Prueba Macbor Shifter MC1 125i: ¡Para buenos estudiantes!

Aceites castrol

Vota

0 0

Por su equilibrio general, asequibilidad y atractivo, la nueva Macbor Shifter 125i se convierte en una interesante aspiración para los jóvenes más aplicados.

Antes se llevaba, para incentivar el estudio, que unas buenas notas a final de curso conllevaban algún premio por parte de los padres. El mundo ha cambiado mucho, pero puede que haya tradiciones como ésta que sigan en vigor... aunque los anhelos de los chavales hayan cambiado radicalmente. Cuando antes pedíamos bicis, monopatines o motos, ahora reclaman otro tipo de tecnología, más digital, y las necesidades de movilidad han dejado paso a las de Facebook y Cía.

Quizás aún queden, entre tantos internautas, jóvenes con aspiraciones a recibir a final de curso las llaves de una motocicleta 125 con la que vivir sus primeras experiencias sobre dos ruedas, con las que disfrutar de la realidad -no la virtual- entre curva y curva o completar sus desplazamientos diarios con libertad, estilo y pasión. Para todos ellos, con el carnet A1 en el bolsillo, el mercado propone una amplia oferta de modelos de octavo de litro tipo naked que, por estética y prestaciones, son capaces de satisfacer los gustos y el aprendizaje de estos pequeños moteros, o de muchos otros usuarios de cualquier edad que también busquen una moto de marchas sencilla y sin compromisos. 

Hemos conocido recientemente la incorporación a este segmento de un nuevo integrante, la Shifter 125i, la primera naked lanzada por la casa rubinense Macbor, y que se convierte en una interesante alternativa tanto por su contenido precio (2.599 euros), como por el equilibrio coral que transmite cuando la observas y, más aún, cuando la pruebas. Tuvimos la oportunidad de hacer ambas cosas el pasado 27 de septiembre: Motos Bordoy, propietaria de la firma (e importadora para España de marcas como SYM o MV Agusta), nos convocó en la localidad catalana de Vich para darnos a conocer esta motocicleta que nace en la gigante factoría china de Zonghsen bajo la pormenorizada supervisión -tanto en las fases de diseño y desarrollo como de producción- del equipo de los hermanos Bordoy.

Por las mojadas carreteras del interior de Barcelona realizamos una primera cata del segundo modelo lanzado por Macbor (hace unos meses probábamos la primera en llegar, la Rockster 125i), desvelando los componentes que la convierten en un vehículo de dinámica correcta, así como los detalles y equipamiento que la visten de forma moderna y deportiva. 

MACBOR SHIFTER 125: AROMA ITALIANO

La primera impresión es la de un producto que ha sido mimado para que, a pesar de su perfil de bajo coste, exhiba unos acabados cuidados y un aspecto llamativo. Al acercarnos, nuestra mirada se fue directa a ese bastidor multitubular rojo de las versiones con carrocería blanca o negra (la variante de depósito rojo lo pinta de negro), claro síntoma de las intenciones de Macbor por recrear una motocicleta de estética altamente deportiva, a lo que también contribuyen las formas agresivas y afiliadas de su faro delantero halógeno y paneles laterales, las llantas de aluminio con filetes rojos y una zaga protagonizada por un estilizado colín con ópticas led, un guardabarros trasero flotante anclado al basculante (emulando algunas motos premiun de alta cilindrada) y su escape de doble salida final con diseño sport.

Ciertamente, la Shifter logra su cometido y transmite un áurea de moderna deportividad bien casada con las tendencias europeas actuales. Los usuarios más jóvenes -por edad o espíritu- encontrarán en esta Macbor una opción intermedia por precio (no llega a los 4.849 euros de la Yamaha MT-125 o los 4.499 euros de la KTM 125 Duke) pero de excelente compromiso entre este importe, su calidad y estética. 

