Prueba

Prueba Suzuki GSX-S1000 ABS 2015VESTIDA POR LOS PIES


Vota

0 0

Suzuki toma cartas en el asunto de las supernaked deportivas con la nueva GSX-S1000, una moto que ha tirado del extenso fondo de armario “R” de Hamamatsu...

En su viaje de altibajos, la eterna Suzuki parece estar viviendo últimamente un pequeño repecho que incita a cierto optimismo. El fabricante japonés, que en los últimos años ha experimentado un grave desfallecimiento comercial, inauguraba la temporada 2015 con frescura, ilusión y ánimos renovados: a nivel deportivo, regresando con sorprendente entereza al escenario mundialista de MotoGP, donde Aleix y Maverick han protagonizado más de un sonado titular; y a nivel industrial, presentando en el Intermot 2014 hasta seis novedades que refrescan una necesitada gama. Entre ellas se encontraba la llamada a representar el modelo de carretera más relevante de Suzuki, la GSX-S1000, una roadster de litro poderosa y versátil que viene a ocupar la plaza que dejó vacante hace tres años la monstruosa B-King 1300 como “padre de familia” naked en las filas de Suzuki, donde actualmente encontramos también la GSR750, la Gladius 650, la Inazuma 250 y la VanVan 125. La marca ha presentado además una segunda versión carenada que comparte la misma base, la GSX-S1000F.

Esta vez Suzuki no ha sido una marca remilgada en la construcción de una moto que ha de enfrentarse a durísimas competidoras como la BMW S1000R, la Kawasaki Z1000 o la Honda CB1000R -todas ellas naked de 1000cc con tetras en línea- y para ello ha cimentado la nueva GSX en su extensa trayectoria en los circuitos, depositándole todo su 'know-how' tecnológico con el propósito de crear una moto contundente, equilibrada y eficaz. Una motocicleta con muchas virtudes y pocos defectos, un vehículo capaz de portar el estandarte de una de las marcas con más solera del mercado, y armado para satisfacer a los motoristas más exigentes y ávidos de fuertes sensaciones pero al mismo tiempo necesitados de un mínimo de funcionalidad.

 

SUZUKI GSX-S1000 ABS 2015: VESTIDA A LA "ÚLTIMA"

Para ello, los ingenieros han abierto de par en par los armarios de su legendario modelo sport GSX-R1000 y han elegido las “prendas” más interesantes para formar una moto “vestida” a la última. El propulsor K5 de la versión 2005-2008 (3ª generación) por aquí y el conjunto chasis-basculante de aluminio de GSXR actual por allá, se juntan con sobriedad en una moto que impacta por su estética agresiva que sintoniza perfectamente con el estilo al que nos tiene acostumbrados este segmento de maxinakeds de líneas afiladas y aspecto general imponente. Carenados laterales en forma de 'Z' que remarcan el carácter deportivo, escape corto por el lado derecho, una quilla que parece querer clavarse en el asfalto y un colín que busca el cielo...

La nueva GSX-S1000 rezuma genoma R por todos los costados y promete sensaciones fuertes incluso antes de girar la llave de contacto -por cierto, un arranque facilitado por la tecnología Easy Smart System que no necesita accionar el embrague-, sin embargo, esas altas prestaciones nacidas para competir han sido interpretadas para otorgar a la nueva Suzuki un carácter más “mundano”: al propulsor, que ofrece ahora unas cifras de 146 CV a 10.000 rpm y un par motor de 106 Nm a 9.500 rpm, se le han realizado diferentes modificaciones que lo aligeran, principalmente en la distribución, compresión y pistones, y además se le ha servido de una gestión electrónica e inyección de última generación para suavizar esa respuesta en un mando de un gas que ha de enfrentarse a múltiples situaciones en el asfalto de las carreteras y calles, no del circuito.

A tal fin, por primera vez en una deportiva de Hamamatsu, incluye de serie un control de tracción de tres niveles de actuación (“3” el más intrusivo y “1” el menos) y con posibilidad de desconectarlo: a través de 5 puntos distribuidos por toda la moto -acelerador, ambas ruedas, cambio y cigueñal-, el TC realiza hasta 250 comprobaciones por segundo para intervenir en esa entrega de potencia. Como suele suceder, la centralita cierra la entrada de gasolina en los cilindros para evitar el deslizamiento del neumático anterior y velar así por la seguridad de los pasajeros, evitando derrapadas indeseadas y peligrosas al enroscar con contundencia.

