Prueba Honda CB650F 2017: Inyección sport

Aceites castrol

Vota

0 0

La polivalente y resuelta Honda CB650F se ha propuesto mejorar su dinamismo metiéndose un “chute” de deportividad a nivel de motor, chasis y estética.

Si ya era harto complicado encontrarle defectos a la primera generación de la Honda CB650F, naked tetracilíndrica de media cilindrada lanzada en 2014 con el testigo en mano de aquellas CBF600N y Hornet 600, la nueva hornada se muestra todavía más irreprochable gracias a una serie de sutiles actualizaciones capaces de optimizar su dinamismo. A sus capacidades como utilitaria para el día a día ergonómicamente adaptada a usuarios de toda índole, su buen aspecto general y acabados, su compacidad general y alta manejabilidad para desenvolverse con gracia en todo tipo de asfaltos, se suma ahora un rendimiento optimizado que eleva su faceta deportiva.

Las mejoras, y así nos lo explicaban en Barcelona los responsables de Honda Europa en su presentación internacional, afectan a tres frentes principalmente: en primer lugar, el fino propulsor de 649cc, además de adaptarse a la Euro 4, ha sido musculado con 3 caballos de potencia más (pasa de 87 a 90 CV) y un par motor ligeramente superior (ahora 64 Nm) consintiendo mejorar, junto a otras modificaciones mecánicas que veremos más adelante, la experiencia en aceleración; en segundo lugar, la parte ciclo ha sido puesta al día mediante una nueva horquilla Showa Dual Bending Valve y un sistema de freno revisado que, a grosso modo, mejoran con equilibrio el gobierno de la moto; finalmente, la japonesa, aunque a simple vista no lo parezca, refresca su desnuda imagen con unos componentes aún más estilizados y algo más de equipamiento.

Su estética gana fuerza expresiva. Si ya la anterior versión destacaba por su semblante agresivo y actual, la nueva CB650F afila su diseño: el faro delantero -ahora con tecnología LED- es más radical y los paneles laterales son más compactos, por lo que la moto se “desviste” con la clara intención de evocar más deportividad y modernidad. Han cambiado las gráficas, el basculante se ennegrece, las tapas del motor adquieren un color cobre y la terminación del escape (que recoge los característicos colectores 4 en 1 inspirados en la CB400 de los ’70, pues giran todos hacia el lado derecho) modifica sutilmente sus formas, para acabar de impactar a su paso generando ahora un sonido más evocador. Asimismo, en los concesionarios españoles, la nueva CB permitirá escoger entre una nueva variedad de colores: Rojo, Plata Metalizado, Blanco Perlado, Negro Mate Metalizado y Azul Perlado.

La nueva Honda CB650F 2017, por tanto, mantiene la genética polivalente y buenhacer de su antecesora, pero ahora está en grado de satisfacer mejor las inquietudes de aquellos usuarios que requieren un plus de adrenalina. Sin llegar a ser una moto deportiva, esta naked nos ha entusiasmado en nuestra ruta por carreteras viradas cercanas a la ciudad condal, gracias a un manejo fácil e intuitivo que se deja sentir desde los primeros metros. No requiere esfuerzos, ni en parado ni en marcha, para maniobrarla con soltura. No hay cambios ni en dimensiones, ni en peso, ni en batalla, ni en geometrías, ni en altura de asiento... Respecto a la anterior versión 2014 (link a la prueba), la nipona mantiene intacto su cuerpo de volumen compacto y asequible a casi cualquier conductor. 

La postura de conducción recibe un sutil cambio, pues el manillar ahora es 13 mm más plano, por lo que la posición es ligeramente más adelantada, cargando el tren delantero y aplicando un mayor control sobre los mandos en busca, precisamente, de ese feeling más sport. Aún así, la ergonomía es completamente natural y el piloto puede acoplarse “como un guante” al habitáculo con un altísimo confort, recorriendo kilómetros sin fatiga alguna más allá de la que emerge de su falta de protección aerodinámica. El tablero de instrumentos vuelve a ofrecer dos pantallas digitales con amplia información -cuentarrevoluciones, velocímetro, indicador de gasolina, reloj horario, odómetro y luces de advertencia- entre la que echamos en falta nuevamente el indicador de marcha engranada. 

El tacto de su motor sigue siendo una de sus principales virtudes. El archiconocido cuatro en línea que lo impulsa (como ya hacía hace una década con la CBR600RR y posteriormente con la Hornet y las CBF600) es digno de admirar por su elasticidad y suave funcionamiento. Su respuesta al acelerador está a tu servicio como si cobrara por ello, siempre presente para empujar, con un gran comportamiento en medios, siendo las 8.000 vueltas ese régimen 'maduro' donde el par alcanza su máximo de 64 Nm. Son prestaciones que no apabullarán a los jóvenes motoristas, pero que tampoco resultarán escasas para aquellos más expertos. Para 2017 se ha tenido que adaptar a la normativa Euro 4, pero no por ello ha mermado su carácter... Todo lo contrario: la potencia máxima crece en 3kW, llegando a los 67 kW a 11.000 rpm. Además de mejoras en la admisión y el escape (trompetas más cortas, airbox alimentado con entradas más grandes, escape con doble paso en el silencioso y salida final más grande) que favorecen este aumento de caballería, el cambio de 6 velocidades dispone ahora de unas relaciones más cortas desde segunda a quinta marcha, y el resultado de todas estas modificaciones es una mayor prontitud de respuesta sobre todo a partir de las 5.000 rpm para unas salidas más fulgurantes: a la anterior versión, le saca 3 cuerpos en los primeros 400 metros. 

