Prueba

Prueba Kawasaki Ninja H2¡EL DÍA DE LA BESTIA!

Aceites castrol

Vota

0 0

La Kawasaki “supercharged” Ninja H2 de calle es una moto épica. Bienvenidos a la prueba de la bestia...

Salgo de una curva larga y la bestia negra me permite acelerar lo bastante pronto como para sentir el control de tracción actuar para evitar las feroces derrapadas de los más de 200 CV que tiene este motor con compresor volumétrico, disponibles en su gran mayoría en forma de una pegada brutal a partir de 8.000 vueltas...

(Sin embargo, hasta ahora, para qué nos vamos a engañar, esta Kawasaki Ninja H2 ha respondido a lo que se podía esperar: a los mandos se comporta como una especie de mezcla entre una ZX-10 y una Z-1000, es decir, anda entre-aguas de una “R” por la calidad de sus componentes... y una sport turismo por su peso, geometrías y dimensiones... )

Pero entonces, entro en la recta y,... ¡le doy!

¿Imaginas qué significa, ya acostumbrado a las motos muy, muy rápidas, entrar en otra dimensión de sensaciones?

Kawasaki Ninja H2: ¡Veloz!

Aún en parado, se ve que esta moto es muy rápida. Negra azabache ¡cromada! –una pintura bella hasta morir, pero que presumo frágil... ¡y carísima!-, unas líneas que parecerían el casco de Dart Vader hecho carrocería, espectaculares silenciadores con doble salida, monobrazo, un equipamiento de ruedas, suspensiones y accesorios que lucen bastante por encima de la media... y su chasis tubular de acero verde, que sugieren que bajo el carenado, ¡efectivamente!, está escondido el increíble Hulk. Es una moto, realmente impresionante, a la que nunca deberás dejar aparcada a merced de quien, inevitablemente si la ve sóla, se acercará a manosearla...

Y, en realidad, es cierto lo que apuntaba... pero sólo a medias: esta moto no es realmente “una moto rápida”. Lo que sí es, en cambio... es ¡velocísima! porque su motor de 1.000 cc “supercharged” ha pasado por las manos de los mejores técnicos de diferentes departamentos de Kawasaki Heavy Industries, con una única orden: ¡chicos, a jugar!

Kawasaki Power

Expliquemos esto. Las marcas japonesas están trazando nuevos futuros comerciales en un mundo global en el que los mercados tradicionales, de los países digamos occidentales y ricos, están quedando en ridículo frente al de los países emergentes, que demandan motos distintas a nuestras modelos clásicos.

Al mismo tiempo, entramos en la época de las nuevas tecnologías energéticas, el ahorro de combustible, etc... Honda ha respondido a estos desafíos con una nueva generación, las NC, de motos medias con motores... “diesel”: bicilíndricos de bajo consumo, que no pasan de 5.500 rpm y van de coña para un uso sensato. Suzuki no sabe ni contesta. Yamaha ha optado por lo mismo –“motos” con calidad simplemente comercial o industrial-, pero en cambio ha desarrollado nuevos motores muy brillantes que, si en el caso de la MT-07 combinan bien con la parte ciclo, en otras como la MT-09, dejan en evidencia unas suspensiones demasiado convencionales –los precios deben contenerse como sea- para una moto con una pegada tan musculosa.

Y te preguntarás... ¿cómo me habla Pere de estas motos medias para usuarios de a diario... mientras está probando una bestia de 200 CV y casi 30.000 euros para millonarios?

Kawasaki Ninja H2: Heavy Industries

Antes que nada, describamos el escenario que ha llevado al nacimiento de esta moto. Kawasaki Heavy Industries es más que un simple fabricante de motos, es un enorme conglomerado industrial (barcos, puentes, diques de puertos, todo tipo de instalaciones mecánicas...) que tiene en las motos una especie de... simple estandarte o flagship. Quiero decir que, a pesar de que desde luego, busca encontrar rentabilidad en este sector para no perder –mucho- dinero, Kawasaki no come de las motos.

