Prueba BMW G 310 R: Entrada en BMW

Aceites castrol

Vota

0 0

¿Una BMW pequeña y barata? La marca alemana entra en los mercados emergentes A2 con, precisamente, una moto de entrada en gama, la BMW G 310 R...

BMW siempre ha servido productos de gama alta y grandes prestaciones. Primero en el segmento turístico (en los setenta-ochenta, tres de cada dos de las motos que te cruzabas en carretera abierta eran una BMW boxer) y ahora igualmente en el trail –la GS cambió el mundo de la moto- y en las superdeportivas, con sus S1000RR.

Pero BMW se lanza ahora a las motos de pequeña cilindrada con una 313 cc de 34 CV /25 KW, apta para el A2.

Esta moto no se ha diseñado “para nosotros”. Se dirige ante todo a los países emergentes, aunque estará también presente en nuestros mercados.

La idea tiene sentido: fidelizar a los jóvenes motociclistas a la marca de la gran hélice. “De media, nuestros clientes están en su séptima moto BMW consecutiva...”, dicen sus responsables. Así, siendo la primera moto de la marca que en la época moderna tiene una cilindrada de menos de 500 cc, “sustituye por abajo en la gama” a las F 650, que han llegado a su fin comercial. Y se dirige a un público “universal” formado, en un 30%, por mujeres.

¿Cambia esta moto la imagen “premium” de BMW?

Yo soy de pueblo, o cuanto menos, me enorgullezco de no ser “del mismo Barcelona”, y vivo en una localidad de 300 habitantes a quince kilómetros de la capital.

Digo esto porque en los pueblos se conoce a los jóvenes con el “es un Puig o un Torres”, atendiendo al nombre de su familia.

Y ello imprime (ya te digo que vivir en un pueblo es lo más importante del mundo..., lo otro es..., ¡soportarlo!) un carácter, pedigrí, responsabilidad, o como lo quieras contar...

Bueno, una BMW (o “un” BMW, por la imagen que se debe a sus coches de alta gama), “es una BMW” y, por tanto, “tiene que ser” un buen producto.

Es verdad que esta moto está hecha en Asia, en la India, y está destinada a los países de este mismo continente o América del Sur donde está creciendo algo parecido a una clase media asalariada...

Así que..., ¿esta G 310 R sería como un Dacia con el mismo escudo que un X6? ¿Para ser barato, le falta sólo el aire acondicionado, o ha caído su calidad?

Nuestro mercado no sé donde está, pero desde luego, no está en cabeza del primer mundo.

En mi opinión los jóvenes de nuestro país, en general, no van a vivir mejor que nosotros y, sin trabajo ni sueldos dignos, ahora no tienen mucho con qué pagar. Pero también es cierto que a algunos afortunados esta moto se la comprará un “papá BMW” que ya tiene un serie 5 y que desea que su prole se distinga con una moto de la misma marca.

¿Es esta moto adecuada, a 5.090 euros, también para nuestros jóvenes emergentes y digitales? Quizás sí, si pueden entrar en el plan de financiación propio del que ya benefician sus padres y que explica –en parte- el gran éxito de las BMW grandes.

En este sentido, esta moto se beneficiará de las ventajas de los programas BMW Financial Services. En particular, además del Select a 3 años que supone se puede disponer de una G310 R por apenas 68 € al mes, 36 cuotas, sí, pero sabiendo que podrás “devolver” la moto al final del contracto, se ofrece el Select 2 (muchos jóvenes la cambiarán al cabo de los dos años de penitencia en el carnet A2 por una moto mayor), que propone en similares condiciones 24 cuotas mensuales de 75 €...

Look

Su diseño se inspira estéticamente y claramente en la S1000R, con un look dinámico con estilo sport, trazado a través de líneas bien cortadas.

Creada en Alemania, pero fabricada por TVS, una firma que fabrica ¡3.500.000 motos! al año en Bangalore, esta roadster tiene unos acabados más que correctos, no lejanos a los standards de la marca.

El motor K03 es un monocilíndrico de 313 cc. Es un 4 válvulas “de agua”, por supuesto Euro-4, con dos árboles de levas en culata que accionan las válvulas mediante balancines tratados al carbono, con cilindro al nikasil y biela de aluminio y, ahí está su gran particularidad, de diseño “invertido” (lo llaman “open deck”, en inglés): el cilindro está inclinado hacia atrás en lugar de lo contrario, y la culata se ha dado la vuelta 180º de modo que la admisión está delante y el escape sale de manera natural por atrás.

Parece lógico, desde la primera Yamaha 250 cross con esta disposición: el aire es más fresco si entra por delante, con una admisión más directa, y el escape sale igualmente directo hacia atrás.

