Prueba Suzuki GSX-S 750 2017: ¡Competente!

Aceites castrol

Vota

0 0

La Suzuki GSX-S 750 sustituye a la GSR sin perder de vista su objetivo: ofrecer un roadster deportivo a un precio competente, 9.199 € ...

La verdad es que Suzuki se enfrenta a un mercado muy competido donde su gama había perdido comba: sin entrar a comentar lo que ocurría en las superbikes, donde su “mil R” ha estado esperando durante una interminable espera su nueva GSX-R 1000 2017, -lo que ha alimentado una gran rumorología-, lo cierto es que también su gama media había quedado denodada.

Era el caso de su GSR, una buena moto, claro, pero con poco que aportar a nivel de perspectiva a una marca poco dispuesta a trabajar su imagen pública.

Es cierto que su buena campaña en MotoGp el último año la ha mantenido entre las cuatro grandes japonesas. Pero también que la carencia de modelos “significativos” en campos tan competitivos como el naked deportivo era un lastre que la marca de Hamamatsu debe mejorar.

Lo cierto es que la Suzuki GSX-S 750 se ha inspirado fuertemente a nivel estético de su hermana mayor GSX-S 1000, ya probada aquí en Motofan, y quiere recuperar la cabeza entre los roadster de media cilindrada.

Aunque muy parecida, su carrocería –mas cortada a escoplo en la 1000- se suaviza, monta una quilla, y adopta faros y pilotos LED, los intermitentes son ahora de cristal claro, y el tanque de combustible pierde 1,5 l para dar espacio al nuevo airbox. El dahsboard –bueno, me refiero al cuadro de instrumentos-, es nuevo.

Bajo el lema “Apex predator”, es decir, “predador del ápice... de las curvas” se indica que la moto tiene ansia por curvear, y en este sentido ha afilado, sin duda, sus dientes.

De entrada, su motor de cuatro cilindros sube hasta 114 CV su potencia máxima, a pesar del Euro-4. Teniendo en cuenta que la GSR no sobrepasaba los 106 caballos, la ganancia es significativa. Así mismo ha crecido el par motor, se ha aumentado el régimen de giro máximo, y se han adoptado tres modos de control de tracción para mejorar su adaptabilidad a diferentes escenarios.

La aceleración mejora igualmente al adoptarse un desarrollo final más corto...

Hay que citar que el motor es ahora menos contaminante: ha bajado el THC en un 57%, el CO en un 60%, y el NOx en un 66%...

A nivel de motor, se han incorporado unos orificios de “ventilación” de 34,5 mm de diámetro que comunican los cárteres donde gira el cigüeñal para cada cilindro de manera que la compresión negativa que causan los pistones al descender por su camisa se “traspasa” a los cilindros adyacentes, reduciendo así el “pumping loss”, y aumentando la máxima potencia...

Imagen

El airbox es igualmente distinto, monta nuevos conductos de admisión, y la inyección incorpora inyectores de 10 agujeros en lugar de los anteriores 8. El escape es un 4-2-1 sin válvula de escape, puesto que se ecualizan las presiones mediante conexiones entre los distintos colectores.

En cuanto a la electrónica, aunque no hay “modos de motor”, sí se ha adoptado un Traction Control –desconectable-, con tres modos, A, B, y C...

Monta también el “Easy Start System” –basta un único toque al botón para iniciar el proceso por el que el demarreur pone en marcha al tetracilíndrico-, y monta también el “Low Rpm Assistance, que impide que el motor caiga de vueltas justo en el momento de poner la primera, lo que facilita las arrancadas.

En cuanto a la parte ciclo, monta horquilla invertida KYB de 41 mm, y amortiguador de la misma marca. Los frenos son unos Nissin radiales, y monta unos excelentes Bridgestone Battlax S21.

El peso total se ha contenido en unos buenos 213 kg...

Suzuki GSX-S 750: Al detalle

El puesto de conducción ofrece impresión de calidad, con un manillar en negro mate que combina con las estriberas y las manetas de freno y embrague del mismo color. La careta, muy agresiva y que incorpora las luces de posición en el lateral como si fueran colmillos, abriga a un contador digital muy completo, similar al de la GSX-S 1000. La llave de contacto pasa de la tija superior a la parte anterior del depósito.

Los mandos son suaves, y el cambio, como siempre en las Suzuki desde tiempos inmemoriales, es mantequilla. Con esta moto se puede rodar a 1.500 vueltas en marchas largas sin que el motor se queje, titubee, o se cale, de hecho gira tan redondo que ni siquiera pensarás que es un motor a pistones. Su comportamiento en ciudad es muy correcto, pues sus 213 kg (con ABS) parecen menos.

Escapando de la ciudad, y en tercera, cuarta y quinta, la moto se pone a velocidad notable acompañándote con un sonido ronco y vigoroso –con un ruido de admisión bien controlado- que invita a aumentar todavía más el ritmo. 

Entrando en materia: al igual que la GSR 750, esta GSX-S 750 monta el cuatro cilindros de 749 cc de la GSX-R 750 K5 (2005). Aunque algo despotenciado, ya comenté que alcanza 114 CV, 8 más que la GSR. En este sentido, si bien sería incluso prescindible, el marketing manda y la moto se beneficia del un control de motricidad desconectable que permite hacer caballitos...

Es verdad que otras rivales montan más chips que esta Suzuki, pero dado que Suzuki no se distinguía precisamente en la adopción de “gimmicks” electrónicos, es un paso adelante innegable.

Ya he comentado lo del Easy Start System, muy práctico, y también que es difícil calarlo al arrancar gracias al “Idle Speed Control” o ISC que gestiona el Low RPM Assist. (¿Para cuando en todas nuestras motos la función Start-Stop que detenga automáticamente el motor en los semáforos?).

