Vende tu moto GRATIS
Auto10
Prueba

Nuevo Peugeot Metropolis 400i: El punto de equilibrio

8.490 euros – 399cc – 37,5 CV
Aceites castrol

El interés del León en el segmento de los scooters va creciendo. Muestra de ello es su última propuesta, el Peugeot Metropolis 400, un tres-ruedas homologado para conducirse con carnet de coche que amplía las dimensiones del concepto premium -tanto por acabados como por dotaciones tecnológicas- y que equipa el motor primogénito de más de 125cc de la casa francesa. Su precio (8.490 euros), cercano al del Piaggio MP3 500 LT, es toda una declaración de intenciones...

Play

Tres EICMAs consecutivos -de 2010 a 2012- presenciaron hasta tres prototipos del scooter que durante tres años Peugeot ha estado desarrollando. Parece que todo estaba destinado a girar entorno al mismo dígito...

La firma francesa, histórico fabricante de automóviles y -desde hace unos años- cada vez más inmiscuido en el mundo de las dos ruedas, ha decidido explorar un nuevo territorio presentando el nuevo Metropolis 400i, un scooter con patrón de triciclo precisamente para que pueda conducirse con carnet B de coche, un segmento -el de los coches- en el que Peugeot acumula mucha experiencia y, también precisamente, muchos clientes...

Pero el nuevo Metropolis -en los concesionarios a partir de este verano a un competitivo precio de 8.490 euros- adquiere tintes históricos dentro de la marca del León por otro motivo, y es que equipa un propulsor de 400cc de desarrollo y fabricación completamente propia. Hasta el momento, Peugeot sólo producía mecánicas de 125cc para su gama de dos ruedas y en todos aquellos modelos por encima de esta cilindrada acudía a motores Piaggio. Por cierto, un fabricante -el italiano- que está muy contento de cómo le marchan las cosas a su MP3 LT, modelo que inauguró una categoría que domina con mano de hierro superando el 90% de cuota de mercado en España.

Hacia ese 'pastel' se dirige el nuevo Peugeot Metropolis 400i y la batalla entre las dos casas europeas está servida... de ahí se entiende que para su nuevo tres-ruedas, Peugeot haya decidido no acudir a un motor de Piaggio y se haya 'remangado' para diseñar su propulsor primogénito superior al octavo de litro: se trata de un monocilindro SOHC 4 válvulas de 37,5 CV de potencia y 38,1 Nm de par máximo; la refrigeración es líquida y la inyección electrónica Dell Orto. Desarrollado en estrecha colaboración con el departamento de automóviles y fabricado en la factoría central de Mandeure en Francia, esta motorización -de cuyo excelente comportamiento hablaremos más adelante- ya se adapta a las normativas europeas Euro 4 gracias a su condición de LFE (Low Friction Efficiency) o de baja fricción, una tecnología ya usada en otros modelos de Peugeot como el Citystar o el Satelis 2 que permite reducir los rozamientos internos rebajando así las emisiones (86,6 g/km de CO2 en ciclo RTM2) y los consumos(4,2 litros a los 100 km). El período de revisiones se ha espaciado hasta los 10.000 km. Además, según declaraciones de sus propios responsables, el por qué de los 400cc se debe a que es una cilindrada intermedia que, en un futuro, servirá para producir más motores por encima o por debajo que equipen a otros modelos de la marca como el Satelis. 

Innovaciones tecnológicas

Pero detrás de este flamante motor -sin duda, alma máter del nuevo Metropolis- se esconde un elenco interminable de soluciones tecnológicas que dan fe del esfuerzo y ambición que Peugeot ha depositado en su nuevo scooter y que lo sitúan en la cima de la categoría en cuanto a equipamiento y prestaciones de serie, además de representar en términos de seguridad pasiva toda una revolución en el terreno de los scooters.