Más potencia

Pero además de ser muy ligero, sólo 33,5 kg, este motor permite además centrar mejor los pesos hacia delante al poder adelantarlo sin que el radiador bloquee el giro de la dirección tocando la rueda anterior, montar una caja de aire mayor que lo acostumbrado, por detrás del eje de dirección, y un tanque de gasolina corto que evita grandes transferencias de pesos en frenadas/aceleración que afectarían el equilibrio dinámico de la moto.

Esta disposición permite igualmente que el basculante, de 650 mm, ocupe buena parte de los 1.366 m de entreeje, lo que ofrece un excelente balance entre manejabilidad y capacidad de tracción.

Esto es importante en una moto ligera que no pasa de 158,5 kilos en orden de marcha.

El chasis es un tubular “treillis” de acero, con basculante de aluminio fundido a presión. Y monta equipamiento correcto, como su horquilla invertida no regulable, o una pinza de freno de anclaje radial, con ABS, por supuesto.

El monoamortiguador es regulable en precarga, y las llantas son de aleación fundida a presión de 5 radios, con ruedas de 110/70 x 17 delante y 150/60 x 17 detrás calzadas con unos excelentes Michelin Pilot. 

En marcha: el encanto de la facilidad

Esta BMW, pese a su pequeña cilindrada, es una moto dinámica y divertida.... y también asequible y accesible.

La moto es compacta, y su toma en mano es simplemente tan fácil como pedalear una bicicleta. La postura de conducción es relajada, con el confortable asiento del piloto a sólo 785 mm del suelo: garantía de que todos/todas llegarán al suelo sin problemas con ambas suelas.

El manillar –quizás demasiado ancho en mi particular opinión- cae bien entre manos, de manera que el torso no queda inclinado, y los mandos son ergonómicos.

Por delante, un gran cuadro display “en blanco y negro” pero de muy buena lectura (para el cuentakilómetros, el cuentavueltas, el nivel de gasolina, el reloj, o la marcha engranada...) pero igualmente con indicaciones procedentes del ordenador de a bordo, como la velocidad media, o la autonomía restante.

Al ponerse en marcha sorprende hasta qué punto el motor, a pesar de sonar de modo musculoso, tiene un sonido bien amortiguado, quizás gracias a la singular disposición de admisión y escape. Las vibraciones en parado son contenidas, y en marcha nunca molestan.

La G 310 R es muy fácil de llevar: como la moto es muy pequeña, y pesa poco, se desenvuelve entre el tráfico, en este caso el caótico madrileño, mostrando una agilidad remarcable a velocidades lentas.

El motor monocilíndrico tiene una buena salida desde bajos regímenes teniendo en cuenta su escasa cilindrada, de modo que la moto es suficientemente reactiva para escaparse con facilidad de todo lo que te rodee en los semáforos.

313 cc

Claro que la moto no acelera como un avión a reacción, es un 313 cc, y aunque se estira hasta las 10.500 rpm, no tiene una capacidad de recuperación –aquello que antes se llamaba “reprís”- destacable.

Es un motor supercuadrado, con 80 mm de diámetro, y una carrera de 62, que ama subir rápido de régimen de giro.

La potencia de 34 CV se da arriba, a 9.500 vueltas, y el par de 2,8 kgm a 7.500 vueltas, de manera que la zona buena de la G 310 R es la que va entre 5.000 rpm y 7.500-8.000 rpm. Es ahí donde el motor reacciona con mayor prontitud al acelerador. Su máximo lo da a unas mil-milquinientas vueltas más, pero ya subiendo de régimen sin tanta presteza.

Aunque con el reparo de que las motos estaban apenas recién desembaladas, de manera que se afinarán con el paso de los kilómetros, el cambio podría ser más suave y preciso, siendo realmente complicado encontrar el punto muerto desde primera sin pasar primero por poner un instante la segunda. A veces exige incluso que repitas la maniobra, y a menudo no coincide el “neutral” del tablier con el real, de manera que es fácil calarla en las detenciones.

Igualmente, las reducciones no son todo lo rápidas que podríamos desear.

Fácil

Por suerte, la moto es ágil y manejable en entrada en curva, donde aprovecha su corta batalla (sólo 1.366 mm, repetimos) y su centro de gravedad adelantado.

Su basculante más bien largo (650 mm) hace que su comportamiento sea siempre muy neutral, y que se reduzcan muy efectivamente las transferencias de pesos en frenadas y aceleración.

La horquilla invertida, de 41 mm de diámetro y 140 mm de recorrido, y el monoamortiguador (de 131 mm no progresivos), están bien equilibrados, sin fallar más de la cuenta, en una moto “no de carreras” como es esta, por excesiva suavidad, incluso con la moto una vez bien apoyada en curva.

