Nuevo BMW C-Evolution: ¡¡¡Toma chispazo!!!

Aceites castrol

Vota

0 0

Ya está aquí. Ya no es un boceto, ni un prototipo. Ya es real y ya circula por nuestras calles. Ya está a la venta el nuevo BMW C-Evolution, el esperado maxiscooter eléctrico de la casa alemana que supone, sin lugar a dudas, un hito en los devenires de la movilidad sostenible mundial. Barcelona, una ciudad de personalidad ecológica, fue el escenario de su presentación a la prensa, y Motofan no faltó a la cita. Allí probamos el categórico poder de sus silenciosas baterías...

El 6 de mayo de 2014 será, para siempre, un día significativo en la historia de la industria de las dos ruedas. Tal fecha llegó a los concesionarios el nuevo y esperado C-Evolution, la primera motocicleta eléctrica de BMW Motorrad, el primer maxiscooter premium sin motor de combustión del mercado y, sobre todo, la incursión más importante de uno de los grandes fabricantes de motocicletas a nivel mundial en el espinoso camino de la movilidad sostenible. La firma germana ya va en serio. Esto que os presentamos hoy no es un proyecto en fase de desarrollo, no es un amago de posicionamiento en la carrera ecológica, no es el enésimo concept-bike de cartón piedra. El nuevo C-Evolution es un modelo que se puede comprar hoy mismo en cualquiera de los puntos de venta oficiales de BMW en España y que, sin necesidad de pasar nunca por una gasolinera, puede transportarte con todas las garantías en tu trayectos urbanos. Y es que a este scooter verde por fuera y verde por dentro no le falta ni un detalle para acomodar tus necesidades y -aquello que sin duda nos causó mayor sorpresa- es capaz de ofrecerte unas prestaciones tan poderosas como silenciosas. 

Ahora bien, entendemos -y los propios responsables de la marca alemana, también- que el lanzamiento de este scooter pueda generar todo tipo de dudas e interrogantes entre los usuarios, principalmente en torno a las posibilidades de recarga y mantenimiento (cuestiones que por supuesto aclararemos a lo largo de este artículo), ya que todavía no está claro si las ciudades están realmente preparadas para el desembarco de estos vehículos necesitados de enchufes. En cualquier caso, la marca de la hélice no ha querido esperar más: el C-Evolution se planta en los concesionarios a un precio de 15.350 euros -veremos también las opciones de financiación y ayudas estatales- para todos aquellos compradores que, desde ya, deseen aparcar los malos humos y busquen una alternativa real 100% eléctrica de transporte metropolitano. Una alternativa que, indudablemente, posee unas particularidades que se van repartiendo en ambos lados de la balanza. Sobre los 'pros' y los 'contras' también entraremos en detalle. 

AL GRANO: AUTONOMÍA, RECARGA Y PRESTACIONES

Todos nos preguntamos lo mismo cuando nos dan la charla con este tipo de vehículos eléctricos. -”pero, ¿cuántos kilómetros dura su batería, cuánto corre y dónde lo recargo?”-. Pues bien, el nuevo BMW C-Evolution, que hereda la tecnología evolucionada por la marca para el automóvil eléctrico i3, llega a totalizar en condiciones normales de conducción 100 km de autonomía (± 20 km en función de la eficiencia, que viene condicionada por el modo de conducción seleccionado y, a fin de cuentas, por la soltura con la que abrimos y cerramos el puño de gas). Éste es el punto más débil del scooter, y seguramente sea considerada escasa por la mayoría de posibles clientes. Con 100 km podremos realizar trayectos urbanos e interurbanos de corta distancia, pero difícilmente viajes más largos pues no tendremos la certeza de encontrar puntos de recarga siempre que los necesitemos

Dicho esto, conviene señalar que -bajo nuestro punto de vista- no es la intención del C-Evolution ser una moto rutera; más bien se propone a conductores de desplazamientos dentro de la ciudad o, como mucho, en la periferia. Con un centenar km tenemos más que suficiente para llegar al trabajo, y de vuelta a casa, e incluso realizar con normalidad nuestros quehaceres diarios, pues está demostrado que un motorista urbano no llega a rodar más de 40-50 km de media al día.

