Prueba Peugeot Belville 125: Garras Altas

Aceites castrol

Vota

0 0

El sello del león protagoniza la enésima tentativa en el segmento de los Ruedas Altas 125 con el Belville, práctico y completo scooter de radio urbano.

Belville es el nombre de un célebre barrio parisino que da nombre al último producto de Peugeot, un scooter de piso plano con rueda delantera de 16 pulgadas y bien equipado que probará fortuna en el feudo del Honda Scoopy 125, el scooter del millón de unidades. La casa francesa retoma así el lanzamiento de novedades tras dos años sabáticos en los que ningún producto inédito (el último había sido el Django en 2015) engrosó su catálogo. Y lo hace con un modelo al que no le falta ambición, pues bajo una apariencia elegante y un compendio bien resuelto de soluciones funcionales para el día a día en la ciudad -luces Led, toma USB, baúl de serie, ABS...- anuncia un precio que no supera por un euro la barrera psicológica de los 3.000 € y se sitúa por debajo de sus rivales directos (Honda SH, Piaggio Medley y Yamaha Xenter).

Ademas, como oferta especial de lanzamiento, la filial española regala un año de seguro a Todo Riesgo y, para quien realice la pre-reserva antes del 30 de noviembre, 6 meses de subscripción gratuita a HBO España. Las primeras unidades estarán disponibles en la red oficial de concesionarios a partir de principios de octubre. 

Conceptualmente representa el espíritu de subir la riqueza de nuestra gama -explicaba Borja Sekulits, Director general de Peugeot Scooters España, durante la conferencia de prensa-, esa nueva generación de producto Peugeot que pretende transmitir calidad y personalidad propia, es un producto que nos tiene que ayudar a crecer mucho en Europa. El Belville representa los placeres de la ciudad y el arte de vivir a la francesa con elegancia. Es un producto definido en tres palabras: elegancia conveniencia y seguridad”, sentenciaba el dirigente.

Tuvimos la ocasión de probarlo hace escasos días por el centro de París, que nos recibió con un frío húmedo impropio del verano y un caos circulatorio que pocas veces había padecido... Un escenario en el que el Belville saca garra. Demostró tener unas aptitudes perfectamente adaptadas al peor de los tráficos urbanos, auspiciado por la estrechez de su carrocería, su ligereza (130 kg) y su buena maniobrabilidad que permitirá al usuario gobernarlo con confianza y circular entre coches con rapidez.

La vida a bordo es confortable incluso para conductores de talla grande -yo mismo- y es que el nuevo Belville entra en la categoría de Ruedas Altas "grande" (más compacto es su hermano Tweet y otros rivales como el KYMCO Agility City o Piaggio Liberty) con unas dimensiones que consienten un habitáculo sobradamente espacioso para el piloto y correcta parcela para el pasajero.

Estiloso y confortable

A bordo se viaja con la clásica postura erguida de Ruedas Altas, apoyando con facilidad los pies en el suelo (altura del asiento de tan sólo 790 mm), con una botonería sencilla e intuitiva, buena visibilidad en los espejos retrovisores, y un asiento mullido y de superficie adherente. Todo cae bien a las manos y los sentidos para que nada distraiga nuestra conducción.

Procediendo de una marca de scooters cuidadosa como pocas del diseño y exclusividad de sus productos -normalmente enfocados a públicos de cierto poder adquisitivo- lo cierto es que el Belville no arranca grandes piropos en términos estéticos (su carrocería es elegante aunque algo sobria, sin alardes) ni de calidad de acabados, que alcanza un aprobado, nada más.

El Belville no es un Peugeot pura cepa como el Satelis o el Metropolis, y aunque su desarrollo se gesta en Francia, su fabricación se lleva a Asia, compartiendo componentes con el SYM Symphony 125 ST. Continúa así la larga tradición colaborativa entre ambas marcas, que han tenido numerosos scooters mellizos como, por ejemplo, el Symphony y el Tweet. 

En esta ocasión, el Belville recibe el bastidor del taiwanés y algunos elementos como el cuadro de instrumentos digital -completo pero de difícil lectura-, el antirrobo bajo el asiento, las cómodas estriberas retráctiles para el acompañante, y una similitud general en las formas de los plásticos y en una calidad constructiva alejada de la etiqueta premium.