La potencia de los frenos, en especial de la pinza de 4 pistones de anclaje radial ByBre (la marca asiática de Brembo) sobre el único disco delantero de 300 mm, bien apoyada por el ABS de dos canales y cuya unidad de mando sólo pesa 600 gramos, es ciertamente adecuada al peso y prestaciones de la moto, -y también a los tarados de la invertida delantera-, pero sólo una vez aprietas fuerte y a partir de la segunda mitad de su recorrido de maneta.

Debería mejorar su mordiente inicial a partir del primer toque.

El posterior, quizás compartiendo el deseo del delantero de no poner en más aprietos de lo debido al ABS con una pegada contundente, tiene un tacto y potencia que podríamos calificar como testimonial.

G 310 R

¿Es esta G 310R digna de la reputación de BMW? ¡Aha! ¡¿Es esta la pregunta del millón por ser esta moto “de quien es”?!

Está claro que es bonita, que es fácil de llevar, y de rendimiento general –salvo el cambio, o incluso quizás en mi opinión los frenos- realmente conseguido, y que es una moto eficaz y agradable.

Desde luego, va a pelear en un mercado al que han llegado igualmente otros productos creados para mercados emergentes, como la Benelli BN-302 (4.299 €), la Yamaha MT-03 (4.999 € ) o la Kawasaki Z300 (4.799 €)... por no hablar de la Honda bicilíndrica de CB500F de 48 CV y 5.900 €...

En este mismo sentido, no es desconocido que BMW Alemania y KTM Austria están enfrascados en una excitante partida de ajedrez, (o mejor dicho, una “spannendes Spiel des Schachs” dado que comparten idioma...), en la que otra rival a priori –la Duke 390 de 44 CV (4.950.- €, versión actual), y más en su nueva versión 2017-, estará claramente por encima por rendimiento, cilindrada, y prestaciones.

Sin embargo, está claro que empezar en esto de las motos con una, la G 310 R, (a partir del 3 de abril en los mercados, en los colores blanco perlado –a 55 € más-, azul metal o negro/blanco) que lleve el escudo BMW en el depósito y por 5.090 € es un argumento destacable...

HIGHLIGHTS TÉCNICOS BMW G 310 R

1. Motor: Monocilíndrico, 313 cc, 80 x 62 mm

2. Potencia: 34 CV a 9.500 rpm

3. Cambio de 6 relaciones

4. Embrague multidisco en aceite

5. Chasis tubular de acero, basculante monobrazo de aluminio fundido.

6. Suspensión delantera por horquilla invertida de 41 mm no regulable

7. Monoamortiguador no progresivo regulable en 10 posiciones de precarga

8. ABS de serie

9. Instrumentación por diplay digital

10. Alimentación por inyección, refrigeración por líquido

11. Tanque de 11 l.

12. Ruedas de 110/70 17” y 150/60 17”

13. Peso con gasolina 158,5 kilos

14. Disco delantero de 300 mm, pinza 4 pistones radial, y trasero de 240 mm, pinza 2 pistones, ABS de serie.

EQUIPAMIENTO DEL PROBADOR

Fotos de la BMW G 310 R

Fotografías por: Juan Olivares / Jaime Olivares
 

Comentarios (5)

  • Sisko
    Sisko 03-04-2017

    Pues la moto es muy bonita y la verdad que empezar en este mundo con una BMW es un punto ganado,el mundo cambia y en cuestión de marcas o te adaptas o te arrancan las pegatinas la competencia jejeje.

  • tururu
    tururu 03-04-2017

    ...pagar 5.090 euros por una moto que en la prueba ya dice que tiene pegas importantes (frenos,cambio),cuando esta (por poner un ejemplo) la Z300 300 euros más barata sin pegas similares y con más potencia...o por 8000 euros más la Honda CB 500 que da mil vueltas a esta bmw...no lo veo.

  • Sisko
    Sisko 04-04-2017

    Pues si,visto asi la verdad que no convence,si lleva el logo de BMW que sea una BMW en fiabilidad y calidad también .....

  • Loveto2T
    Loveto2T 04-04-2017

    En bmw siempre pagas marca. No me la compraria, por menos dineros hay motos que son mas moto. Ahora se tiran todos a las cilindradas bajas/medias i pagan un paston por motos que van a tener que cambiar por que se les quede pequeña la verdad es tirar dinero

  • Ivan
    Ivan 30-04-2017

    Fui al concesionario de mi zona y al final el precio no es de 5090€. Sale 5178€ más 350 de gestión más alguna cosa más, sale por 5578€. La moto es chula está bien estéticamente aunque para mi estatura 185cm igual un poco justa de tamaño. No me ha gustado el precio, ya que la anuncian por 5090€ y no es ese precio por lo que sale finalmente.

Añadir un comentario

  • *No se mostrará
    • Introduce las palabras
    Generar otra imagen

×

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras condiciones legales, sección "5.8 Cookies e IPs"