Prueba Triumph Street Triple RS – Campeón wélter

Aceites castrol

Vota

0 0

Por carretera y en circuito hemos visto de qué es capaz la nueva Triumph Street Triple en su versión más bestia, la RS, pura agilidad y potencia.

¡Rápido! Piensa dos adjetivos que describan la Triumph Street Striple. Ligera y rápida, ¿no es así? La firma británica lleva tiempo dictaminando las reglas de juego de las naked de media cilindrada gracias a este modelo, el mejor por su relación peso/potencia. Desde que fue lanzada en 2007 hasta la fecha ya se han vendido 50.000 unidades en todo el mundo. Ahora, la competencia es altísima y nadie quiere quedarse atrás, por lo que la tercera generación de la Street Triple llega en buen momento para reafirmar su reinado. La pudimos ver en primicia en Londres, desde donde ya te adelantamos todas sus novedades en este artículo.

La Street reaparece en tres versiones, ‘S’, ‘R’ y ‘RS’, todas ellas con un nuevo propulsor de 765cc más potente, con un par motor soberbio y que emite un sonido, si cabe, más seductor. A estas sumarle dos otras variantes. Una es la ‘Low Ride Heigh Version (LHR), pensada para conductores de baja estatura, y la otra es una versión ‘S’ específica para el carnet A2. Así que ya lo ves, encontrar la Street Striple adecuada para ti solo depende de tus necesidades y ambiciones…

En nuestro caso nos hemos subido a la poderosa Triumph Street Triple RS, y lo hemos hecho tanto por carretera como en el mítico Circuit de Barcelona-Catalunya –con el nuevo trazado de MotoGP para 2017-. Bajo juramento te diré que no es más resultona en un escenario u otro, pues me ha deleitado en ambos por igual. ¿Y qué mejor compañía que la de Felipe López Córdoba durante nuestro test? Por si no lo sabías, él y su hermano David son ingenieros de desarrollo de parte ciclo de Triumph. Además, Felipe es uno de los mayores artífices de la nueva Street Triple y también ejerce de piloto probador de la marca. Con él hemos compartido sensaciones y nos ha dado muchas claves sobre la electrónica y el chasis de la RS. Pero empecemos por su “corazón” tricilíndrico.

¡Muchos más ‘Horsepower’!

Estamos hablando de un incremento de hasta 17 CV (+16%) de potencia en relación a la anterior ‘R’, aunque en este caso me refiero a la nueva y temible ‘RS’. El propulsor de 765cc de 12 válvulas refrigerado por aire ha partido del que equipa la carenada Daytona y ahora proporciona 123 CV a 11.700 rpm y se convierte en la Street Triple más potente de todas. Pero desde Inglaterra también se han esforzado en mejorar el par motor, que ahora es de 77 Nm (+13%). Telemetría en mano apreciamos que la curva de par ahora se mantiene constante y muy por encima que antes, y eso se ha notado lógicamente en pista, donde el empuje de la nueva Street es, sencillamente, brutal. Por su parte, la versión ‘S’ declara una potencia de 113 CV y la ‘R’ de 118 CV. Que las cifras hayan crecido tanto no es casualidad, pues aplica 80 nuevas piezas y se aprovecha la mejor electrónica para exprimirse al máximo.

En carretera nos trata con sutileza y podemos beneficiarnos del nuevo acelerador electrónico para demandarle la entrega de potencia deseada. Aquí intervienen también sus 5 modos de conducción: Rain, Road, Sport, Rider –personalizable- y por último el descomunal modo Track, con el que la Street Triple desata su “furia” en pista. Seguimos rodando por carretera y nos percatamos de que la primera y segunda marcha tienen una relación más corta que antes, y así logramos salir de los giros cerrados con suma agilidad. ¡Ah! Y aquí es donde se nota el nuevo sistema de cambio ‘Quickshift’, con el que podemos subir de marcha sin apretar el embrague ni soltar el acelerador. Otras marcas aplican este sistema tanto para subir como para bajarlas, pero desde Triumph nos han comentado que solo es realmente útil a la hora de subirlas. Nos parece un planteamiento correcto, pues el embrague ayuda a ganar ‘feeling’ con el tren trasero de la moto en las reducciones.

Con el modo ‘Track’ en Montmeló hemos despertado a la bestia que lleva dentro. Lo más destacable de esta configuración es el ABS, ideado junto al control de tracción por Continental. Sobre el ABS, Felipe López-Córdoba nos ha adelantado antes de salir a pista que “es mucho menos intrusivo que en los demás modos, de hecho, no actúa hasta que realmente hay un bloqueo muy fuerte de la rueda trasera, prácticamente cuando vamos a perder el control de la moto. Esto nos ayuda a realizar frenadas propias de las motocicletas de competición, nos invita apurar al límite al entrar en curva”. A ratos nos da la sensación de que estamos pilotando algo más que una 800cc, y gracias al Ride-by-wire podemos salir de curva con un control óptimo sobre la moto. López-Córdoba nos ha explicado que “con el control de tracción pasa lo mismo, es decir, solo funcionará en caso extremo”. Esto nos ha dado la oportunidad de realizar derrapes controlados al salir de curva y, de nuevo, el acelerador electrónico favorece esa precisión para deslizar el tren trasero adrede. Un buen paso por curva me ha permitido aprovechar toda la potencia de sus 123 CV en recta, donde he alcanzado una velocidad máxima de 240 km/h.