El segundo punto clave de este nuevo maxiscooter es, precisamente, su recarga. Ésta se realiza en un enchufe convencional -como el que tenemos en casa-, sin necesidad de ningún adaptador especial, mediante un cable que la marca entrega de serie con el vehículo: se conecta por un lado en el interior de la guantera izquierda bajo el manillar, y por el otro a una toma doméstica normal de 220V y 12 Amperios. El tiempo para llenar la batería al 100% es de 4 horas (el 80% en 2h45). A mediados de 2014, BMW comenzará a comercializar además unos cargadores que permiten enchufar el vehículo a tomas de 16 Amperios que reducen los tiempos de recarga: 3 horas el 100% y 2h15 el 80%.

El C-Evolution se adaptaría genial, por ejemplo, a personas que posean su propio garaje o que aparquen su moto en una plaza de parking que disponga de toma de corriente: así podrían llenar las baterías mientras el vehículo “descansa”. En cuanto a los postes públicos, éstos crecen a buen ritmo en las ciudades españolas, sin embargo aún no son tantos como para confiar con tranquilidad en que aparecerá uno en nuestro camino siempre que lo necesitemos. 

La tercera cuestión que surge de inmediato cuando hablamos de vehículos 'verdes' es la de la potencia y homologación. El C-Evolution equipa un conjunto propulsor que ofrece una potencia máxima de 48 CV, equiparándolo a scooters de combustión de cilindrada media (500-600cc) como el Yamaha T-Max. Tendíamos a asociar comúnmente los conceptos de 'moto eléctrica' y 'escasas prestaciones'. Eso ya es pasado. El nuevo BMW se pone a la altura de los maxis más deportivos con un par motor de 72 Nm completamente lineal que entrega aceleraciones de infarto. Eso sí, su velocidad máxima está capada a 120 km/h por cuestiones de economía energética (por encima de esta cifra, las baterías durarían mucho menos). Que nadie se espere una moto carente de emociones, el C-Evolution es auéntico misil tan silencioso como poderoso (de 0 a 50 km/h en 2,7 segundos) y que, además, tiene un comportamiento -que explicaremos en profundidad más adelante- al estilo convencional, con retenciones del motor incluidas.

Para nuestra gran sorpresa y a pesar de los 48 CV que declara, el nuevo alemán dispone de la homologación A1, es decir, que todos aquellos poseedores de este carné o del carné B de coche con tres años de experiencia podrán salir del concesionario con un potente C-Evolution entre las piernas. Algo -y perdónenme los responsables de BMW- no carente de polémica ya que cuesta entender cómo una persona sin experiencia en vehículos de dos ruedas pueda conducir de la noche para la mañana un modelo de semejantes características.  

UN PORTENTO DE IÓN-LITIO

Siendo parte del gigante alemán BMW Group, el departamento de motocicletas ha aprovechado las pertinentes sinergias para dotar a su C-Evolution de la tecnología usada para los automóviles: en este caso, utiliza los mismos componentes electrónicos y módulos acumuladores de ión-litio del BMW i3, unas baterías de alto voltaje (8kWh de capacidad) refrigeradas por aire que alimentan el propulsor eléctrico del C-Evolution, a la postre, el causante de estas prestaciones electrizantes. Este motor, que es una unidad compacta que forma parte integrante del basculante, transmite la fuerza hacia el piñón de la rueda posterior mediante una correa dentada. Tanto el motor eléctrico como la electrónica funcional tienen un sistema de refrigeración por líquido.

