Prueba

Prueba Harley-Davidson Street Bob Special EditionCon cara de hijo de... la anarquía


Vota

0 0

Sí, amigos. Incluso un usuario novato de Harley-Davidson puede apreciar las cualidades de la nueva Street Bob Special Edition 2016. ¡Pura rebeldía!

Probar una Harley-Davidson por primera vez es una experiencia… en primer lugar rara, pero sobre todo extrasensorial. No es como si probaras un nuevo concepto de motocicleta, sino como si descubrieras una filosofía de vida  que atrae multitudes y de la que no te quieres desenganchar, tal y como frustrantemente me pasó al devolver la Street Bob Special Edition 2016. No sé si será la postura de conducción o la exquisitez con la que la casa de Milwaukee trata a sus monturas, pero lo cierto es que uno se transforma a lomos de sus motocicletas. Si te miras por el retrovisor al cabo de pocos kilómetros, verás que se te ha puesto un poco cara de hijo de….la anarquía. En el caso de la Street Bob SE, su gran virtud no se encuentra en la motocicleta en sí, si no en su capacidad de alejarte de todo cuanto de agobia: las facturas, esa bronca familiar o el pesado del vecino con su maldito saxofón a las 12 de la noche… esta Harley te quita pesos de encima, te deja vivir sin florituras, y precisamente esto es lo que se palpa en su mecánica y estética.

Como todo miembro de la familia Dyna de H-D, se ha inspirado en las custom de fábrica originales de la marca, tal y como podemos ver en los exquisitos acabados de sus llantas o en varias piezas de color negro cromado. Además, el estilo personal de la Street Bob se ha visto aún más reforzado con esta edición especial, que presenta algunas novedades como un manillar bajo de tipo “low drag bar”, las llantas de aluminio de cinco palos dobles a la que ya nos hemos referido, un asiento biplaza “Badlander”, pintura multicapa negra con pulido “Black Denim” y reposapiés con palancas adelantadas. Probablemente este último aspecto fue una de las percepciones más extrañas que tuve de primeras ya que nunca había conducido con las piernas tan estiradas, que a decir verdad contribuyen a ese espíritu rebelde, de despreocupación, y que sin querer hacen que mires a los demás con cierto aire dominante. En ello también tiene que ver su perfil largo y bajo con el que la Street Bob puede lucir su “musculatura”.

Twin Cam 103

Como sabréis, uno de los factores que diferencian a Harley-Davidson de las demás marcas son sus propulsores. Con la Street Bob nos referimos a su potente motor Twin Cam 103 refrigerado por aire de 1690cc. Es una lástima que la normativa europea sea tan estricta con los escapes, justo al contrario que en Estados Unidos, ya que no nos permite escuchar el rugido tan exclusivo de las H-D. Este motor recoge el legado de sus predecesores Flathead, Knucklehead, Panhead, Shovelhead, Evolution y Twin Cam 88. Me sorprendió muy gratamente su potencia, para nada me imaginaba que ofrecería tales prestaciones y además del modo suave, progresivo pero consistente con el que la entrega. La casa norteamericana dice que eso se ha logrado gracias a un rediseño más ligero de los pistones, que genera “una perfecta sincronía entre el motor y el cambio Cruise Drive de seis marchas. Lo que quizás me pareció más destacable de este propulsor es que el motor ofrece un rendimiento óptimo incluso a bajas revoluciones y marchas altas. De hecho encontré curioso el hecho de que, arrancando en 2ª o incluso 3ª marcha, el sonido que emitía me recordaba a cómo debería escucharse la Street Bob sin esos escapes tan… limitados. Esta edición especial está equipada con sistema de frenos ABS de serie que aumenta la seguridad de la Street Bob y que además queda totalmente escondido en el buje de la rueda. Cabe decir que es recomendable frenar con los dos frenos a la vez en frenadas fuertes, sólo por si acaso... tal y como lo hacen en Estados Unidos.

A nivel estético no hay duda de que se trata de una gran obra de arte. Ya que acabamos de hablar del motor… detectamos en él grandes acabados como el borde de las aletas de refrigeración, las líneas de los cárteres y tapas, una transmisión negra o la cubierta de batería color negro brillante. De ahí también resalta la tapa del filtro de aire retro, que cuenta con el emblema Bar & Shield de The Motor Company. No hace falta lucir el logo de la casa de Milwaukee para saber que se trata de una Harley, pero para realzar su condición de motocicleta rebelde y soberbia, se han incorporado unos medallones fundidos con la firma de H-D para que los demás recuerden que tú eres el rey de la carretera y que sí, que tu estilo anárquico te hace ser diferente a ellos y al sistema. Y quien te vacile por decir tal cosa… es que está deseando tu moto más que nadie.