Freno de estacionamiento eléctrico: uno de los elementos obligatorios para alcanzar la homologación de triciclo (y por tanto, conducible con carnet de coche) junto con el pedal de freno, el ancho de vía y los intermitentes, es el freno de estacionamiento. En el Metropolis, se acciona eléctricamente mediante un pulsador deslizante ubicado en el centro del manillar: bloquea la rueda trasera y, activado, el giro del motor queda limitado a 2500 rpm y un testigo se ilumina en el cuadro de instrumentos. 

Parabrisas con regulación rápida: el parabrisas termocurvado frontal puede regularse manualmente -para aumentar o disminuir la protección aerodinámica- de una forma fácil y cómoda mediante dos pulsadores triangulares, que permiten desplazarlo hacia arriba o hacia abajo por un recorrido de 140mm.

Smart-Key o llave de proximidad: llave electrónica con un radio de acción de 1,5 metros -alrededor del vehículo- que permite arrancar el scooter sin necesidad de contacto. Una vez reconocida, el vehículo se enciende pulsando y girando el botón situado bajo el manillar; en caso de emergencia -por ejemplo, falta de batería- una llave oculta en la llave electrónica permite desbloquear el maletero trasero y acceder a una activación manual mediante una tarjeta con código pin. La Smart-key es muy práctica y fácil de usar, aunque requerirá la máxima atención del usuario para no dejarla olvidada en ningún sitio y marcharse con el vehículo encendido. 

Frenado SBC (Syncro Braking Concept): este sistema de frenada combinada SBC que equipa el nuevo Peugeot se concibe -eminentemente- para aportar mayor seguridad a los usuarios con poca experiencia a los mandos de una motocicleta, ya que potencia la frenada en ambos trenes independientemente de la maneta usada. Al accionar el pedal con el pie o la maneta izquierda con la mano, las ruedas delanteras (dos discos de 200 mm) y trasera (un disco de 240 mm) frenarán simultáneamente: gracias a unos limitadores de presión, primero frena el tren trasero y luego reparte al delantero (en caso de frenada de emergencia, sólo bloquearía la rueda trasera); al accionar la maneta derecha, tan sólo funcionarán los frenos delanteros. La tecnología SBC de Peugeot funciona mediante un regulador de presión que permite mantener horizontal el eje longitudinal del vehículo evitando así el efecto de báscula por inercia y evitar bloqueos de la rueda trasera con frenadas marcadas. 

DRL (Daytime Running Light): una solución heredada del mundo del automóvil y que convierte al Metropolis 400i en el primer vehículo en el mundo de las motocicletas en equiparla es la Tecnología DRL. Permite al conductor elegir entre el alumbrado diurno (se encienden los leds de los faros frontales y la barra de luz ubicada entre las ruedas delanteras) o el alumbrado nocturno (ópticas principales encendidas). El DRL incrementa notablemente la seguridad pasiva del vehículo y es una gran novedad en el sector de las dos ruedas, ya que en España esta doble posibilidad de alumbrado no está permitida. De hecho, los responsables de Peugeot basándose en la homologación europea solicitaron a la DGT que en su próxima actualización del reglamento incluyan esta tecnología.

Sensores de presión de neumáticos: otra innovación inédita en un scooter es el equipamiento de serie del sensor de presión de neumáticos. En el cuadro de mandos, una alerta avisará al usuario haciendo parpadear la rueda afectada en el display digital. Esto sucede cuando la presión de alguno de los tres neumáticos pierde más de 0,2 bar. 

