Prueba Triumph Thruxton 2016: como aquella Inglaterra de los '60


Vota

4 0

Triumph revive sus orígenes en los circuitos con la Thruxton de 2016, una café racer tan bella por su estética retro-moderna como prestacional.

Ojalá hubiera vivido en la Inglaterra de los 60, ¿sabes? Cuando aquello de ir a tomar un café no era más que una excusa barata para competir en carreras improvisadas con tu motocicleta artesanal y tus amigos. Ese tesoro que guardabas en el garaje y al que le dedicabas horas y horas para hacerlo lo más ligero y veloz. En efecto, una café racer.
Y qué auténticas debían ser las reuniones en el Ace Café London, donde el olor a café y a gasolina aromatizaba el ambiente a partes iguales. Por si no lo sabías, era un santuario para los enamorados de las café racer. Abrió sus puertas en 1938, fue derribado por ataques aéreos durante la Segunda Guerra Mundial, fue reconstruido y, hoy en día, sigue oliendo a esa mezcla afrodisíaca.

Fue en Thruxton donde creció la pasión de Triumph por las café. Concretamente en 1961, cuando la casa de Hinckley acudió al circuito británico para participar en las famosas 500 Millas de Thruxton con una Bonneville T120R totalmente despojada de los elementos innecesarios. De ahí nació la Triumph Thruxton , un modelo que este año ha reaparecido con una nueva actualización que hemos probado tanto en su versión estándar como la R (lee la prueba aquí) , incluso hemos podido compararla con las que consideraríamos sus rivales más directas: las BMW NineT y la Yamaha XJR 1300.

Motor hormonado

Esta es la tercera generación de la Thruxton, una moto que hasta ahora no había presentado grandes novedades a nivel mecánico, más allá de aplicar un motor de inyección en 2008. Pero la nueva sí que ha mejorado, y mucho, de hecho puede que estemos hablando de la neo-retro con el carácter más deportivo de todo el mercado, en el caso de la R. Su propulsor ha pasado por el taller para cumplir con las exigencias de la Euro4. Sigue conservando una distribución de dos cilindros en paralelo, aunque desde Triumph le han echado un poco de levadura para hinchar sus 865cc a los ahora 1200cc.

El motor de la Thruxton es el mismo que ya vimos con la nueva Bonnie . Estamos hablando de un 8 válvulas de refrigeración líquida y que se presenta con una potencia de 97 CV a 6.750 rpm y 112 Nm de par a 4.950 rpm. Si lo comparáis en un banco de pruebas con el motor de la Thruxton 900, detectaréis que la potencia ha aumentado un 41% y el par motor un 62% . Lo curioso es que estas mejoras no han empeorado el consumo de combustible, sino todo lo contrario, ahora gana una autonomía del 11% (4.6 l/100 km).
A pesar de querer teletransportarnos a aquella Inglaterra de los '60, es un modelo de nuestro tiempo y, como tal, nos brinda ayudas electrónicas como estas: por un lado, el conductor podrá escoger entre los modos 'Rain' y 'Road'. Con estos regularemos la entrega de potencia, siendo más suave para el 'Rain' y más agresiva para el 'Road'. Cabe decir que la Thruxton R cuenta con un tercer modo, el 'Sport', que alza su carácter deportivo al siguiente nivel. El tacto, digo, la precisión del acelerador electrónico -alimentado por doble cuerpo de mariposas- es remarcable y nos invita a salir de las curvas sin miedo. El control de tracción es desconectable. El ABS llega de serie. Su intrusión no es imperceptible, como sí sucede con otros modelos de ultimísima generación, pero tampoco molesta. Se ha integrado un embrague antirrebote y lo cierto es que cumple con creces su cometido. Ni un ligero traqueteo en reducciones de marchas drásticas.

¡Hechizante!

Desde la fábrica de Hinckley han trasnochado para que la parte ciclo de esta Thruxton dé un salto de gigante respecto a la versión anterior. Y aún más en su versión 'R', pero aquí hablaremos de la estándar. El chasis, de cuna de acero por tubos, monta una horquilla delantera convencional Kayaba de 41 milímetros con un recorrido de 120mm. y, detrás, un doble amortiguador también firmado por Kayaba. A estos se suman las pinzas Nissin de doble pistón. Nos hemos ido a ver cómo rinde toda la parte ciclo en las míticas carreteras de curvas de Molins de Rei, al lado de Barcelona, donde hemos notado una notable agilidad en curva, sobre todo en tramos enlazados y no muy cerrados, un buen aplomo en los vértices y una frenada más que aceptable. En el apartado de neumáticos equipa unos Pirelli Angel GT que adhieren con solvencia al asfalto. Su peso, de 206 kg, la convierte en la café racer de gran cilindrada más ligera de todas , y eso se nota de veras en la carretera.
La nueva Thruxton no repara en detalles. Vemos una toma de corriente USB bajo el asiento que nos permitirá recargar la batería del móvil para urgencias. También dispone de un inmovilizador de motor con transpondedor en la llave para ponerles las cosas difíciles a los ladrones. Los comandos del manillar son muy sencillos y accesibles al conductor. Su estética retro combina perfectamente con sus faros de tipo LED y su cuadro de instrumentos minimalista, y es que siempre nos quedaremos cortos al hablar del look de esta nueva versión, pues destella belleza por doquier.
Si te gustan las café racer, caerás bajo el hechizo de la Thruxton, sí o sí. Te gustarán sus silenciosos invertidos con acabado de acero inoxidable, un detalle tan simple como el tapón del depósito de combustible- 14,5 litros de capacidad -, de estilo Monza abatible, sus retrovisores redondos y salientes del manillar -que vienen de serie-, como sus llantas de radios de 17 pulgadas y, en el caso de la unidad que hemos probado, su asiento monoplaza de cuero con formas de diamante y con un colín de color blanco a juego con el depósito que acentúa su condición de café racer. Los colores disponibles para la Thruxton estándar son el Blanco Puro de la que hemos probado, Negro Jet y Verde Competición. Su precio es de 13.700 euros.
Con la Triumph Thruxton 2016 parece que estemos viviendo un choque entre dos épocas, la presente y la del nacimiento del mundo café racer. Y, por dios... ¡Cómo se conjuntan! Highlights técnicos -11% + autonomía respecto a la versión anterior - Modos de conducción 'Rain' y 'Road' - Acelerador electrónico muy preciso - Horquilla y amortiguadores Kayaba de serie - Neumáticos Pirelli Angel GT - Look café racer moderno - Acabados Negro Jet, Verde Competición y Blanco Puro.

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Motofan utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"