Prueba Honda SH125i Scoopy 2017 – ¡Afina y refina!

Aceites castrol

Vota

0 0

Las actualizaciones “Euro4” del nuevo Honda SH125, como acabamos de comprobar en Florencia, pasan además por un restyling y un 'subidón' en equipamiento.

Generación tras generación, el Honda SH, también conocido como Scoopy, ha ido evolucionando continuamente tanto en función de las normativas como de las necesidades cambiantes de los usuarios urbanos, todo ello sin perder sus señas de identidad original, las de la rueda alta y plataforma plana, hasta convertirse en uno de los vehículos de dos ruedas más despachados del continente y un incuestionable referente en su segmento, en sus más de 30 años de vida.

Esta evolución ha sido más patente en unas generaciones del Scoopy que en otras, desde que este icónico scooter comenzó su andadura allá por 1984. Las más profundas las encontramos seguramente en 2001 con el motor de cuatro tiempos, en 2004 con la inyección y en la penúltima, la de 2013, que supuso una revolución por su nuevo motor de bajo consumo, por su Idle Stop de paro al ralentí, por sus sistemas de ayudas a la frenada (ABS o CBS) y por su aumento de capacidad de carga, ya para un casco integral bajo el asiento.
Ha sido, por tanto, un importante salto cualitativo, sobre todo en términos de eficiencia y seguridad, el presentado por el Honda hace tres años, y que poco margen de mejora ha dejado a su sucesor, el SH125i de 2017, al que, por otra parte, no le faltan novedades que tratar y que se han centrado principalmente en el remozamiento estético y en elevar las cualidades dinámicas y el nivel de equipamiento que potencia todavía más sus funcionalidades adaptadas al uso urbano. 

Convocados por Honda, acudimos el pasado 8 de febrero a Florencia para conocerlas por nosotros mismos. Otra vez una ciudad italiana fue la encargada de acoger su presentación internacional a la prensa (en Roma tuvo lugar la del modelo anterior, en 2013), una decisión probablemente basada en términos logísticos, pues en este país se encuentra la fábrica que produce este modelo (en Atessa, bajo el 'gemelo' de la península). No deja de ser un 125, sin embargo, los responsables japoneses han querido desvelarlo con todos los honores, no en vano el Scoopy es uno de los modelos estrella de su catálogo, y una nueva versión es capaz de levantar tanta expectación como cualquier deportiva y touring que se precie. No es para menos: esta 'joyita' ya lleva más de un millón de unidades matriculadas por todo el mundo (en nuestro mercado nacional, ya ha superado las 200.000) y no tiene intención de dejar de ser un auténtico 'best seller'. 

Como decíamos, su predecesor en 2013 ya puso una base sólida con numerosas innovaciones técnicas y estructurales sobre la que 'aguantar' el modelo unos cuantos años, sin embargo, ni siquiera la marca del ala se ha podido escapar de la Euro 4, y no ha tenido más remedio que ajustar su Scoopy ante la mayor restricción en emisiones obligada por Bruselas. Sobre el mismo motor 'eSP' con tecnología de baja fricción de la casa, los ingenieros han intervenido revisando el mapeado de la inyección de gasolina PGM-FI, logrando así rebajar los niveles de emisiones permitidos, que son la mitad que los de la Euro 3. Ahora el SH125i emite 52g por km de CO2.

Recordemos que se trata de un compacto propulsor (os invitamos a leer aquí la prueba a fondo) caracterizado por incorporar el sistema que detiene el motor después de tres segundos al ralentí, el Idle Stop, una tecnología que juega en favor del medio ambiente pues permite reducir las emisiones (una media de 3 minutos cada 25 min. de trayecto) y que ayuda al Scoopy a mantener sus consumos en unos límites realmente reducidos: la marca declara 2,1 litros a los 100 km en una conducción eficiente y con este sistema funcionando (se puede desconectar), una cifra que, calculadora en mano, permite a su depósito de 7,5 litros de capacidad ofrecer una autonomía superior a los 350 km, o dicho de otra forma, que un usuario urbano medio no pise la gasolinera en todo el mes. 

Nosotros no tuvimos la oportunidad, en nuestra toma de contacto italiana, de consumirle un depósito entero, ni siquiera una cuarta parte, pues rodamos con el nuevo SH125i poco más de medio centenar de kilómetros, por las caóticas y adoquinada calles de Florencia en su gran parte. Sin embargo, una de las novedades de esta versión, el indicador de consumo medio instantáneo en el cuadro de instrumentos, nos marcó al final de la ruta un 2,7 litros a los 100 km de media, ¡que no está nada mal! De todas formas, los responsables nos han asegurado que no hay variaciones en este tema respecto a la anterior versión. Donde sí hay modificaciones es en la cifra de potencia máxima (pasa de 11,7 a 12 CV a 8.500 rpm) y de par motor (pasa de 11 a 11,5 Nm a 7.000 rpm), una ligera mejora en las prestaciones cercana al 3% respecto al anterior modelo que inciden sobre todo en la capacidad de empuje en la gama baja y media de revoluciones, es decir, que el nuevo Scoopy responde con algo más de contundencia a las salidas desde parado y a las aceleraciones a velocidad media, las dos situaciones que más se repiten en suelo urbano. 