La alternativa

Es un momento histórico y uno de los productos más innovadores de Peugeot Scooters, división que ya representa un bastión dentro de nuestra imagen de marca, puesto que la moto se presenta como la alternativa de movilidad en una Europa cada vez más congestionada”, declaraba Rafael Prieto, Consejero Delegado-CEO de Peugeot España, durante la presentación del nuevo Metropolis llevada a cabo a finales de junio en las inmediaciones de Madrid. Y esta 'alternativa' de tres ruedas -por tanto, con una estabilidad superior a los vehículos de dos- que la marca del León ha diseñado, pretende dirigirse a aquellos automovilistas noveles en el mundo de las dos ruedas (hombres, más de 35 años) que deseen 'aparcar' el coche y disfrutar de las facilidades que ofrece una moto en el tráfico urbano. Economía, facilidad de aparcamiento, libertad de circulación entre los coches... son algunos de los argumentos que seducirán a muchos de estos clientes y que se unirán a otros ligados a la 'tercera rueda' -mayor seguridad y equilibrio- para acabar de convencerse por esta 'alternativa'. 

Todo nace en el tren delantero o 'DTW' (Dual Tilting Wheels). Allí se encuentra 'el punto de equilibrio'... la tecnología usada por la casa francesa es la de un paralelogramo deformado que dispone dos ruedas independientes. El sistema está compuesto de una doble triangulación dotado de dos amortiguadores de inercia y un monoamortiguador hidráulico. Las ruedas pueden inclinarse para poder trazar las curvas y, a voluntad del conductor, también pueden bloquearse eléctricamente mediante la función Anti-tilting (anti-inclinación), siempre y cuando la velocidad del vehículo sea inferior a 10 km/h, el piloto esté sentado sobre el sillín y el régimen de motor esté por debajo de las 2800 rpm. La activación o desactivación se efectúa mediante un botón en el puño derecho (un testigo luminoso y una advertencia sonora lo indican). También se desactiva automáticamente al acelerar desde parado. Con este práctico sistema el conductor podrá mantener los pies apoyados en la plataforma durante las paradas en los semáforos o no necesitará poner el caballete al aparcar el vehículo. 

Gran habitáculo

El nuevo tres-ruedas galo es un vehículo relativamente compacto. Exhibe medidas (Longitud 2152 x Anchura 775 x Altura asiento 780 mm) incluso inferiores a las de un scooter 'al uso' de la misma cilindrada (por ejemplo Yamaha X-Max 400: 2190 x 780 x 785 mm) y que las de su principal competidor, el Piaggio MP3 500 LT (2180 x 760 x 785 mm). Esta compacidad le permite ofrecer sus servicios urbanos con las mismas garantías que un scooter 'normal' de dos ruedas. A pesar de su condición de triciclo, puede estacionarse en los aparcamientos de moto, circular por la ciudad como una moto y, de la misma forma, adaptarse a las necesidades diarias de su usuario. Empezando por su habitáculo: es muy amplio, sobrado de espacio para las piernas -incluso para los conductores más altos- y su ergonomía está perfectamente lograda; ofrece plataforma plana para aumentar el confort y el asiento está a tan sólo 780 mm de altura lo que permite apoyar con facilidad los pies en el suelo; precisamente el asiento eleva la condición premium de este Peugeot, ya que además de ser de bella factura y excelentes acabados, es amplio y mullido y ofrece respaldo para el piloto regulable (40 mm); el pasajero también disfrutará de una generosa parcela en el sillín -igualmente con respaldo dorsal integrado a la tapa del cofre-, dos grandes asas de sujeción y amplios reposapiés escamoteables.   

Cuadro de mandos

Con tanto 'armamento' tecnológico, no podía faltar un panel de instrumentos a la altura de las circunstancias. Peugeot no ha escatimado e, inspirándose en su división de automóviles, creó un cuadro premium para que el conductor acceda y gestione todas el dechado de opciones que se le ofrecen. Dispone de dos esferas analógicas -para el cuentakilómetros y cuentarrevoluciones- y en el centro de un display digital retroiluminado que proporciona: vigilancia y alerta de inflado insuficiente de los neumáticos (DSG), consumo medio e instantáneo así como autonomía restante, temperatura exterior y alerta “hielo”, nivel de carburante y alerta “reserva”, temperatura motor y alerta “sobrecalentamiento”, carga batería, indicador de revisión y reloj de hora. 