Una de las peculiaridades de este conjunto propulsor, hasta ahora inédita en el sector de las dos ruedas, es el sistema automático de recuperación de energía que se lleva a cabo durante las fases de deceleración y frenado y que otorgan al C-Evolution un comportamiento dinámico casi idéntico al del freno motor de las motos convencionales. Bien cuando el conductor deja de acelerar o bien cuando directamente frena, se activa la función de recuperación: se produce un momento de arrastre del motor que acentúa la deceleración y, de paso, transforma la energía cinética en eléctrica ayudando a cargar la batería. La cantidad de energía recuperada dependerá del modo de conducción seleccionado, de la fuerza aplicada en los frenos o de la velocidad del vehículo en ese momento. 

CUATRO MODOS DE CONDUCCIÓN Y MARCHA ATRÁS

Este 'cocktail' eléctrico y electrónico llamado BMW C-Evolution trabaja en su interior para ofrecer al conductor una experiencia tan eficiente como emocionante. Sin embargo, la casa alemana ha dejado en manos del piloto las dosis que quiere recibir tanto de eficiencia como de emoción: para ello, el scooter ofrece 4 modos de conducción que, actuando sobre la aceleración y la recuperación energética, encorsetan o desinhiben el carácter del propulsor y permiten adaptarlo al estado de ánimo o necesidades de autonomía del ocupante. Los modos se pueden cambiar incluso con el vehículo en marcha mediante un pulsador en la piña derecha del manillar. Asimismo, incluye una marcha auxiliar para conducir hacia atrás -y que no supera los 3 km/h- muy útil para maniobrar con el vehículo en parado o en situaciones de aparcamiento.

Modo 'Road': el modo de autonomía más estándar que permite acelerar a tope y, al retirar el gas, se activa el 50% de la función de recuperación durante la fase de deceleración y el 100% durante la de frenado. Es un modo cómodo en cuanto a sensaciones pues acelera con contundencia pero no se desmadra para no agotar demasiado rápido las baterías.

Modo 'Eco Pro': el modo más eficiente y tranquilo. La capacidad de aceleración es menor pero el grado de recuperación es máximo, lo que favorece disponer de una autonomía entre un 10 y un 20% mayor. En la fase de deceleración, se percibe un mayor arrastre del motor y por tanto un mayor frenado. Es el modo que ofrece la máxima autonomía, así que se recomienda cuando deseamos consumir la menor cantidad de batería posible.

Modo 'Sail': o modo 'Vela'. El sistema no genera momento de arrastre en la deceleración, o sea, el vehículo no se frena cuando soltamos el puño. Cuando el conductor deja de acelerar el vehículo avanza como 'navegando' sin tener que superar fuerzas de frenado. Sólo se recupera energía durante las fases de frenada. Es el modo idóneo para circular por autopistas.

Modo 'Dinamic': es el modo más emocionante. Las aceleraciones alcanzan sus cotas máximas así como el freno motor. Ideal para divertirse en una carretera de curvas. 

ELECTRÓNICA AL SERVICIO DE LA SEGURIDAD

Tampoco falta en el maxi bávaro el ABC de la seguridad activa propio de nuestra era servido por la electrónica, a tal efecto, el sistema de frenada antibloqueo y una especie de control de tracción denominado TCA (Torque Control Assist). El primero es clásico sistema ABS -usado también en el resto de la gama BMW- de dos canales tipo Bosch 9M pero que, en el caso del C-Evolution, ha recibido unas adaptaciones en el software para acomodarse a las exigencias específicas de este modelo eléctrico tales como el proceso de recuperación de energía.

La segunda ayuda electrónica corre a cargo del citado TCA, que en realidad es un sistema similar al control automático de estabilidad de las BMW de combustión: se ocupa de controlar el par motor, limitándolo en función del resbalamiento de la rueda trasera. El vigilante TCA actúa reduciendo el momento de impulsión cuando registra que la velocidad de giro de la rueda trasera a superado un determinado límite. Este asistente de control del par motor ayuda especialmente al arrancar, sobre todo si nos encontramos encima de pavimentos resbaladizos. 

