Prueba GOES G 125 GT EFI 2017: Generoso en la ciudad

Aceites castrol

Vota

0 0

El abundante equipamiento que provee el GOES G 125 GT se suma a una impactante estética deportiva, un precio ajustado y un dinamismo correcto.

No hace muchos meses, tuvimos la oportunidad de probar el buque insignia de la marca de origen chino GOES -importada a España por Jets Marivent-, el G 125 GT, un megascooter tan asequible como plagado de soluciones y funcionalidades perfectamente adaptadas al uso cotidiano en la ciudad. Pudimos disponer de una unidad para 'sacarle punta' extrayendo unas positivas conclusiones que podéis leer en el siguiente enlace. Se trataba del modelo comercializado durante 2016 y, por tanto, todavía sujeto a la normativa Euro 3.

Sin embargo, como sabéis, desde el pasado 1 de enero de 2017 entró en vigor definitivamente la nueva Euro 4, imponiendo en todos los vehículos de dos ruedas vendidos en el viejo continente unos límites y restricciones con las que han tenido que comulgar todos los fabricantes, incluido, por supuesto, GOES. Así, en su catálogo, la firma asiática cuenta para este año con un G 125 GT actualizado conforme a las imposiciones de Bruselas. En Motofan, no hemos dejado pasar nuevamente la oportunidad de acompañarnos durante unos días de un ejemplar de la nueva versión, con tal de revisar sus novedades y confirmar que esas aptitudes que nos habían convencido el año pasado siguen presentes para seguir facilitando el día a día a sus usuarios en un entorno claramente urbano aunque con bastantes licencias para acometer trayectos de media distancia.

El vehículo Euro 4, en realidad, es exactamente el mismo, a excepción de que su propulsor -un monocilindro cuatro tiempos refrigerado por aire de 125cc- sustituye el sencillo carburador de la anterior versión por un nuevo sistema de inyección de combustible que, en la práctica, no sólo permite mejorar el rendimiento y eficacia mecánica que consiente la rebaja de consumos y emisiones, si no que además optimiza el funcionamiento de la entrega de potencia y suaviza su tacto. Las cotas de potencia máxima reflejan además un importante incremento de potencia, que pasa de 9,6 a 11,4 CV, alcanzado ahora a un régimen 500 vueltas superior (7.500 rpm). Su velocidad máxima ronda los 100 km/h.

Estas cifras superiores no se traducen en una potenciación de las prestaciones, pues en realidad, lo que logran es minimizar la habitual pérdida de rendimiento que afecta a todos los modelos que 'pasan por el aro' de la EU4: en este caso, GOES ha elevado la caballería de su megascooter para que, a la hora de la verdad, el vehículo no merme su capacidad de aceleración. Dinámicamente, este pequeño motor logra empujar con corrección cuando abrimos gas desde parado, adaptándose a los requerimientos urbanos sin problemas. Que nadie espere “despegar” a la salida de un semáforo, o “volar” en una vía rápida: el G 125 GT no destaca por sus vigorosas prestaciones, pero sí os aseguramos que, durante nuestra semana de pruebas, realizada en un 90% por tráfico urbano, el vehículo mantiene la compostura y genera la fuerza necesaria para discurrirse entre coches y facilitarnos los desplazamientos.

Tras las mejoras en el grupo dinámico, la segunda modificación importante respecto a la primera generación se encuentra en su sistema de frenada. Como es mandato europeo (todas las motos de 125cc deben equipar un sistema de ayuda a la frenada, bien ABS, bien CBS), GOES ha incluido en su modelo estrella el sistema de frenada combinada (Combined Braking System), que, como suele ser habitual, reparte la acción de los pistones: accionando la maneta izquierda, esta implantación distribuye la frenada entre el disco trasero y el disco delantero; presionando la maneta derecha, sólo actúa sobre el freno delantero.

Este sistema CBS está enfocado principalmente a ayudar en las fases de detención a los usuarios con menor experiencia, pues mejora un 30% la frenada, equilibra los trenes y minimiza las transferencias de peso para que el agarre de los neumáticos no entre en crisis. El equipo, por cierto, sigue a cargo de un disco delantero alveolado y otro trasero, ambos mordidos por sendas pinzas de doble pistón. La eficacia de este sistema es uno de los aspectos más destacables del vehículo: la potencia de frenada es más que suficiente para contrarrestar las prestaciones del GOES. 

El resto de la parte ciclo se mantiene invariable, es decir, el scooter se vertebra entorno a un chasis multitubular, apoyado sobre una horquilla telescópica convencional y un basculante con transmisión integrada y doble amortiguador trasero con posibilidad de regular la precarga. Las medidas de este megascooter son generosas, con una batalla de 1.560 mm, por lo que su estabilidad en marcha es elevada. Los neumáticos, de 14'' delante y 13'' detrás, ofrecen una pisada noble y aportan al conjunto la agilidad y soltura necesaria para desenvolverse por la ciudad con la suficiente reactividad. 