Capacidad de carga

Como buen megascooter, el nuevo Metropolis no podía faltar a su cita con la capacidad de carga. El francés ofrece dos maleteros: uno bajo el asiento que permite albergar un casco semi-jet con pantalla u objetos de tamaño medio como un ordenador portátil; y otro al que se accede mediante el portón trasero (marca de la casa) en el que se puede guardar un casco integral. Gracias a que los dos espacios están comunicados, el usuario podrá también alojar en su interior objetos largos como una raqueta de tenis. Además, los pequeños objetos también tienen sus propios compartimentos: una guantera bajo el manillar con espacio para varios enseres personales como gafas, llaves, cartera, etc. y otro alojamiento anexo -a la izquierda del manillar- con capacidad para guardar, por ejemplo, una botella de 1 litro y equipado con una toma de 12 voltios muy útil para recargar los teléfonos móviles. Por supuesto, la plataforma plana contribuye a este aspecto ofreciendo la oportunidad de transportar bolsas o mochilas más grandes que se pueden anclar al gancho portabultos.  

Elegante y deportivo

La imagen del nuevo Metropolis no ha cogido por sorpresa a nadie. Los sucesivos prototipos mostrados en Milán ya habían dejado entrever por dónde irían los tiros de Peugeot, que ha vuelto a recurrir a la inspiración de sus diseñadores automovilísticos para dibujar su nuevo scooter. Su frontal queda protagonizado por dos amplias calandras, custodiadas por dos estilizados faros (55/60W) que ofrecen luces de cruce o largas; en las pestañas de estas dos ópticas se encuentran las luces de posición de leds que funcionan tanto de día como de noche; el alumbrado en la zaga corresponde a dos luces leds proyectadas a través de tubos de luz; finalmente, los intermitentes tipo moto también equipan tecnología led. Los retrovisores, bien arredrados de la carrocería, son asféricos en la parte externa del espejo -para tener una retrovisión completa y evitar los peligrosos ángulos muertos- y eclipsables. El nuevo Peugeot, en conjunto, exhibe una apariencia de altas dosis deportivas y dinámicas que, unidas a su sobresalientes materiales, ensamblados y el gran cuidado que la casa francesa ha puesto en los detalles, amplía las dimensiones del concepto premium al que la marca nos tiene acostumbrados. 

Elevadas prestaciones

La corta prueba dinámica que pudimos realizar al nuevo Peugeot Metropolis 400i nos ha dejado con ganas de volver a testarlo con mayor profundidad, ya que su comportamiento en marcha nos ha dejado muchas luces... y alguna sombra (a la que enfocar con linterna en otra ocasión). La gran virtud de este scooter ha emanado, sin duda, de su excelente motor. La 'opera prima' de Peugeot Scooter más allá de los 125cc ha resultado ser un propulsor con carácter y la 'chicha' necesaria para mover a este vehículo de 256 kg en orden de marcha. Con un diámetro por carrera de 84 x 72 mm, el pistón es capaz de generar un par motor lineal que ofrece sus mejores prestaciones entre las 5.000 y las 7.000 rpm. De ahí que las aceleraciones de este 400 sean contundentes y los impulsen, tanto desde parado como en recuperación, con mucha viveza. Su curva de potencia, que pone el techo más allá de los 37 CV, es muy progresiva ofreciendo su inclinación más acentuada entorno a las 5.000 rpm y posteriormente dar lo máximo a 7.250 rpm. Esto se traduce en que, al girar el puño del gas, el nuevo Metropolis crecerá sin titubeos, fuerte y gradual y será capaz de estirarse hasta ofrecer velocidades máximas superiores a los 150 km/h.

Su vida a bordo es su segundo punto fuerte. Aunque su aspecto corpulento pueda 'atemorizar', en realidad el Peugeot es bastante manejable y accesible. También es muy protector, gracias a su ancho frontal. El conductor quedará muy bien resguardado, listo para hacer trayectos de media -o incluso larga- distancia con todas las garantías de confort aerodinámico. En ese caso la autonomía no será un problema, ya que con su depósito de 13,5 litros y sus bajos consumos derivados de la tecnología de baja fricción, el Metropolis 400i es capaz de recorrer sin repostaje hasta 300 km. 