UN REFLEJO DEL C600 SPORT

A nivel estético hay muchas similitudes entre el C-Evolution y su 'hermano' C 600 Sport. Se percibe la inspiración en el diseño que el eléctrico recibe del de combustión. Ambos comparten un rostro con aires de familia (ese llamado Split-Face) aunque, cuando los comparamos con mayor detalle, en realidad encontramos bastantes diferencias en la carrocería. El nuevo maxi exhibe un aspecto marcadamente más futurista y tecnológico, donde destacan sus deflectores tipo twin-tipped, sus paneles flotantes en forma de bumerán en el carenado delantero en tonalidades blancas y grises, y sus tapas centrales en color verde eléctrico que, según sus responsables “representan ese compromiso entre eficiencia ecológica y carácter dinámico”. Esta combinación de colores Light Blanco y Electric Verde es la única disponible por el momento.

El frontal del C-Evolution, además de grupos ópticos convencionales para la luz alta y la de cruce, exhibe como novedad una luz diurna central que puede hacer también de luz de posición con luminosidad reducida, para poder prescindir de la luz de posición usual. Esta función puede ajustarse en el menú a través de la función de «luz diurna automática». Las luces del piloto posterior son de LED y las delanteras van enrasadas en los retrovisores. 

UTILIDADES PARA CADA DÍA

El formato scooter en el que ha sido concebido este vehículo eléctrico alemán permite que el usuario encuentre a bordo esas características funcionales que tanto se agradecen para el día a día en la ciudad, hábitat al que va destinado el C-Evolution debido principalmente a su limitada autonomía. Dispone por ejemplo de un hueco bajo el asiento -que no se abre mediante el cláusor, sino que tiene su propia cerradura en el carenado lateral, una solución que desentona en un vehículo tan moderno y costoso- en el cual podemos alojar cómodamente un casco integral talla XL. Comparado con otros maxiscooters del mercado (que alojan dos integrales) este almacenaje puede parecer escaso, teniendo en cuenta además que la guantera del retroescudo no es muy generosa y que en el túnel central difícilmente podamos transportar ningún tipo de bulto. Hay una peculiaridades -como la presencia de los tres enormes módulos de batería bajo la chapa- que no han permitido a los diseñadores desalojar más espacio.

El asiento es de doble nivel que genera un respaldo lumbar para el piloto aunque deja al acompañante 'tres pisos más arriba'. La pantalla derivabrisas se en ancha y corta, como preocupándose más por integrarse en la apariencia deportiva de la moto que por ofrecer una buena protección aerodinámica. Los retrovisores, anclados al carenado del vehículo, son unos de los más generosos del mercado: ofrecen una extraordinaria visibilidad sin reflejar -como me suele ocurrir a menudo- los brazos y hombros en lugar de lo que sucede a nuestras espaldas.

Hay otros detalles que se agradecen por su practicidad, como el hecho de que la pata lateral actúan a su vez de freno de estacionamiento, o las estriberas engomadas y las asas disponibles para la comodidad del pasajero. 

PANEL DE INSTRUMENTOS TFT

Un ultratecnológico cuadro de instrumentos se encarga de mantenernos completamente informados de todo lo que está sucediendo. Y ya os avisamos que los datos que nacen de este vehículo son interminables... BMW se decantó por una pantalla display tipo TFT -muy lograda a nuestro juicio y acorde con la personalidad del vehículo- de gran tamaño y a color. Al encender el C-Evolution, una animación nos da la bienvenida. Después nos inunda de información. La hilera superior incluye chivatos e indicadores de fallos, tales como luces direccionales, intermitentes de alarma, luz alta, diurna y de encendido. Pulsando la tecla Info que se encuentra en el lado izquierdo del manillar, el conductor puede obtener las informaciones que se indican a continuación: consumo actual de potencia en kW, consumo promedio en kWh/100 km, consumo total, nivel de carga de la batería, velocidad promedio, tensión de la red de a bordo, tensión de alto voltaje, autonomía restante en km (en función del modo de conducción activado). Además, el C evolution cumple con la ley e informa sobre fallos de aislamiento y sobre una posible limitación de potencia en caso de sobrecargas (consultar norma ECE-R100). En la pantalla TFT también se indica el modo de conducción activado en todo momento y el balance energético indicado mediante barras. 