A pesar de su configuración tetracilíndrica, se trata de una moto compacta y ligera, que excede por poco los 200 kg. Será una inestimable aliada en el tráfico urbano, pues es estrecha, ágil y manejable. Sus suspensiones se comprometen tanto con el confort en el uso diario como, junto a unas geometrías de gran neutralidad (avance de 101 mm y lanzamiento de 25,5º) y una distancia entre ejes contenida (1450 mm), con una excelente rapidez de reacciones direccionales para disfrutar también a ritmos altos en carretera.

Insistimos en que, sin tratarse de una deportiva de raza, esta CB650F ofrece el suficiente equilibrio y precisión al conductor. Para 2017, uno de los cambios más destacados en la parte ciclo radica en la horquilla: aunque sigue siendo convencional de 41 mm de diámetro, es totalmente nueva y estrena el sistema de doble válvula -para generar tanto la fuerza de amortiguación en compresión como en extensión- generando un tacto de rebote más lineal y progresivo y una mayor suavidad de conducción. Ayuda asimismo a que, tanto el control como la estabilidad durante las fases de frenado hayan sido optimizados, así como la eficacia sobre imperfecciones. Tanto el monoamortiguador trasero -regulable en siete posiciones de precarga de muelle- como el basculante curvado de aluminio, como el juego de llantas y neumáticos de 17 pulgadas no han sufrido cambios respecto a la primera generación. En cambio, si se ha revisado el sistema de frenos, con unas pinzas Nissin optimizadas para mejorar lo que ya era una frenada potente y dosificable. 

Sentimos deciros a todos aquellos poseedores del carnet A2 que la nueva CB650F 2017 no está a vuestra disposición, pues Honda ha decidido no homologar una versión para esta licencia de iniciados. En las filas de la casa, sin embargo, podréis encontrar la CB500F o la Rebel. Para la 650 hay que desembolsar 7.999 euros o 8.199 euros si preferís los colores rojo o plata, un importe no excesivamente elevado para una moto tetracilíndrica que se consigue en parte gracias a que la fabricación se realiza en la planta tailandesa de Honda, donde se logra contener los costes sin casi mermar el nivel y la calidad en los detalles y acabados. En este versión 2017 volvemos estar, sin duda, ante de una moto versátil de mecánica contundente pero controlable, y de tacto agradable, de consumos contenidos (la marca declara21 km/l para una autonomía de 350 km) con una personalidad múltiple que se adapta con comodidad y funcionalidad tanto a nuestras jornadas cotidianas como nos enchufa en los domingos por asfalto revirado con amigos. Ahora, sus frenos y suspensiones optimizados, sus prestaciones aumentadas y su aire más deportivo logran subir el listón de una moto a la que ya casi no lo quedan pegas...

NOVEDADES HONDA CB650F 2017

- Más potencia (de 64 a 67 kW) y par (de 63 a 64 Nm)

- Relación de cambio más cortas de 2ª a 5ª

- Nuevo escape y sonido

- Nueva horquilla Showa Dual Bending Valve

- Pinzas de freno Nissin revisadas

- Estética actualizada: más desnuda y nuevos gráficos

- Faro delantero con LED

- Manillar 13 mm más plano: posición más adelantada

- Nuevos colores 

EQUIPAMIENTO DEL PROBADOR

Fotos de la Honda CB650F

Fotografías por: Honda España
 

Comentarios (3)

  • Sisko
    Sisko 05-05-2017

    Que costumbre de poner ni una sola foto de las motos de la parte trasera,es una cosa que no entiendo,haber,que es parte de la moto tambien!!!!en fin....

  • Loveto2T
    Loveto2T 06-05-2017

    Para ver el ancho de la rueda verdad Sisko?? Jajajajajajaja se echan en falta si... Y si se pudieran ampliar las imagenes seria perfecto ya

  • FranciscoGomezCordoba
    FranciscoGomezCordoba 10-05-2017

    Hola Bienas. Las fotografías de la Moto me parecen de mala calidad y muy alejadas. Los comentarios, las explicaciones y especificaciones técnicas perfectas y muy bien Redactadas. Un Saludo a todos y Vvss.

Añadir un comentario

  • *No se mostrará
    • Introduce las palabras
    Generar otra imagen

×

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras condiciones legales, sección "5.8 Cookies e IPs"