Prueba

Prueba BMW K 1300 S"Another day in paradise"...

Aceites castrol

Vota

0 0

Algunos recordaréis la famosa canción de Phill Collins “Otro día en el paraíso”… pues bien, eso lo que he sentido tras probar una de las motos sport más rápidas del planeta… y que te lleva directo al paraíso de los motoristas: la nueva BMW K 1300 S…

Estamos en días de restricciones. De entrada, nuestros amigos de la DGT criminalizan cualquier velocidad que no sea la de las tartanas de nuestros abuelos. Para ellos es la más fácil manera de presentar mejoras en las cifras de siniestralidad como éxito político.
¡¡¡Claro!!! Si vamos todos muy, muy despacio -se habla ya de 90 por hora en carreteras secundarias- “nos mataremos menos”.
Ya puestos, habría otra idea aún mejor... que nadie se mueva de casa... pero no se la digas... que pronto se les ocurrirá…
Sí, estamos en tiempo de restricciones, radares, puntos de carnet… y también, tiempo de contrición. Dicen que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades y por ello, como no podemos devaluar la peseta, debemos pagar que los bancos que se hayan comido nuestros euros a base de perder calidad de vida…
En resumen, que ya no podemos gastar lo que ya no tenemos en artículos de lujo.
¿Como una BMW de 19.800 euros?…

¿Lujo?

¿Qué es un artículo de lujo? Si tenemos en cuenta que un cachivache chino digital de 3 euros nos da ya la hora... ¿acaso las 13h 26’ son más 13h 26’ si las leemos en un Chopard de 50.000? No, claro que no.
Sin embargo - y esto lo redescubrí una vez más al manillar de esta K1300S- un kilómetro sobre una moto tan fenomenal… es ¡mucho más de mil metros! Es una entrada directa al infinito…
Y si esta moto es un lujo no es precisamente por su capacidad de cazar récords -se acerca a los 280 por hora de punta- ni por su facilidad por acelerar más rápido que su sombra -aún así hay otras motos más veloces en el mercado, como la Suzuki GSX R 1300 Hayabusa o la Kawasaki ZZR 1400-...
En mi opinión lo es por haber llevado hasta las últimas consecuencias, 25 años después, aquel “experimento” llamado K1; un modelo con el que prácticamente debuté en esto de probador de motos.  
Un cuarto de siglo después, el lujo de BMW sigue radicando -como entonces- en la búsqueda de la mayor seguridad y confianza de marcha. Recuerdo que en aquella K1 -que hubiera significado el despido de su diseñador estético si no fuera por el pequeño detalle de que ¡era el hijo del Director General de la marca en aquel entonces- nos dieron a probar el primer ABS para moto.
Fue como saltar en paracaídas; por mucho que el responsable de BMW nos dijera que, a alta velocidad, podías apretar a muerte la maneta del freno sin que esto significara literalmente esta expresión, cerrar los ojos y frenar a tope era como abrir la puerta de la avioneta y saltar al vacío.  

Pionera

Aquella BMW era ya una precursora: carenado muy envolvente, motor de 4 cilindros “acostado”, transmisión por cardán…
Muchas de sus ideas procedían -sin apriorismos, buscando aportar seguridad para el conductor y superando las ideas establecidas en “la motorrad”- de la división coches de la marca bávara.
Ello sigue ocurriendo ahora, fíjate si no en sus suspensiones. En la enorme mayoría de motos actuales, la delantera se confía a una horquilla, invertida o no. La K1300S, con su Duolever de aluminio, sigue los pasos del Telelever “inventado” y popularizado sobre todo en la R1100GS y sucesoras.
Siempre he defendido que este sistema optimiza todas sus ventajas precisamente sobre motos grandes, rápidas… y pesadas. En una moto normal, al frenar, la horquilla se hunde y con ello deja de absorber los baches en fase de frenada. En estas BMW, al disociarse el efecto de la suspensión y del freno -la rueda delantera apenas se amorra y no acorta la distancia entre ejes- se disfruta de una estabilidad sencillamente inigualable.