Si la observamos con más detenimiento, podemos apreciar detalles como unos pequeños intermitentes en forma de rombo con led, unos soportes de estriberas de aluminio, una quilla protectora en los bajos, y, en general, unos ensamblajes de piezas y tipos de tornillerías rematados y seleccionados con honestidad. Llama mucho la atención, sobre todo de noche, esas originales líneas led “daylight” en los bordes de las aletas, un signo muy identificativo para este modelo.

Aporta mucho una instrumentación digital de fácil lectura y con toda la información -velocímetro, cuentarrevoluciones, cuentakilómetros total y parcial, nivel de combustible, reloj e indicadores luminosos de luces, intermitentes, batería y sistema de inyección- incluida la marcha engranada. Los mandos, piñas y pulsadores son ergonómicos y de buen tacto. Bajo el panel central, se ubica una práctica toma USB en la que enchufar dispositivos electrónicos (un navegador, por ejemplo). Para aparcar, dispone de caballete central y pata lateral. 

MACBOR SHIFTER 125: PROBADA Y... ¡APROBADA!

Pasamos a la acción. Tras las presentaciones, nos subimos a bordo para constatar, en primer lugar, el buen tamaño de esta 125. A pesar de mi envergadura -me acerco a los 1,87 m de estatura- la moto me acogió con bastante confort y habitabilidad, así que aquellos conductores jóvenes o menudos se sentirán todavía más a gusto a sus mandos, encima de una motocicleta que genera una imagen suficientemente corpulenta.

La ergonomía está bien estudiada, arquetípica de naked, con las estriberas algo elevadas para permitir una buena inclinación, y el manillar alto y ancho para manejarla con soltura. La postura es confortable pues mantiene la espalda erguida, el asiento es bastante amplio y cómodo y las hendiduras en el depósito permiten encajar perfectamente las piernas; además, su altura del asiento no pasa de los 760 mm, muy apta para conductores de todas las tallas. Por su parte, el pasajero es bienvenido: tiene una buena parcela de asiento, estriberas y asas posteriores para sujetarse. Como decíamos, la Shifter es un modelo que, a pesar de su baja cilindrada, no se “pasa” de compacta y genera unas dimensiones de moto mayor. 

Giramos la llave para arrancar el motor 'enjaulado' en su vistoso chasis. Es un monocilíndrico 4T de 2 válvulas refrigerado por aire con inyección electrónica Delphi -el mismo que equipa su hermana Rockster, de diseño Honda CBF- asociado a una caja de cambios de 5 velocidades y distribución por cadena.

Se trata de un propulsor sencillo, elegido por su fiabilidad, simple mantenimiento y bajo consumo (se declaran 2,7 l/100 km para una enorme autonomía que podrían acercarse a los 500 km). En Bordoy decidieron primar estas cualidades que sirvan para que Macbor gane la confianza de los clientes, en lugar de buscar mayores prestaciones, así que la potencia máxima se queda en 10,6 CV a 7.500 rpm y el par motor en 9,2 Nm a 6.000 rpm. Son cifras contenidas, lejos de los 15 CV que marca como techo la categoría, pero -como veremos a continuación- suficientes y adecuadas para moverse por entornos de corto y medio recorrido. 

Podemos decir, tras nuestra ruta cercana a los 100 km, que esta mecánica necesita que gestiones con viveza la caja de cambios, por cierto, de correcto funcionamiento y precisión, y cuyo desarrollo es específico para este modelo: la primera es muy corta para agilizar las salidas, el resto se escalona adecuadamente. El propulsor, que cuenta con un eje de equilibrado para minimizar las vibraciones, sube de vueltas desde abajo con paso lento pero firme, y es cuando nos acercamos a las 5 ó 6.000 vueltas que empieza a empujar con alegría, así que habrá que engranar con frecuencia para encontrar ese régimen óptimo que nos entregue la potencia necesaria. Hablo sobre todo cuando queremos disfrutar un rato en alguna carretera de curvas: si salimos de un giro bajos de vueltas, la recuperación es algo perezosa, así que mejor circular en la zona alta del tacómetro para aprovechar sus 11 CV. En cambio, si nos encontramos inmersos en la ciudad, no hará falta tanto juego de marchas: el propulsor genera esas arrancadas y aceleraciones que cubren nuestras necesidades en un marco más comprimido. El general, este motor ofrece una gran suavidad de marcha y emite un sonido grave y homogéneo.

