Prueba

Nueva Kawasaki Vulcan S 2015 - PresentaciónLA IRREVERENTE

Aceites castrol

Vota

0 0

Kawasaki ha confeccionado una cruiser urbana de lo más original. Sus geometrías no huyen de los convencionalismos custom, pero la nueva Vulcan S, convertida en el modelo de acceso a la histórica familia que lleva su mismo nombre, supone una extraordinaria ruptura con los cánones estéticos del segmento. Su versatilidad, prestaciones y facilidad de uso redondean el producto, que ya está en los concesionarios a partir de 6.899 euros. ¿Qué opinará la “vieja escuela”?

Si eres un adorador del custom americano y desechas por sistema el oriental -un posicionamiento, por otro lado, tan común en nuestro continente como injusto en muchas ocasiones- te reto a que sigas leyendo este artículo. En él descubrirás una japonesa irreverente, una moto que desafía los patrones del Cruiser Establishment y que se presenta en los concesionarios con una imagen fresca y jovial, para dirigirse eminentemente a jóvenes motoristas que desean iniciarse en el mundo de custom con modernidad y que, además, necesiten un vehículo urbano, práctico y manejable en el día a día. La nueva urban-cruiser de Kawasaki, que a pesar de llamarse Vulcan nada tiene que ver con sus ancestros en el árbol genealógico, se desmarca en primer lugar de los clásicos acabados que siempre han defendido a ultranza los puristas del custom más tradicional -nada de cromo, nada de faros grandes y redondos, nada de flecos...- y representa estéticamente un ejercicio de auténtica frescura, un soplo eucalíptico en un segmento anclado muchas veces en rancios aromas del pasado.

La Vulcan S definitivamente no es una moto custom más, aporta un enfoque innovador con un aspecto único, una posición de conducción baja y una personalidad indudablemente urbana”, afirmaban los responsables de la firma japonesa durante la presentación internacional que tuvo lugar el pasado 8 de febrero en la localidad almeriense de Vera. Allí, no sólo tuvimos la oportunidad de conducir el nuevo modelo y extraer una primeras conclusiones de su comportamiento en marcha, si no que además pudimos apreciar en vivo esas particulares señas de identidad que convierten a la entry-level de la familia Vulcan y en una de las propuestas más originales de un segmento, el de las cruisers 600-850cc, que durante 2014 ha llegado a crecer en Europa hasta un 13% respecto al año anterior y en donde se enfrentará a históricos modelos japoneses como la Suzuki Intruder y la Honda Shadow, o a otro recién llegado en el seno de la realeza americana, la Harley-Davidson Street

Pero el camino elegido por Kawasaki para reforzarse en este terreno (recordemos que bajo su propio techo convivirá con la VN900, una moto custom de corte clásico) varía ciertos conceptos que le aportan esa originalidad de la que hablábamos. En primer lugar a nivel estético. El diseño de la Vulcan S destila más modernidad de la que nos tienen acostumbradas las motos de su tipología gracias sobre todo a su faro delantero estilizado, a su escape corto alojado bajo el motor o a sus llantas de cinco pares de radios en fundición. Para los acabados del vehículo, Kawasaki ha elegido una acertada combinación de negro mate y placas de metal -presentes sobre el radiador, la culata y el eje de basculante- que casan a la nueva Vulcan S con las tendencias más actuales. Por supuesto, no faltan elementos propios de su genética custom, como su depósito de combustible con joroba y forma de “gota de agua”, el manillar cónico, o el guardabarros trasero envainando la llanta trasera. Todo sumado para generar la clásica línea lateral en forma de “S”, donde el asiento es el punto más hundido. 