Todo lo demás es de cosecha propia y pretende europeizar el producto. Peugeot ha dibujado las líneas de su nuevo modelo generando un frontal con aires de familia, de estilo más burgués, con un sofisticado grupo óptico delantero y un piloto trasero formado por tres franjas verticales que representan un zarpazo de león. Excepto el faro del manillar, halógeno, el resto de la iluminación es por tecnología led. 

La ciudad, su “pecera”

El galo es un scooter con recursos para la vida en la ciudad: la plataforma plana es uno de los mejores argumentos que puede tener un scooter urbano -y normalmente el preferido el público femenino-, pues supone toda una ventaja tanto para la accesibilidad y confort, como para el transporte de objetos grandes (bolsas, mochilas, maletas, bolsos...) que cuentan además con un gancho portabultos; en el hueco bajo el asiento, que se abre desde la cerradura de contacto, hemos podido comprobar cómo cabe un casco integral, mientras que en la guantera con cierre del retroescudo acepta pequeños objetos pues no es muy amplia ni profunda, aunque equipa toma USB para la recarga de móviles.

Los responsables decidieron subir la apuesta en cuanto a almacenaje montando de serie -es decir, sin conste añadido- un baúl trasero de 37 litros en el que alojar un segundo casco. Este top case, para cuya apertura se usa la misma llave que para el arranque del vehículo, dispone además de un acolchado respaldo para mayor confort del pasajero y incorpora un sencillo sistema de montaje y desmontaje. Sus colores se combinan con los de la carrocería y asiento del scooter. Desde luego, un gran valor añadido al Belville respecto a su competencia, pues entre cofre y baúl estamos ante una de las mejores relaciones capacidad de carga/precio de su segmento. 

Motor propio, tecnológico y resuelto

El Belville estrena una nueva generación de motores denominados Smartmotion. Se ha invertido mucho en el diseño y desarrollo -llevado a cabo en Mandeure, sede central de Peugeot, aunque su construcción también se trasladó a Taiwán- de esta mecánica completamente nueva que también impulsa a partir de ahora al Speedfight III 125 y a una versión del Citystar 125 y que, gracias a su configuración modular, servirá de base en un futuro para hacer lo mismo con modelos de mayores cilindradas.

Este propulsor monocilindrico SOHC de dos válvulas de radiador lateral, que cuenta con refrigeración líquida y inyección Synerject, así como con la tecnología de baja fricción (LFE, como la del Metropolis) que favorece la eficiencia y la fiabilidad a largo plazo pues no castiga tanto su organismo interno. También está dotado de ACG Manegement, una tecnología patentada por Peugeot que desacopla el alternador cuando la batería está totalmente cargada, y que permite minimizar el consumo de energía. Peugeot habla de un ahorro del 5% de combustible y una mayor potencia durante las fases de arranque. 

Llega para ocupar una plaza intermedia entre el Easymotion (del Tweet, 8,8 CV) y el Powermotion (el Citystar o Satelis, 15 CV), con unas cifras de potencia máxima de 11 CV a 7.400 rpm y un par motor de 10,8 NM a 5.600 rpm. Por supuesto, cumple la Euro 4. Destaca además por unos consumos muy contenidos que la marca declara en 2,5 litros a los 100 km (nuestra breve toma de contacto no nos permitió confirmarlo hasta que volvamos a probarlo a fondo), con una capacidad del depósito de 7,5 litros, por lo que la autonomía podría alargarse hasta los 300 km. La primera revisión se realiza a los 500 km, el resto cada 5.000 km. 

Se trata de un bloque compacto y ligero que consiente contener el volumen del Belville -también su fácil transplante a otros modelos- de tal forma que se permita manejar con soltura por cualquiera y adaptarse a las necesidades de movilidad puramente urbanas, gracias a su excelente radio de giro. Sus prestaciones nos dejaron un dulce regusto durante nuestro callejeo parisino.

El tacto del gas es fino y el funcionamiento general sedoso de un propulsor que empuja con ganas desde abajo cuando arrancamos en parado, y que sube de vueltas progresivamente hacia la zona media, en donde trabaja brioso. Destaca además por su práctica ausencia de vibraciones y baja rumorosidad. Da gusto circular así en el denso tráfico. El puño derecho encuentra precisión al enroscar y la respuesta inyecta alegría para salir en los semáforos, realizar adelantamientos con cierta inmediatez... la velocidad máxima empieza a encontrar su techo en los 95 km/h, suficientes en tramos interurbanos, más justos en autovías.