En marcha, el Metropolis requiere cierto tiempo de adaptación. Para entenderlo, quienes procedan del mundo de las dos ruedas deberán cambiar el 'chip' y acostumbrarse a nuevos hábitos derivados, principalmente, del tren delantero. Las dos ruedas frontales -como ya hemos explicado- basculan con independencia y esto permite que en las curvas el vehículo se tumbe con la propia inercia. Sin embargo, no entregan la precisión y estabilidad de una sola rueda. El Metropolis se mostró algo nervioso en el paso por curva -sobre todo, al encontrar en su camino alguna irregularidad del asfalto- y con cierta tendencia al sobreviraje. El conductor, en los giros, deberá inclinar su cuerpo para acompañar al vehículo y, además, deberá hacer un ligero esfuerzo sobre al manillar para mantenerlo inclinado, ya que éste tiende a levantarse.

En cuanto a la frenada combinada SBC, idem: requiere adaptación ya que muchos motoristas verán extraño que las manetas de freno de los puños puedan mutar su tacto dependiendo de si las estamos presionando por separado o conjuntamente. Si sólo se presiona una, ésta será mucho más dosificable que si se presionan dos a la vez, en cuyo caso su tacto será mucho más duro debido a la sincronización de los frenos delantero y trasero. Aquí lo importante es tener muy presente en todo momento el sistema que -nunca mejor dicho- tenemos entre manos, y sólo accionar un freno a la vez (o la maneta derecha, o la maneta izquierda o el pedal) pero nunca dos simultáneamente. Los responsables de Peugeot han declarado al respecto durante la presentación que éste es un sistema ideado para incrementar los niveles de seguridad pensando sobre todo en aquellos usuarios con poca experiencia en vehículos de dos ruedas. 

A por el MP3

Piaggio lleva años comercializando su MP3 LT en varias cilindradas. Es el indiscutible rey de un segmento (el de los scooter de tres ruedas y los únicos que, con más de 125cc, se pueden conducir con carnet de coche) que -se puede decir- ha inventado la propia firma italiana y en el que también coexisten el Gilera Fuoco 500 y el Quadro 350 3D. Sin embargo, para conservar su casi-monopolio ahora tendrá que lidiar con el nuevo Metropolis 400i de Peugeot -el más similar al de Piaggio- en un escenario de tres ruedas en el que se han vendido 17,000 unidades en toda Europa (un 66% en Francia, feudo de Peugeot) y 600 en España a lo largo de 2012. Hemos querido aunar las necesidades de los automovilistas y enfocarlas en un vehículo de 2 ruedas -declaraba Borja Sekulits, Director General de Peugeot Scooters- intentando crear la movilidad del futuro”.  

El nuevo Peugeot Metropolis 400i está disponible en colores Negro Nacarado, Blanco Nacarado, Rojo Azafrán y Titanio Brillante, a un precio de 8.490 euros. El fabricante galo también comercializa -al mismo precio- la versión RS en Titanio o Blanco Nieve, que exhibe algunos detalles más deportivos como la pantalla parabrisas recortada y ahumada o los acabados metálicos de la plataforma. Además, Peugeot quiere premiar a las primeras 20 personas que confirmen su reserva de compra del nuevo Metropolis -a través del correo tumetropolis@peugeotscooters.com- con un año de seguro a todo Riesgo gratuito (valorado en 400 euros aprox.). 

 

Comentarios (1)

  • Nene14 Nene14 Escrito el 05-07-2013

    muy práctico y versátil, cuando estarán por sudamerica?

  • *No se mostrará
    • Introduce las palabras
    Generar otra imagen
Cerrar Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras condiciones legales, sección "5.8 Cookies e IPs"