Destacan otros detalles que ponen de manifiesto su actitud funcional, como su correcto panel de instrumentación con tacómetro analógico y pantalla LCD multifunción (con retroiluminación azul para aumentar la visibilidad nocturna, aunque sin indicador de marcha engranada de serie) y el piloto trasero con tecnología LED. En conjunto y comparativamente, la nueva Vulcan S es la moto con la mejor relación calidad/precio de su segmento. Parte de un increíble precio de 6.899 euros, o bien 7.299 euros si eliges la versión equipada con ABS. En ambos casos, un coste muy por debajo del que marcan sus rivales directos, casi todos carentes de la opción ABS. Obviamente la Vulcan S no es un producto premium y hay algunos elementos de plástico a lo largo de la moto que ayudan a rebajar costes en el proceso de fabricación, pero cuesta encontrarle defectos a esta nueva Kawasaki en cuestión de acabados: los ensamblajes son precisos, los elementos como conmutadores, retrovisores, sillín, etc. son de correctísima finición, todo está integrado con mimo... todo genera un conjunto cualitativamente intachable. Hay tres colores a elegir en nuestro mercado: blanco, negro y morado.  

El fabricante de Akashi ha desarrollado esta moto de media cilindrada usando el conocido motor bicilíndrico en paralelo de 647cc de la ER-6 y Versys, aunque con ciertos ajustes (afectan principalmente a los conductos de admisión y a los perfiles del árbol de levas) que rebajan la cantidad de potencia máxima manteniendo el par, y generando así una respuesta más potente en bajos y medios regímenes. Aún así, su rebajada potencia de 61 CV a 7.500 rpm y par motor de 63 Nm a 6.600 rpm juegan en otra liga si volvemos a comparar estas cifras con las de sus contrincantes naturales, lo que convierte a la Vulcan S no sólo en una moto para realizar tranquilos paseos, si no también -como profundizaremos más adelante- en una apta herramienta para recorrer tramos de carretera abierta con potencia y seguridad. La firma de la K ha usado para encerrar este polivalente propulsor un chasis compacto de vigas de acero y unas suspensiones con unas geometrías que, sin alejarse de los arquetipos custom que le obligan a bajar el centro de gravedad, adelantar las estriberas y subir el manillar, generan en el conductor una postura nada extremista y hasta confortable. La horquilla delantera es una telescópica convencional con barras de 41 mm y un largo recorrido de 130 mm. Los ingenieros han optado por generar un avance (31º) y un ángulo de lanzamiento (120mm) nada acentuados para tratarse de una custom, algo que unido a su corta distancia entre ejes de 1.575 mm, ayuda a incrementar la agilidad dinámica y la maniobrabilidad, cualidades muy útiles en el entorno urbano. Para la amortiguación del tren posterior -y aquí encontramos otra de las soluciones más características de este modelo- se ha elegido un único muelle visible por el lado derecho de la moto. Va equipado con anclajes y permite un ajuste de la precarga en 7 posiciones diferentes. Las medidas de los neumáticos son generosas, de 18'' y 17'' delante y detrás respectivamente, para mejorar todavía más la estabilidad del conjunto.

El triángulo ergonómico hace que tanto las piernas como los brazos del conductor no queden completamente estirados -típico en las custom- si no con cierto ángulo, de manera que el control sobre el tren delantero de la moto es mayor. La intención de la Vulcan S es la de ofrecer una gran facilidad de uso pensando en aquellos amantes del custom que realicen la mayoría de sus kilómetros en zonas urbanas o interurbanas. Para ello, la altura del asiento es extraordinariamente baja -705 mm- e ideal para que cualquier hombre o mujer, con independencia de su envergadura, apoye los pies en el suelo o realice las maniobras en parado sin ningún esfuerzo. Kawasaki con esta moto hace un claro guiño al público femenino. El asiento es una “cuenca” de grueso mullido (62mm) que cuida de los riñones ayudando a contrarrestar las rudezas de la suspensión trasera y, de paso, encaja al conductor de tal forma que al circular a altas velocidades y empujado fuertemente por el viento, el culo no tenderá a desplazarse hacia detrás. 