CHASIS Y PARTE CICLO

A diferencia de los C 600 Sport o C 650 GT, BMW no ha diseñado para este C-Evolution un chasis convencional, si no que ha decidido vertebrarlo a través de una especie de carcasa o estructura híbrida que acoge el bastidor de aluminio inyectado de la batería y el brazo basculante como elemento principal. A este bastidor centrar están atornilladas las estructuras de tubos de acero que sostiene la tija delantera y el subchasis trasero.

La parte ciclo sí que ha sido heredada casi por completo de la C 600 Sport, así que encontramos la horquilla delantera invertida con tubos de 40 mm de diámetro y 120 mm de recorrido del muelle, y el característico monobrazo basculante que acoge el motor en la parte trasera. Las funciones de amortiguación y suspensión siguen en manos de una para telescópica en el lado izquierdo del vehículo y con precarga ajustable. Su recorrido es de 115 mm. También volvemos a encontrar las ruedas con llantas de fundición inyectada de aleación ligera de cinco radios, ambas de 15 pulgadas. El freno delantero es de doble disco de 270 milímetros de diámetro y con pinza flotante de dos bombines; el trasero es de un solo disco, también de 270 milímetros de diámetro, con pinza flotante de dos bombines. 

UN PODEROSO SUSURRO EN LA CIUDAD

Las calles de una soleada Barcelona y un trozo de la mítica carretera Rabassada fueron un excepcional centro de pruebas donde pudimos descubrir el impetuoso carácter de este C-Evolution. La gente de BMW Motorrad nos había convocado en el Hotel W -esa gran 'vela' en primera línea de mar- y desde allí partió la silenciosa comitiva. Un sutil y agudo zumbido, casi imperceptible, es el único sonido que logramos arrancarle a este eléctrico, que nos recuerda a esas películas de ciencia ficción -tipo 'La Guerra de las Galaxias'- donde unos cacharros futuristas sobrevuelan las ciudades. En cierta manera, nosotros también “sobrevolábamos” Barcelona, subidos a esa BMW ultratecnológica que no deja tras de sí la más mínima huella contaminante. Observando en los semáforos las motos convencionales, tenía la sensación de haber llegado del futuro a bordo de mi vehículo ecológico y de estética hiper-moderna. Es toda una experiencia observar y escuchar tu entorno, sin ruidos mecánicos, pudiendo hablar sin gritos con algunos de los compañeros periodistas (algo que normalmente sucede en otras presentaciones de motos de combustión). Las transeúntes casi no te miran al pasar (algo que sí suele suceder en una moto tan espectacular) pues ningún sonido estrepitoso reclama su atención. Es un poderoso susurro en la ciudad

Una vez acostumbrados a esta peculiaridades sonoras del eléctrico alemán, de ergonomía relajada (manillar bajo, asiento mullido, espalda erguida) aunque con algunas incomodidades dada su genética de maxi deportivo y sus generosas dimensiones (túnel central muy ancho, poco espacio para los pies, asiento alto, peso alto), comenzamos a 'trastear' con sus modos para descubrir las 4 caras que la electrónica le permite tener al C-Evolution. Comenzamos con la Road y la Dinamic. En ambos casos -aunque un poco más en el segundo- la aceleración es simplemente brutal, bestial, descomunal, sideral... Vaya, que ese puño de gas es dueño de un par motor tan alto (72 Nm hasta 4.500 rpm) y lineal que abras gas donde lo abras la respuesta es igualmente de contundente. Recordemos que este BMW tiene 48 CV, como el Yamaha T-Max, pero su salida desde parado es mucho más rápida: de 0 a 50 km/h es de 2,7 segundos (4,8 s. en el caso del japonés) y e 0 a 100 km/h en 6,2 segundos (6,8 s. el Yamaha).