Desde un punto de vista estético, el G 125 GT no recibe más modificaciones que una renovada oferta cromática (los colores disponibles para 2017 son blanco y azul cielo), y unas actualizadas gráficas que ahora exhiben un 'Sport' en los paneles laterales delanteros. El GOES, cuyo diseño ha sido desarrollado en Europa, mantiene intacta su carrocería de líneas deportivas. Las formas angulosas de sus paneles, que generan una atractiva imagen de scooter sport, apoyadas por unas modernas llantas deportivas, siguen siento uno de los mayores atractivos de este modelo. Durante la semana que lo tuvimos en nuestro poder, percibimos que no eran pocas las personas que giraban su mirada al paso del G 125 GT, atraídos por su lograda estética. 

Por equipamiento y soluciones funcionales, este es uno de los megascooter 125 más completos del mercado, pues casi no se le echa en falta nada: dispone de tecnología led para las luces de posición y los intermitentes delanteros así como para todo el grupo óptico trasero (los faros frontales son por bombilla halógena); el cuadro de instrumentos, con dos esferas totalmente digitales, ofrece una completa información y de fácil lectura (velocímetro, revoluciones, nivel de gasolina, reloj horario, cuenta kilómetros parcial, indicador de carga de batería…); dispone, además de la habitual botonería en las piñas del manillar, de un pulsador de warning en el 'salpicadero'; también ofrece un práctico freno de estacionamiento que nos facilitará las paradas momentáneas en pendiente, un elemento muy poco frecuente en la categoría; cerradura central para el asiento; el arranque es eléctrico, pero en caso de fallo de la batería, ofrece a mayores un pedal de arranque; no falta un confortable respaldo de serie para el pasajero; acceso al tapón de la gasolina con llave; y las opciones de estacionamiento pasan por un caballete central y por una pata lateral... Todo esto sumado acaba por configurar, como decíamos, un aliado en el día a día, y sin duda, pocos rivales en su segmento alcanzan semejante oferta de funcionalidades. 

Su amabilidad no acaba ahí. En el hueco alojado bajo el asiento, el G 125 GT dispone de espacio suficiente como para guardar un casco integral (incluso los de talla XL), y aún sobra mucho cofre que, si bien lamentablemente no puede alojar un segundo casco, nos permitirá albergar otros objetos de tamaño medio como ordenadores, guantes, chubasqueros... Esta capacidad de almacenamiento queda redondeada con dos guanteras generosas en el retroescudo donde transportar otros enseres personales. Ambas disponen de cerradura con llave (otro detalle poco habitual en este segmento) y que vuelve a sumar un punto a favor en términos prácticos para este GOES. Además, la de la izquierda equipa un toma de corriente, que nos facilitará la recarga de dispositivos móviles en marcha. 

El confort en marcha es elevado, gracias a un espacioso habitáculo y a una ergonomía estudiada para que dos personas viajen con comodidad. El conductor se beneficia de una postura relajada y ideal para gobernar la moto, así como de una buena parcela de asiento con material anti-deslizante y unas plataformas para los pies que, a pesar del túnel central, son amplias e incluso permiten estirar las piernas apoyando los pies sobre un segundo nivel. La altura del asiento (735 mm) consiente apoyar los pies en el asfalto con bastante tranquilidad, así como facilitar las maniobras en parado. La protección aerodinámica es alta, gracias a un voluminoso carenado que resguarda el cuerpo del usuario, y a una pantalla parabrisas delantera de aspecto deportivo (ahumada y recortada) que ayuda a tal fin. Por su parte, el pasajero viajará sin problemas, apoyando los pies en dos estriberas desplegables, agarrándose a unas generosas asideras traseras y descansando sobre una buena porción de asiento. 

El GOES G 125 GT EFI 2017 se afianza como alternativa real en el segmento de los megascooters de octavo de litro. Su alta relación calidad/precio, su completo equipamiento, su elevado confort y ergonomía en marcha para dos personas y su capacidad de carga, son los elementos diferenciadores de un modelo que, si bien podría mejorar en términos de acabados y materiales empleados, 'pasa el corte' para convertirse en un adaptado conmmuter para todas esas personas que no quieren realizar un gran desembolso económico: por tan sólo 2.695 euros (IVA y transporte incluidos) el 125 GT puede ser tuyo. Además, Jets Marivent ofrece actualmente (hasta el 31 de julio de 2017) una interesante promoción que regala, por su compra antes de esa fecha, un casco jet y un antorrobo. 

Fotos de la Goes G 125 GT

Fotografías por: Sessantuno61 (Guillem Hernández) – Acción: Joan Muñoz
 

Comentarios

Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • *No se mostrará
    • Introduce las palabras
    Generar otra imagen

×

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras condiciones legales, sección "5.8 Cookies e IPs"