Quizás por ello siempre se ha caracterizado por sus motos con carácter Ninja: motos bestias... a costa de ser, a veces, hasta bestiales.

Empecemos por la... 750 H2 de los setenta. Una tres cilindros dos tiempos (sí, con cilindros con agujeros y humeantes escapes que harían estallar una moderna estación de ITV), que a pesar de sus apenas 60 CV... llegaban a los 200 km/h en tiempos de frenos de tambor, neumáticos de madera y suspensiones de chicle...

Ninja

Después llegaron las Ninja, y las ZZR 1100 (una moto que me llevó a entrar en el despacho de Jaime Alguersuari –por entonces, principio de los años ’90, yo probaba para Solo Moto- para decirle, en un artículo que se hizo famoso, que “Jaime, se acabó medir las velocidades punta en carretera abierta, a 280 km/h, unos 80 m/s, los árboles se vuelven locos y se disparan contra mi a toda velocidad”... Aquella Kawasaki, claro, era la moto de serie más veloz, que no rápida, de la época (y ya he avanzado aquí la explicación sobre las cualidades, hoy, de esta H2)...

Luego vinieron la ZZR 1400, por ejemplo, por no hablar de las ZX-10R campeonas este año de SBK con Rea, y ahora... la monstruosa H2.

Pero Kawa no ha hecho esta moto, que recordemos que se vende también en versión H2 “R”... de 50.000 euros y ¡300 CV!, para simplemente señalar que es capaz de venderte la más veloz –de nuevo- moto de carretera matriculable del mundo.

Kawasaki pretende mostrar –y demostrar-, con esta H2, su opción por los motores “supercharged” con compresor volumétrico para enfrentar los desafíos de los mercados futuros...

Es verdad que la H2 es una 1.000 cc, y que con tanta cilindrada y lo que corre con 200 CV –y ¡sobre todo con sus 30.000 euros!- lo que gaste o no es una pura anécdota.

Pero Kawa pretende aplicar este modo de obtener caballos gratis. El compresor volumétrico es una alternativa similar a la de un turbo. Como él, trata de meter a empujones más aire en los cilindros porque a más aire (con gasolina, mezcla comburente estequiométrica de 14:1)-, que “explote”en su interior, más potencia se consigue a igualdad de cubicaje.

Kawasaki Ninja H2: Supercharger

El turbo, ya sabes, funciona usando los gases empujados por una turbina doble unida por un eje. Una de ellas es impelida por la presión y velocidad de los de escape, y la otra “succiona” el aire ambiente para meterlo con calzador dentro del motor.

Sin embargo, un compresor volumétrico mueve sus paletas de admisión tomando su fuerza de modo mecánico, desde un árbol conectado directamente al motor.

Ello elimina el conocido “retraso” típico de los turbo -¿alguien recuerda los primeros Renault R5 Turbo?- entre que abrías el acelerador y las paletas de escape llegaban a comprimir lo bastante la admisión para que aumentara claramente la potencia. Sin embargo, cuando esto ocurría, los caballos llegaban ¡de golpe!, lo que era rotundamente peligroso en aquella época sin controles de tracción ni otras zarandajas...

Se supone que en una H2 volumétrica, un sistema puesto de moda por Volkswagen en su G60, este retraso, y más en una moto preñada de electrónica, no ocurre. Y os aseguro que, con 200 CV de verdad disponibles en el puño derecho, lo que menos deseas es que entre que abres gas y que se dispare tanta potencia como la que tienes disponible es que haya pasado... un verano.

Lo que pretende, pues, Kawa, es montar este sistema en motos de baja cilindrada, el “downsizing”, para dotarlas de alta potencia. Imagina, pues, una 500 cc bicilíndrica (motor barato y poco pesado...) pero con, no sé, 130 CV... Si Kawa consigue mantener los consumos dentro de un orden a base de electrónica –espero que no haga una joint-venture con Volkswagen para conseguirlo...-, esto puede ser el huevo de Colón.