Además, la Shifter es una moto estrecha y ligera (130 kg) que no tiene problemas en escurrirse por el tráfico urbano. Dispone además de un buen radio de giro. Igualmente, cuando salimos de la ciudad e ingresamos en alguna autovía, la velocidad máxima ronda los 100 km/h. 

Por culpa del mal estado del asfalto que íbamos recorriendo, no pudimos probar en profundidad una parte ciclo que ha elegido, además del chasis de tubos de acero comentado, una horquilla invertida con barras de 37 mm delante y un monoamortiguador hidráulico de gas y aceite detrás, que sí se puede regular en precarga. No hay bieletas que anclen el basculante. Es una muy buena dotación para una moto de este perfil: el tren delantero se siente aplomado y el trasero actúa eficazmente, generando unas amortiguaciones más que proporcionadas para una moto 125 con ambiciones más funcionales que deportivas. Con un buen reparto de pesos, ambos trenes trabajan en sintonía.

Las geometrías son bastante estándar para una naked: la distancia entre ejes contenida (1.330 mm) y las llantas de 17 pulgadas en ambos trenes le otorgan bastante reactividad y precisión en los giros. Sus neumáticos no muy anchos, 110 delante y 130 detrás, generan agilidad y cambios rápidos de dirección.

La frenada cae en manos de un disco delantero de 280 mm y otro de 240 mm trasero. Se acoplan a un sistema combinado CBS -cumpliendo la Euro 4- que reparte la frenada en uno de los tres pistones delanteros cuando accionamos el freno trasero. Las detenciones de la Shifter son eficaces mediante un correcto tacto; aquí tan sólo mejoraríamos la posición del pedal de freno, algo elevada, y el agarre de unos neumáticos que, sobre todo en mojado, tienden a deslizarse ligeramente. 

MACBOR SHISTER 125: A TENER EN CUENTA

El nuevo producto de Macbor, abanderado de un segmento naked 125 en el que la marca española tiene previsto lanzar más modelos, ha quedado muy redondo. La Shifter MC1 125 recibe un cuidada relación calidad/precio: por 2.599 euros disponemos de una moto de buena puesta a punto, completo equipamiento y un dinamismo equilibrado, en el que nada desentona. Ideal para los desplazamientos diarios por su manejabilidad y ligereza, también acepta alguna excursión fuera de la ciudad, gracias a su alto confort y la agilidad con la que se gobierna. La estética es uno de sus mejores argumentos, ya que logra, con modernidad y frescura, proyectar una imagen que gustará mucho a los más jóvenes. Sinceramente, es difícil encontrarle alguna pega importante más allá de su idiosincrasia 'low cost'. Todo funciona correctamente y está bien rematado. ¿Qué me dices? ¿Nos ponemos a estudiar...? 

HIGHLIGHTS MACBOR SHIFTER 125

* Motor 4T, 2 Válvulas, distribución por cadena y eje de balance.

* Instrumentación Digital

* Horquilla invertida

* Frenos de disco y sistema de frenada combinada (CBS)

* Inyección electrónica Delphi

* Euro 4

* Conexión USB

* Iluminación LED

* Chasis multitubular

* Guardabarros trasero flotante

* Caballete lateral y central

EQUIPAMIENTO PROBADOR

 

Comentarios

Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • *No se mostrará
    • Introduce las palabras
    Generar otra imagen

×

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras condiciones legales, sección "5.8 Cookies e IPs"

×

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras condiciones legales, sección "5.8 Cookies e IPs"