Éste es uno de los dos únicos aspectos novedosos que influyen sobre el comportamiento dinámico del SH 2017. El otro es la revisión de la amortiguación trasera para que su tarado absorba las irregularidades del asfalto con más suavidad y, por tanto, ofrezca un mayor confort a bordo. Por lo demás, no hay cambios en cómo se mueve este vehículo, de sobras conocido -más que nadie por los barceloneses, ¿verdad?- por su capacidad para escurrirse entre el tráfico más denso gracias a la estrechez y ligereza del conjunto, a la gran estabilidad al estilo de las motos convencionales que ofrecen sus llantas altas de 16'' que además ayudan a que la trazada de las curvas sea más precisa y que en caso de pérdida de adherencia sea más fácil recuperar el control, aunque, por el contrario, su maniobrabilidad en espacios muy reducidos sea algo peor que los scooters con llantas de 12 o 13 pulgadas.

Tampoco hay variaciones en el efectivo sistema de frenada que vuelve a contar con la posibilidad de equipar sistema de frenada combinada (reparte presión sobre el disco delantero cuando accionamos el freno trasero) o sistema de antibloqueo ABS, obedeciendo así la normativa EU4. Destacar que, de serie, ahora el Scoopy calza unos nuevos neumáticos, los Michelin City Grip, una apuesta clara por ofrecer un mayor agarre y confianza. 

Es frecuente en este tipo de actualizaciones mecánicas 'superficiales' aprovechar para incluir alguna novedad más con tal de mejorar los argumentos comerciales del modelo, así que en Honda no perdieron ocasión de añadir al SH125i algunos aditivos de cara a 2017. Entre ellos, como novedad más visible, el sutil rediseño de su carrocería. Habrá quien incluso no se dé cuenta, pues los cambios estéticos en los plásticos son casi imperceptibles, a no ser que enfrentes físicamente la versión vieja y la nueva (como fue nuestro caso); la zona más remozada es el frontal, donde los dos largos faros verticales estrenados en 2014 presentan un nuevo dibujo más parecido al de su hermana mayor SH300, sin variar el aire de familia; por su parte, el faro frontal, ubicado -como es característico en este modelo- en el propio manillar, también se estiliza y esconde otras de las novedades de esta generación: la adopción de tecnología LED, que se reparte por primera vez por todos las ópticas del scooter, ayudando a ofrecer una imagen más tecnológica y aumentar la capacidad de iluminación.

El vehículo conserva y eleva, por tanto, su elegante porte, donde destacan sus llantas de aluminio de 10 palos, así como el alto nivel de fabricación tanto en materiales como ensamblajes y acabados. Destacar en la búsqueda de la excelencia por parte de Honda que las fibras frontales minimizan la existencia de juntas, detalle de calidad, y que su diseño ahora es algo más sinuoso y redondeado. Las luces de posición, además, imitan las rejillas de la calandra de aquellas antiguas versiones que equipaban el radiador frontal. 

Tras la charla técnica de la noche anterior llegó el momento de subirse al nuevo SH125i 2017. La mañana en Florencia amaneció fría pero las previsiones no anunciaban lluvias aunque, siempre cautos, decidimos llevar el traje de agua por si acaso... Para guardarlo bajo el asiento, donde sigue habiendo espacio para albergar un casco integral de talla grande, esta vez no necesitamos insertar la llave en el contacto..., aquí llega una de las grandes novedades de esta versión: como ya había hecho el Scoopy 300, el Forza 125 y la RC213V-S, este SH incorpora la llave Smart Key inteligente que, de forma remota, nos permite encender la moto, bloquear la dirección, abrir la tapa del combustible o la del asiento apretando un botón. El único requisito: llevar la llave encima y estar como máximo a dos metros de distancia del vehículo. Esta tecnología es realmente cómoda y te acostumbras rápidamente a ella -os lo aseguro-, además de funcionar a a la perfección y de forma intuitiva.

En el interior del escudo se encuentra el interruptor principal que se ilumina cuando lo presionamos, y que permite, girándolo, las diversas funciones. Además, el mando dispone de dos interruptores: la función Smart On/Off y la “respuesta de localización”, que enciende los intermitentes a distancia. En caso de que este mando deje de funcionar, el SH ofrece un arranque 'manual' mediante una llave magnética de plástico que nos permitiría abrir el asiento -el contacto se encuentra tras la tapa negra del plafón derecho- para acceder a la batería. 