Igualmente, citemos de nuevo que no hay modos de motor, pero en todo caso el motor funciona como se espera de un buen cuatro cilindros, ni más..., pero tampoco menos. 

Suzuki GSX-S 750: Homogénea y equilibrada

Frente a la Suzuki GSX-S 1000, que Motofan pudo probar junto a ella en el mismo recorrido, la GSX-S 750 destaca ante todo en dos aspectos.

En primer lugar, el tren delantero es mucho –mucho- más ágil, sin presión que se traslade a los manillares desde la rueda delantera, y la moto en general resulta mas ágil y manejable, sobre todo en las zonas más viradas.

En este sentido la moto deja improvisar líneas y trayectorias sin problema alguno, con una rapidez de reacción del tren anterior realmente destacable que no tiene contrapartida reseñable en un comportamiento nervioso ni siquiera al pasar por terrenos rizados en aceleración.

Aunque la distancia entre ejes ha aumentado 5 mm, y el aplomo a alta velocidad es suficiente, la agilidad es ahora muy superior y, aunque son sólo 2 kilos, se nota la rebaja de peso frente a la GSR.

Por otro, su motor, con menor cilindrada unitaria, es, a pesar de su cubicaje menor, o tal vez por esto, más reactivo al acelerador, sube de vueltas con gran alegría, y, ante todo, soluciona mejor los “abrir-cerrar-abrir” en retención, de modo que la entrada en viraje es siempre más franca. Como ya he comentado que la corona posterior pasa de 42 a 43 dientes, la aceleración sea mejor y que la respuesta al acelerador es más rápida.

Parte ciclo equilibrada

Aunque la parte ciclo se mantiene basada en el chasis de doble viga de aluminio de la GSR750, la nueva horquilla KYB con botellas doradas y barras de 41 mm, permite reglar la precarga de manera que podrás acondicionarla a voluntad a la pegada del equipo de frenos de dos discos lobulados de 310 mm dotado ahora de pinzas con anclaje radial. Ahora se hunde menos en las frenadas, así que se reduce el balanceo por oscilaciones en frenada en entrada en curva, y la moto se siente más estable a alta velocidad. Atrás, la moto monta un nuevo basculante de aluminio y un amortiguador renovado que trabaja mejor. Las llantas de aleación de diez palos son igualmente nuevas. 

Suzuki GSX-S 750: Resumen

Esta Suzuki es una moto compacta, que se deja llevar sin problemas gracias a una excelente ergonomía, y que se conduce con facilidad en parado y a baja velocidad. Sus acabados son excelentes, y su estilo es mucho más afilado y personal que en las anteriores GSR 750, de manera que, a un precio de 9.199 euros, (en colores rojo, azul y negro mate) puede representar una gran impulso para la marca de la gran S en la gama media... Eso sí, no se ha previsto versión limitada, por lo que la GSX-S750 exige la licencia A.

Su sonido y comportamiento de motor está a la altura de una moto de su cilindrada, -es mucho más lleno que el de una supersport, por ejemplo- , carece completamente de vibraciones, con una respuesta al acelerador muy agradable, y una caja de cambios precisa, y rápida.

Su cuatro cilindros en línea de 749 cc respira con mucha alegría hasta las 12.000 rpm y ello hace que la moto sea muy divertida en carreteras tortuosas, donde hace honor a su lema “Apex predator” o devoradora de curvas.

La GSX-R 750, una buena moto ya en los concesionarios Suzuki donde, eso sí, se enfrenta a otras naked rivales con carácteres e imagen mucho más pronunciados...

HIGHLIGHTS TÉCNICOS Suzuki GSX-S 750

1. Motor tetracilíndrico en línea de 749 cc, 72 x 46 mm

2. Potencia: 114 CV a 10.500 rpm

3. Cambio de 6 relaciones

4. Embrague multididisco en aceite

5. Chasis doble viga de aluminio

6. Suspensión delantera por horquilla invertida de 41 mm

7. Suspensión trasera por monoamortiguador con sistema progresivo

8. Basculante posterior doble brazo simétrico de aluminio fundido

9. Depósito de gasolina de 16 litros

10. Alimentación por inyección con tres modos de motor

11. Transmisión secundaria por cadena

12. Ruedas de 120/70 17” y 180/55 17”

13. Peso sin gasolina 211 kg (213 kg ABS)

14. Discos delanteros de 310 mm, pinza 4 pistones radial, y trasero de 245 mm, pinza simple pistón. ABS opcional.

EQUIPAMIENTO DEL PROBADOR

Fotos de la Suzuki GSX-S750

Fotografías por: Rogerio Sarzedo - Acción: Solid
 

Comentarios (3)

  • Miller V
    Miller V 12-04-2017

    Me encanta como están haciendo las motos Suzuki últimamente. En años anteriores se estaban quedando rezagadas con los diseños de las naked, que no con la mecánica, pero creo que se han puesto las pilas y ya están otra vez al nivel que deben estar. Chapó

  • Sisko
    Sisko 12-04-2017

    Nunca he tenido una Suzuki pero esta está muy guapa,es preciosa.

  • Loveto2T
    Loveto2T 12-04-2017

    Yo probe una y van bien... demasiado bien. No te das cuenta de lo que estas haciendo hasta que te llevas un susto, y todo eso a los mandos de una GSX-R 1000 del 2004 (la de los cilindros "conectados")

Añadir un comentario

  • *No se mostrará
    • Introduce las palabras
    Generar otra imagen

×

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras condiciones legales, sección "5.8 Cookies e IPs"