Es-pec-tacular (en tres palabras)...

Pero dejemos de explicaciones y técnicas y vamos a lo que importa. Se supone que sólo unos puñado de moteros en todo el mundo podrán comprar esta moto. No escribiré esta prueba para ellos, porque sé, de hecho yo era lector antes que escribiente de pruebas, que muchos de nosotros entramos en Motofan para leer las pruebas de motos caras... de la misma manera que –otros- entran en “webs sin ropa”: sabemos que no podremos disfrutar de lo que sale en la pantalla... ¡pero nos gusta verlo!

En este caso es lo mismo, pero usando las dos manos. En el manillar, claro.

Así que no voy a perder el tiempo contando aquí lo que ves en las fotos: nada de “fíjate las líneas angulosas de los retrovisores/alerones”, o “el colín monoplaza tiene un diseño espectacular...” Para esto, ya tienes las fotos de Santi Díaz.

Tampoco lo voy a perder narrando “hasta la extremaunción” como funcionan todos sus botoncitos: para esto mejor que sea el dealer que te la venda quien te de unas largas clases particulares...

¿ZX-14 “R”?

Nos habíamos quedado en que esta moto no es una SBK destinada a ganar en circuito. Es más pesada, 238 kilos llena, lo que no está mal, pero algo lejos de una auténtica “R”, más por todo el equipamiento extra mecánico del motor, creo, que por carecer de chasis de aluminio...

Las geometrías son rápidas, pero no radicales, 1.455 mm de batalla, y un 200 trasero no son lo mejor para conseguir una moto superágil... y esta cualidad es la que hace falta, más que mucha potencia -sea limpia o bruta-, para hacer una moto realmente... ¡rápida!

Repito. La H2 no es la moto más rápida del mundo, quizás sea la más veloz, pero sin embargo, no es tampoco ningún carro de polos en curvas.

Esta Kawa, pese a sus 200 CV, es una moto noble y relativamente fácil de llevar. No es para novatos, ¡en ningún caso!, pero la parte ciclo te permite rodar en carretera sin problemas y a buen ritmo. Notas el peso en los cambios de dirección, y no puedes echar el tren delantero hacia las curvas como si quisieras casarte con ellas como harías en una moto racing, pero el chasis es lo bastante sólido, y el uso de un basculante monobrazo, por ejemplo, permite una distancia al suelo suficiente incluso en circuito.

Kawasaki Ninja H2: Sabor... a más

La he llevado a mis carreteras favoritas y esta moto sólo tiene un problema grande: corre tanto, sobre todo si la subes de 8.000 vueltas, que en carretera de curvas la llevarás apenas insinuando una punta de gas y esperando que llegue un trozo recto para darle al gas de verdad y disfrutar entonces de su aceleración sencillamente... ¡brutal!

Así, más aún que en otras motos que consideraríamos rápidas, es una moto que no admitirá improvisaciones: con la H2 es obligatorio tener claro donde y cuando vas a aterrizar para meter la moto, y por la trazada correcta, en la siguiente curva.

Por suerte, tienes ABS y unos poderosos y sensibles discos de 330 mm radiales de primera, muy, muy buenas suspensiones Kayaba multiregulables –tres vías delante y detrás...-, y una calidad de equipamiento general –embrague hidráulico, por ejemplo- realmente notable.

Como decía, esta H2 tiene la misma cantidad de caballos que la ZX-10R. Sin embargo, lo que impresiona al darle al gas es que el compresor da una curva de entrega de potencia muy superior ¡en toda la gama! Lo que la ZX-10R consigue a base de subir el motor de vueltas, acercándote a la zona roja, te lo da la H2 mediante una pegada demoledoramente musculosa que se inicia a mucho menos que medio régimen...

¿Es una moto para ponérsela por sombrero si te pasas con el gas?