Se nota que la ergonomía ha sido para Kawasaki una de sus mayores preocupaciones en el desarrollo de esta moto y, para que cada conductor encuentre su postura perfecta, ofrece la posibilidad de ajuste de los reposapiés en 3 posiciones (estándar, 25mm hacia delante o 25mm hacia atrás; para modificarlo se requiere unas varillas de anclaje opcionales). Asimismo, tanto la maneta de freno como la de embrague son ajustables. Entre los accesorios más interesantes que ofrece la casa japonesa para la Vulcan se encuentran, en este sentido, un manillar opcional que sitúa los puños 44mm más cerca del conductor, y un asiento opcional que acerca al conductor 53mm hacia el depósito. Todas estas posibilidades de modificación de la ergonomía -cualidad poco común en el segmento- tienen como objetivo moldear el vehículo a las necesidades de cada conductor y que, independientemente de su envergadura, sean capaces de encontrar la postura más confortable que les permita gobernar la moto con seguridad y confianza. Hay otros accesorios como parabrisas, alforjas o parrillas portaequipajes que mejoran las capacidades Touring de esta Vulcan S, una moto con motor más que suficiente para realizar viajes de media/larga distancia, y otros accesorios más encaminados a personalizar la imagen como elementos cromados, cubiertas o calcomanías para el depósito. 

PRIMERO URBANA, DESPUÉS CRUISER

La nueva Vulcan S no es una cruiser al uso. Se sitúa más bien en un terreno intermedio situado entre las clásicas y extremadas custom y las versátiles y confortables nakeds urbanas. Puede encandilar a los amantes de la filosofía custom por sus geometrías arquetípicas, y también a “simples” motoristas que pasan de flecos pero que les llega a agradar la estampa cool y rebelde de la nueva Vulvan S. También a aquellas mujeres que priorizan la maniobrabilidad y accesibilidad en una moto. Y es que le nueva Kawasaki, tal y como la vimos en el hall del hotel que reunía la presentación internacional a la prensa llevada a cabo a principios de febrero en Vera (Almería), enseguida nos dio la impresión de que tenía que ser una moto sin compromisos y de buen funcionamiento. Pesa 225 kg pero parecen menos, ya que en las maniobras en parado la moto no ponen ninguna resistencia, ni hacia delante ni hacia atrás. 

A sus mandos, enseguida te das cuenta de que no estás subido a una moto custom convencional cuando ves que tus pies no encuentran las estriberas tan lejos como se esperaban, y que tus brazos se acomodan sobre el manillar sin tener que estirarse. La posición de conducción carga menos la espalda que una cruiser convencional y, al mismo tiempo, optimiza el control sobre la horquilla. Las comandos del manillar son los estándares y el cuadro de instrumentos está muy visible. Me llamó la atención el generoso mullido del asiento, muy confortable y -por otro lado- necesario para soportar la escasa amortiguación del tren delantero. La única pega la encontramos en que la parcela de asiento del pasajero, que hace de respaldo lumbar del conductor, es algo dura y molesta ligeramente. Tanto la ligereza como el centro de gravedad bajo de esta moto nos sorprende cuando recorremos los primeros metros. Las suspensiones son de tarado bastante firme: de la trasera nos lo esperábamos, de la delantera no tanto. Las irregularidades del asfalto se hacen notar en todo momento y esto puede generar a la larga un mayor cansancio en el ocupante, aunque por otro lado, la moto es muy informativa y la rueda delantera está comunicando continuamente lo que está pasando en el asfalto. Las geometrías de esta moto son, dentro de su segmento, de las menos acentuadas, así que olvídate de tener que exagerar a la hora de anticipar la curva o realizar trazadas amplias para evitar el subviraje: la nueva Vulcan S es una muy reactiva y ágil para tratarse de una custom. 

No hay que olvidar que, a pesar de su apariencia jovial y desenfadada, la Vulcan S no es una moto para recorrer con frenesí un revirado tramo de carretera; sus mejores aptitudes se encuentran en los apacibles paseos para sentir el viento en la cara, en recorridos de media distancia donde lo que importa es el viaje y no el cronómetro o, incluso, en los quehaceres diarios, pues es una moto muy manejable. Pero dicho esto, durante la toma de contacto, descubrimos que la nueva Kawasaki no es perezosa y que, si le pones ganas e ímpetu, puede llegar a mostrar una cara más rutera. Si le subes el listón y encaras una carretera de curvas, tanto su parte ciclo como su motor muestran una equilibrada relación y permiten que la moto no se descomponga aunque apures las frenadas más de lo debido: entrará en curva con aplomo y saldrá bien apoyada por unas suspensiones que se aprovechan de la poca distancia que hay entre ellas para escapar con agilidad.  