Special Edition

Uno de los cambios que presenta la nueva Street Bob Special Edition es la consola de instrumentación oscurecida equipada con velocímetro y tacómetro, que se ha integrado en la parte superior del depósito. Su minimalismo es exquisito gracias a la sencillez de la esfera y lo “camuflada” que queda la consola gracias a la combinación de su color negro con el del depósito. Muestra un velocímetro electrónico con indicador de marcha engranada/RPM, taquímetro, reloj, odómetro y diagnósticos del motor, información más que suficiente para una motocicleta que a priori no se definiría por su electrónica. A su izquierda encontramos el indicador de combustible, a la derecha el tapón del depósito y debajo el contacto, que no requiere de llave ya que esta es de tipo ‘Smart Key’, a la que a veces también llamamos llave contactless y que se activa y desactiva según lo cerca que estemos de la motocicleta, como también pasa con su alarma antirrobo. Me he fijado en que el espíritu bobber se conserva intacto en la Street Bob SE con detalles como el guardabarros trasero recortado. ¿Recordáis cuando hablaba de quitarte un peso de encima, no solo a nivel emocional sino también en cuanto a sus materiales? Pues este guardabarros lo ejemplifica con suma ligereza y con una silueta que deja al descubierto la rueda trasera. A pesar de las restricciones de emisiones de sonidos a la que nos obliga la Unión Europea, H-D ha dispuesto un escape dual cromado recortado con silenciadores cónicos que enaltece la belleza de este modelo y que hace todo lo posible para que su sonido sea lo más auténtico posible.

Otra novedad que sí he mencionado antes es el manillar, que ahora se ha aprovechado el de la Fat Bob, un Drag Bar 1 ¼ que hace de la Street Bob una bobber más agresiva y que también modifica nuestra postura de brazos y espalda de un modo más radical. El cableado se ha escondido por debajo para que se pueda apreciar más nítidamente. Sin duda se trata de uno de los factores que la convierten en una moto realmente bella. Desde Harley-Davidson han preparado varias gráficas y pinturas para que tenga un aire aún más custom. La unidad que hemos probado combina exquisitamente diferentes tonalidades de negro mate, cromados negro y plata que acentúan ese ‘savoir faire’ anárquico y de ‘bad boy’ total, y que se completan con esas llantas de aluminio fundido negro de 5 brazos divididos con tallas al diamante. Por cierto, que la Street Bob monta una llanta delantera de 19’’ que contribuye a la agresividad propia de una bobber recortada y que calza unos neumáticos Michelin Scorcher. Para mayor confort, Harley-Davidson ha montado una precarga de muelle de ajuste sencillo que permite adaptar la suspensión a nuestro gusto, ya sea de un modo más suave o rígido.

Lo hemos visto con el cuadro de instrumentos y de nuevo lo presenciamos en las luces de posición, frenos e intermitentes: esta edición especial se encuentra con un pie en las Harley del pasado y las nuevas tecnologías. Por ejemplo, las luces traseras son cromadas de tipo retro, y las luces de freno y de marcha solo disponen de dos lámparas para que en su conjunto rematen esa línea minimalista que tanto nos ha gustado y que incluso tiene un punto retro. A todo ello, el precio de la nueva Harley-Davidson Street Bob Special Edition 2016 es de 15.200€.

Ni te conviertes en uno de los protagonistas de la serie de televisión ‘Sons of Anarchy’ ni te vuelves el tío más rebelde de la noche a la mañana, pero no hay duda de que la Street Bob te ofrece un estilo de vida totalmente despreocupado y cada viaje con ella es un regalo para todos los sentidos. Si no eras un incondicional de la firma de Milwaukee… a partir de ahora lo serás, y si ya lo eras… esta Special Edition aporta sensaciones frescas y que, de algún modo, se alejan a las de las H-D convencionales.

Equipamiento del probador
Para la Street Bob Special Edition nos hemos equipado con un casco jetHJC, chaqueta Schott, pantalones HEBO, botas y guantes AXO.

Fotos de la Harley Davidson Dyna Street Bob

Fotografías por: Sessantuno (Guillem Hernández)
 
Da tu opinión

Comentarios (1)

  • Gabi
    Gabi 07-04-2016

    La version Special Edition no cuesta 15.200€ según la web de la marca.

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"