Boxeador wélter

Nadie mejor que Felipe para detallarnos los cambios que presenta la parte ciclo de la Triumph Street Triple. No debe ser precisamente una tarea fácil reducir el peso de la naked de cilindrada más ligera de todas. Pero sí, ahora reduce 2 kg y su peso en seco es de 166 kg, transformándola en toda una campeona de boxeo de peso wélter. La RS “golpea” fuerte con una bomba de freno radial Brembo y pinzas monobloque M50. Su horquilla Showa BPF se puede regular de mil maneras en las dos barras y detrás monta un monoamortiguador Öhlins STX40.

Por carretera ofrece un aplomo óptimo que incita a un estilo deportivo, mientras que en Montmeló… Bueno, sencillamente nos hace mejores pilotos de lo que realmente somos, invitándonos a salir de nuestra zona de confort. Hay dos puntos del trazado catalán en los que la Street luce todo el potencial de su parte ciclo. Uno es el famoso “curvone”, un giro de derechas rapidísimo y sutilmente contraperaltado donde he percibido un agarre extremo de la moto, aunque aquí también deben llevarse el mérito los neumáticos Pirelli Diablo Supercorsa SP que equipa la RS. Como sabréis, la curva 13 del circuito ha sido modificada para el Mundial de MotoGP ’17 y ahora es una chicane demasiado lenta, pero gracias a la ligereza y la buena torsión del chasis, junto con las suspensiones, hacen que las transiciones de curvas cerradas sean menos complicadas.

Siempre Street Triple

Si te pregunto por un rasgo estético que defina la Triumph Street Triple, me juego a que estás pensando en su grupo óptico delantero. Sabes a la legua que se acerca este modelo cuando escuchas su sonido tan particular –en el caso de la RS es sublime gracias a una terminación del escape más corta- como cuando ves su inconfundible doble faro, cuyo aspecto se mantiene intacto desde 2007. Esta versión añade un cuadro de instrumentos con pantalla TFT de 5’’ en la que veremos toda la información necesaria y donde nos aparecerán los modos de conducción –seleccionables de forma sencilla a través de los comandos del manillar-. Además, la RS dispone de un ‘lap timer’ para que cojamos referencias en los circuitos. Resulta tan curioso como útil que podamos regular el contraste de la pantalla, así que la luz exterior nunca supondrá un contratiempo. Triumph lo ha conseguido. La Street Triple ha vuelto a evolucionar y se reivindica como el referente entre las naked de media cilindrada. Divertida y fácil de conducir en carretera a la vez que sobrecogedora en pista.

Street Triple S (A2)

Acabado Diablo Red: 8.700 euros

Acabado Phantom Black: 8.825 euros

Disponibilidad: junio 2017

Street Triple S

Acabado Diablo Red: 9.500 euros

Acabado Phantom Black: 9.625 euros

Disponibilidad: abril 2017

Street Triple R

Acabado Jet Black: 10.900 euros

Acabado Matt Aluminium Silver: 11.025 euros

Acabado Crystal White: 11.025 euros

Disponibilidad: mayo 2017

Street Triple RS

Acabado Matt Silver Ice: 12.300 euros

Acabado Phantom Black: 12.300 euros

Disponibilidad: marzo 2017

Street Triple LHR

Acabado Jet Black: 10.900 euros

Acabado Matt Aluminium Silver: 11.025 euros

Acabado Crystal White: 11.025 euros

Disponibilidad: julio 2017

Highlights técnicos

- La naked de media cilindrada más ligera del mercado
- 16% más de potencia que la versión anterior
- Hasta 5 versiones disponibles
- 5 modos de conducción
- Cambio de marchas 'Quickshift'
- Eficacia de los frenos y las suspensiones
- Neumáticos Pirelli Diablo Supercorsa SP

Equipamiento del probador

Para esta prueba nos hemos equipado con un casco Arai QV-Pro, guantes Garibaldi, mono de competición Spyke y botas Alpinestars. Para la carretera nos hemos puesto una chaqueta Rev'it! de tipo Racing, pantalones de cordura HEBO y botas AXO.
 

Comentarios

Sé el primero en comentar

Añadir un comentario

  • *No se mostrará
    • Introduce las palabras
    Generar otra imagen

×

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras condiciones legales, sección "5.8 Cookies e IPs"