Recomendamos el TC3 para circular sobre mojado o condiciones adversas, el TC2 para un uso más urbano y de carretera, y el TC3 para airear vuestros instintos más salvajes... Este sistema propuesto por la casa japonesa nos pareció efectivo y de trato suave: sobre asfalto seco, el TC3 se activa con demasiada frecuencia (se aprecia a través de un testigo luminoso en el cuadro de instrumentos), así que cambiamos al TC2, que ya prácticamente no hace acto de presencia. En las filas de Suzuki, sólo la V-Strom 1000 equipa este sistema, aunque en el caso de la maxitrail hay dos niveles para seleccionar en lugar de tres. Aunque no encontramos los clásicos modos de conducción de las deportivas de la casa, entre las ayudas de esta roadster también se cuela opcionalmente un sistema ABS 9M de la casa Bosch, de presencia casi imprescindible cuando tratamos con tanta potencia, y que trabaja junto a unos discos de 310 mm con pinzas de freno delanteras radiales Brembo (heredadas de la GSXR) y bombas de freno también radial, toda una garantía ante cualquier situación: su extraordinario mordiente bien dosificado permite disfrutar de la carretera sin temor a desfallecimientos.

SUZUKI GSX-S1000 ABS 2015: SUSPENSIONES EFICACES

En la elección de las suspensiones Suzuki tampoco se ha andado con miramientos y ha equipado a su nueva super naked con dos pedazo de travesaños de 43 mm en el tren delantero firmados por Kayaba, por supuesto, de configuración invertida y multirregulable en tres vías, para ajustarla al gusto de cada piloto y/o condiciones externas: precárgala y endurécela para darle aires más deportivos, o suelta los hidráulicos en zonas menos regulares, ¡tú mandas!. Por supuesto, su carácter no es tan radical como en su hermana R pero mantiene unos estándares de deportividad bastante elevados. El amortiguador trasero, aunque en menor medida, también es ajustable y trabaja sobre bieletas: su respuesta general es algo más dura pero más que correcta para un uso en carretera. Ambos elementos se vertebran por un chasis de doble viga de aluminio desarrollado a partir del de la actual GSX-R1000 para generar en conjunto un comportamiento que en bajas velocidades se muestra bastante ágil y que a ritmos elevados brilla por su estabilidad y nobleza, informando siempre al conductor de aquello que sucede sobre el pavimento. 

SUZUKI GSX-S1000 ABS 2015: MOTOR CON PEDIGRÍ

El alma de la fiesta es, como suele suceder en estas supernakeds de litro, el motor, un propulsor de carrera larga en este caso que se desenvuelve con brillantez en la zona media del cuenta vueltas. Los cambios respecto al motor original han bajado el “techo” de este motor que no necesita tanta potencia arriba, si no un comportamiento más resuelto y una respuesta más suave en medios. Así, el cuatro cilindros refrigerado por agua empuja con contundencia desde apenas el ralentí, y la caballería va apareciendo de manera progresiva y lineal. Puede parecer ligeramente seca su reacción en marchas cortas, con ligeros tirones que la muñeca ha de saber gestionar, aunque su gama media deja las notas más sobresalientes: desde las 6-7.000 rpm la moto se desboca y, aunque en el cuentarrevoluciones no veremos más de 11.500 rpm (2.700 menos que el propulsor de origen) sinceramente no creo que nadie pida el “libro de reclamaciones” solicitando más potencia en la zona alta. La buena aceleración y respuesta, caracterizada por unos desarrollos cortos, se escalona con mucha suavidad a través de una caja de cambios “de mantequilla”, y hasta el punto muerto se encuentra siempre a la primera.

Las velocidades máximas puedes superar con facilidad en esta roadster unos desaconsejables 240 km/h, sobre todo teniendo en cuenta el cuerpo desnudo de una moto que tan sólo tiene para proteger al conductor una testimonial cúpula frontal que poco o nada tiene que hacer cuando nos metemos en tramos rápidos. Los consumos son bastante contenidos para tratarse de un tetra de 1000cc, y podemos incluso bajar a los 5,2 litros a los 100 km si conducimos con cierta moderación.

Tenemos ante nosotros una moto de grandes equilibrios, pensada para conductores con experiencia acostumbrados a fuertes emociones que busquen, esta vez, un modelo apto para más quehaceres que rodar en circuito, pero que no deseen rebajar sus expectativas en cuestiones de aceleración máxima. La nueva GSX-S1000, al igual que otras supernakeds del mercado a las que poco o nada tiene que envidiar, se compromete con homogeneidad en diferentes escenarios. Si bien la ciudad no es su hábitat favorito -para esos están otras nakeds de media cilindrada- tampoco la odiarás demasiado, a excepción del intenso calor que emana de su motor cuando estamos parados en los semáforos y el escaso radio de giro que nos complica algún que otro aparcamiento. Por lo demás, su voluminoso cuerpo es bastante manejable tanto en parado como en marcha. La altura del asiento de 810 mm permite apoyar con comodidad los pies en el suelo y la posición de conducción des-radicalizada respecto a la versión R permite adoptar al piloto una postura confortable de espalda erguida y extremidades poco flexionadas.