El elenco de novedades no se extiende mucho más, y junto a las citadas, encontramos ahora una guantera de mayores dimensiones (si antes se podía guardar poco más que unas llaves, ahora cabe un iphone 6 o similares), en la que ahora encontramos además una toma con cargador integrado de 12V tipo mechero que nos permite recargar nuestro dispositivo móvil (nos faltaría comprobar si esta acción se puede realizar en marcha). También encontramos unos retrovisores de nueva factura que parecen algo más amplios que los anteriores, un nuevo 'Wind logo' en la plataforma plana y nueva parrilla trasera más ergonómica.

Son detalles aparentemente de poco calado aunque, os podemos asegurar, de gran practicidad y a los que rápidamente nos habituamos pues facilitan nuestra convivencia diaria con el scooter. Además, si os decimos que estas novedades se “suben” al nuevo Scoopy sin incrementar el precio final del modelo... ¿A que las veis con mejores ojos? Así es, el Honda SH125i 2017 no varía el precio de la anterior versión y se mantiene en los 3.589 euros para la variante con ABS, y los 3.389 euros de la provista en su lugar de frenada combinada CBS. En nuestro mercado, ambos llegan con baúl trasero de regalo, que permite alojar en su interior un casco integral. Su disponibilidad es inmediata. 

Poco más que añadir a esta primera toma de contacto, en la que el nuevo Scoopy 125 demostró conservar intactas sus virtudes: es un scooter fácil de llevar para casi cualquier conductor, también para aparcarlo mediante su caballete central o pata lateral, pues no genera compromisos ni por peso, ni por dimensiones, ni por prestaciones; el equilibrio coral de sus componentes hace que se comporte en todo momento con suavidad y finura, tanto a nivel mecánico como de parte ciclo, y gracias a su ágil chasis permite una buena manejabilidad; es capaz de ofrecer alegres aceleraciones en ciudad y, aunque su mayor hándicap se encuentre en la velocidad punta, desempeña bien el papel en recorridos inter-urbanos. 'Respira' bien entorno a los 80 km/h, pero empieza a 'jadear' cuando se acerca a los 100 km/h, sobre todo en repechos de la carretera. Ergonómicamente no ha visto alterada su posición de conducción y confort a bordo, donde la plataforma plana juega un papel fundamental, pues ofrece mucho espacio para las piernas, tanto que incluso se puede transportar ahí bolsas o equipaje de gran tamaño, ayudado por su gancho incorporado. Reconozco que es difícil sacarle defectos a este modelos pues, su evolución 'darwiniana' y la exigencia de fabricación de una firma premium como Honda hacen del Scoopy un ruedas altas casi perfecto. Habrá quien considere su precio el principal escollo, aunque aquí decimos que la calidad general y el nivel de equipamiento que ofrece está a la altura de su importe de adquisición. 

Honda no tiene intención de que su SH125i deje de ser el referente absoluto entre los ruedas altas de octavo de litro. Ante la Euro 4, la casa japonesa ha hecho los deberes, pero además ha ido a por nota, y ha 'chutado' con más equipamiento -muy importante... ¡Sin elevar el precio!- a un vehículo que si antes era un “guante” en la ciudad, ahora es de seda. No es que sea una revolución -al menos comparado con otras versiones anteriores- pero esta octava generación hace honor a sus legendarios antepasados, fundadores del segmento, con un comportamiento refinado gracias a sus prestaciones mejoradas, se vuelve más funcional y cómodo con tecnología como la llave inteligente o el cargador, y refresca con modernidad su imagen mediante una carrocería afinada y una tecnología led que aporta un plus de calidad. El Honda SH Scoopy, nuevamente, vuelve a sentar cátedra entre los rueda alta. 

Novedades 2017 Honda SH125i

- Motor adaptado a la normativa de emisiones Euro 4

- Potencia crece de 8'7 a 9 kW y par motor de 11 a 11'5 Nm

- Rediseño de la carrocería, con menos juntas en el frontal

- Tecnológica LED en toda la iluminación

- Nuevo tapizado del asiento con textura más anti-deslizante

- Nueva llave Smart Key inteligente de proximidad

- Guantera más amplia con toma 12 V tipo mechero integrada

- Nuevos retrovisores más amplios

- Ajuste amortiguadores traseros para mayor confort

- Nuevo cuadro de instrumentos con indicador de consumo medio e instantáneo

- Nuevos neumáticos Michelin City Grip de serie

- Nuevo 'Wind logo' en la plataforma plana

- Nueva parrillas trasera más ergonómica

EQUIPAMIENTO DEL PROBADOR

Nuestro probador acudió a Florencia para probar la nueva Scoopy 125 de Honda con un equipamiento compuesto por un casco integral Arai QV-Pro, una chaqueta Tucano Urbano 4tempi, unos guantes y unas botas Mobility de la firma AXO, y unos pantalones tejanos de kevlar de la casa Alpinestar.

 

Comentarios

Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • *No se mostrará
    • Introduce las palabras
    Generar otra imagen

×

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras condiciones legales, sección "5.8 Cookies e IPs"