Confiando en la parte ciclo y la electrónica

Ayuda, no está de más citarlo, un supersólido bastidor “panzer" de doble viga de aluminio al que debes unir el Paralever trasero, que casi elimina las reacciones del cardán... aunque sin borrarlas completamente sobre baches y rizados tomados a alta velocidad…
A cambio, no se puede tener todo, pensemos en que en una moto convencional ocurre lo contrario: se “acorta” al entrar en las curvas. Esta K1300S no. Ello obliga a una conducción algo peculiar. No es -sin embargo- que carezca de agilidad, gracias a su centro de gravedad muy bajo y a una notable ligereza comparada con las otras hiperbikes citadas antes. Y ofrece una precisión de dirección excepcional.
Simplemente, cuando aceleras o frenas, no tiene tantas transferencias de pesos y la moto es mucho más estable en cabeceo. La BMW, aporta, además, su magnífico sistema electrónico de control de suspensiones ESA que permite con un simple pulsador elegir entre tres tarados y comportamientos: el “confort” o más suave, el “normal”, y el “sport”, con claramente más solidez para conducción deportiva.
El ABS es muy eficaz y dado que las geometrías “permanecen” en frenada -y ésta es verdaderamente contundente gracias a sus discos EVO de 320 mm- acabas apurando mucho su potencia y pueden aparecer algunos rebotes al límite.

¡Infinito!

Por lo demás, el motor tetracilíndrico a inyección de 1.293 cc y 175 CV a 9.250 rpm es simplemente “infinito”. No tiene “zona buena”: su respuesta es inmejorable sea cual sea el régimen desde el que aceleres. Recordemos que de modo opcional la K1300S puede equipar el ASC, un control de tracción que resulta un buen amigo en terrenos deslizantes. Es cierto que, frente a sus rivales, su desarrollo parece algo más corto, y su menor cilindrada hace que circule siempre algo más revolucionado, -con un consumo que llega a los 8 litros a los cien- y tiene cierto exceso de vibraciones y un cambio algo tosco...
Pero, y para terminar, la BMW tiene un toque algo más turístico que sus oponentes japonesas, con una buena cúpula y un asiento muy cómodo. Incluso ha olvidado sus peculiares piñas –recuerda que lo típico en las motos de su marca era que debieras usar tres pulsadores para los intermitentes-, y con un simple toque al botón izquierdo puedes navegar fácilmente en la información ofrecida por el display digital (velocidad y consumo medio, autonomía, temperatura, etc..) y las tres posiciones del ESA. Ello casi hace olvidar que “no tiene marcha atrás” o retroceso de suspensiones para maniobrar en parado, o que debiera girar algo mejor en redondo, pero a cambio es muy cómoda en cuanto a posición de conducción tanto para conductor como pasajero –con buen mullido y buenas asas para éste- y ofrece tantos extras como tú puedas imaginar… y tu cartera soportar.
Es cierto que las motos normales ya te llevan a todas partes. Y que hacerlo sobre una moto tan buena como la K1300S es un lujo. Pero… ¿a quién no le gusta gozar del paraíso en la tierra?

HIGHLIGHTS TÉCNICOS

1. Motor tetracilíndrico de 1.293 cc, 80 x 64,3 mm.

2. Potencia: 175 CV a 9.250 rpm

3. Cambio de 6 relaciones

4. Embrague multidisco en aceite

5. Chasis doble viga de aluminio

6. Suspensión delantera Duolever de aluminio, 115 mm de recorrido

7. Suspensión trasera Paralever por monomortiguador.

8. Sistema de control electrónico de tarado de suspensión ESA, tres posiciones

9. Instrumentación analógica más diplay digital

10. Alimentación por inyección

11. Refrigeración por líquido

12. Ruedas de 120/70 17” y 190/55 17”

13. Peso con gasolina 258 kilos.

14. Frenada con ABS. Discos delanteros EVO de 320 mm, pinza 4 pistones radial, y trasero de 265 mm, pinza 2 pistones

Fotos de la BMW K 1300 S

Fotografías por: Manu Lozano

La alternativa

Kawasaki ZZR 1400: Depredadora solitaria

La Kawasaki ZZR 1400 es una bestia que aterrizará en un mercado donde, hoy por hoy, no hay nada igual. Sus prestaciones de vértigo logran empequeñecer las hasta ahora reinas del cotarro hipersport tourer.

 
Da tu opinión

Comentarios (1)

  • manu
    manu 11-11-2014

    Estoy en todo de acuerdo con lo expresado por Pere Casas,y aparte de todo para mi la hace diferente a las similares al poseer cardan(libre de mantenimiento y manchas aceitosas en el pantalon, a veces la uso con ropa formal.En realidad siempre que pude tuve motos cardanicas(no corro carreras)Es una belleza. K1300S Mod.2012

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"