SUZUKI GSX-S1000 ABS 2015: BUENA HABITABILIDAD

Agarrado a un robusto, alto y ancho manillar Renthal Fatbar de aluminio negro mate y con los pies apoyados en unas estriberas más bajas que en la GSX-R (y con las que difícilmente rozarás el asfalto), el conductor tiene un gran control sobre la máquina y además el cansancio en muñecas y espalda no aflorará con tanta rapidez que en la SBK: las geometrías son menos agresivas (2 mm más de avance y 1.5º más de lanzamiento). Esto permitirá acudir a esas carreteras de curvas sin dejar de disfrutar del viaje y sin miedo a las largas travesías, ya que la habitabilidad es más que correcta para inclinarse sobre el depósito cuando queremos ser más intensos en la conducción o para “descansar” en tramos más tranquilos. El cuadro de instrumentos es completamente digital y ofrece todo tipo de información como la marcha engranada, el consumo medio, la autonomía, etc. Los retrovisores generan una correcta visión de la retaguardia y las vibraciones a bordo son casi inexistentes, sobre todo a bajos regímenes. Tan sólo le penaliza el mullido algo duro de su asiento. Precisamente en el asfalto revirado es donde esta japonesa se gana más piropos.

El comportamiento de la nipona destaca por su estabilidad general y por ofrecer una precisión en la trazada óptimo para tomarse las cosas “a la ligera”. No pesa demasiado, 209 kg en orden de marcha, así que sus robustas suspensiones van más que sobradas para reaccionar con aplomo a las exigencias de su gordo motor, sin nerviosismos en el tren delantero y un buen trabajo en el trasero. Al ser ajustables, tanto horquilla como amortiguador están predispuestas a que cada conductor encuentre su tacto deseado. Su capacidad para ir rápido en carretera abierta está en uno mismo, el propio piloto marcará sus límites para intentar domar una bestia azul que siempre puede darte algo más: su divina aceleración es “todopoderosa” y “omnipresente”, siempre dispuesta a concederte su gracia... Los cambios de dirección son directos y bastante naturales, la precisión de la dirección es lo suficientemente templada como para satisfacer a cualquier clase de conductor, y su pisada es firme a través de unas gomas de 120/70 y 190/50 (de serie equipa unos eficaces Dunlop Sportmax D214) artífices, entre otras cosas, del excelente control que en todo momento se tiene de una moto que incita a tumbar sin remordimientos. 

SUZUKI GSX-S1000 ABS 2015: CONCLUSIÓN

Digamos que Suzuki no ha querido hacer experimentos. La nueva GSX-S1000 es un “sota, caballo y rey” del segmento de las maxinakeds deportivas: tanto por su motor y parte ciclo con pedigrí y completo equipamiento capaces de enamorar por su potencia a raudales y respuesta equilibrada de todos sus componentes, como por su estética actual e imponente y su calidad general de acabados. Tiene rivales de entidad en su camino como la BMW S1000R, la Kawasaki Z1000 o la Honda CB1000R, pero no se amilana enfrente de ellas y a su favor juega una excelente relación calidad/precio (11.999 euros o 12.499 euros si la prefieres con ABS) y a unas posibilidades dinámicas prácticamente a la altura de todo el elitista segmento. Una moto realizada con lógica que aúna las mejores cualidades y componentes de las mejores motos deportivas de la casa; una moto, en definitiva, “vestida” para hacer disfrutar, “vestida” por los pies... 

PRINCIPALES CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS SUZUKI GSX-S1000 2015

-Precio: 11.999 euros o 12.499 euros con ABS

-Motor tetracilíndrico en línea DOHC de 999 cc

-146 CV a 10.000 rpm y un par motor de 106 Nm a 9.500 rpm

-Discos de 310 mm con pinzas de freno delanteras radiales Brembo y bombas de freno radial

-Horquilla invertida de 43 mm multirregulable en tres vías

-Control de tracción de tres niveles desconectable

-Conjunto chasis-basculante de aluminio

-Sistema ABS opcional de Bosch

-Depósito de gasolina de 17 litros

-Altura del asiento de 810 mm

-Neumáticos de 120/70 y 190/50 y 17 pulgadas

EQUIPAMIENTO DEL PROBADOR

Nunca olvides equiparte correctamente para circular en moto, sobre todo si tu intención es salir a rodar con una super naked como esta Suzuki GSX-S1000. En esta ocasión, el probador de Motofan realizó su test equipado con un casco GIVI integral, una chaqueta técnica con protecciones de la firma Garibaldi, unas pantalones de motorista en tejido kevlar de Squad y unas botas Mobility de la casa AXO, al igual que los guantes

Fotos de la Suzuki GSX-S1000

Fotografías por: Santi Díaz

La alternativa

Prueba Yamaha MT-09: ¡Por fin!

Me bastaron trescientos metros y un acelerón sobre la MT-09 para ver que, por fin, Yamaha ha fabricado en gran serie, y a un precio más o menos asequible, la moto que más quiero….

 
Da tu opinión

Comentarios (1)

  • Nicomdr
    Nicomdr 05-09-2015

    Muy buena prueba y muy completa. Me encanta esta moto. Gracias.

Añadir un comentario

  • * Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"