Repito que impresiona, pero entiendo que no es “peligrosa”: tiene control de tracción en tres modos, con tres submodos para cada uno de ellos para afinar tus gustos, con antiwheelie, y quickshifter –sólo para subir marchas- y hasta “launch control” por si la usas para acelerar en recta metiendo marchas como un poseso para dejar en ridículo al Lamborghini Gallardo de tu vecino Cristiano en una carrera de dragsters...

Kawasaki Ninja H2: La increíble Hulk

Hulk impresiona, -¿lo había dicho ya?- pero es muy noble. Afortunadamente, cuando esperarías encontrar el típico “lag” de un turbo al abrir, para que luego entrara la patada con un golpe en el culo que te arrancara la cabeza, la ventaja de equipar un compresor en vez del turbo es que, a diferencia de en aquellos, la entrega de potencia es constante y lineal.

Incluso acelerando en curva no es abrumadoramente complicado entender las reacciones de la moto y controlar, gracias al traction control de nuevo, el deslizamiento del neumático trasero si abres gas como hacen los hombres que saben montar en moto y las buenas pilotos.

A ritmo de moto de calle, el motor H2 tiene una respuesta suave, y un sonido bien domado que sólo es roto al cortar gas y en reducciones por un “chirrido” parecido al de las válvulas “waste-gate” de descarga de los turbo de los WRC, que –puedo equivocarme- entiendo “alivia” la presión de soplido para evitar un freno motor exagerado a la entrada de las curvas. En este sentido, este propio freno motor puede ser regulado electrónicamente, en dos posiciones, actuando una vez mássobre los conmutadores de las piñas.

A bajas vueltas Hulk está dormido, así que la H2 da la impresión de no poder romper un plato. Pero un vaso es un vaso, y un plato, un plato, así que una vez sobrepasas las 8.000 vueltas y te animas con el gas, el “supercharged” se convierte en una máquina de acelerar y en un motor capaz de llevarte al infinito.

Si la moto sale bien en primera, a partir de segunda la entrega instantánea de potencia es voluptuosa. El par máximo parece inacabable, y la potencia que te llega a la rueda trasera te dispara hacia el horizonte. La aceleración es tan fuerte en cuarta y quinta como en tercera, y en sexta la moto corre como una ZZR1400.

Kawasaki Ninja H2: Hiperespacio...

He llevado a tope a este motor tanto en el Circuit de Barcelona-Catalunya. Sin entrar fuerte a la recta de Montmelo, llegas a la frenada ¡por encima de los 290 por hora! de marcador. Si ruedas en este circuito con otras motos, os aseguro que hay tramos rectos entre la parabólica y Repsol, o entre Moreneta y La Caixa, por ejemplo, que con la H2, simplemente, desaparecen...- Ya en autopista, entre un tráfico que parece empeñarse en circular a marcha atrás por tus mismos carriles, esta H2 es una moto hiperespacial: ves un turismo rojo a lo lejos, a unos quinientos metros, te dices... ¡quiero estar allí!... y estás después de sólamente un simple acelerón estés en la marcha que estés. Acelerar a fondo con ella supone, sí, entrar en el hiperespacio...

Desde las 2.000 vueltas, casi en parado, este 1.000 cc de 200 CV empuja como si no hubiera mañana. El corte de encendido llega por encima de las 11.000 rpm –un régimen conservador-, pero hasta entonces, la Kawa es una auténtica bestia. El primer 10 % del gas es un trailer de lo que viene después: una indescriptible explosión de potencia y par. La agresividad de su motor no significa, de todas maneras, que aunque te empuje casi irremisiblemente a buscar la parte alta del cuentavueltas, sea imprescindible llevarla siempre arriba para aprovechar su progresividad...

Sea como sea, no es moto para viejos, pero menos aún para novatos. La H2 exige tanta fuerza como atención: esta H2 “supercharged”... es digna de la leyenda de aquella 750 “humeante” de nuestros ancestros Joe Bar que llevaba el mismo nombre. 

¿Para ti?

Y bien... ¿para qué –o para quien- esta moto? En primer lugar, para algunos coleccionistas... que pagarán los 29.000 euros de esta moto sin pestañear conscientes de que va a ser un valor al alza con el paso de los años.