Peugeot también ha desarrollado sus propias suspensiones con horquilla convencional y doble amortiguador trasero -tarados suaves y eficaces sobre asfaltos bacheados, con personalidad confortable a excepción de algunos rebotes traseros- y un sistema de frenada que actúa formidablemente a través de unas manetas de tacto directo. El ABS lleva el sello de Bosch y se trata de un sistema de un canal, con sensores de velocidad en ambos trenes pero con actuación sólo en la rueda delantera, y que funciona correctamente y con poca intrusión. 

Peugeot comercializa el nuevo Belville en dos versiones, Allure (con top case de serie y estética más elegante) y la RS (sin baúl y acabados más sport, una pequeña cúpula frontal, llantas negras y detalles de aluminio en la plataforma), ambas por el mismo precio de 2.999 euros y la promoción citada anteriormente. El primero está disponible en colores blanco, negro o gris, mientras la RS sólo se puede adquirir en gris oscuro. Además, la marca francesa fabrica una versión 200 del Belville (refrigerado por aire y con ambas llantas de 16''), que en España sólo se podrá adquirir bajo pedido. 

Valoración final: apunta alto

El nuevo Belville completa la gama de Ruedas Altas de la marca gala por arriba, acompañando al súper-ventas Tweet 125. En comparación con su hermano pequeño, cuyo precio es de 2.299 euros, el Belville ofrece una carrocería y dimensiones algo más amplias y un equipamiento bastante más completo, permitiendo un rango de desplazamiento más amplio. Ingresa con un atractivo precio de 2.999 euros en uno de los segmentos más concurridos del mercado de dos ruedas, en el que la confrontación por ofrecer la mejor relación calidad/precio es encarnizada.

Pero el francés tiene sólidos argumentos para desempañar un importante papel en los concesionarios, gracias a un posicionamiento que, sin llegar recibir la etiqueta de premium, se acerca bastante a otros modelos más costosos. A tener muy en cuenta su baúl de regalo, la adaptabilidad en el día a día con practicidades como la toma USB y la plataforma plana, la estabilidad que emana de su llanta de 16'', y el buen funcionamiento de una mecánica con genética urbana y las garras “afiladas”...

ACCESORIOS

Antirrobo J: este antirrobo, perfectamente adaptado a Peugeot Belville con su tamaño mini y fácil de transportar, ofrece una comodidad de uso incomparable. Gracias a su tamaño compacto y a su cierre fijado en la horquilla, es de una sencillez desconcertante.

Antivol J con cadena: una cadena alarga este antirrobo para permitir arrimarlo a un punto de anclaje lejano.

Respaldo pasajero integrado al top case: de serie en la versión Allure, el top case con respaldo pasajero integrado y a juego con el sillín está disponible como accesorio en la versión RS. Un detalle práctico para circular con estilo.

Manguitos: En invierno, los manguitos forrados garantizan una protección eficaz contra el frío para el conductor de Peugeot Belville, preservando su libertad de movimientos.

Manta piloto: Concebida para recorrer la ciudad sean cuales sean las condiciones meteorológicas, esta manta ha sido tratada anti-UV y forrada.

Parabrisas alto regulable hasta 3 cm

HIGHLIGHTS TÉCNICOS PEUGEOT BELVILLE 125 2017

- Rueda delantera 16 pulgadas

- Plataforma plana

- Motorización Euro 4 125 Peugeot SmartMotion

- Frenada ABS en el tren delantero

- Luces traseras 3 garras de LED

- Maletero amplio (1 casco integral)

- Guantera con cierre y toma USB

- Gancho cuelgabolso

- Top case 37l a juego con color carrocería

- Llave única (top case / scooter)

- Versión RS: Discos Shuricane, costuras de sillín rojas, sillín bimaterial, pletinas de suelo - aluminio, parabrisas corto sport y retrovisores sport. 

EQUIPAMIENTO DEL PROBADOR

Fotos de la Peugeot Belville 125

Fotografías por: Peugeot Scooters España
 

Comentarios

Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • *No se mostrará
    • Introduce las palabras
    Generar otra imagen

×

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras condiciones legales, sección "5.8 Cookies e IPs"

×

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras condiciones legales, sección "5.8 Cookies e IPs"