El modo Eco Pro es mucho más tranquilo y su aceleración más suave. Yo lo defino como el 'salvavidas' o plan B del scooter, ideal para cuando entras en apuros y necesitas economizar al máximo la autonomía de la batería. Por último, el 'Sail' es el mejor modo para los tramos de autopistas, pues el motor no retiene y la sensación es la de ir planeando -o navegando-, sueltas gas y la moto continúa rodando con la inercia. 

Dejamos atrás la ciudad y nos adentramos en la citada carretera, famosas por sus curvas reviradas. Allí sacamos a la luz el alma más deportivo de este scooter. Olvidémonos de la autonomía (esa que inconscientemente te obliga a tener siempre un ojo en el display, vigilando los km que nos quedan hasta agotar las baterías; es algo estresante) y centrémonos en el comportamiento puro y duro. Este scooter resulta tan divertido como cualquier otro de combustión, pues el efecto de freno motor te permite adoptar una conducción tradicional, frenando con antelación, soltando frenos y con el arrastre del motor entrar en la curva. Llama la atención su extraordinaria estabilidad, la rapidez con la que se inclina en la trazada y, al salir del giro, vuelve a su verticalidad para enfrentarse a la siguiente curva.

Sus suspensiones, de tarado ligeramente blando en el tren delantero -no olvidemos que estamos ante un scooter y el confort es una de sus máximas- ofrecen aplomo en todo momento y esa precisión en las trayectorias más rápidas que minimizan flaneos. 

El tacto de los frenos, esponjoso en su primer tramo el delantero pero con suficiente mordiente después, y más regular pero con menos mordiente el trasero, detienen este vehículo con solvencia ayudados además por el efecto del freno motor, al que cuando le cogemos el 'puntillo' usaremos a menudo para detener el vehículo sin ni siquiera tener que usar los frenos en los últimos metros. La entrada del ABS en el freno trasero la hemos considerado mejorable, pues es demasiado intrusiva.

Otro aspecto que marca en gran medida el comportamiento de este vehículo es la total y absoluta ausencia de vibraciones, pues el propulsor no genera esas inercias internas en el trabajo de los pistones de los de combustión -aquí el motor es eléctrico- y el habitáculo y sus acompañantes tan sólo recibirán las reacciones de la parte ciclo ante las irregularidades del asfalto. Esta es una virtud que le pone una nota de 10 al plano del confort general.

La prueba catalana la realizamos a ritmo 'alegre' y al aparcar el vehículo el panel mostraba que habíamos recorrido 58,3 km y que nos quedaban 40 km de autonomía, con un consumo de 7,7 kWh/100km. 