En segundo, para quien desee mostrar –y mostrarse- en público como el amo de una moto realmente amedrentadora e impresionante.

Bien... ¿Y a nivel del auténtico “motero apasionado” que la quiera para realmente rodar con ella más allá que acelerando más que nadie en las rectas?

La verdad es que... no lo sé. Esta moto no sólo parece veloz: lo es. ¿Suficiente? Para establecerse como un eslabón señero en la historia y la fama de fabricante de motos bestias de Kawasaki, seguro.

¿Y para ti?


Con la colaboración del Circuit de Barcelona-Catalunya

 

HIGHLIGHTS TÉCNICOS KAWASAKI NINJA H2

1. Motor tetracilíndrico en línea de 998 cc, 76 x 55 mm

2. Potencia: 200 CV a 11.000 rpm

3. Cambio de 6 relaciones con shifter en aceleración

4. Embrague multididisco en aceite

5. Chasis multitubular de acero

6. Suspensión delantera por horquilla invertida de 43 mm

7. Suspensión trasera por monoamortiguador con sistema progresivo

8. Basculante posterior monobrazo de aluminio fundido

9. Depósito de gasolina de 17 litros

10. Alimentación por inyección, compresor volumétrico.

11. Transmisión secundaria por cadena

12. Ruedas de 120/70 17” y 200/55 17”

13. Peso con gasolina 238 kilos

14. Dos discos delanteros de 330 mm, pinza 4 pistones radial, y trasero de 250 mm, pinza doble pistón. ABS.

Fotos de la Kawasaki Ninja H2

Fotografías por: Santi Díaz – Con la colaboración del Circuit de Barcelona-Catalunya
 

Comentarios (3)

  • albertito
    albertito 21-10-2015

    ¿Para que quiere alguien esta moto por 29.000 euros , si por el mismo precio tienes una lighting 218?La lighting tiene más punta , acelera más , pesa menos , y el ruido de la lighting 218 és bastante más refinado.Por si fuera poco la lighting está en 3 sabores de batería.12 kwh , 17 kwh y 20 kwh ( esta última si la vas a usar más de tourer que de otra cosa.La H2 és bonita pero la lighting ganó pikes peak.Va pasar lo mismo que en los miles de videos de youtube , si ferraris , lambos y demás frutas exoticas , sudan ad blue para ganar a un "simple tesla" ( que és un coche premium , pero no preparado para circuito , los hay varias veces más potentes) , en los que ponen una lighting 218 o sucedaneos y todas estas motos a las que llamais "bestias" en una recta o circuito , y lo electrico humille a lo de combustión.Y esto se va a repetir una y otra vez.A ver si en algún momento haceis un artículo de la ls218.

  • Miquel
    Miquel 21-10-2015

    Ya es bonito además de importante saber que existen vehículos con estas prestaciones tan exageradas y con estos precios prohibitivos para la mayoría de los mortales, pero si no están pensados para circuito, que sentido tienen en nuestras carreteras y autopistas con las limitaciones de velocidad que tenemos y con el peligro que hay cuando todos los demás circulamos a un ritmo muy inferior ?

  • jesussp
    jesussp 21-10-2015

    Me alegro que algún fabricante siga haciendo motos así... para soñar; que ni son armarios turisticos ni motos de carreras matriculables super incomodas. Esta moto me recuerda cuando Moreno de Carlos probó la CBR1000F, cuando decía que tenía un motor inacabable, esa si que marcó una época respecto a lo anterior. Aún tengo la mia desde el 87 y como nueva con sus 134 cv. También en ella era más destacable la curva de potencia que la potencia en si. Esta kawa solo tiene un problema... el precio. A diferencia de la CBR, es un sueño imposible.

Añadir un comentario

  • *No se mostrará
    • Introduce las palabras
    Generar otra imagen

×

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras condiciones legales, sección "5.8 Cookies e IPs"

×

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras condiciones legales, sección "5.8 Cookies e IPs"