amadas” vibraciones del motor afecten por ejemplo a la visibilidad por los retrovisores o al confort en nuestras extremidades; ahora bien, entendiendo de antemano su falta de vocación rutera, la Monster ejerce con garantías de ‘moto para todo’, sirviéndonos tanto para movernos por la ciudad como para salir de ella por vías rápidas en viajes de media distancia que nos permitan llegar con rapidez a nuestro punto de destino. Además, su ergonomía  mejorada que –como explicábamos antes- ha logrado enderezar la espalda del piloto y ‘machacar’ menos las muñecas (en un acercamiento de posturas al confort propio de las Touring), ha sumado minutos e incluso horas al tiempo límite de tolerancia física que marcaban las anteriores versiones. Dicho de otra manera: los conductores aguantarán más sobre la moto y alargarán sus plazos de parada en estaciones de servicio para recomponer su cuerpo…

En donde realmente se desenvuelve a placer la nueva 821 es en las carreteras de montaña. La Monster se ‘alimenta’ de curvas y es el escenario en el que saca a relucir el sentido de su existencia. Tanto su rígido chasis tubular en acero como su horquilla invertida de 43 mm y su buen equipo delantero de frenos con 2 discos semiflotantes de 320 mm y pinzas radiales Brembo Monobloque dejan constancia de que el mapa genético de esta naked-sport alcanza su plenitud cuando la “tiramos” una y otra vez en un surtido de curvas y más curvas. La aceleración es extraordinaria sobre todo en la zona media del cuentavueltas, en donde empuja con suavidad y contundencia; este motor equilibrado y elástico que nos permite circular con progresión casi en cualquier marcha engranada y que no llega a ser tan extremo como el de su hermana de 1198cc pero que ha ganado una ‘chicha’ considerable respecto a la anterior 796, establece en esta naked una relación idónea entre el peso, la agilidad y las prestaciones, un punto medio que satisfará a un mayor número de posibles clientes. 

Quienes hayan circulado hasta el momento en nakeds de 600 y consideren que ha llegado el momento de dar un paso adelante, la Monster 821 se ofrece como un salto de nivel lógico y sin compromisos, es una moto que como decía Pablo “se adapta a ti desde el primer momento”. No es una moto que asuste en cuanto a prestaciones: puedes llevarla al límite sin que te saque de tus casillas. Enlazando curvas no genera tantas inercias como los propulsores de mayor tamaño, por lo que el manejo se realiza con facilidad, tumbándola y volviéndola a la verticalidad de una manera muy intuitiva y cómoda. El comportamiento de su horquilla, a pesar de que tiende a hundirse más de lo deseado en las apuradas de frenadas más intensas y que además no cuenta con ninguna opción de ajuste (¡una lástima!), es lo suficientemente aplomado en el paso por curva, potenciando al mismo tiempo una gran sensación de precisión en la dirección de la rueda delantera. La frenada delantera es de gran mordiente, aunque queda penalizada por un tacto a nuestro parecer poco dosificable; menos contundente la trasera. 

Asimismo, trabaja apoyando el tanto de nuestra muñeca un mapeado electrónico que nos ofrece tres modos de disfrute: el Urban (75 CV / control de tracción nivel 6 / ABS nivel 3); el Touring (112 CV / control de tracción nivel 4 / ABS nivel 2); y el Sport (112 CV / control de tracción nivel 2 / ABS nivel 1). El Urban se recomienda para circular con menos prisas en entornos metropolitanos, el Touring será el modo idóneo para realizar tramos rápidos principalmente en autopistas o zonas reviradas con un mayor control del medio, y el Sport será seleccionado en esos momentos de inspiración “deportiva” en los que el conductor desee dejar una mayor independencia a su propia muñeca. 

Para finalizar esta primera toma de contacto con la nueva monstruosa de Bolonia, es importante destacar que, a pesar de tirar encima de la moto casi toda la mañana, cuando nos bajamos no teníamos aquellas típicas sensaciones de manos dormidas y piernas entumecidas que se vivían con las anteriores versiones: esta tercera generación ha mejorado considerablemente su confort y su vida a bordo. Se trata sin duda de una apuesta clara enfocada a la versatilidad –todavía más- de esta mítica naked, que ha evolucionado su mayor compromiso entre la potencia, la comodidad, la seguridad y –como no- la diversión. 

HIGHLIGHTS TÉCNICOS

1. Motor bicilíndrico en L a 90º de 821 cc, 88,0 x 67,5 mm

2. Potencia: 112 CV a 9.250 rpm

3. Cambio de 6 relaciones

4. Embrague multididisco en aceite

5. Chasis multitubular de acero

6. Suspensión delantera por horquilla invertida de 43 mm

7. Suspensión trasera por monoamortiguador regulable en precarga sin bieletas.

8. Basculante posterior doble brazo de aluminio fundido

9. Depósito de gasolina de 17,5 litros

10. Alimentación por inyección con tres modos de motor ajustables y DTC 8 niveles

11. Transmisión secundaria por cadena

12. Ruedas de 120/70 17” y 180/60 17”

13. Peso con gasolina 205 kilos

14. Disco delantero de 330 mm, pinza 4 pistones radial, y trasero de 245 mm, pinza doble pistón. ABS regulable.

Fotos de la Ducati Monster 821

Fotografías por: Ducati Ibérica
 

Comentarios (1)

  • Anonimo123
    Anonimo123 18-12-2014

    Me gustaría comprar esta moto

Añadir un comentario

  • *No se mostrará
    • Introduce las palabras
    Generar otra imagen

×

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras condiciones legales, sección "5.8 Cookies e IPs"

×

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras condiciones legales, sección "5.8 Cookies e IPs"