VERDE, QUE TE QUIERE VERDE

Complicada conclusión la que tenemos por delante. No es un scooter al uso este BMW C-Evolution. Llega con muchas cartas a favor y algunas en contra -hasta aquí como todos-, pero en nuestra opinión son unas cartas tan especiales que supeditan a las circunstancias personales, más que en ningún otro vehículo de dos ruedas, la valoración de compra. Me explico. Si tienes un enchufe accesible propio -dígase garaje o plaza de parking- y si realizas desplazamientos diarios en torno a 80 km -para no ajustar-, puedes empezar a valorar como opción la compra de este modelo. Si además estás en sintonía con la filosofía de movilidad ecológica y no te importa pagar 4.000 euros más que un scooter de combustión de similares características, entonces ya te lo puedes tomar en serio, pues este vehículo es todo potencia, diversión y confort, además de contar con unos excelentes acabados y una estética impactante. Para acabarte de convencer, el mantenimiento de este BMW es mínimo (tan sólo una vez al año o cada 10.000 km requiere una revisión básica de media hora; la garantía de las baterías es de 5 años y 50.000 km) y, lo que en definitiva es su leitmotiv, su alimentación no se realiza en las gasolineras: con 1 euro aproximadamente llenarás la batería que te ofrece 100 km (para hacer 100 km, una moto convencional 'chupa' 5 euros aprox.) lo que puede suponer, por ejemplo, en un conductor que realiza 50 km/día laborable, un ahorro de unos 500 euros al año. En cuanto a la financiación, BMW Motorrad ofrece una por 195 euros al mes (entrada 2.769 euros; 35 cuotas; cuota final 7.563 euros; TAE 7,55%). Asimismo, el Plan estatal PIMA Aire 3 dirigido a motocicletas y ciclomotores eléctricos e híbridos nuevos con batería de litio y autonomía mín. de 20 km ofrece una ayuda de 400 euros por parte del ministerio y de 200 euros que aportará el punto de venta (si se acredita el achatarramiento de otra motocicleta o ciclomotor que se haya matriculado con anterioridad al 1 de enero de 2009) y de 350 euros que aporta el Gobierno, más 150 euros que deberá aportar el punto de venta (en caso de no acreditar el achatarramiento de ningún vehículo). Más información en: www.planpimaaire.es 

Estos son los principales argumentos del C-Evolution y los de BMW Motorrad, que ha dado un paso clave en su estrategia de sostenibilidad en dos frentes: primero a nivel de posicionamiento de marca demostrando su compromiso con el medio ambiente; y en segundo lugar con la capacidad tecnológica que demuestra al lanzar este C-Evolution y que supone un primer peldaño ya cubierto en una escalera que tarde o temprano todos deberemos subir. 

Fotos de la BMW C Evolution

Fotografías por: BMW Motorrad Press
 

Comentarios (5)

  • Ikarus
    Ikarus 13-05-2014

    Bien, imagino que ahora ya sabemos todos a qué vehículo se refería el editorial del Director...

    Por ese precio, y a pesar de las ayudas, sigue siendo el enésimo vehículo eléctrico sin sentido. Además, en mi ciudad (+350.000 habitantes) no hay ni un puñetero poste de recarga en ningún lugar. Es decir, sólo sería apto para salir de casa y volver rapidito a enchufarlo en el garaje (y eso si tienes la suerte de poseer un garaje con enchufe...). Como primera incursión de la marca en el terreno eléctrico, vale, pero aún le queda mucho por evolucionar a esto. Esperaba más de BMW.

  • casper3127
    casper3127 14-05-2014

    Hola Ikarus, no es problema de BMW. Es un problema del entorno en el que nos toca vivir que no esta para nada adaptado a lo que estos nuevos vehiculos requieren. La idea -concepto- es genial, la puesta en practica, desastrosa.

    Saludos.

  • NOepower
    NOepower 26-06-2014

    Es mas cara por kilometro que una gasolina si le sumas el coste de las baterias. y como calcules mas el de la grua.
    ¿Quien garantiza la venta de baterias para esta moto dentro de 15 años?

  • kraner
    kraner 10-11-2016

    montar en una moto que no se hace notar por su ruido característico es un suicidio, si no nos ven a veces ni por el ruido imaginar si además es silenciosa. Una pena por lo ecológica, bonita y tecnológica que es.

  • kraner
    kraner 10-11-2016

    montar en una moto que no se hace notar por su ruido característico es un suicidio, si no nos ven a veces ni por el ruido imaginar si además es silenciosa. Una pena por lo ecológica, bonita y tecnológica que es,

Añadir un comentario

  • *No se mostrará
    • Introduce las palabras
    Generar otra imagen

×

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras condiciones legales, sección "5.8 Cookies e IPs"