El bicilíndrico empuja fuerte en bajos y medios regímenes con un trato suave; las primeras marchas son de relaciones cortas y hay que jugar con ellas hasta llegar a la zona de las 5-6.000 vueltas, donde el motor impulsa con más contundencia y menos brusquedades. Durante un tramo de autopista por el que circulamos, el motor se dejaba estirar hasta alcanzar velocidades máximas de nota. Una pena la ausencia de protección aerodinámica, pues más allá de los 120 km/h el impacto del viento es bastante fuerte y te incita a no ir más allá. Emanan ciertas vibraciones (a diferencia de su hermana Versys, la Vulcan no lleva barra central que las minimice) que sin embargo quedan prácticamente neutralizadas en el habitáculo gracias al buen engomado de los soportes de las estriberas, el asiento y el manillar (y al propio engomado de los reposapiés de piloto y pasajero). El conductor no tendrá esa sensación de cosquilleo en los pies y tan sólo, a altas velocidades, las empuñaduras perciben algún ligero temblor. Los chivatos de las estriberas no están continuamente rascando con el suelo, a no ser que lo busques a propósito. Por su parte, los frenos son de tacto algo esponjoso y, en el caso del delantero -al ir equipada la moto con un ABS muy poco intrusivo-, te ofrece el mordiente en la parte final del recorrido. En todo caso, encontramos que la potencia de este disco de 300 mm es más que suficiente para responder antes las prestaciones de esta moto. 

CONCLUSIÓN

El aterrizaje de la Vulcan S en el segmento de las cruisers de media/pequeña cilindrada no pasará desapercibido y tiene muchas papeletas para salir triunfante en una categoría al alza, pues la apuesta de Kawasaki es original, eficaz y de elevado compromiso entre la calidad y el precio. La mezcla de geometrías custom con elementos de diseño más casados con las tendencias actuales es una receta que muy pocos fabricantes se habían atrevido a cocinar en este nicho de mercado, y menos con el pulso, frescura y decisión que la marca de Kobe acaba de demostrar. Partiendo de un motor contrastado y satisfactorias prestaciones, la nueva entry-level de la familia Vulcan se presenta como una interesante opción para motoristas noveles -sean amantes del custom o no- que requieran de un vehículo de personalidad urbana pero con las garantías para cualquier otro menester de media distancia. Es ligera, maniobrable, ideal para mujeres y, como guinda del pastel, con acertadas posibilidades de ajuste de la ergonomía para minimizar al máximo las consabidas incomodidades que este tipo de motos suelen generar. 

Fotos de la Kawasaki Vulcan S

Fotografías por: Kawasaki Europe
 

Comentarios (3)

  • pedro
    pedro 12-02-2015

    Kawa no se hace responsable si se te abrasa el alternador de la moto!!! (VN900), nada recomendable esta marca.

    Saludos.

  • suacan
    suacan 12-02-2015

    Kawasaki España sigue mirando para otro lado y haciendo oidos sordos a los MUCHOS usuarios de la VN900 con el alternador A B R A S A D O.
    No sé que hacen tanto organismo oficial ; consumo,autonomías,defensor del consumidor......NADA.
    El nuevo modelo Vulcan S , será igual de fiable que la Vulcan 900 ?
    Responderá Kawasaki España si se detecta algún fallo genérico en este nuevo modelo ? (como hagan igual que con la 900, estamos "apañaos")
    Vss.

  • Kukumutxu
    Kukumutxu 04-03-2015

    Pues a mi esta moto me encanta y el precio es cojonudo. Respecto a lo del alternador de la VN900 tengo entendido q en los modelos nuevos ya no pasa, He tenido ya tres kawas y nunca me han dejado tirado, eso si..., siempre las he llevado a concesionario oficial

Añadir un comentario

  • *No se mostrará
    • Introduce las palabras
    Generar otra imagen

×

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras condiciones legales, sección "5.8 Cookies e IPs"